Paraguay dejó de recibir 75.000 millones de dólares de Itaipú entre 1985 y 2018, dice estudio

Tiago Angelo*

Brasil de Fato | São Paulo (SP),23 de Agosto de 2019 às 12:29

En una entrevista, el investigador habló sobre las tensiones entre las represas hidroeléctricas y el papel imperialista de Brasil en un país vecino.

Entre fines de julio y principios de agosto de este año, un escándalo relacionado con la represa hidroeléctrica de Itaipú casi lleva a la caída del presidente paraguayo Mario Abdo Benítez y de su vicepresidente, Hugo Velázquez. La crisis fue desencadenada por la firma de actas diplomáticas con Brasil que pronosticaban cambios en la distribución de energía de la central.

El pacto se firmó en mayo y se mantuvo en secreto hasta el 24 de julio, cuando el entonces presidente de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), Pedro Ferreira, renunció después de no estar de acuerdo con los términos y se negó a firmar el acuerdo.

Tras su renuncia, cuatro altos funcionarios paraguayos renunciaron, entre ellos el entonces canciller Alberto Castiglioni, el embajador de Paraguay en Brasil, Hugo Saguier, y José Roberto Alderete, jefe de la central hidroeléctrica de Itaipú. El acuerdo sólo fue anulado después de amenazar la permanencia de Abdo Benítez en el cargo.

En una entrevista con Brasil de Fato, Miguel Carter, politólogo y director del Centro para la Democracia, la Creatividad y la Inclusión Social (Demos), dijo que los nuevos eventos están sólo en la punta de las antiguas insatisfacciones.

«El acuerdo[de mayo] fue el resultado de una larga historia paraguaya y brasileña en torno a Itaipú, que consiste en hacer siempre cosas en secreto y en las que varias partes tratan de obtener una ventaja. Es la larga historia de Brasil estableciendo la agenda, y Paraguay se asusta y acepta», dijo.

Carter fue responsable de organizar un estudio en torno a la represa hidroeléctrica que concluyó, entre otras cosas, que Paraguay no habría recibido 75.400 millones de dólares entre 1985, año en que la represa comenzó a operar, y 2018. En el centro de la cuestión está una serie de concesiones hechas por Paraguay para la venta de su energía a Brasil.

Aunque cada país posee el 50 por ciento de la energía hidroeléctrica, Paraguay consume sólo alrededor del 15 por ciento de su producción. Todo el resto se vende a Brasil a un precio inferior al del mercado, lo que perjudica al país vecino.

«Con este recurso, Paraguay podría haber tenido la oportunidad de ser otro país. En cambio, estamos subsidiando la industria de São Paulo, haciendo que Brasil sea más rico y Paraguay pierda riqueza energética debido a estas cláusulas del tratado de Itaipú», afirma.

El investigador también dice que temas como este llevaron a Brasil a ser visto como un país imperialista en Paraguay. «Si le preguntas a cualquier paraguayo sobre el imperialismo, primero hablarán de Brasil, no de Estados Unidos. Ustedes[los brasileños] tienen un problema de imperio con Estados Unidos, pero allí en Paraguay nuestro imperio es Brasil.

Echa un vistazo a la entrevista completa:

Brasil de hecho: ¿Cuál es la historia del tratado de Itaipú y cómo ven los paraguayos el pacto?

Miguel Carter: Hay una visión muy amplia y compartida de que Paraguay no lo hizo bien en el tratado de Itaipú, firmado en 1973 entre dos regímenes militares, el de Alfredo Stroessner en Paraguay y el de Emílio Garrastazu Médici en Brasil. El pacto fue sometido a votación en el Congreso paraguayo, pero era una Cámara completamente dominada por la dictadura, el Partido Colorado, que era el partido hegemónico de la época.

El tratado se firma a grandes rasgos sin debate, y en los siguientes términos: reconoce que las aguas del río Paraná pertenecen a ambos países. Luego se establece una división de partes iguales entre Paraguay y Brasil. Y, al mismo tiempo, se estableció que ninguna de las partes podía vender la energía a un tercer país.

Comprender la crisis de Itaipú que casi lleva a la caída del presidente paraguayo:

Quien no utiliza toda la energía debe venderla al otro país. En este caso, Paraguay[vende su parte] porque no puede utilizar toda la energía de Itaipú, todavía no la tiene hoy. Así que el país se ve obligado a vender -la palabra es realmente regalar- su energía a Brasil y establece un precio que es básicamente el precio más ligado al coste de producción.

