Dos millones de vidas árabes no importan

Elite es el verdadero proveedor de conflictos y polarización política.

La hipocresía del movimiento Black Lives Matter es asombrosa. BLM y sus seguidores gritan a los que insisten en que todas las vidas importan, sin importar la raza. En el universo de BLM, la pigmentación de la piel es lo determinado, como lo es para todos los racistas.

by Kurt Nimmo

Mientras que los activistas de BLM y de identidad se aferran a la moda del TOC en los policías racistas y el «privilegio de los blancos», ignoran por completo el asesinato masivo organizado de personas de piel negra y marrón por un gobierno que ahora «se arrodilla» ante un antiguo criminal, beatificado como santo por el estado y sus medios de propaganda. Los responsables del asesinato de George Floyd sin duda pasarán años tras las rejas, como deberían, pero esto no sofocará la indignación y la violencia cometidas en su nombre.

El actual movimiento obsesionado con la identidad está tan desproporcionado y ciego que no se dirige a un adversario mucho más mortífero y vicioso: el Estado neoliberal.

El asesinato organizado de más de dos millones de árabes en Irak, Siria y Libia -más de un millón en Irak, 600.000 en Siria y 30.000 en Libia- ni siquiera se registra en el radar ideológico de BLM e identidad.

Barack Obama asfixió el movimiento antiguerra que se había unido en torno a las invasiones neoconservadoras de Bush en el Afganistán y el Iraq, revelando así que gran parte del activismo político se basaba en las líneas políticas del establishment partidista. Los activistas antibélicos de la época de la guerra de Vietnam llamaron tanto a los republicanos como a los demócratas por los crímenes de guerra. Eisenhower, JFK, Johnson, Nixon -ambos demócratas y republicanos- son responsables del asesinato de más de 3 millones de vietnamitas, camboyanos y laosianos.

Obama y su Secretaria de Estado, Hillary Clinton, son directamente responsables de armar a mercenarios yihadistas asesinos en Siria y a sus homólogos en Libia. Estos últimos dieron lugar a un vicioso racismo por parte de los libios árabes contra los trabajadores migrantes y los refugiados africanos negros.

En Siria, la CIA de Obama financió y armó a mercenarios en un esfuerzo por derrocar al gobierno de Bashar al-Assad. El esfuerzo ilegal del ejército de los Estados Unidos para derrotar al Estado Islámico en Siria -una operación de guerra psicológica iniciada por el Pentágono en el Iraq ocupado- tuvo como resultado una mayor desestabilización de Siria y la muerte de decenas de miles de civiles inocentes.

Además, BLM y la supuesta izquierda en América no han señalado lo obvio: los policías psicópatas están entrenados, armados (con tanques y otras armas de destrucción masiva) y habilitados por el Pentágono. ¿Por qué el Pentágono no es un lugar de protesta, como lo fue durante la guerra de Vietnam?

La élite neoliberal está obsesionada con derribar y destruir las naciones que se resisten a la dominación del FMI y del Banco Mundial y a los esquemas de «ajuste estructural» que impulsan los banqueros y las organizaciones globalistas (la minería a cielo abierto y la privatización de los servicios públicos).

La identidad no es una consideración ni un precursor: todos los que se resistan, independientemente del color de la piel y el origen étnico, serán perseguidos y brutalmente asesinados, como lo fue Muammar Gaddafi por el crimen de anunciar que planeaba dejar de vender petróleo en dólares estadounidenses y establecer un dinar de oro africano.

El dictador de Irak, Saddam Hussein, no fue depuesto y ejecutado por amenazar a los EE.UU. con armas de destrucción masiva, como afirman las ridículas maquinaciones de los neoconservadores de Bush. Saddam, un antiguo agente de la CIA en un complot para asesinar al General Abd al-Karim Qasim en 1959, fue un activo de confianza hasta que se salió de los límites, al igual que otro activo de la CIA, el panameño Manuel Noriega.

Los israelíes, que tenían una considerable influencia política sobre el Congreso y la Casa Blanca, también exigieron que se eliminara a Saddam Hussein, principalmente por su apoyo a los palestinos, pero también porque una nación con un panarabista al timón era inaceptable.

De igual modo, Siria. El régimen hereditario de la familia al-Assad y el partido Ba’ath pregonaba desde hacía mucho tiempo una visión panárabe del mundo, lo cual era inaceptable para Israel y los Estados Unidos.

La guerra encubierta e ilegal de EE.UU. e Israel en Siria no tiene nada que ver con los derechos humanos, como se ha dicho. El objetivo es destruir toda resistencia al expansionismo israelí, convertir el panarabismo en un movimiento islámico que pueda ser más fácilmente radicalizado y por lo tanto vilipendiado, y balcanizar el Oriente Medio según líneas étnicas y religiosas, realizando así los «tres grandes imperativos de la geoestrategia imperial… prevenir la colusión y mantener la dependencia de la seguridad entre los vasallos, mantener los tributarios flexibles y protegidos, y evitar que los bárbaros se reúnan».

Sólo los «bárbaros» políticamente convenientes y explotables (tal como los considera la élite gobernante, sin importar la retórica poco sincera) podrán protestar y exigir justicia. El racismo del BLM, la absurda demanda de los blancos de postrarse en la sumisión racial, y el saqueo criminal y la quema de ciudades en nombre de George Floyd no han hecho saltar las alarmas en el Consejo de Relaciones Exteriores, la Comisión Trilateral, la Reserva Federal y los tanques de agradecimiento institucionales. Estos deberían ser el foco de la protesta, no los departamentos de policía militarizados por el gobierno federal. El Departamento de Policía de Milwaukee no es la cabeza de la hidra. El gobierno federal y sus supervisores corporativos y banqueros son los verdaderos proveedores de conflicto violento y polarización política.

El BLM representa la vanguardia de un esfuerzo por dividir a los estadounidenses a lo largo de líneas raciales y políticas, manteniendo así a los bárbaros basados en la raza y la identidad a salvo de los asuntos más críticos de importancia para la élite, más crucialmente una mano libre para saquear los recursos naturales, minerales, petróleo crudo, y empobrecer a miles de millones de personas a quienes la élite gobernante considera comedores improductivos e inútiles y un obstáculo para el impulso de dominar, robar y asesinar.

El asesinato de millones de personas en Oriente Medio, Asia, América del Sur y Central durante las últimas décadas por una élite psicópata y sus mercenarios corporativos no figura en la ecuación.

Es una nota a pie de página histórica irrelevante, si eso es así, para un movimiento de identidad que no amenaza a la élite y a su clase política. Es triste decir que el BLM sirve a la élite ignorando o permaneciendo ignorante del principal problema: la depredación sin límites de un proyecto criminal neoliberal que considera a todos los negros, blancos, amarillos y marrones como siervos explotables y prescindibles.


Kurt Nimmo escribe en su blog, Another Day in the Empire, donde este artículo fue publicado originalmente. Es un frecuente colaborador de Global Research.

The original source of this article is Global Research

Copyright © Kurt Nimmo, Global Research, 2020


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.