Cómo las víctimas de la campaña «Presión Máxima» de los EE.UU. están lidiando con el Coronavirus

A pesar de las sanciones paralizantes, los años de guerra, la intervención militar y una campaña de «máxima presión» que no ha hecho más que aumentar desde que comenzó el coronavirus, las víctimas de la política exterior de Estados Unidos están a la altura del desafío.

by Vanessa Beeley

A medida que las naciones occidentales caen en el pánico por la pandemia del coronavirus, los estadounidenses están probando lo que es para los millones de personas que han estado viviendo bajo las sanciones y la guerra de los Estados Unidos.

Irán ha sido golpeado duramente por la pandemia con 850 muertes confirmadas hasta la fecha. Su Rial ha perdido el 80 por ciento de su valor y los costos de los alimentos casi se han duplicado. Con el país luchando por manejar la crisis, las naciones se niegan a vender los suministros médicos de la República Islámica por temor a entrar en conflicto con las sanciones estadounidenses.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, ha condenado las sanciones en numerosas ocasiones en Twitter.

El 14 de marzo, Zarif tweeteó que «Los virus no reconocen la política ni la geografía. Tampoco deberíamos», añadiendo que las sanciones de EE.UU. contra Irán habían estado obstaculizando seriamente los esfuerzos del país para combatir a COVID-19.

La semana pasada, tanto el presidente iraní Hassan Rouhani como Zarif escribieron cartas a sus homólogos extranjeros y al Secretario General de la ONU Antonio Guterres exigiendo el levantamiento de las sanciones de EE.UU. para que Irán pueda hacer frente con mayor eficacia a una crisis mundial de proporciones aparentemente sin precedentes.

En uno de sus tweets, Zarif expresó su frustración en los términos más enérgicos, «es inmoral dejar que un matón (EE.UU.) mate a inocentes», dijo. Y esto es precisamente lo que las sanciones de EE.UU. están haciendo. Los Estados Unidos y sus aliados de la Unión Europea y el Reino Unido han impuesto sistemáticamente sanciones a las naciones objetivo a sabiendas de que esas medidas castigan colectivamente a la gente común de esas naciones. Las sanciones son un componente integral de las modernas estrategias de guerra híbridas, diseñadas para debilitar a una nación elegida para la desestabilización.

Sanciones: un «pequeño precio a pagar»

Ostensiblemente, las sanciones son un medio para que un gobierno recalcitrante se ajuste a los programas de política exterior de los Estados Unidos. La realidad es que golpean a los sectores más débiles de la población, privándolos de la infraestructura y la atención sanitaria esenciales. Esto fue presenciado en Irak donde Madeleine Albright describió notoriamente la muerte de 500.000 niños como un «precio» que «valía la pena» para cumplir con los objetivos de la política de EE.UU. en la región.

En ese mismo país, los Estados Unidos apuntaron deliberadamente a casi todas las plantas de tratamiento de agua, siete de las ocho presas fueron destruidas y luego las sanciones apuntaron a los suministros de componentes para la purificación del agua, incluso el cloro. Como resultado de ello, el potencial de enfermedades transmitidas por el agua aumentó exponencialmente. En combinación con las malas condiciones sanitarias en tiempos de guerra, estas condiciones orquestadas expondrían a cientos de miles de iraquíes a las enfermedades y a la miseria provocadas por la ingeniería estadounidense. Todo esto para proporcionar una ventaja de posguerra para los EE.UU. y sus aliados.

Deshidratada y desnutrida, Sahra, de siete meses de edad, es consolada por su abuela en el Hospital Infantil Mansour de Bagdad, el 22 de febrero de 1998. Según el UNICEF, el 30% de los niños iraquíes menores de cinco años estaban malnutridos en ese momento gracias a las sanciones impuestas por los Estados Unidos. Peter Dejong | AP

En un artículo publicado originalmente en 2001, el profesor Thomas Nagy describe el descubrimiento de documentos de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) que demostraron sin lugar a dudas que los Estados Unidos «utilizaron las sanciones contra Iraq para degradar el suministro de agua del país después de la Guerra del Golfo». El documento principal, «Vulnerabilidades del tratamiento de aguas en Iraq», está fechado el 22 de enero de 1991. Explica cómo las sanciones impedirían a Irak suministrar agua potable a sus ciudadanos.

