Venezuela: Guaido fue reemplazado como jefe del Parlamento en la votación de la disputa

Lucas Koerner and Ricardo Vaz

Los legisladores de la oposición pro-Guaido han rechazado la votación, formando un parlamento paralelo con el apoyo de la derecha estadounidense e internacional.

El líder de la oposición venezolana, Juan Guaido, fue derrotado el domingo en su intento por lograr la reelección como presidente de la Asamblea Nacional (AN) del país.

Con los votos de 81 de 150 legisladores, el diputado de la oposición por el estado de Yaracuy, Luis Parra, fue nombrado presidente de la legislatura. Franklin Duarte, del partido socialcristiano COPEI, será el primer vicepresidente, el diputado José Noriega el segundo vicepresidente y el legislador del partido Acción Democrática (AD), Negal Morales, el secretario. El liderazgo parlamentario se renueva anualmente el 5 de enero, de acuerdo con la Constitución de Venezuela.

La lista de líderes fue presentada en la mañana del domingo por el diputado José Brito, en oposición a la encabezada por el titular Juan Guaido.

El mes pasado, Brito encabezó un grupo de legisladores de la oposición que rompió con Guaido tras un nuevo escándalo de corrupción en el que se vieron envueltos altos diputados de la AN. Brito, Parra y otros diputados fueron acusados de aceptar sobornos de un empresario colombiano supuestamente vinculado al programa alimentario CLAP de Venezuela a cambio de hacer lobby con las autoridades estadounidenses y colombianas. Los legisladores han negado rotundamente las acusaciones, acusando a su vez a Guaido de corrupción. Tanto Brito como Parra fueron expulsados del partido de la Primera Justicia a raíz de las acusaciones.

Tras su elección al máximo cargo parlamentario el pasado mes de enero, Guaido se proclamó «presidente interino» de Venezuela y fue reconocido inmediatamente por Washington y sus aliados. En los doce meses siguientes, el líder de la oposición intentó repetidamente derrocar al gobierno de Maduro por la fuerza, mientras veía caer su popularidad en medio de una serie de escándalos, incluyendo su papel en la supuesta malversación de «ayuda humanitaria» y sus vínculos con grupos paramilitares colombianos.

El domingo, Guaido nunca entró al palacio legislativo, alegando que las fuerzas de seguridad le prohibieron hacerlo. Un video que circuló en los medios de comunicación social incluso mostraba al político de la oposición intentando escalar una valla algún tiempo antes de la votación.

Sin embargo, su versión de los hechos ha sido cuestionada por otros diputados de la oposición, que sí participaron en la sesión y sugirieron que Guaido podría haber hecho lo mismo. El diputado William Dávila, un incondicional de Guaido, fue visto entrando libremente a la cámara, y más tarde dijo a los periodistas que todos, excepto un puñado de legisladores, estaban autorizados a hacerlo. El video mostró a Guaido negándose a entrar excepto en compañía de varios diputados cuya inmunidad parlamentaria había sido revocada por presuntas ofensas criminales. Otros importantes legisladores de la oposición, incluyendo a Henry Ramos Allup, de la AD, y Stalin González, de A New Era, estuvieron presentes en la votación.

Según el Segundo Vicepresidente Noriega, 31 diputados de la oposición se unieron al gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela y a otros partidos chavistas en la elección de la nueva dirección. No se ha publicado ningún recuento definitivo y la identidad de los legisladores disidentes de la oposición sigue siendo desconocida en el momento de escribir este artículo.

Guaido y otros miembros de la oposición afirmaron que el voto para la nueva dirección de la AN era ilegal y carecía de quórum, calificándolo como «el asesinato de la República».

El ex jefe de la AN convocó posteriormente una reunión con diputados leales en la sede del periódico antigubernamental El Nacional. Los medios de la oposición informaron que un parlamento paralelo había reelegido a Guaido como presidente con 100 de los 167 votos. Juan Pablo Guanipa, del partido de la Primera Magistratura, y el diputado del Proyecto Venezuela, Carlos Berrizbeitia, fueron elegidos como primer y segundo vicepresidentes, respectivamente. Sin embargo, no se proporcionó ninguna información sobre quiénes participaron en la votación, aunque se informó que el recuento incluía a los legisladores que se encontraban actualmente fuera del país.

Anteriormente, Guaido había intentado introducir el voto electrónico para que los diputados que están en el extranjero, algunos de ellos huyendo de acusaciones penales, pudieran participar en lugar de sus sustitutos. La medida fue declarada inconstitucional por el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela.

La reacción internacional fue rápida, ya que los funcionarios estadounidenses rechazaron a la nueva dirección parlamentaria y reiteraron su apoyo a Guaido. El Secretario Adjunto interino para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, calificó los acontecimientos de ese día como «una farsa» y dijo que Guaido seguía siendo «presidente interino».

Los gobiernos regionales de derecha representados en el Grupo de Lima también señalaron que no reconocerían a las nuevas autoridades legislativas de Venezuela.

La Unión Europea también publicó un comunicado denunciando «irregularidades» en la votación del domingo y afirmando que continuaría reconociendo a Guaido como presidente de la Asamblea Nacional.

Por su parte, el presidente venezolano Nicolás Maduro expresó públicamente su reconocimiento al nuevo presidente de la AN, Luis Parra.

«La Asamblea Nacional ha votado y hay una nueva junta directiva. Estaba en el aire que Guaido iba a ser destituido por la propia oposición», dijo a los periodistas el domingo, al tiempo que criticaba a Guaido por «no presentarse».

En declaraciones a la prensa después de su juramento, Parra indicó que su primera prioridad sería seleccionar una nueva junta supervisora para el Consejo Nacional Electoral del país «para que el pueblo pueda decidir con su voto» en las nuevas elecciones legislativas programadas para este año.

También se comprometió a seguir «el camino de la reconciliación», señalando que «más del 80 por ciento de los venezolanos quieren vivir en paz».


Posts relacionados

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.