¿Cuál es el país más totalitario?

by Eric Zuesse

¿Es el país que tiene un porcentaje más alto de sus ciudadanos en prisión que cualquier otro? Eso es los Estados Unidos.

¿Es el país que procesa a una entidad por haber asesinado a 196 de sus ciudadanos pero prohíbe que esa entidad proporcione pruebas de su inocencia? Eso es Holanda.

¿Es el país que le roba al gobierno de Venezuela mil millones de dólares en lingotes de oro? Eso es el Reino Unido.

¿Es el país que procesa a una entidad por haber intentado asesinar a uno de sus ciudadanos pero se niega a permitir que esa entidad proporcione pruebas de su inocencia, y que ha encarcelado a la pretendida víctima, y ha bloqueado a esa persona para que no se comunique ni reciba información del público, e incluso podría haber asesinado y dispuesto en secreto de su cadáver, todo ello con el fin de impedir dicha comunicación? Eso es el Reino Unido. (Y vea un video que discute ese artículo aquí.)

¿Es el país que ha encarcelado a un ciudadano australiano desde diciembre de 2010, y lo ha mantenido en régimen de aislamiento y con una atención médica inadecuada desde el 8 de abril de 2020 («originalmente fue encarcelado durante 50 semanas en mayo de 2019 por incumplir sus condiciones de fianza» pero no lo liberó y en su lugar lo trasladó a régimen de aislamiento), mientras que ese australiano nunca ha sido condenado por otra cosa que no sea el incumplimiento de la fianza, lo que ni siquiera había ocurrido hasta que ya había estado encarcelado durante más de 9 años en este país extranjero – sin haber sido nunca juzgado en un tribunal de justicia? Eso es el Reino Unido.

¿Es el país que tomó represalias contra el gran periodista de investigación escocés que había informado honestamente sobre la victimización judicial mencionada aquí con respecto a ese juicio de un australiano, así como contra otro horror judicial (que fue contra un líder del movimiento separatista de Escocia), acusando a este periodista escocés de «desacato al tribunal» por haber causado supuestamente que la fiscalía no lograra persuadir a los jurados de ninguno de los cargos de la acusación penal contra ese separatista escocés? Este periodista dijo: «El Estado cree haber descubierto finalmente una forma de ponerme en prisión sin el inconveniente de un jurado de mis pares». El desacato al tribunal sólo lo decide un juez. Es extraordinario que se pueda ir a la cárcel durante dos años importantes sin la protección del jurado y sin la prueba de «más allá de la duda razonable»; y por el capricho de un juez que defiende lo que puede considerar como la dignidad de su propio cargo. Esto es realmente el epítome de la mala ley. Usarla contra la libertad de expresión es repugnante». Las leyes de la nación existen sólo para permitir a los aristócratas estafar al público. Eso es el Reino Unido.

¿Es el país que exigió al Reino Unido mantener a ese ciudadano australiano en prisión hasta que muera allí o sea enviado a una prisión de EE.UU. para morir? Esos son los Estados Unidos.

¿Es el país que ha tenido sistemáticamente el peor historial del mundo en cuanto al enjuiciamiento de los denunciantes internacionales – denunciantes (como el australiano) contra las principales violaciones del derecho internacional? Eso es los Estados Unidos.

¿Es el país que ordena a los abogados, para una víctima de sexo infantil del proxeneta y violador más famoso del mundo, y prisionero, de niñas menores de edad, por tener relaciones sexuales con hombres prominentes, que «destruyan» algunas de las pruebas que tiene contra este presunto violador en serie de ella? Eso es los Estados Unidos.

¿Es el país que según las encuestas internacionales representa una mayor amenaza para la paz mundial que cualquier otro? Esos son los Estados Unidos.

¿Es el país que, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, masacró o ayudó a masacrar, entre 1945 y 2007 (y ni siquiera contando más recientemente, como en Siria y el Yemen), «entre 20 y 30 millones de personas en guerras y conflictos dispersos por todo el mundo«? Eso es lo que ocurre en los Estados Unidos.

¿Es el país que gasta tanto en su ejército como todas las demás naciones del planeta juntas? Esos son los EE.UU.

¿Es el país cuyo máximo tribunal dictaminó el 15 de junio que no se permitirá a ningún fiscal del país ganar un caso contra un policía a menos que el abogado que representa al agente de policía supuestamente infractor esté dispuesto a hacer que ese agente sea condenado, ni siquiera si ese agente de policía hubiera disparado incontestablemente a un transeúnte inocente, y tal vez ni siquiera si ese agente hubiera matado a una persona totalmente inocente? Esos son los Estados Unidos, y esa es su Corte Suprema.