«Irak depende de la importación de equipo especializado y algunos productos químicos para purificar su suministro de agua, la mayoría de la cual está fuertemente mineralizada y frecuentemente salobre a salina», dice el documento. «Al no disponer de fuentes domésticas tanto de piezas de repuesto para el tratamiento del agua como de algunos productos químicos esenciales, el Iraq seguirá intentando eludir las sanciones de las Naciones Unidas para importar estos productos básicos vitales. Si no se asegura el suministro, se producirá una escasez de agua potable pura para gran parte de la población. Esto podría dar lugar a un aumento de la incidencia, si no de las epidemias, de enfermedades».

Hoy en día, se observan condiciones muy similares en el Yemen, donde el atolladero de una guerra dirigida por los sauditas está aumentando el riesgo de enfermedades exacerbadas por un bloqueo terrestre, aéreo y marítimo respaldado por las Naciones Unidas. La coalición saudita no podría funcionar eficazmente sin la ayuda militar de los Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea y está destruyendo sistemáticamente las plantas de agua, alcantarillado y desalinización en todo el Yemen, dejando a decenas de miles de personas sin agua potable y con instalaciones sanitarias inadecuadas.

En marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) registró la espantosa cifra de 2.263.304 casos de cólera en el Yemen y 3.767 muertes relacionadas con esta enfermedad desde 2017, cuando la epidemia se apoderó de la maltrecha y asediada nación. Sin las sanciones y el bloqueo saudita, esta enfermedad sería tanto prevenible como curable.

Documentos internos del Ministerio de Salud con sede en Sana’a confirman que, si bien el gobierno de Sana’a está respondiendo a COVID-19 prohibiendo todos los vuelos y cerrando sus fronteras, el régimen del presidente fugitivo Abdul Mansour Hadi, respaldado por Arabia Saudita, ha aumentado en realidad el número de vuelos al Yemen, especialmente desde El Cairo, que se prevé que se convertirá en un importante lugar afectado por el Coronavirus. El Ministerio de Salud de Sana’a ha acusado a la administración Hadi de negligencia grave en lo que respecta a la seguridad nacional y ha advertido de las consecuencias catastróficas que tendría la pandemia si llegara al Yemen como consecuencia de esta irresponsabilidad.

Las acciones de la Coalición Saudita, que controla eficazmente las políticas del régimen Hadi, corren el riesgo de que se introduzca una pandemia más potente en medio de un país que ya está luchando contra un bloqueo humanitario de cinco años y una guerra de agresión desproporcionada e injustificada que ha visto al país enfrentarse a una serie de epidemias devastadoras. El alarde de las medidas de seguridad de la Coalición Saudita, respaldadas por el Reino Unido y los Estados Unidos, debe considerarse efectivamente como una guerra biológica y un crimen de lesa humanidad.

Al igual que la agresión de la Coalición dirigida por Arabia Saudita contra el Yemen, la campaña de bombardeo de la OTAN en Libia en 2011 tenía por objeto destruir el nivel de vida de ese país. Según el periodista y académico, el profesor Michel Chossudovsky, «el objetivo de los bombardeos de la OTAN desde el principio fue destruir el nivel de vida del país, su infraestructura sanitaria, sus escuelas y hospitales, su sistema de distribución de agua». También en Libia, la combinación de sanciones y la devastación de la infraestructura garantizaría un aumento sin precedentes de las epidemias entre las poblaciones debilitadas y con deficiencias del sistema inmunológico en tiempos de guerra.

Los saqueadores de guerra se benefician de la miseria de la posguerra

Los «carpetbaggers» corporativos llegan históricamente tras la destrucción que han fabricado con campañas de reconstrucción y proyectos casi invariablemente financiados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. «La guerra es buena para los negocios» para las naciones depredadoras y la enfermedad es rentable para los proveedores de intervención militar «humanitaria».

