¿Puede el ejercicio combatir la depresión?

Un estudio de investigación se convirtió en una versión aceptada por los defensores de la medicina tradicional. Dicho estudio se presentó bajo el título “el ejercicio no ayuda a tratar la depresión”.  Lo que hizo que se creara una sensación de duda, muy a pesar de que el estudio ni siquiera era concluyente y más aún la investigación no estaba directamente enfocada en la depresión propiamente.  

Los investigadores de British Medical Journal BMJ, llevaron a cabo un estudio en la Universidad de Bristol, en el mismo quisieron averiguar si aumentar el ejercicio físico a los pacientes reduciría sus síntomas.

La intervención llamada TREAD (Tratamiento de la depresión con actividad física, por sus siglas en inglés) está basado en proporcionar un ayudante capacitado. La OMS ofrece “apoyo y estímulo individualmente adaptados para interactuar en la actividad física”. De acuerdo a los investigadores, este tipo de estudio ayuda  a los proveedores de servicios de salud a elegir entre un mayor número de opciones al momento de tratar la depresión.

 Los investigadores deseaban verificar si realmente TREAD ayudaba a los pacientes con depresión a mejorar, ya que el concepto de que la actividad física es un tipo de tratamiento, se debe a pequeños estudios y mensos rigurosos del servicio de salud (NHS) lo que hace que no sea razonable de ofrecer como ayuda.

TREAD está destinado a “promover la actividad física a los largo de la vida “, y una de sus características es alentar a sus pacientes a elegir su propias actividades. Tomando en cuenta sus deseos individuales, para neutralizar su propio entorno.

Los participantes tenían un número de 361 adultos desde los 18 a los 69 años. Todos ellos diagnosticados por la OMS con depresión, a través de varios centros totalmente aislados en el Reino Unido. Se dividió el grupo en dos, uno recibió atención estándar lo mismo que el segundo grupo pero éste recibió TREAD adicionalmente.

El ensayo hizo un seguimiento de los pacientes durante doce meses, con datos recolectados a los cuatro, ocho y doce meses. En cada medida se tuvo en cuenta la variación de los síntomas de la depresión, al mismo tiempo que se les pregunto acerca del uso de los antidepresivos.

 En cuanto a los resultados acerca del ejercicio físico esté confirmo que había un aumento de la actividad física, y que dicho incremento era el correcto.

Como consecuencia, el gobierno del Reino Unido aconseja que los adultos realicen ciento cincuenta minutos de ejercicio físico de manera moderada o vigorosa por semana.

“La aspiración era que los participantes [en el grupo TREAD] interactuaran en actividad moderada o vigorosa durante ciento cincuenta minutos cada semana en períodos de un mínimo de diez minutos, sin embargo, si eso parecía irreal, entonces el ayudante inspiró cualquier aumento en la actividad física, independientemente de la intensidad «.

Como conclusión la actividad física tiene su impacto sobre la depresión, el estudio demuestra que al aumentar la actividad física, el entorno es afectado de manera sustancial.

Vida Latinoamericana les recuerda, que cualquier tipo de tratamiento debe ser supervisado por profesionales, ésta nota no es un consejo médico, ni mucho menos, es tan sólo a manera de información.


Te puede interesar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.