la grieta que a veces quiero sea infinita

Por: mi

Es indiscutible que la grieta está presente hoy como nunca lo estuvo, y ésto no es casual, por el contrario es parte de un plan mundial, del que todos somos los actores, querramos o no.

Y es que llegado a éste punto cada quien elige a cual lado pertenece, no son espontáneos los memes, como no lo son los medios de comunicación en sus editoriales, todo está destinado a la división de la raza humana.

Siempre nos hicieron elegir, siempre estamos del lado contrario al del otro, la diferencia estriba en que cada día el odio se va apoderando de nosotros. Quiero hacer una reflexión acá, y no porque me incline más por la izquierda que por la derecha, pero lo cierto es que desde que surgió, ésta división, no existe al menos que yo recuerde, un personaje representante de la derecha que haya jugado límpio. Basta analizar la historia toda de Estados Unidos, cada uno de sus presidentes, tuvieron algo turbio, cuando no, fueron los principales terroristas del mundo.

En el caso de la izquierda, siempre fue revolucionaria, siempre intento encontrar el camino para la igualdad y la equidad, como en todo hay excepciones, pero éstas son de aquellos que dijeron ser de izquierda y estaban alineados a la derecha.

Un ejemplo claro de izquierda son los gobiernos progresistas en América Latina, que estando en el poder muchos pueblos lograron avances sociales y económicos, que despues de decenas de años, sino cientos, no se habían visto, bajo gobiernos dependientes de EEUU, los progresistas al hacerse cargo del Estado no tomaron revancha, lucharon por la libertad de expresión, no por la calumnia y el insulto y sobre todo por la justicia. Los nuevos gobiernos como el de Macri y Bolsonaro vinieron con una sed de venganza, con síntomas de graves problemas psiquiátricos, pero no solo eso sino que también vinieron y se apoderaron de los países, mediante todo tipo de argucias, un apuñalamiento, mentiras mediáticas, complicidad del poder judicial, pero eso si, no trajeron ningún plan, y mucho menos se interesaron en tenerlo, para beneficio del pueblo mismo.

Ahora la lógica pregunta es: ¿de que lado de la grieta estás?, y ¿el lado al que perteneces, es porque estás de acuerdo con el vaciamiento de tu país, la pérdida de los derechos, la pérdida de empleo, o solo estás de ese lado de la grieta por odio?, odio a los que hicieron que ése pobre pueda comer bien, pueda tener un trabajo, y lo que sería peor para el odiador, el temor a que sus hijos de ese cabeza negra podrían competir con los tuyos, casi de igual a igual. No siempre desde el mismo plano, pues el pobre tiene su esfuerzo, y el rico su herencia.

«Los pobres del otro lado de la grieta, no ven lo que les espera porque no pueden levantar la cabeza».

Juacnomo

Lo más triste de todo es que los pobres también están del otro lado de la grieta, ése lado que está reservado para los ricos, ahí donde, cuando se toman decisiones son totalmente invisibles, pero en su afán de diferenciarse de sus iguales, prefieren ser maltratados, que tener la cabeza bien levantada al otro lado de la grieta. Y es que con la cabeza agachada no ven lo que les espera. Como sucedió en las últimas elecciones en Brasil y Argentina principalmente.

Y si, yo estoy de éste lado de la grieta y hay momentos en los cuales, quiero que sea inmensa, para no ver sus canalladas. No quiero escuchar sus mentiras, no quiero ver sus sonrisas triunfales, mientras lloramos con nuestros hermanos que sufren con desesperación.

Estoy acá porque no puedo dejar de sentir, mis hermanos latinoamericanos están siendo asesinados, mutilados, condenados a pasar hambre, a migrar sin un claro panorama, y peor aún los que un día eran solidarios hoy son enemigos, molestos por el hecho de que los que tienen hambre y sed de vivir pisen sus tierras. Les repiten hasta el cansancio que es culpa de los migrantes la falta de trabajo, falta de cupos en los hospitales, pero los que dicen ésto son los verdaderos culpables de que no tengas lo necesario para vivir, no son los migrantes, siempre los hubo, la culpa es de los que te enseñan a odiar, para que no te des cuenta que son ellos los que te roban tu vida, son ellos los que te quitan el trabajo o sino te lo quitan, te pagan mucho menos y te suben el precio de la comida. Y en el entretanto vos clavas tu mirada en los migrantes; en los cabezas negras, que aunque son paisanos tuyos, son también, según los ladrones, a los que debes odiar. Y quedas tan convencido, que te paras del lado de los que te arrebatan tu vida lentamente.

Permaneceré de éste lado lado de la grieta,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.