Con la explosión de COVID-19, Irán no tuvo otra opción que acudir al FMI para obtener financiación para luchar contra el coronavirus. El jefe del Banco Central de Irán, Abdolnaser Hemmati, confirmó que una solicitud ha ido al FMI por 5 mil millones de dólares. Queda por ver cómo responderá el FMI, del que Estados Unidos es el mayor accionista, a la solicitud y si cumplirá su compromiso de ayudar a todos los países a superar la pandemia, independientemente de la enemistad histórica o las diferencias ideológicas. La decisión recae en última instancia en los Estados Unidos, ya que tienen poder de veto sobre el FMI.

Lo que es evidente es que la combinación de la llamada campaña de máxima presión que están llevando a cabo los Estados Unidos y el coronavirus han producido dividendos inesperados para los que imponen las sanciones, y esos dividendos se pagarán en los posibles préstamos del FMI a Irán. Los intereses de las deudas del FMI conducen inevitablemente a una mayor presión sobre la educación, la salud y otros servicios sociales cuando los fondos limitados tienen que ser desviados para pagar el préstamo. Mientras tanto, esos sectores seguirán siendo afectados negativamente por las sanciones.

¿Explotarán los Estados Unidos la desesperación mundial o descubrirán un pozo oculto de humanidad hasta ahora escondido? La historia nos dice que el reflejo depredador a largo plazo de Estados Unidos será el rasgo dominante de su respuesta a los gritos de ayuda de las naciones que históricamente ha percibido como presa o competencia de la supremacía unipolar de Estados Unidos.

El profesor de ciencias políticas de Beirut, Amal Saad, lo resumió en un único y sucinto tweet:

El Irán y el Yemen no son los únicos países afectados de manera devastadora por las sanciones estadounidenses que amenazan su capacidad para hacer frente a una pandemia tan feroz como la de COVID-19. Venezuela y Siria también están asediadas y debilitadas por lo que es efectivamente el terrorismo económico.

Como informó recientemente MintPress News, la guerra híbrida de los Estados Unidos contra Venezuela se ha intensificado de facto desde el brote mundial de COVID-19. Según el ex relator especial de las Naciones Unidas, Alfred de Zayas, las sanciones estadounidenses ya han sido responsables de la muerte de más de 100.000 venezolanos. Como en todas partes, los efectos de las sanciones son más perjudiciales para el sector de la salud, lo que afecta directamente a la capacidad de Venezuela para hacer frente a una pandemia de la magnitud de COVID-19.

Leonardo Flores, un experto en política latinoamericana, dice que si no fuera por la solidaridad de China y Cuba, que enviaron kits de pruebas y medicinas, Venezuela estaría lamentablemente mal equipada para manejar el coronavirus. Las sanciones están empeorando una situación ya de por sí peligrosa, obligando a Venezuela a gastar tres veces más en equipos de pruebas que los países no sancionados».

Venezuela fue el primer país afectado por COVID-19 en buscar un préstamo del FMI. La solicitud de 5.000 millones de dólares fue rechazada por el FMI «alegando una falta de certeza sobre la legitimidad del gobierno del Presidente Nicolás Maduro». Una «falta de certeza» que ha sido generada en gran medida por Washington y sus medios de comunicación alineados.

Una trabajadora de la Maternidad de Concepción Palacios, de propiedad estatal, fabrica mascarillas en Caracas, Venezuela, el 17 de marzo de 2020. Ariana Cubillos | AP

El castigo colectivo que imponen las sanciones de los Estados Unidos inflige daños a poblaciones enteras en las naciones presa, según el Convenio de Ginebra de 1949, esto es un crimen de guerra. Mantener tales presiones económicas punitivas durante una época de inseguridad sanitaria mundial debe ser un crimen supremo contra la humanidad, tal como lo definió la Comisión de Derecho Internacional de las Naciones Unidas en 1947. Sin embargo, no vemos ninguna grieta en la armadura de los Estados Unidos, ninguna respuesta a las demandas de la humanidad de los pueblos ya diezmados y asolados por las políticas neocolonialistas de los Estados Unidos.

Los Estados Unidos no dejan a las naciones objetivo otra opción que romper el bloqueo por cualquier medio posible y encontrar maneras de circunvalar las restricciones draconianas que les han impuesto las sucesivas administraciones estadounidenses. La OMS, a pesar de sus propios problemas aparentes de financiación, ha sido fundamental en el suministro de equipos médicos esenciales y kits de pruebas a Venezuela e Irán y ha amontonado elogios sobre el manejo de Irán de la crisis de COVID-19 y, en particular, la rápida y dedicada respuesta de los trabajadores de la salud en la ciudad de Qom, al sur de Teherán.

Otras naciones no alineadas como China y Cuba han estado respondiendo proactivamente a la crisis sanitaria mundial, a pesar de que China acaba de salir de un intenso período de lucha contra la virulenta enfermedad.

Cuba permitió el atraque de un crucero británico después de que cinco pasajeros dieran positivo en la prueba de COVID-19. El MS Braemar, que transportaba seiscientos pasajeros, la mayoría de ellos británicos, había estado varado en el mar durante dos días mientras trataba de encontrar un país que permitiera el atraque. Cuba fue la única nación que respondió positivamente y el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano dijo:

«Estos son tiempos de solidaridad, de entender la salud como un derecho humano, de reforzar la cooperación internacional para enfrentar nuestros desafíos comunes, valores inherentes a la práctica humanística de la Revolución y de nuestro pueblo»

En Siria, se está gestando una tormenta perfecta

Aún no hay casos confirmados de COVID-19 en Siria. El sector de la salud de Siria se ha visto gravemente afectado y diezmado por una campaña militar indirecta de 9 años para derrocar al gobierno elegido y popular encabezado por el Presidente Bashar Al Assad. Además de financiar y armar a grupos extremistas y terroristas, entre ellos Al Qaeda e ISIS, la intervención encabezada por los Estados Unidos ha puesto los tornillos económicos en el pueblo sirio en todos los sectores.

El sobrecargado sector sanitario de Siria que intenta reconstruir en las zonas liberadas y recuperar su equilibrio después de casi una década de guerra y ocupación terrorista va a tener dificultades para responder adecuadamente a una pandemia tan rapaz como la de COVID-19. Los Estados Unidos y sus aliados son muy conscientes de ello y, a pesar de todas las pretensiones de preocuparse por el bienestar del pueblo sirio, no vemos ninguna medida de ninguno de los países involucrados para aliviar las sanciones, ni siquiera temporalmente. Esto, combinado con la campaña militar en Idlib, en el noroeste de Siria, el número inevitablemente elevado de civiles desplazados y la amenaza inminente de COVID-19, puede crear la «tormenta perfecta» en Siria a menos que los países occidentales respondan humanamente a la situación.

Hay que tener en cuenta que estas sanciones, impuestas por los Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea, son «los regímenes de sanción más complicados y de mayor alcance que jamás se hayan impuesto», según el relator especial de las Naciones Unidas, Idriss Jazairy. El hecho de que el Estado sirio no se haya derrumbado es un testimonio de la unidad del pueblo que respalda a su gobierno y de su resistencia frente a los esfuerzos de los Estados Unidos por desestabilizar la región.

El Ministerio de Salud sirio está respondiendo eficazmente a la crisis, colaborando estrechamente con la OMS y, a pesar de nueve años de guerra, las facultades de medicina de la Universidad y los hospitales públicos de toda la Siria liberada siguen funcionando con todo su personal y ofreciendo servicios de salud gratuitos. A pesar de estas medidas, la amenaza de que COVID-19 entre en Siria debe tomarse muy en serio.

