La visión de Putin para un futuro antifascista/sistema abierto y tú

by Matthew Ehret

Durante el curso del discurso de apertura del Presidente Putin el 24 de junio durante el desfile de Moscú para celebrar el 75 aniversario de la Segunda Guerra Mundial, se hizo el siguiente llamado a la acción:

“Entendemos lo importante que es fortalecer la amistad y la confianza entre las naciones, y estamos abiertos al diálogo y la cooperación en los temas más urgentes de la agenda internacional. Entre ellos está la creación de un sistema de seguridad común y fiable, algo que el complejo y rápidamente cambiante mundo moderno necesita. Sólo juntos podemos proteger al mundo de nuevas amenazas peligrosas”.

Este llamado se hizo eco del poderoso artículo del Presidente del 19 de junio publicado en el National Interest, en el que esbozaba en términos contundentes las poderosas fuerzas financieras y aristocráticas que estaban detrás del ascenso de Hitler tras la Primera Guerra Mundial, y la necesidad vital de honrar a esos millones de personas que murieron para asegurar la libertad y la supervivencia de las generaciones futuras. En su artículo, Putin hizo un llamado a una reunión de emergencia entre los cinco miembros con derecho a veto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que hizo público por primera vez durante su Estado de la Unión del 15 de enero de 2020.

Aunque el respeto por el líder de Rusia es alto, he notado que la mayoría de la gente todavía ha encontrado excepcionalmente difícil ver cómo el espíritu orientado a la solución de Putin es cualquier cosa menos una fantasía ingenua.

Después de todo, ¿no son las relaciones entre Rusia y Estados Unidos tan bajas como nunca antes? ¿No son las cosas aún peores entre los EE.UU. y China? ¿Cómo podría salir algo bueno de unos EE.UU. que han actuado como una máquina imperial decadente durante décadas?

Aunque es muy comprensible, esta incapacidad de entender la intención de Putin es algo que me gustaría ayudar a corregir en este breve artículo.

Para reafirmar mi posición: Putin no es un idiota.

Putin es una figura muy animada por un fuerte sentido del deber moral que le ha dado la visión tanto de la historia como del futuro, lo cual es raro entre los ciudadanos de nuestra época actual, y aún más raro entre la clase política.

Putin también reconoce que el sistema neoliberal occidental está sentado en el precipicio del peor colapso financiero de la historia y también sabe que un nuevo sistema, por necesidad, será puesto en línea. Se entiende que los términos de este nuevo sistema tienen que ser desarrollados lo antes posible si se evita una nueva “solución” fascista dura junto con la evidente guerra mundial que pronto vendrá.

Como he expuesto en un informe reciente, los cimientos de ese nuevo sistema operativo estarán arraigados en el pensamiento de sistema abierto o de sistema cerrado.

Sistemas cerrados en síntesis

Si se presume que el nuevo sistema de la humanidad es de naturaleza cerrada, entonces lamento decirles que el fascismo será necesario como el último mecanismo de gobierno de la élite.

La razón de este hecho deprimente es simple.

En todos los sistemas cerrados (es decir, finitos/limitados), el número de personas vivas siempre tenderá a consumir más energía de la que el propio sistema crea a lo largo del tiempo como recursos, y el potencial agrícola se reduce lentamente y la entropía aumenta.

En un mundo así, alguien tiene que decidir quién recibe esos rendimientos cada vez menores de recursos, y quiénes son los inútiles comedores que deben ser sacrificados “por el bien mayor” del sistema. Este es el mundo hobbesiano en el que viven misántropos como Thomas Malthus, T.H. Huxley, Henry Kissinger y Al Gore. Al verdadero estilo Pigmalión, estos cínicos usarán toda la influencia política a su disposición para obligar a la sociedad a adherirse a su obsesión por el “equilibrio”, el “equilibrio matemático” y la perfecta previsibilidad lineal. Los autoproclamados “alfas” de este tipo de sociedades de amo-esclavo se comprometen a forzar las leyes de “poder-derecho” de la selva a la humanidad. En el mundo cerrado e improductivo de tal misántropo, el desequilibrio se considera tanto antinatural como maligno. El desequilibrio es salvaje. Es impredecible. Es abierto.

Basándose en sus palabras y acciones, Putin, Xi, y otros líderes de la alianza multipolar de hoy en día no piensan de esta manera.

