Las protestas dirigidas por indígenas sacudieron a Ecuador denunciando el acuerdo con el FMI y exigiendo la renuncia de Moreno

Etiquetado como «salvajes» en tiempos pasados, hoy los esfuerzos de movilización de los indígenas han sido asociados con el trabajo de «grupos terroristas» y «grupos criminales» por el presidente Moreno.

por Julian Cola

QUITO, ECUADOR – “¡No tenemos un estado! ¡No tenemos ningún estado! ” La voz de la dama se proyecta a través de un altavoz en medio de la multitud. Ella no lo está teniendo. Tampoco la oleada de cientos, si no miles, que han convergido en la parada del tranvía de Plaza Grande, a pocos metros de la estatua de Simón Bolívar en la entrada al centro histórico de Quito. Han llegado a expresar su inquietud por una nueva ronda de medidas de austeridad declaradas por el presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, la semana pasada, siendo el rompedor el ahora infame recorte de subsidios al combustible, como parte de un paquete de préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI) de $ 4.2 mil millones. «El diesel subió de $ 1.03 a $ 2.30 por galón el jueves [octubre. 3], mientras que la gasolina aumentó de $ 1.85 a $ 2.39 «, según Reuters, que citó las cifras del propio gobierno. Los precios del transporte y los alimentos también se dispararon. Otras reformas económicas que afectan a los trabajadores del sector público incluyeron recortes salariales en un 20 por ciento, el tiempo anual de vacaciones reducido a la mitad y un salario obligatorio diario pagado a las arcas estatales cada mes .

Incapaces de soportar los desembolsos, la gente se acumuló en las calles. Veinticuatro horas después, ante las protestas dirigidas por los indígenas en todo el país, y bajo los auspicios de mantener el orden (ciertamente no los subsidios al combustible), Moreno declaró el estado de emergencia. Pasarían algunas horas más antes de que transfiriera la sede del gobierno de la ciudad capital de Quito a Guayaquil. Cuando se le preguntó por qué había abandonado Quito, Moreno dijo a la BBC , «porque, al final, la mayoría de ellos [los manifestantes] venían detrás de mí».

«¡No tenemos un presidente!»

Ayer, el Centro Estratégico Geopolítico Latinoamericano (CELAG) publicó un informe que muestra que aproximadamente el dos por ciento de la población total de Ecuador, aproximadamente 300,000 personas, caerá en la penuria como resultado de la austeridad. En respuesta a las medidas, Mesias Tatamuez, director del sindicato de Trabajadores del Frente Unido, dijo que el gobierno había sucumbido a «recompensar a los grandes bancos, a los capitalistas y castigar a los ecuatorianos pobres». Muchos manifestantes se hacen eco de tales sentimientos, incluida nuestra señora agarrando su micrófono de altavoz:

¡Ninguna de estas medidas es legal! ¡No tenemos un presidente! ¡No tenemos un presidente! … ¡La Asamblea Nacional – tengo la orden aquí, tengo la orden aquí mismo – ha ordenado la remoción y detención del terrorista Lenin Moreno! ¡La orden está aquí!

La estatua de Simón Bolívar, ubicada cerca del Banco Central y una de las cuatro esquinas del Parque Ejido, representa una partición estratégica en Quito. Sirve como un divisor entre la carretera que conduce al norte afluente, encaramado cómodamente en la región que comprende el Parque Carolina, la avenida Shyris y el centro comercial Quicentro, desde la carretera que conduce a las comunidades trabajadoras y pobres del centro y las comunidades del sur. Expuesto desde afuera, el epicentro norte de Quito, lamentablemente separado de las luchas de la clase trabajadora, se encuentra socialmente alejado de su interior.

Comenzó con un ardor

Sin embargo, la noción de conciencia de clase no es necesariamente una cuestión corta y seca. El martes, el sexto día de protestas, tomé un aventón con otras ocho personas en la parte trasera de una vieja camioneta cerca del centro. Dirigiéndose al norte en busca de alimentos, un hombre mayor de ascendencia europea se apresuró a subir al vehículo. Se apresuró a notar que Moreno debería ser «más firme en sus convicciones». Un hombre indígena rápidamente regañó la sugerencia con un resfriado, «¿Entonces está de acuerdo con los recortes?» Un joven sentado frente a mí me preguntó si las protestas de esta magnitud toman lugar en Brasil? «Si es así, ciertamente no son dirigidos por indígenas», respondí. En un intento por establecer paralelismos entre los recortes del sector público y la privatización que tienen lugar en Brasil y Ecuador, le pregunté si había oído hablar del presidente brasileño Jair Bolsonaro. No tenía ni idea.

Protesta ecuatoriana
Los manifestantes se apoderaron de un vehículo blindado de la policía durante una huelga nacional contra las políticas impuestas por el FMI de Moreno, en Quito, el 9 de octubre de 2019. Carlos Noriega | AP

Salimos del camión cerca de la Avenida Naciones Unidas y 10 de agosto. Me maravillé de lo prístinas que eran las calles y las tiendas, aunque muchas cerraban temprano. La policía antidisturbios no estaba disparando gases lacrimógenos, ni había tanques que arrojaran agua o múltiples rondas de gases lacrimógenos en el norte. Mi joven, justo antes de partir, replicó que las personas en el norte eran, ya sea en virtud o por pura suerte, «más civilizadas». Solo pude lograr que fueran menos indígenas, menos negras. Recuerde, Ecuador es parte de las Américas, sea lo que sea que eso signifique o no. Gira la rueda de la fortuna como puedas , donde la flecha aterrice ciertamente no evoca el recuerdo del pueblo indígena quemado en cenizas por el marinero de la fortuna italiano Amerigo Vespucci, el hombre al que América debe su nombre. Ese acto de incendio provocado, su forma de decir chao al preciado «Nuevo Mundo» de Europa, fue seguido por la detención de indígenas. La entrada del diario de Vespucci recuerda que él, «al respecto zarpó hacia España con 222 esclavos cautivos».

Justicia indígena

Las narraciones históricas de este calibre son las que hacen que el hecho de que los Kichwa, Shuar, Waorani, Secoya, Cofán y la amplitud de los 14 grupos indígenas, incluidas las personas de ascendencia africana, lideren las protestas en Ecuador aún más convincentes. En un reverso de la historia, las naciones indígenas, engullidas por el estado nación, están a la vanguardia de la resistencia. Cuando el gobierno de Moreno declaró un estado de excepción el jueves pasado, las naciones indígenas hicieron lo mismo, ordenando la detención y la entrega de la «justicia indígena» a los soldados y policías ecuatorianos que invaden su territorio.

Cincuenta soldados y policías fueron detenidos por grupos indígenas en la región de Nizag y fueron puestos en libertad el lunes. «La detención se había producido y las negociaciones estaban en marcha … el problema se resolvió y los oficiales uniformados fueron liberados», anunció Luisa Loza, gobernadora de la provincia de Chimborazo. Etiquetado como «salvajes» en el pasado, hoy los esfuerzos de movilización de los indígenas han sido asociados con el trabajo de «grupos terroristas» y «grupos criminales» de Moreno. Incluso el ex presidente Rafael Correa admitió que algunos «excesos» habían tenido lugar dentro de las protestas, y agregó que «no es cierto [sin embargo] que todos ellos son vándalos o terroristas. La mayoría de las personas o pacíficas, pero aún así han sido reprimidas ”.  Dejando a un lado la semántica y las bromas, la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, ayudó a organizar una «marcha blanca» esta semana. El propósito de esta reunión pública, como lo explicó un participante, era «defender los derechos de paz». Decir: ya basta, basta con la huelga. Lleguemos a un consenso ”.

Protesta ecuatoriana
Mientras tanto, un manifestante indígena en Quito, de pie entre los escombros y los gases lacrimógenos, insistió en que su gente“ lucharía hasta que él [Moreno] se vaya. Ese hombre no vale nada

