EE.UU. admite que está en Siria para dificultar que Moscú y Damasco derroten a los terroristas

El enviado especial del Departamento de Estado para Siria acaba de admitir que EE.UU. pretende defender a los militantes yihadistas en Idlib contra la «agresión rusa», demostrando una vez más que el pantano en Foggy Bottom está vivo y bien.

Rusia y el gobierno sirio «buscan una victoria militar en toda Siria», dijo el embajador James Jeffrey a los periodistas en una conferencia telefónica desde Bruselas el martes.

«Nuestro objetivo es dificultar que lo hagan mediante una variedad de acciones diplomáticas, militares y de otro tipo.»

Para ilustrar estos métodos, Jeffrey citó la amenaza de los Estados Unidos de responder «de una manera militar muy salvaje» contra cualquier ataque químico, que describió como «una táctica favorita del régimen sirio para hacer avances». Esto no es cierto, ya que los supuestos ataques siempre ocurren después de las victorias del ejército sirio, como pretexto para la intervención de EE.UU.

Jeffrey también señaló que hay tropas de EE.UU. y de la coalición en partes de Siria – oficialmente allí para luchar contra el Estado Islámico (IS, antes ISIS), pero en realidad «vigilando» los campos de petróleo. Describió su presencia como «una complicación» para el gobierno sirio.

Jeffrey y el embajador de EE.UU. en Turquía David Satterfield estuvieron en Bruselas después de la visita del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, para discutir las formas en que EE.UU. y la OTAN pueden ayudar a Ankara a proteger a sus militantes mascotas en su último reducto restante – la provincia Idlib de Siria.

Pero mientras Satterfield describió Idlib como un lugar con «más de tres millones de civiles inocentes, la mayoría de los cuales son mujeres y niños» y acusó a la «agresión rusa» de tratar de desplazarlos, escuchen cómo Jeffrey eligió describir la situación cuando un reportero de la CNN le preguntó si la OTAN estaba considerando enviar tropas terrestres:

«Creo que puedes olvidarte de las tropas de tierra. Turquía ha demostrado hábilmente que ella y sus fuerzas de oposición son más que capaces de mantener el terreno por sí mismas.»

Esto es terriblemente ignorante o totalmente ilusorio, ya que el ejército sirio ha logrado reclutar a los militantes apoyados por los turcos y el alto el fuego que Ankara acordó en Moscú la semana pasada lo confirmó.

La verdadera revelación aquí es que los militantes son descritos como la «oposición» de Turquía. Contrasta esto con las palabras del coronel Myles Caggins, portavoz del brazo militar de la coalición anti-ISIS, hace apenas tres semanas:

«La provincia de Idlib parece ser un imán para los grupos terroristas, especialmente porque es un espacio no gobernado en muchos sentidos», dijo Caggins a Sky News. «Hay [una] variedad de grupos allí – todos ellos son una molestia, una amenaza y un peligro para… cientos de miles de civiles que sólo están tratando de pasar el invierno».

Tengan en cuenta que Jeffrey se desempeña como enviado especial de Washington a la coalición contra la IS, esa infame entidad Schroedinger que ya no existe – cuando el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump busca reclamar la victoria contra el autoproclamado califato – o está a punto de hacer un resurgimiento a lo grande y requiere la presencia militar de los Estados Unidos a perpetuidad para evitarlo, como el Departamento de Estado y el Pentágono prefieren verlo.

No hace falta decir que esta arraigada insistencia en las políticas de legado no hace mucho por la promesa de Trump de retirar las tropas de EE.UU. de las «guerras interminables» en el Oriente Medio.

Ni Jeffrey ni Satterfield, ni ninguno de los reporteros que les hicieron preguntas, mencionaron ni siquiera una vez la existencia de Hayat Tahrir al-Sham – la última encarnación de la notoria Al-Nusra, un afiliado de Al-Qaeda cuyos combatientes dominan las filas de los militantes en Idlib. ¡Escuchándolos, uno podría pensar que no existe!

Jeffrey y Satterfield admiten abiertamente que una victoria siria sobre estos terroristas negaría a la «comunidad internacional» – como ellos le dicen a los EE.UU. y sus aliados – la influencia para insistir en el cambio de régimen en Damasco. Lo cual es increíblemente rico en ironía dado que el único pretexto legal con el que los EE.UU. tiene tropas en Siria, en abierta violación del derecho internacional, es una autorización del Congreso para usar la fuerza contra… Al-Qaeda.

Nebojsa Malic es un periodista, blogger y traductor serbio-americano, que escribió una columna regular para Antiwar.com desde 2000 a 2015, y ahora es escritor senior en RT. Síguelo en Twitter @NebojsaMalic

Fuente: Covert Geopolitics


Las opiniones expresadas en éste artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana.

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo dicho material a disposición de nuestros lectores bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por avanzar en una mejor comprensión de los asuntos políticos, económicos y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a aquellos que han expresado un interés previo en recibirlo para fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para otros propósitos que no sean el «fair use», debe solicitar el permiso del propietario de los derechos de autor.


Posts relacionados

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.