Los sistemas abiertos en síntesis

Como un breve ejemplo de lo que quiero decir, escuchen al Presidente Xi describir el principio fundamental de la economía de sistema abierto durante un discurso en 2016 ante el comité central del CPC:

“El desarrollo coordinado es la unidad del desarrollo equilibrado y el desarrollo desequilibrado. El proceso de equilibrio a desequilibrio y luego a reequilibrio es la ley básica del desarrollo. El equilibrio es relativo mientras que el desequilibrio es absoluto. Hacer hincapié en el desarrollo coordinado no es perseguir el igualitarismo, sino dar más importancia a la igualdad de oportunidades y a la asignación equilibrada de recursos”.

Al colocar el desequilibrio como factor absoluto, y el balance como meramente relativo, Xi está definiendo un proceso de progreso construido sobre saltos creativos en el que cada sistema superior requiere un equilibrio/distribución razonable del uso de los recursos, pero sin llegar a depender nunca de ese conjunto particular de recursos finitos.

Putin expresó su comprensión de este principio a su manera cuando discutió la importancia de la energía ilimitada y el potencial de crecimiento alcanzable mediante el aprovechamiento de la energía de fusión:

“Potencialmente podemos aprovechar una colosal, inagotable y segura fuente de energía. Sin embargo, sólo tendremos éxito en la energía de fusión y en la solución de otras tareas fundamentales si establecemos una amplia cooperación internacional y una interacción entre el gobierno y las empresas, y unimos los esfuerzos de los investigadores que representan diferentes escuelas y áreas científicas. Si el desarrollo tecnológico llega a ser verdaderamente global, no se dividirá ni será frenado por los intentos de monopolizar el progreso, limitar el acceso a la educación y poner nuevos obstáculos al libre intercambio de conocimientos e ideas… Con su ayuda, los científicos podrán ver literalmente los procesos de creación de la naturaleza”.

Programas como la Iniciativa del Cinturón y la Carretera de China (y sus extensiones espaciales, polares, de salud e información) no sólo ha ganado más de 135 naciones a su marco, sino que este programa está totalmente arraigado en el pensamiento del sistema abierto. Dentro del sistema operativo de este marco, no hay un presunto límite fijo de recursos o punto final para el progreso que las naciones pueden crear si se adhieren a ciertos principios.

En el corazón de estos principios vitales se encuentra el concepto moral de la “cooperación beneficiosa para todos” o, como lo llamó el ex presidente de China Sun Yat-sen en sus Tres Principios del Pueblo, el Principio de “El derecho hace el poder”. Sun Yat-sen entendió en 1924, como lo hacen hoy los presidentes Xi y Putin, que si una nación se adhiere al pensamiento de “ganar-ganar/el derecho hace el poder”, entonces esa nación nunca perderá el Mandato del Cielo (Tianxia). En la matriz occidental, este principio se expresa bellamente por el Principio de Westfalia que estableció las primeras naciones estado modernas en 1648 en torno al principio del “Beneficio del Otro”. Cuando Kissinger, Brzezinski o Blair hablan de una “era post-Westfaliana”, es este principio fundamental el que atacan más que la mera existencia de fronteras nacionales.

Este principio se refleja de nuevo en la Carta de las Naciones Unidas, que fue diseñada por el presidente anticolonial FDR “para lograr la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión, y para servir de centro de armonización de las acciones de las naciones en la consecución de estos fines comunes”.

La temprana muerte de FDR y la toma de control del Estado Británico de América sobre su cadáver impidió que estos ideales y la dinámica del sistema abierto cobraran vida.

Mientras las naciones estén facultadas para valerse por sí mismas, desarrollar economías agroindustriales de espectro completo y si las personas se benefician desarrollando nuevas aptitudes, y si se fomentan las nuevas tecnologías y los nuevos descubrimientos en la ciencia en lugar de sabotearlos (como ha sido la práctica en virtud de las leyes darwinianas de engullir), entonces el potencial para la perfectibilidad humana es tan ilimitado como nuestra capacidad para descubrir, crear, planificar e inspirar a las generaciones futuras.

