Medicina natural, kallawayas ¿brujos? en bolivia

¿Qué significa Kallawaya?

Su nombre significa «el que lleva la medicina sobre los hombros», pero definitivamente como ellos mismos se definen, brujos no son y tampoco son médicos, son tan sólo otra cosa.

Son reconocidos por la UNESCO, su capacidad de curar diversas enfermedades fue siempre alabada, pero muy poco divulgada. Los kallawayas o qollawayus pertenecen a una cultura de sabios herbolarios, que hasta el día de hoy tienen su propia lengua.

Se dice que cuando los incas conquistaron el Kollasuyo, se encontraron en la zona de Charazani, con hombres sabios en medicina. Lo que hizo que fueran trasladados al Cusco, para que puedan ejercer su medicina con la nobleza incaica.

Los kallawayas o qollawayus mantienen su idioma secreto. Nadie ha podido aprenderlo, aunque hubo intentos para entenderlo desde la época colonial, solamente los curanderos lo usan en sus rituales y curaciones profesionales. El idioma kallawuaya o machchaj juyai, tiene su propia gramática con expresiones y palabras que no existen en el quechua o el aymara.

Su fama les llevo en el siglo XIX hasta Panamá, donde se dedicaron a curar una epidemia de malaria que en ésa se había desatado en el Canal. Tras su éxito fueron invitados a Paris para participar de una exposión de hierbas.

Sus conocimientos fueron muchas veces el tema central de talleres en los pueblos de Curva y Charazani, centro de su cultura.

A continuación una publicación de UNESCO.

LA COSMOVISIÓN ANDINA DE LOS KALLAWAYAS

Bolivia (Estado Plurinacional de)

Inscrito en 2008 (3.COM) en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (originalmente proclamado en 2003)

Los orígenes del grupo étnico de los kallawayas, afincados en la región montañosa de Bautista Saavedra, al norte de La Paz, se remontan a la época preincaica. Al igual que muchos otros aspectos de la cultura andina, sus prácticas y sus valores han evolucionado con la fusión de las religiones indígena y cristiana.

La actividad principal de los kallawayas es el ejercicio de una medicina ancestral, a la que están asociados diversos ritos y ceremonias que constituyen la base de la economía local. La cosmovisión andina de la cultura kallawaya abarca todo un acervo coherente de mitos, ritos, valores y expresiones artísticas. Sus técnicas medicinales, basadas en los sistemas de creencias de los antiguos pueblos indígenas de los Andes, gozan de un amplio reconocimiento en Bolivia y en numerosos países de América del Sur, donde ejercen los médicos-sacerdotes kallawayas.

Este arte de curación, que está reservado a los hombres, procede de un conocimiento extraordinario de la farmacopea animal, mineral y botánica, así como de todo un corpus de conocimientos rituales indisociables de las creencias religiosas. Los curanderos itinerantes tratan a los pacientes gracias a unos conocimientos médicos y farmacéuticos que se articulan en torno a un sistema complejo de transmisión y de aprendizaje en el que el viaje desempeña un papel preponderante. Al atravesar ecosistemas muy variados en el transcurso de sus viajes, los curanderos kallawayas perfeccionan sus conocimientos de las plantas medicinales. La farmacopea kallawaya, que consta de unas 980 especies, es una de las más ricas del mundo. Las mujeres kallawayas participan en ciertos ritos y se consagran a la salud de las mujeres encintas y de los niños. Ellas tejen los paños que se utilizan en los ritos, cuyos motivos y adornos evocan la cosmovisión kallawaya. Durante las ceremonias rituales, grupos de músicos llamados kantus tocan la zampoña y el tambor para entrar en contacto con el mundo de los espíritus.

En los últimos años, el modo de vida tradicional de los kallawayas se ha visto amenazado por la aculturación, lo que puede entrañar la desaparición de este acervo extraordinario de conocimientos médicos. La tradición también se ha visto afectada por la falta de protección jurídica de las comunidades indígenas y frente a las grandes empresas farmacéuticas.


Toda ésta cultura tradicional corre el riesgo de desaparecer, debido a que muy pocos jovenes se interesan en aprenderla, la mayor parte de ellos se fueron de los pueblos a las ciudades. Ahora quedan muy pocos y tristemente como otros tantos conocimientos sobre nuestra naturaleza puede extinguirse para no ser recuperados jamás.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.