La exportación de desechos químicos tóxicos a los países pobres debe terminar, dice la ONU

El año pasado, al menos 30 países ricos exportaron sustancias tóxicas prohibidas localmente a los más pobres, lo que permitió a las empresas amortizar sus costosos desechos y transferir los costos a algunas de las personas más pobres de la Tierra.

by Alan Macleod

Debe ponerse fin a la práctica de verter desechos químicos tóxicos prohibidos en las sociedades más pobres por parte de las grandes empresas de los países ricos, afirman los expertos del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. «En casi todos los casos no existe una justificación legítima de interés público», dijo Baskut Tuncak, un turco-americano relator especial de la ONU sobre el medio ambiente y la eliminación de residuos tóxicos. «Estas lagunas son una concesión política a la industria, que permite a sus fabricantes de productos químicos beneficiarse de los trabajadores y comunidades inevitablemente envenenados en el extranjero, mientras importan productos más baratos a través de las cadenas de suministro mundiales y fomentan patrones de consumo y producción insostenibles. Hace mucho tiempo que los Estados deben poner fin a esta explotación».

Si bien se aplican reglamentos más estrictos en relación con el dumping en regiones como Europa y América del Norte, suelen ser prácticamente inexistentes en los países de África, Asia o América Latina. El año pasado, al menos 30 países ricos exportaron sustancias tóxicas prohibidas localmente a los Estados más pobres, principalmente para ahorrar dinero y recursos, lo que permitió a las empresas amortizar sus costosos desechos como una externalidad, transfiriendo los costos a algunas de las personas más pobres de la Tierra. «La capacidad de fabricar y exportar sustancias tóxicas cuyo uso está prohibido en el ámbito nacional es uno de los elementos, aunque de gran envergadura, de la forma en que los Estados han institucionalizado las externalidades mediante leyes nacionales discriminatorias y un sistema anticuado de gobernanza mundial de los productos químicos y los desechos», añadió Tuncak.

El vertedero de Agbogbloshie, en Ghana, es un ejemplo excelente de la relación entre las naciones ricas y las pobres. 10.000 trabajadores pasan por millones de toneladas de desechos electrónicos occidentales que contaminan el aire, la tierra y el agua en kilómetros a la redonda, quemando plásticos y fundiendo metales, con la esperanza de encontrar pequeñas cantidades de minerales valiosos, reduciendo drásticamente sus propias expectativas de vida. «Cuando era pequeño, solía ser futbolista, pero ya no», dijo Abdullah Boubacar, de 28 años, que se gana la vida quemando aislantes de plástico de los cables para recuperar el cobre. «Ahora tengo úlceras estomacales y me quedo sin energía muy fácilmente.»

Por lo general, hay muchas menos reglamentaciones contra las sustancias nocivas en los países más pobres, a menudo porque sus gobiernos han sido depuestos por los occidentales, con instituciones como el Banco Mundial que les imponen formas extremas de gobierno del neoliberalismo, obligándolos a desregular y privatizar sus economías. El gobierno de los Estados Unidos hizo que el fabricante de pegamento H.B. Fuller eliminara un aditivo peligroso y adictivo en uno de sus adhesivos. Sin embargo, la empresa siguió vendiendo el mismo producto en toda América Latina, a pesar de saber que decenas de millones de niños lo inhalaban para aliviar el dolor o el hambre, lo que provocaba terribles consecuencias para la salud, incluida la muerte.

Cuando las empresas multinacionales contaminan en los países ricos, los gobiernos tienen el poder de enfrentarse a ellas y castigarlas. Pero esto no suele ser el caso de los estados más pobres del sur global. Después del derrame de petróleo de Deepwater Horizon, el Departamento de Justicia impuso una multa de más de 4.500 millones de dólares al gigante petroquímico BP. Sin embargo, cuando Ecuador intentó castigar a Chevron-Texaco por la destrucción masiva de su selva amazónica, derramando 80 veces la cantidad de petróleo que BP vertió en el Golfo de México, simplemente se negó a pagar. Además, Chevron-Texaco ha conseguido que un tribunal de Nueva York procese a Steven Donziger, el abogado que representa a más de 30.000 ecuatorianos envenenados. Desde entonces se le han congelado las cuentas y está bajo arresto domiciliario por enfrentarse con éxito a la empresa. La decisión del tribunal fue condenada por 29 premios Nobel.

La posición de la ONU choca fuertemente con la del Banco Mundial. En 1991, el economista jefe del Banco, Larry Summers, argumentó que su organización debería «alentar una mayor migración» de la contaminación a los países más pobres. «Siempre he pensado que los países subpoblados de África están muy poco contaminados», escribió, añadiendo que, en su opinión, «la lógica económica que subyace al vertido de un cargamento de residuos tóxicos en el país con el salario más bajo es impecable y deberíamos afrontarlo». Summers también lamentó el hecho de que los Estados Unidos y Europa no pudieran exportar sus emisiones de transporte. Summers es ahora un asesor clave del candidato presidencial demócrata Joe Biden. Grupos activistas como Greenpeace y el Partido de las Familias Trabajadoras intentan convencer a Biden de que lo retire de su cargo, citando su pésimo historial en economía, medio ambiente y género.

En el tema de los vertidos tóxicos, se están haciendo algunos progresos. Francia prohibió recientemente la exportación de productos químicos tóxicos de producción nacional, mientras que 25 países africanos declararon ilegal la exportación a su territorio de cualquier sustancia cuya utilización esté prohibida en su país de fabricación. Sin embargo, estas leyes no deberían ser necesarias, según los expertos, que señalaron que la exportación de productos químicos prohibidos ya es ilegal en virtud del derecho internacional. «El hecho de no abordar esta explotación de larga data es una discriminación, pura y simple», concluyeron.


Foto principal | Jóvenes quemando cables eléctricos para recuperar el cobre en Agbogbloshie, Accra, Ghana. 02 de septiembre de 2019. Foto | Muntaka Chasant | CC

Alan MacLeod es un escritor del personal de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publicó dos libros: Malas noticias de Venezuela: Veinte años de noticias falsas y de mala información y propaganda en la era de la información: Aún fabricando el consentimiento. También ha contribuido a Fairness and Accuracy in Reporting, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine, Common Dreams the American Herald Tribune y The Canary.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


¿Qué hay detrás de la negación de Washington del programa de armas biológicas en Ucrania?

El intercambio de la subsecretaria del Departamento de Estado, Victoria Nuland, con el senador Marco Rubio durante las audiencias del martes en el Senado desencadenó un acalorado debate, dado que Washington había negado previamente con vehemencia la presencia de cualquier laboratorio biológico dirigido por Estados Unidos en Ucrania. Ekaterina Blinova | … Seguir leyendo ¿Qué hay detrás de la negación de Washington del programa de armas biológicas en Ucrania?

Tu voto:

Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Arce, Copa y Ponchos Rojos unidos ante embestida ultraderechista en Bolivia

por Verónica Zapata Ante una nueva embestida de la ultraderecha boliviana, el presidente Luis Arce y la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, se reunieron por primera vez en un acto, tras la expulsión de la alcaldesa del Movimiento Al Socialismo (MAS) y de su posterior triunfo electoral con el 70% de votos, consolidándose en … Seguir leyendo Arce, Copa y Ponchos Rojos unidos ante embestida ultraderechista en Bolivia

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.