Algunos puntos de interés mutuo

Ahora hay una serie de dominios en los que todas las naciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pueden centrarse durante este período de crisis intensa que ataría los intereses de la civilización en un pensamiento de sistema abierto que beneficiaría a todas las naciones y pueblos. Si los EE.UU. tiene siquiera un mínimo de cordura en esta etapa tardía, entonces Trump le dará a Pompeo y otros neoconservadores el tratamiento Bolton/Bannon y hará que la oferta de Putin sea una prioridad para la supervivencia de los EE.UU. como nación, y de la humanidad en general.

Para terminar este documento, deseo esbozar varios de los temas más fructíferos que se abordarán en las próximas cumbres que mejor definirán el próximo siglo (o más) de cooperación y crecimiento:

Diplomacia espacial, defensa de asteroides, desarrollo del Ártico y el Lejano Oriente, energía e infraestructura sanitaria.

Diplomacia espacial

El exitoso regreso de Estados Unidos a los vuelos espaciales tripulados el 28 de mayo fue más que un simple lanzamiento espacial, sino más bien un componente importante de un compromiso mucho más amplio ilustrado por los Acuerdos de Artemisa del 15 de mayo de no sólo enviar a los humanos de vuelta a la Luna por primera vez desde 1973, sino de desarrollar permanentemente una economía basada en la Luna y Marte con un enfoque en la cooperación internacional. Esta perspectiva encaja con el compromiso de Rusia de una colonización lunar permanente y el desarrollo de recursos, que comenzará con la Luna 25 en 2021, seguida por las Lunas 26, 27 y 28 poco después, con un plan para tener una base permanente tripulada a principios de 2030. Describiendo el apoyo de Rusia a esta iniciativa, el Jefe de Roscosmos Dimitry Rogozin declaró: “Puedo imaginarme qué tipo de sentimiento tuvieron todos estos nueve años, al no tener la oportunidad de entregar sus astronautas a la ISS. Es una cuestión de honor y orgullo nacional. Deseémosles éxito profesional”. Los EE.UU. y Rusia también son socios cercanos en la ISS y Rusia fabrica los motores estratégicos RD-180 y RD-181 utilizados en los vehículos de lanzamiento americanos.

Tanto EE.UU. como Rusia son socios en la próxima estación del Portal Lunar que pronto orbitará la Luna y servirá como un elemento importante en la nueva infraestructura espacial utilizada tanto en la minería como en los lanzamientos a Marte. Aunque está prohibida la cooperación entre la ISS y los Estados Unidos desde 2011, China se ha convertido en pionera en el espacio con una estrecha alianza con Rusia en materia de cooperación lunar firmada en septiembre de 2019. El programa Chang-e de China ha dado como resultado el aterrizaje en el lado más alejado de la luna con planes de colonización en las próximas décadas, así como el desarrollo de la minería de Helio-3 para la energía de fusión.

Defensa de Asteroides

Frente a la doble amenaza del cerco militar de la OTAN en la tierra y las colisiones de asteroides desde el extranjero, Rogozin llegó a los titulares en 2011 al reavivar el concepto de un sistema de defensa conjunto controlado por EE.UU. y Rusia, anunciado por primera vez por la Iniciativa de Defensa Estratégica del presidente Reagan en 1983. La versión 2011 de Rogozin (titulada Defensa Estratégica de la Tierra) ahora pedía que el arsenal de armas atómicas de la humanidad se alejara de las demás y se dirigiera al grave peligro de las colisiones de asteroides, para las que lamentablemente no estamos preparados. La introducción de este tema en los grupos de trabajo conjuntos emergentes de EE.UU./Rusia sobre el control de armas, que comenzarán a mediados de julio, contribuiría de manera poderosa y no lineal, que no puede ser calculada por ningún estándar de medición lineal. Esta visión se ha hecho eco de China, así como de las agencias espaciales europea y japonesa.

Desarrollo del Ártico y el Lejano Oriente

En 2007, Rusia revivió una idea de 150 años de antigüedad que una vez contó con el apoyo de los principales republicanos de la América del siglo XIX de Lincoln para unir las líneas ferroviarias de América y Eurasia a través del cruce del Estrecho de Bering en forma de un túnel de 65 millas. Rusia volvió a enfatizar su compromiso de construir este proyecto de 64 mil millones de dólares en 2011. Dado que la Ruta de la Seda Polar de China ha extendido el corredor de desarrollo tradicionalmente este-oeste al Ártico y que China y Rusia han fusionado cada vez más la Iniciativa del Cinturón y la Carretera con la Unión Económica Euroasiática, esta nueva dinámica de desarrollo ofrece increíbles oportunidades económicas para todas las naciones del Ártico y también un escape de la confrontación militar.