Manifestantes indígenas se encuentran en medio de gases lacrimógenos durante enfrentamientos con la policía en Quito, 11 de octubre de 2019. Fernando Vergara | AP [/ caption] Moreno, por su parte, acudió a la televisión nacional el lunes por la noche. Acusó al ex presidente ecuatoriano Rafael Correa de avivar a los manifestantes como parte de un golpe organizado, asegurando a los televidentes que los eventos actuales «no son una demostración de descontento social en protesta por una decisión del gobierno. Los saqueos, el vandalismo y la violencia demuestran que el intento desestabilizar al gobierno tiene motivaciones políticas «. Correa ha negado las afirmaciones hechas por su ex vicepresidente, quien estuvo bajo su mando de 2007 a 2013. “Implementan estas medidas para aumentar la pobreza, pero también son ineficientes. Estas medidas no generan crecimiento, empleo, nada «, dijo Correa. En 2017, poco después de ganar las elecciones presidenciales, Moreno rompió lazos con Correa, que permanece a 9.500 kilómetros de distancia en un exilio autoimpuesto en Bélgica. Enfrenta 29 cargos criminales y prisión preventiva, todo lo cual atribuye a la «persecución política» por parte del gobierno gobernante.

Aún así, de vez en cuando, uno se encuentra con una pared pintada con spray o con manifestantes individuales que vinculan a Moreno con Correa. De hecho, el apego es natural, ya que una vez reunieron su programa político y campañas como miembros del mismo partido político, la Revolución Ciudadana. Sin embargo, cuando comenzaron las protestas la semana pasada, me encontré con Byron y Fernando en uno de los bloqueos de carreteras en llamas en el centro.

Hermanos de sangre, estaban cubriendo las protestas como parte del medio independiente, Guerrilleros Digitales Hechos. En ocasiones separadas, dos manifestantes diferentes dispararon cantos anti-Moreno y anti-Correa. Fueron recibidos por la oposición sin disculpas de Byron, cantando a cambio que deberían «tener cuidado» con quienes asocian el nombre de Correa.

La ONU pide «máxima moderación», pero …

Protesta ecuatoriana
La policía detenida por los manifestantes se ven obligados a llevar el ataúd a un manifestante asesinado por la policía en Quito, 10 de octubre de 2019. Fernando Vergara | AP

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido a todas las partes que demuestren «máxima moderación» y declaró que los manifestantes conservaron el «derecho de reunión pacífica de conformidad con el derecho internacional». La oficina del defensor de los derechos humanos de Ecuador hasta ahora ha informado de la muerte de cinco personas durante Las protestas de una semana. La primera víctima fue Inocencio Tucumbi, un líder indígena de Cotopaxi. En una demostración de determinación continua contra la policía antidisturbios, gases lacrimógenos y tanques, los grupos indígenas detuvieron a ocho policías en la Casa de la Cultura en Quito el jueves (10 de octubre). En declaraciones a una multitud que vitoreaba, Jaime Vargas, líder del grupo indígena CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador), le dijo a Moreno: «No juegues con los pueblos indígenas». Continuó diciendo que había ordenado a sus «socios en el Amazonas para cerrar todos los pozos petroleros «y que» no habría diálogo con un gobierno asesino «. 

Según cifras del gobierno, más de 750 personas fueron detenidas durante las protestas y aproximadamente 80 policías resultaron heridos. Ambas partes en esta batalla de voluntades, una vestida con ponchos, la otra con un traje de batalla adecuado para el Armagedón, estarán sujetas a los grilletes económicos presentados por la austeridad. Mientras Moreno, por un lado, se mantiene firme ante los recortes en los subsidios al combustible , por otro, se ha acercado a los grupos indígenas para un diálogo abierto.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, José Valencia, se hizo eco de sus sentimientos y le dijo a The Guardian que «esta es una situación extremadamente crítica que no es una decisión de los líderes indígenas; confiamos en su palabra». El martes, respondiendo a las demandas de los manifestantes de que él renunció como presidente, Moreno respondió: «No veo por qué debería hacerlo si estoy tomando las decisiones correctas», asegurando que solo reformas estrictas podrían aliviar el déficit fiscal y la alta deuda del país andino.

Los manifestantes han hecho cualquier cosa menos cálida a su deslumbrante rama de olivo. Con miles de indígenas que ya se han reunido en Quito, han prometido permanecer en las calles hasta que el presidente rescinda los recortes en el subsidio al combustible y las medidas de austeridad o, como se dice en la jerga coloquial, «Fuera Moreno». 

Foto principal | Manifestantes antigubernamentales chocan con la policía en Quito, Ecuador, 11 de octubre de 2019. Fernando Vergara | AP

Publicado originalmente: The mintepressnews


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.