El estudio que hice muestra que la cláusula que obliga a Paraguay a ceder su energía no utilizada a Brasil a un precio que no tiene nada que ver con el precio de mercado hizo que Paraguay perdiera la enorme oportunidad de generar ingresos muy importantes para el desarrollo del país. Los paraguayos siempre han sabido que no han recibido un valor justo por la energía exportada desde Brasil, que es usada principalmente por la industria en São Paulo.

Entre otros datos, el estudio muestra que Paraguay dejó de recibir 75.400 millones de dólares entre 1985 y 2018. ¿Cómo surgió esta cifra y cuál es el impacto de esta pérdida?

Lo que hicimos fue una estimación basada en los datos oficiales de Itaipú relativos a todos los costos relacionados con la generación de energía. Tomamos los costos de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) y el mercado brasileño, especialmente la Cámara de Comercialización de Energía Eléctrica (CCEE) y el Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea), datos sobre el costo de la energía en Brasil.

Entre 1985 y 2018, Paraguay recibe, en precio de compensación, US$ 5.500 millones. Pero el valor adicional que habría recibido en estos 34 años habría sido de 75.400 millones de dólares. Este valor es casi el doble del Producto Interno Bruto (PIB) del año anterior en Paraguay. Si miramos hacia atrás, sería una década del PIB de Paraguay de 1985 a 1994.

Esa cifra, para un país pequeño y pobre como Paraguay, es enorme. Calculé cuánto habría implicado esto en el gasto público. Paraguay prácticamente habría duplicado su presupuesto público durante ese período. Y al mismo tiempo, podría haber duplicado la inversión en educación pública y salud pública. Quedarían 33.400 millones de dólares para resolver una serie de problemas que tiene Paraguay. Problemas de infraestructura, problemas de conflictos por la tierra, pobreza, etc.

Con este recurso, Paraguay podría haber tenido la oportunidad de ser otro país. En vez de eso, estábamos subsidiando la industria de São Paulo, enriqueciendo a Brasil y haciendo que Paraguay perdiera riqueza energética debido a estas cláusulas del tratado de Itaipú.

En 2009, Fernando Lugo y Luiz Inácio Lula da Silva, entonces presidentes de Paraguay y Brasil, firmaron un acuerdo en el que el Estado brasileño acordó pagar más por la energía paraguaya. ¿Fue un buen acuerdo?

Es lo mejor que se ha hecho, sobre todo pensando en el lado paraguayo, relacionado con Itaipú. Por primera vez, un gobierno que no era del Partido Colorado -un acrónimo conservador- llegó al poder. Fue una coalición entre el presidente Fernando Lugo, más a la izquierda, y el Partido Liberal, una especie de PMDB en Brasil, una coalición similar a la que se mantuvo en los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) en la época de Lula y Dilma.

Como parte de la campaña electoral, comenzaron a cuestionar el tratado de Itaipú y a promover una renegociación y ganaron algunos puntos importantes para Paraguay. Uno se quedó en el papel: la idea de que Paraguay podía vender su energía directamente al mercado brasileño, cosa que no se hizo.

También existía[sólo sobre el papel] la posibilidad de que Paraguay vendiera su energía a otros países del mercado regional. Y hubo un aumento en la compensación: las cantidades burlonamente bajas que se pagaron se triplicaron.

Aun así, esa cantidad está muy por debajo del valor de mercado. Pero implicó un crecimiento anual de US$120 millones a US$360 millones, lo cual fue realmente importante. Se utilizó para financiar la educación en Paraguay y pequeñas carreteras en el interior del país.

Incluso esa pequeña suma en el valor de la energía era importante para Paraguay y era una señal de que el gobierno de Brasil estaba dispuesto a escuchar.

Desde entonces, el gobierno brasileño ha cambiado y ahora el presidente Jair Bolsonaro, de extrema derecha, está a cargo del país. ¿Esto puede cambiar el curso de las negociaciones con Itaipú?

Es evidente que el gobierno de Bolsonaro no tiene mucho diálogo, ni siquiera interno, incluso con dificultades para dialogar con el propio Congreso Nacional. Imaginen, entonces, un país pequeño.

Paraguay tiene que tener una estrategia y una posición que no dependa del humor del líder brasileño. Es necesario adoptar una posición a favor de la justicia, de un tratado que sea equitativo no sólo sobre el papel, sino en términos efectivos y reales.