El Plan de Desarrollo del Lejano Oriente de Putin

Parte de esta iniciativa son los planes de desarrollo del Presidente Putin para el Lejano Oriente como una “prioridad nacional del siglo XXI” para Rusia. El desarrollo de nuevas ciudades, la minería, los corredores de transporte y el petróleo y el gas natural del Lejano Oriente de Rusia representan una de las mayores ventajas para la inversión económica durante el próximo siglo y ya cuenta con una serie de socios de China, Japón, Corea del Sur, India y otras naciones de la APEC. La propuesta de Putin para 2018 de que los Estados Unidos se unan a este proyecto de cooperación beneficiosa para ambas partes es importante no sólo porque crearía confianza, crearía oportunidades de negocio y restablecería el arte perdido del pensamiento a largo plazo, sino que también ayudaría a vincular a las empresas occidentales en una asociación con el proceso de desarrollo de Asia-Pacífico que está siendo conformado por la Iniciativa del Cinturón y la Carretera de China. Aunque se han inflamado las tensiones hasta el cisma China y la India por cooperar directamente en el BRI, la aceptación por parte de la India de las inversiones rusas para el desarrollo del Lejano Oriente ha creado un flanco no lineal que puede ayudar a que estos dos gigantes asiáticos se pongan en armonía.

Sólo la punta del iceberg…

En general, hay muchos otros puntos de beneficio común compartidos por las naciones comprometidas con un futuro de “sistema abierto” multipolar, incluyendo la educación/intercambio cultural, la investigación de la energía de fisión/fusión, la lucha contra el terrorismo y la coordinación de la respuesta de COVID-19. Sobre esta última amenaza, el tema de un nuevo sistema de salud mundial se ha convertido en un creciente foco de discusión, especialmente cuando las naciones ponen sus ojos en el orden mundial post-pandémico.

Aquí, Rusia, China y los EE.UU. pueden desempeñar un papel de liderazgo para asegurar una arquitectura de salud moderna y equitativa para las naciones del sector en desarrollo que se ha encontrado tan vulnerable cuando se enfrentan a la amenaza de las pandemias mundiales. África, América del Sur, Asia y más allá requieren servicios sanitarios, hospitales, formación y tecnología médica enormemente mejorados, dignos del siglo XXI. Lo más importante es que el mundo necesita sistemas preventivos como el saneamiento, el agua potable, la soberanía alimentaria y la electricidad si COVID-19 y todas las futuras amenazas a la salud mundial se resuelven de una vez por todas.

Si Rusia, América, China y otras naciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y los BRICS aplicaran sus mejores mentes para resolver estos problemas en lugar de caer en una nueva carrera armamentista, entonces no sólo se beneficiaría enormemente cualquiera de los dos países, sino también la humanidad en general.

Las ramas de olivo de Putin se han amontonado en los últimos años y no hay ninguna señal de que tenga la intención de permitirse ser la causa de que la historia se repita en la guerra, y si somos inteligentes, entonces haremos todo lo que esté a nuestro alcance para asegurar que esta discusión no sólo se produzca, sino que prevalezca la economía de sistema abierto.


Matthew J.L. Ehret es periodista, conferenciante y fundador de la Canadian Patriot Review.

Este artículo se publicó originalmente en Strategic Culture Foundation


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Bolivia: La primera elección desde el golpe de estado respaldado por EE.UU. enfrenta a la derecha contra la izquierda, a los ricos contra los pobres y a los blancos contra todos los demás.

El próximo domingo representa la mejor oportunidad de Bolivia para asegurar una paz duradera, con una esperada victoria del MAS que se espera sea un repudio al golpe militar apoyado por los Estados Unidos en noviembre pasado. by Oliver Vargas and Alan Macleod

Tu voto:

Existe la compasión

El poder real que domina actualmente el mundo, ha decidido borrar todo significado y práctica de la compasión. Dentro de una sociedad materialista algo que es intrínseco en la vida misma ha ido desapareciendo lentamente. by Jucanomo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Un comentario en “La visión de Putin para un futuro antifascista/sistema abierto y tú”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .