Con una cuarta parte de la población mundial bajo las sanciones de EE.UU., los países apelan a la ONU para que intervenga

Ocho países, que representan alrededor de una cuarta parte de toda la humanidad, dicen que las acciones de Washington están socavando su respuesta a la pandemia de COVID-19 que está arrasando el planeta.

by Alan Macleod

Los gobiernos de China, Cuba, Irán, Nicaragua, Corea del Norte, Rusia, Siria y Venezuela -todos ellos bajo sanciones de los Estados Unidos- enviaron una declaración conjunta al Secretario General de las Naciones Unidas, al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y al Director General de la Organización Mundial de la Salud pidiendo el fin del bloqueo económico unilateral estadounidense, ya que son «ilegales y violan flagrantemente el derecho internacional y la carta de las Naciones Unidas».

Los ocho países, que representan alrededor de un cuarto de la humanidad, dicen que las acciones de Washington están socavando su respuesta a la pandemia de COVID-19 que asola el planeta. «El impacto destructivo de dichas medidas a nivel nacional, más su implicación extraterritorial, junto con el fenómeno del exceso de cumplimiento y el temor a ‘sanciones secundarias’, dificultan la capacidad de los gobiernos nacionales» para adquirir incluso equipos y suministros médicos básicos, incluidos los kits de pruebas de coronavirus y medicamentos. Es un «hecho difícil, si no imposible, para los países que actualmente se enfrentan a la aplicación de medidas coercitivas unilaterales», para hacer frente, concluyen.

La carta fue compartida en Twitter por Joaquín Pérez, Embajador Permanente de Venezuela ante la ONU.

Que las sanciones de EE.UU. son «flagrantes violaciones del derecho internacional», dice la carta, no está en duda. Como señala el Relator Especial de las Naciones Unidas, Alfred de Zayas, sólo las sanciones expresamente verificadas e impuestas colectivamente por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pueden considerarse legales; cualquier castigo unilateral es, por definición, ilegal. El jurista De Zayas señala que las sanciones equivalen a un «castigo colectivo» contra una población, una violación explícita de múltiples artículos de la Carta de las Naciones Unidas, fundamento del derecho internacional.

De Zayas viajó a Venezuela el año pasado, describiendo las sanciones de EE.UU. como algo parecido a un asedio medieval y acusando a la administración Trump de «crímenes contra la humanidad». El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas condenó formalmente a los Estados Unidos, pidió a todos los estados miembros que rompieran las sanciones, e incluso comenzó a discutir las reparaciones que Washington debería pagar a Venezuela, señalando que las sanciones de Trump estaban diseñadas para «afectar desproporcionadamente a los pobres y más vulnerables». Nada de esto fue reportado en los principales medios de comunicación de América en ese momento.

Las sanciones significaron que Venezuela no podía importar medicamentos clave para condiciones como el cáncer y la diabetes, lo que provocó decenas de muertes. Un informe del Centro de Investigación de Política Económica con sede en Washington en 2019 estimó conservadoramente que las sanciones mataron a 40.000 venezolanos entre mediados de 2017 y 2018.



Ayer, la administración Trump apretó más las tuercas, dando un extraño golpe al Presidente Nicolás Maduro, ofreciendo 15 millones de dólares a cualquiera que pudiera llevárselo encadenado. Otras figuras clave como el Ministro de Defensa Vladimir Padrino y el Jefe de la Asamblea Constituyente Diosdado Cabello también recibieron recompensas por sus cabezas, supuestamente porque formaban parte de una red de narcotráfico.

Los EE.UU. también están aumentando la presión sobre el COVID-19 que asola Irán. Altos cargos de Washington como Newt Gingrich sueñan con que sus sanciones provoquen finalmente un cambio de régimen en la República Islámica. Las sanciones llevaron a que el rial iraní perdiera el 80 por ciento de su valor, con los precios de los alimentos y el desempleo duplicándose. Aunque la medicina está técnicamente exenta de sanciones, en realidad, Washington ha asustado a cualquier nación o corporación para que no haga negocios con Teherán. Incluso cuando el coronavirus estaba arrasando el país, ninguna nación estaba dispuesta a donar ni siquiera los suministros básicos a Irán. Finalmente, la Organización Mundial de la Salud intervino y le suministró directamente las provisiones. Un informe de octubre de Human Rights Watch señaló que «la naturaleza sobredimensionada y gravosa de las sanciones de EE.UU. ha llevado a los bancos y empresas de todo el mundo a retirarse del comercio humanitario con Irán, dejando a los iraníes que tienen enfermedades raras o complicadas incapaces de obtener los medicamentos y el tratamiento que necesitan». Al menos 2.378 iraníes han muerto de COVID-19, muchos de ellos innecesariamente.

A pesar de los embargos a los que están sometidos, muchos países de la lista de sancionados han contribuido en gran medida a la lucha mundial contra COVID-19. A pesar de enfrentarse a la escasez de suministros básicos como el jabón, Cuba sigue exportando médicos y otro personal médico a todo el mundo, a menudo a las zonas más afectadas. Mientras tanto, China, el epicentro original del brote, parece haber asumido la pandemia y ahora está exportando su personal médico aguerrido, así como enormes cantidades de suministros cruciales. Esto se ha presentado en los Estados Unidos como un plan ruin para «ganarse el favor» y desviar la culpa de su supuesto mal manejo del virus en primer lugar.

Los Estados Unidos han tenido durante mucho tiempo una relación fraccionada con la ONU, usando constantemente su poder de veto para hundir la legislación progresista que debilitaría su hegemonía militar, cultural o económica. En 2017, los EE.UU. se retiraron formalmente de la organización científica y cultural de la ONU, la UNESCO, en respuesta a que el grupo admitiera a Palestina. Las sanciones estadounidenses no son populares en absoluto en el mundo; en noviembre, por ejemplo, la ONU votó 187-3 (EE.UU., Israel, Brasil) para condenar el embargo de Washington a Cuba. Fue el vigésimo octavo año consecutivo en el que el total de votos varió poco de un año a otro.

Los países sancionados advierten que las acciones de Trump están matando no sólo a los estadounidenses en casa sino a personas de todo el mundo. «No podemos permitir que los cálculos políticos se interpongan en el camino de salvar vidas humanas», concluyen. Sin embargo, precisamente porque los EE.UU. tienen tanto poder en el escenario mundial, es poco probable que sus protestas los lleven muy lejos.


Foto de fondo | Una persona con ropa de protección camina por un hospital de campo temporal de 2.000 camas para pacientes con coronavirus COVID-19 establecido por el ejército iraní en el centro internacional de exposiciones en el norte de Teherán, Irán, el 26 de marzo de 2020. Ebrahim Noroozi | AP

Alan MacLeod es un escritor del personal de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publicó dos libros: Malas noticias de Venezuela: Veinte años de noticias falsas y de mala información y propaganda en la era de la información: Aún fabricando el consentimiento. También ha contribuido a Fairness and Accuracy in Reporting, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine, Common Dreams the American Herald Tribune y The Canary.


Las opiniones expresadas en éste artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana.

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo dicho material a disposición de nuestros lectores bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por avanzar en una mejor comprensión de los asuntos políticos, económicos y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a aquellos que han expresado un interés previo en recibirlo para fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para otros propósitos que no sean el «fair use», debe solicitar el permiso del propietario de los derechos de autor.


Posts relacionados

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.