Tenemos declaraciones de principio de igualdad en el tratado de Itaipú, pero la realidad es que si contamos el valor monetario de la energía de Itaipú, Brasil obtuvo el 86% del valor y Paraguay el 14%, con partes iguales de propiedad.

Los países pequeños no pueden sentarse a negociar con un país grande con la misma lógica que ellos. Porque serán tragados. Lo primero que tiene que hacer un país pequeño es establecer su agenda.

Paraguay tiene que tener su propia agenda, independientemente de quién sea el presidente de Brasil. Y esta agenda tiene que ser socializada, comunicada a la población, para crear un movimiento cívico, un movimiento nacional integral que reúna a la izquierda y a la derecha, porque lo que sucede es de interés nacional. El actual gobierno de Paraguay es muy temeroso y no tiene ese espíritu de movilización popular, de movilización ciudadana.

En este sentido, ¿hay una impresión entre los paraguayos de que Brasil se comporta como un país imperialista cuando se trata de temas relacionados con Itaipú?

No sólo Itaipú. Si le preguntas a cualquier paraguayo sobre el imperialismo, primero hablarán de Brasil, no de Estados Unidos. Ustedes[los brasileños] tienen un problema de imperio con Estados Unidos, pero allí en Paraguay nuestro imperio es Brasil.

Alrededor del 25% de la tierra fértil de Paraguay está en manos de los brasileños. El área agrícola que debería ser un territorio de seguridad nacional en la frontera con Brasil está en gran medida en manos de los brasileños.

Eso del lado brasileño sería inaceptable si los paraguayos compraran toda la tierra en una región fronteriza. Los argentinos no lo permiten, los uruguayos no lo permiten. En toda la zona fronteriza de Paraguay, el idioma principal es el portugués y la moneda principal es el real.

Todos los grandes daños criminales que hemos tenido en los últimos años han sido causados por organizaciones criminales en Brasil. Los grupos que se instalan en territorio paraguayo aprovechan el hecho de que el estado allí es más débil y hacen todo tipo de daños. Brasil exporta todos los grandes grupos criminales sofisticados que utilizan el territorio paraguayo.

Es un problema con Brasil. Y Itaipú es sólo una parte del mayor problema que tenemos. Paraguay tiene que asumir una posición de defensa de su soberanía con gran madurez. El problema no es con el pueblo brasileño. La gente no está ligada a estas cosas. De hecho, no saben nada de lo que pasó en el tratado de Itaipú, que se hizo a espaldas de los brasileños.

Así que necesitamos tener un diálogo saludable y generar empatía. Si muchos de los brasileños supieran lo que está pasando, no estarían contentos con esta situación y no se sentirían orgullosos del país, que está explotando la energía de una nación más pequeña y más pobre, que es Paraguay.

En mayo de este año, los gobiernos de Brasil y Paraguay hicieron en secreto un acuerdo que favoreció aún más a Brasil. ¿Qué le pareció el pacto y cómo reaccionaron los paraguayos?

El acuerdo fue el resultado de una larga historia paraguaya y brasileña en torno a Itaipú, que consiste en hacer siempre cosas en secreto y en las que varias partes tratan de sacar ventaja. Es la larga historia de Brasil de hacer bien la agenda, y Paraguay se asusta y acepta.

La prensa ha jugado un papel muy activo en exponer los elementos de este escándalo y el presidente se ha visto muy debilitado. El primer año ni siquiera había terminado y ya tiene una gran debilidad. Más del 70% de la población desaprueba sus acciones y depende de su rival en el Partido Colorado -un grupo muy dividido internamente- para no caer en un juicio político.

Fue algo que demostró que en Paraguay el tema de Itaipú es delicado. Toca su identidad nacional. Es una obra faraónica que para un país pequeño como Paraguay es muy importante. Y la gente se da cuenta de que es uno de los elementos simbólicos más importantes, lo que demuestra hasta qué punto Brasil se ha apropiado de la riqueza de Paraguay.

Si la izquierda y los liberales se unen de nuevo, es muy probable que ganen las próximas elecciones y[los gobernadores] son conscientes de ello. Así que el costo político que Stroessner no tuvo en ningún momento en 1973, hoy existe. Y puede haber un cambio de gobierno debido a la disputa de Itaipú en Paraguay.

*Colaboró Simón Guimarães.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.