Trabajadores sirios rocían desinfectante como precaución contra el brote de coronavirus en un autobús público en Alepo, el 15 de marzo de 2020. Foto | SANA vía AP

Los países vecinos, Líbano, Turquía, Palestina y Jordania, han notificado casos. Las fronteras de Siria no son seguras, especialmente con Turquía, donde los mercenarios y refugiados extranjeros que entran y salen del país han transitado casi sin restricciones durante nueve años. A pesar de todas las medidas adoptadas por el Gobierno y el Ministerio de Salud de Siria, que incluyen algunos cierres y controles fronterizos, el riesgo sigue siendo peligrosamente alto.

¿Qué revela COVID-19 sobre el mundo en el que vivimos?

Mientras que las poblaciones de los Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido responden con pánico a la pandemia de COVID-19 que está arrasando sus naciones, países como el Yemen y Siria, que han estado lidiando con una guerra de asedio humanitario, sanciones económicas y una guerra militar a gran escala durante largos períodos de tiempo, están respondiendo con un enfoque más optimista.

Estos países saben lo que significa sobrevivir a dificultades inimaginables y COVID-19 es otra prueba de su resolución y firmeza, una que no fallarán.

En 2019, varios países se reunieron en las Naciones Unidas en Nueva York para debatir las sanciones unilaterales de los Estados Unidos que violan la Carta de las Naciones Unidas. Se trataba de un intento del movimiento de resistencia de los no alineados de crear un grupo formal para desafiar y combatir estas presiones económicas y la doctrina imperialista a escala mundial. Es indicativo del surgimiento y fortalecimiento de un movimiento de resistencia global contra la expansión neocolonial y la solidaridad de las naciones que resisten la depredación de los Estados Unidos.

COVID-19 es una prueba para la humanidad, un catalizador sin precedentes para una transformación real y orgánica. ¿Permitiremos que nuestros gobiernos nos impriman un nivel aún más profundo de aislacionismo impulsado por el miedo y el pánico, impuesto por la ley marcial, o nos daremos cuenta de que la única manera en que la humanidad puede sobrevivir, ahora y en el futuro, es uniéndose y respondiendo a la crisis en solidaridad con todas las naciones oprimidas de este mundo?

La prueba de fuego es cómo los gobiernos de Occidente responden a lo que es una crisis sanitaria mundial. ¿Pondrán realmente a los seres humanos en primer lugar y levantarán las sanciones punitivas que hacen casi imposible que muchos países combatan el Coronavirus o explotarán la situación en un último intento desesperado de poner a estas naciones de rodillas. Un reciente tweet del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, sugiere que los Estados Unidos duplicarán su guerra híbrida contra Siria mientras afirman «estar del lado del pueblo sirio».

Los Estados Unidos deberían ser conscientes de que su hoja de parra humanitaria ya no existe, cada vez más personas han visto a través de la farsa. Con un eje de resistencia en ascenso, los Estados Unidos están en peligro real de perder su dominio de todo el espectro en un mundo cada vez más multipolar en el que las naciones demonizadas por los Estados Unidos están dando un paso adelante para ayudar a los países afectados por la pandemia. ¿Será el Coronavirus el último clavo en el ataúd del imperio? Sólo el tiempo lo dirá, pero una cosa es segura, los Estados Unidos no se ven bien y las naciones no alineadas están mostrando al mundo cómo debería verse realmente el mundo durante una crisis global.

Foto principal | Médicos con equipo de protección trabajan en un pabellón dedicado a las personas infectadas con el nuevo coronavirus, en el Hospital Baqiyatallah Al’Azam de Teherán, Irán, el 7 de marzo de 2020. Mohammad Hasan Zarifmanesh | Tasnim vía AP

Vanessa Beeley es una periodista y fotógrafa independiente que ha trabajado extensamente en Oriente Medio, sobre el terreno en Siria, Egipto, Iraq y Palestina, y que cubre el conflicto en Yemen desde 2015.


Las opiniones expresadas en éste artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana.

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo dicho material a disposición de nuestros lectores bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por avanzar en una mejor comprensión de los asuntos políticos, económicos y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a aquellos que han expresado un interés previo en recibirlo para fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para otros propósitos que no sean el «fair use», debe solicitar el permiso del propietario de los derechos de autor.


Posts relacionados

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.