Semillas genéticamente modificadas: Bayer construye en Chile la mayor fábrica de semillas de América Latina

En Chile, el mayor exportador de semillas del hemisferio sur, Bayer está ampliando las fábricas de producción de semillas transgénicas de su filial Monsanto

By GMWatch

A continuación se presenta la traducción al español de un artículo del periódico alemán Deutsche Welle (DW), que circula la Red por una América Latina Libre de Transgénicos (RALLT).

“Bayer-Monsanto”: Salgan de Chile”, fue el lema de las pancartas en Santiago el 19 de mayo durante la “Marcha contra Monsanto”, que tuvo lugar en 30 ciudades del mundo por una agricultura sin pesticidas y contra el uso de semillas genéticamente modificadas.

Pocos días antes, el consorcio farmacéutico Bayer había sido condenado a pagar más de 2.000 millones de dólares a una pareja en Estados Unidos que afirmaba tener cáncer debido al uso del Roundup, un herbicida desarrollado por la filial de Bayer, Monsanto.

Crecen las voces críticas en Chile

A unos 50 kilómetros al sur de Santiago se encuentran dos de las plantas de producción de semillas más grandes de Chile. En septiembre de 2018, tras la compra de Monsanto, Bayer CropScience anunció la modernización de la planta de Viluco, la única fábrica que produce semillas de hortalizas en América del Sur y una de las tres mayores fábricas de la compañía en todo el mundo.

“Queremos modernizar la tecnología y los procesos, para que la fábrica alcance los estándares de las fábricas de Holanda y Estados Unidos”, dijo Yuri Charme de Bayer CropScience. El proyecto, denominado “Satisfacción de la demanda”, tiene como objetivo aumentar la producción de semillas en un 20% para que Chile pueda satisfacer el 70% de la demanda en la región en un futuro próximo.

Chile es el mayor exportador de semillas del hemisferio sur. Según cifras de la Federación de Productores de Semillas (ChileBio), el país exportó semillas por valor de 338,5 millones de dólares en 2016/2017, una quinta parte de las cuales fueron transgénicas. Una de las ventajas de tener un negocio de semillas en Chile es que cuando es invierno en Europa, allí es verano.

El polen de las plantas transgénicas contamina las semillas locales

Las semillas de hortalizas que se procesan en la fábrica de Viluco representan, hasta ahora, una pequeña parte de las exportaciones de semillas. Mucho más importantes son el maíz, la soja y la colza. Estas se procesan en otra fábrica, a pocos kilómetros al sur de Viluco, en la comunidad rural de Paine. Allí, la mayoría de la población subsiste de la agricultura. Ya en 2016, antes de la fusión con Bayer, Monsanto había anunciado la ampliación de la fábrica, lo que llevó a un grupo de ciudadanos a fundar el Comité de Defensa del Paine.

“Aquí se está construyendo la mayor planta de procesamiento de semillas de América Latina. No hay estudios sobre su impacto ambiental. Los políticos aprobaron el proyecto sin consultar la opinión de la gente”, dice Camila Olavarría, portavoz del comité.

Los habitantes de Paine temen la contaminación de las semillas locales por polinización cruzada cuando el polen de los campos de plantas modificadas es transportado por el viento a los campos vecinos. Esto es particularmente fácil con la colza, porque su polen vuela hasta tres kilómetros.

“La mayoría de las semillas aquí han sido genéticamente modificadas”

En los países de la UE está prohibido el cultivo de colza modificada genéticamente. En Chile, sin embargo, se permite el cultivo con fines de investigación y exportación. La única forma de evitar la polinización cruzada sería una distancia suficiente entre los cultivos. Esta medida de prevención no se aplica en Chile.

Olavarría cree que las semillas en el Paine ya están contaminadas:

“La mayoría de las semillas aquí han sido genéticamente modificadas. Bayer-Monsanto da a los campesinos locales semillas que ellos mismos siembran en sus tierras. Luego tienen que devolver algunas semillas que luego son procesadas en Paine y Viluco y exportadas”, explica. Y agrega que “los campesinos reciben las semillas junto con un paquete de productos pesticidas como el Roundup”.

“Cada vez hay más diagnósticos de cáncer”.

Roundup, la marca de glifosato, es el herbicida más vendido en Chile. En marzo de 2015, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasificó al glifosato como “probable cancerígeno”. Camila Navarro, también miembro del Comité de Defensa de Paine, señala que en su comunidad “el número de personas con cáncer está creciendo, no sólo entre los agricultores, sino también entre los trabajadores agrícolas de temporada y las personas cercanas a los campos”.

Señala que los hijos de los trabajadores agrícolas de temporada sufren con frecuencia de defectos del habla y trastornos cognitivos. Añade que también hay informes sobre mujeres embarazadas que trabajan en el campo y que sufren abortos o cuyos bebés nacen con malformaciones fatales. No hay estudios oficiales sobre la relación entre los pesticidas y estas enfermedades.

Red de Acción pide la prohibición del glifosato en Chile

El cáncer es la segunda causa de muerte en Chile. Cada año, hay 45.000 nuevos casos, según el Ministerio de Salud chileno a principios de este año. Una red de acción contra los pesticidas pide la prohibición del glifosato en Chile. Lucía Sepúlveda, una de sus integrantes, dijo a DW que “Bayer y Monsanto no son bienvenidas en Chile”, y concluyó que el cultivo de plantas y plaguicidas genéticamente modificados “perjudica el ambiente y la salud de la población”.


Las opiniones expresadas en éste artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana.

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo dicho material a disposición de nuestros lectores bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por avanzar en una mejor comprensión de los asuntos políticos, económicos y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a aquellos que han expresado un interés previo en recibirlo para fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para otros propósitos que no sean el “fair use”, debe solicitar el permiso del propietario de los derechos de autor.


Posts relacionados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .