Radar Latinoamericano: La región en el mercado de carne sintética

Por: Carla Almeida

Terminada la temporada navideña, marcada por la abundancia de alimentos, comienza otro año y regresa una pregunta preocupante: ¿cómo podemos alimentar a una población de casi ocho mil millones en una economía capitalista sin destruir el planeta?

A pesar de los avances científicos y tecnológicos que han hecho de la agricultura una actividad altamente productiva y rentable, el problema de la desnutrición y el hambre está lejos de resolverse. En un contexto de extrema desigualdad económica y social, como en América Latina, la cantidad de personas desnutridas incluso aumenta.

Además de no garantizar la seguridad alimentaria de la población, la producción de alimentos y la ganadería en particular son excesivamente agresivas para el ambiente, ocupan grandes extensiones de tierra, destruyen porciones significativas de bosques y utilizan un enorme volumen de agua.

Este uso excesivo de los recursos naturales convierte a la industria en uno de los mayores contribuyentes al cambio climático, especialmente en América Latina. Si el sector agropecuario representa aproximadamente una quinta parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, eso implica casi la mitad de las emisiones latinoamericanas.

Con el continuo crecimiento de la población, se estima que la demanda de alimentos animales aumentará en 70 por ciento para 2050, lo que agrava aún más ese escenario. Por eso la urgencia de buscar alternativas al actual sistema de producción de alimentos.

En este contexto, existe un creciente interés por la carne sintética, que promete ser un producto igual a la carne que ya comemos, en apariencia, sabor y textura, así como en valor nutricional, sin necesidad de matar a un animal. Aunque los investigadores han intentado alcanzar este producto durante más de una década, fue en 2017 cuando comenzó el mercado de la carne sintética, impulsado por inversores del Silicon Valley.

Si inicialmente este mercado estaba restringido a economías ricas, particularmente a Estados Unidos, 2019 fue el año en que América Latina ingresó al juego.

La producción de alimentos y la ganadería en particular son excesivamente agresivas para el ambiente, ocupan grandes extensiones de tierra, destruyen porciones significativas de bosques y utilizan un enorme volumen de agua.
Crédito de la imagen: SOPHOCO -santaorosia photographic collectivity [CC BY-ND 2.0].

La idea es que la carne sintética se integre en la industria agroalimentaria en el futuro, asegurando la proteína necesaria para alimentar a la población de manera adecuada, sin sobrecargar el ambiente y sin sacrificar tantos animales.

Pero, ¿cuáles son hoy las opciones de carne sintética y cómo se inserta América Latina en este mercado?

De la planta o de la célula

Actualmente hay dos formas posibles para producir carne sintética, pero solo una ya ha dado como resultado productos disponibles para los consumidores: la carne hecha de proteínas vegetales extraídas de varias especies de plantas. La idea es que, combinadas, podrán imitar con precisión la carne de animales. Para eso, están sujetas a técnicas de ingeniería genética e inteligencia artificial.

En este segmento, la startup californiana Impossible Foods, creada en 2011, es una de las más notorias. El buque insignia de la compañía es Impossible Burger, un producto lanzado en 2016, después de años de investigación. El gran salto fue el descubrimiento de la molécula heme, que se encuentra naturalmente en plantas y animales y que es responsable del sabor característico de la carne. La molécula producida genéticamente se une a la proteína aislada de la soja y la papa, entre otras sustancias, para formar una hamburguesa.

En mayo de 2019, la brasileña Fazenda Futuro se lanzó al mercado con Futuro Burger, una hamburguesa hecha de proteína de soja aislada, garbanzos y porotos, entre otros componentes. La receta también incluye jugo de remolacha, que garantiza el color rojizo de la carne. El producto está disponible en unos 5.000 puntos de venta y 1.500 restaurantes en Brasil. Valuada en US$ 100 millones, la compañía ahora se está asociando con distribuidores en Uruguay, México y Chile.

La chilena The Not Company, que en 2017 ingresó al mercado de proteínas alternativas con una “no-mayonesa”, se está preparando para llevar su carne vegetal a los supermercados. La compañía está expandiendo su negocio y actualmente trabaja para establecer una base de producción en Brasil.

El segundo tipo de carne sintética se produce a partir de células madre animales manipuladas en el laboratorio. La primera hamburguesa in vitro se hizo en la Universidad de Maastricht, en los Países Bajos, en cinco años, a un costo de US$ 250.000. Lanzada en 2013, se consideró seca y pobre en sabor. La startupMosa Meat, que nació en la universidad holandesa, pretende producir en los próximos años una versión mejorada de la hamburguesa a un costo de US$ 10.

En Brasil, ya hay empresas que invierten en la mejora de las técnicas utilizadas en la producción de carne in vitro. El uso de “andamios” (scaffols, en inglés) es uno de ellos. Los andamios son estructuras que apoyan la organización y el crecimiento tridimensional de las células, pues en una placa de cultivo convencional proliferan en una sola capa. En estudios biomédicos, estas estructuras se producen a partir de colágeno, prohibido en el sector por su origen animal. Con sede en Minas Gerais, la startup Biomimetic Solutions se dedica al desarrollo de andamios basados ​​en plantas.

Aunque las nuevas opciones de proteína animal tienen potencial para resolver problemas ambientales y alimentarios, hay desafíos para su éxito en la región. Foto destacada: Ernesto Navarro [CC BY-NC 4.0].


Las opiniones expresadas en éste artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana.

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo dicho material a disposición de nuestros lectores bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por avanzar en una mejor comprensión de los asuntos políticos, económicos y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a aquellos que han expresado un interés previo en recibirlo para fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para otros propósitos que no sean el «fair use», debe solicitar el permiso del propietario de los derechos de autor.


Posts relacionados

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.