Es el único país que ha sido examinado científicamente para determinar si se trata de una democracia o, en cambio, de una dictadura, y se ha comprobado que es un país en el que «Las preferencias del [ciudadano] medio parecen tener sólo un minúsculo, casi cero, impacto estadísticamente no significativo sobre la política pública» (frase que define científicamente muy bien lo que significa la palabra «dictadura»), y sólo las preferencias de las personas más ricas y mejor conectadas tienen algún efecto significativo y medible en la configuración y determinación de las leyes y políticas de ese gobierno (hallazgo que define muy bien qué grupo constituye los dictadores de ese país)? Es el caso de los Estados Unidos.

¿Cuántos indicadores más se necesitan, entonces, para presentar un caso creíble de que los Estados Unidos de América de hoy pueden ser considerados razonablemente como el país más totalitario del mundo?

Mientras que sólo un país ha sido analizado científicamente para determinar si es una democracia o en su lugar una dictadura, las tasas de encarcelamiento han sido reportadas por 223 países; y cada año, los EE.UU. salen con los porcentajes más altos del mundo de su gente en las prisiones. ¿Hay alguna medida más fiable que ésta para determinar hasta qué punto un país determinado es una dictadura?

Las penas de muerte son tan poco frecuentes en todos los países hoy en día, que las sanciones legales son abrumadoramente del tipo de encarcelamiento, en lugar de ejecuciones. Además, los países que tienen guerras civiles, como Sudán, pueden tener tasas de encarcelamiento notablemente bajas porque casi toda la violencia que hay en las batallas armadas. Esos países están en guerra, pero no son necesariamente más dictatoriales que los Estados Unidos. Pueden ser más violentos, quizás, pero no necesariamente totalitarios, en absoluto.

Por el contrario, los Estados Unidos tienen altas tasas de crímenes violentos y también tienen las tasas más altas de encarcelamiento del mundo; y, por lo tanto, aunque los estudios científicos no hayan demostrado que se trate de una dictadura, existe un caso razonable de que los Estados Unidos son totalitarios, aunque no sea necesariamente el más totalitario del mundo (que podría ser cualquiera de varios otros, como el Reino Unido o Holanda). Y, sin embargo, los Estados Unidos, a pesar de esta realidad, tienen la arrogancia y la audacia de pontificar al resto del mundo sobre la «democracia» y los «derechos humanos», y se niegan a permitir que la Corte Penal Internacional investigue sus propios posibles crímenes de guerra y sus flagrantes violaciones de los derechos humanos básicos, así como sus numerosas invasiones extranjeras que se basaron únicamente en mentiras demostrables y que, por lo tanto, fueron en sí mismas crímenes de guerra internacional. ¿Pero no es esta mentira e hipocresía exactamente lo que uno esperaría, si los Estados Unidos son el país más totalitario del mundo? ¿No es eso claramente así? La conclusión, por lo tanto, parece virtualmente ineludible: el país más totalitario del mundo es Estados Unidos de América.

Además, hay otra considerable evidencia estadística que parece inconsistente con llamar a los EE.UU. una «democracia»; y, también, en la última encuesta internacional de residentes en 53 países con respecto al porcentaje que allí dice sí a «Mi país es democrático», los EE.UU. se anotaron como el número 38, que estaba en el 29% inferior en «democracia»; y los números del 1 al 5 de esa lista estaban (en orden): Taiwán, Dinamarca, Suiza, Corea del Sur y China. De alguna manera, esos países se anotaron en la parte superior, aunque ninguno de ellos pontifica al resto del mundo sobre la «democracia» y los «derechos humanos». ¿Es la humildad ajena al régimen de los Estados Unidos?


Eric ZUESSE, Escritor e historiador de investigación estadounidense

Este artículo fue publicado orginalmente en Strategic Culture Foundation


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Arce, Copa y Ponchos Rojos unidos ante embestida ultraderechista en Bolivia

por Verónica Zapata Ante una nueva embestida de la ultraderecha boliviana, el presidente Luis Arce y la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, se reunieron por primera vez en un acto, tras la expulsión de la alcaldesa del Movimiento Al Socialismo (MAS) y de su posterior triunfo electoral con el 70% de votos, consolidándose en … Seguir leyendo Arce, Copa y Ponchos Rojos unidos ante embestida ultraderechista en Bolivia

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.