Derrotar al imperialismo estadounidense en Playa Girón

by Ramona Wadi

«Habíamos hecho cosas muy importantes, pero no nos habíamos proclamado socialistas, ni proclamado abiertamente doctrinas marxistas-leninistas. Girón aceleró el proceso revolucionario.» Las reflexiones del líder cubano Fidel Castro sobre Playa Girón, discutidas con Ignacio Ramonet durante las conversaciones que condujeron a la publicación de la autobiografía del líder revolucionario, indican la magnitud de la derrota del imperialismo estadounidense en la invasión de Bahía de Cochinos, que duró desde el 17 hasta el 19 de abril de 1961. En menos de 72 horas, las fuerzas revolucionarias cubanas habían derrotado a los 1.500 infiltrados entrenados por la CIA.

El plan de los Estados Unidos para invadir Cuba y derrocar el gobierno y el proceso revolucionario se originó en 1960 por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) durante la Administración Eisenhower y fue heredado por la administración Kennedy. El objetivo era «lograr el reemplazo del régimen de Castro por uno más dedicado a los verdaderos intereses del pueblo cubano y más aceptable para los EE.UU. de tal manera que se evite cualquier apariencia de intervención de los EE.UU.». Para lograrlo, la CIA entrenó a disidentes cubanos que vivían en Miami con el propósito de llevar a cabo una intervención en Cuba con el objetivo de derrocar a Fidel.

Tras la derrota, el presidente J.F. Kennedy declaró: «He destacado antes que esta fue una lucha de patriotas cubanos contra un dictador cubano. Aunque no se podía esperar que ocultáramos nuestras simpatías, dejamos claro en repetidas ocasiones que las fuerzas armadas de este país no intervendrían de ninguna manera».

Los siguientes comentarios de Kennedy indican la naturaleza de la intervención de EE.UU. en América Latina. «Pero una nación del tamaño de Cuba es menos una amenaza para nuestra supervivencia que una base para subvertir la supervivencia de otras naciones libres en todo el hemisferio. No es primordialmente nuestro interés o nuestra seguridad sino la de ellos la que está ahora, hoy en día, en el mayor peligro. Es por su bien y por el nuestro que debemos mostrar nuestra voluntad.»

La derrota que sufrió Estados Unidos a manos de los revolucionarios cubanos consolidó las preocupaciones imperialistas de que Cuba era capaz de influir en una transformación completa de la región. Tales palabras, aunque menos elocuentes, fueron expresadas por Henry Kissinger ante el triunfo electoral de Salvador Allende y la transformación socialista que se produciría sin la intervención de los Estados Unidos.

Basándose en la ayuda anterior de la política exterior de los Estados Unidos, en noviembre de 1961 Kennedy firmó la Ley de Asistencia Exterior que condujo a la creación de la USAID, un programa que financia la subversión bajo el disfraz de la ayuda, la sostenibilidad y el desarrollo. En Cuba, la USAID trabaja para «facultar a los ciudadanos cubanos para que trabajen juntos de manera independiente y reduzcan su dependencia del Estado». En otras palabras, la USAID existe para crear focos de disensión a través de los cuales puede influir en el abandono de los principios revolucionarios. En los últimos años, la interferencia de la USAID se dio a conocer en gran medida a través del caso de Alan Gross, un subcontratista involucrado en actividades de subversión en Cuba y que fue liberado tras un acuerdo que vio el regreso a la isla de los restantes miembros de los Cinco Cubanos.

El siguiente paso de Kennedy en febrero de 1962 fue ordenar el bloqueo ilegal de Cuba. Mientras tanto, en América Latina, los Estados Unidos adoptaron los supuestos objetivos de la USAID de principios humanitarios y sostenibilidad para financiar el apuntalamiento de las dictaduras en toda América Latina y aislar a Cuba en el proceso. En la región, el resultado fue una red de terror de asesinatos, torturas y desapariciones forzadas. A pesar de las dificultades económicas, la Revolución Cubana prevaleció, y los Estados Unidos expresaron cada vez más la falsa premisa de que la revolución llegaría a su fin con la desaparición de Fidel.

«Cuba para los héroes que cayeron en Girón para salvar al país de la dominación extranjera; los Estados Unidos para los mercenarios y traidores que sirven al extranjero contra su país». Así lo declaró Fidel en la Segunda Declaración de La Habana el 4 de febrero de 1962.

La respuesta cubana a la invasión exhibió la unidad de la revolución. A pesar de las declaraciones de Kennedy que intentaban presentar a los mercenarios entrenados por la CIA como patriotas cubanos, los Estados Unidos no habían logrado despertar un fragmento de apoyo entre los cubanos, lo que habría dado al imperialismo la oportunidad de trabajar encubiertamente a través del pueblo, como lo hizo en otros países de la región como Chile. Por el contrario, la obsesión de los Estados Unidos por eliminar a Fidel dio lugar a más de 600 planes extraños, todos ellos frustrados, incluso como en la isla, los cubanos se educaron dentro de un sistema que practicaba la revolución y la resistencia.

La hazaña de Cuba | Question Digital

En el aniversario de este año, el presidente cubano Miguel Díaz Canel describió los acontecimientos históricos como una constante lección de movilización revolucionaria. Décadas después del triunfo revolucionario y habiendo sufrido el impacto de la interferencia de los Estados Unidos y las sanciones económicas, las diferencias entre la agresión de los Estados Unidos y el internacionalismo cubano sólo se han acentuado. Los Estados Unidos siguen confiando en la subversión para cambiar el curso de la Revolución Cubana, al igual que en 1961, calculando mal la lealtad del pueblo cubano. En palabras de Fidel, «Puede que se hayan creído sus propias mentiras y propaganda, y sin duda subestimaron al pueblo cubano y a nuestros revolucionarios cubanos».


Ramona Wadi es una investigadora independiente, periodista independiente, crítica de libros y bloguera. Sus escritos abarcan una gama de temas en relación con Palestina, Chile y América Latina.

Fuente: Strategic Culture Foundation



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.