Para capturar y someter: El robo de petróleo sirio por parte de Estados Unidos tiene muy poco que ver con el dinero

Años de apoyo de EE.UU. a Al-Qaeda e ISIS y los esfuerzos para efectuar un cambio de régimen en el país han culminado en el robo del petróleo de Siria, pero ¿es realmente el golpe de gracia de EE.UU. en Siria?

by Steven Chovanec

A finales de julio, uno de los acontecimientos recientes más importantes de la política exterior de EE.UU. fue revelado en silencio durante una audiencia del Senado de EE.UU.. No es sorprendente que casi nadie haya hablado de ello y la mayoría sigue sin saber que ocurrió.

Respondiendo a las preguntas del Senador Lindsey Graham, el Secretario de Estado Pompeo confirmó que el Departamento de Estado había concedido a una empresa americana, Delta Crescent Energy, un contrato para comenzar a extraer petróleo en el noreste de Siria. La zona está nominalmente controlada por los kurdos, pero su fuerza militar, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), se formó bajo los auspicios de EE.UU. y depende de una presencia militar estadounidense para asegurar su territorio. Esa presencia militar se encargará ahora de proteger a una empresa americana del gobierno del país en el que está operando.

Pompeo confirmó que los planes para implantar la empresa en el territorio de los EE.UU. están «ahora en ejecución» y que potencialmente podrían ser «muy poderosos». Este es un evento bastante trascendental dada su naturaleza como un ejemplo flagrante de extracción neocolonial, o, como Stephen Kinzer lo dice escribiendo para el Boston Globe, «Este es un vívido retroceso a épocas imperiales anteriores, cuando los conquistadores se sentían libres de saquear los recursos de cualquier territorio que pudieran capturar y someter».

De hecho, la historia de cómo los Estados Unidos llegaron a estar en posición de «capturar y someter» estos recursos es un cuento sórdido, pero informativo, que por sí mismo podría decirse que incluso rivaliza con otras aventuras coloniales de este tipo.

Para capturar y someter

Cuando un movimiento de protesta legítimo se desarrolló orgánicamente en Siria a principios de 2011, los Estados Unidos vieron la oportunidad de desestabilizar, y potencialmente derrocar, al gobierno de un país que durante mucho tiempo había dado marcha atrás en sus esfuerzos por lograr un mayor control en la región.

Siria se había mantenido fuera de la órbita de influencia de los Estados Unidos y había impedido frustrantemente que las empresas estadounidenses penetraran en su economía para acceder a sus mercados y recursos.

Como el principal experto académico en asuntos del Oriente Medio, Christopher Davidson, escribió en su obra seminal, «Shadow Wars, The Secret Struggle for the Middle East», en la que analiza la importancia estratégica de Siria y Libia, «el hecho es que estos dos regímenes, que se encuentran a horcajadas sobre vastos recursos naturales y al mando de puertos, ríos y fronteras clave, seguían siendo obstáculos importantes que habían frustrado durante mucho tiempo las ambiciones de los gobiernos occidentales y sus empresas constituyentes de obtener un mayor acceso».

«Con Siria», escribió Davidson, «habiendo demostrado durante mucho tiempo su antagonismo con los intereses occidentales… se presentó una oportunidad de oro en 2011 para derrocar [esta] administración de una vez por todas con el pretexto de causas humanitarias e incluso democráticas».

Los senadores estadounidenses John McCain y Joseph Lieberman se reúnen con los sirios en el campamento de Yayladagi en la frontera turco-siria. El 10 de abril de 2012. Umit Bektas | Reuters

Los Estados Unidos, por lo tanto, comenzaron a organizar y supervisar una militarización del levantamiento desde el principio, y pronto cooptaron el movimiento junto con los estados aliados Turquía, Jordania, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar. A finales de 2011, Joseph Massad, de la Universidad de Columbia, explicó que ya no había ninguna duda de que «la lucha popular siria por la democracia [ya] ha sido secuestrada», dado que «la Liga Árabe y las potencias imperiales han tomado el control y han asumido el liderazgo de su lucha».

Pronto, a través del patrocinio de elementos extremistas, la insurgencia fue dominada por salafistas de la variedad de al-Qaeda.

Según la DIA y el Estado Mayor Conjunto, para 2013 «no había una oposición ‘moderada’ viable a Assad» y «los EE.UU. estaban armando a los extremistas». El periodista Seymour Hersh reveló que «aunque muchos en la comunidad de inteligencia americana eran conscientes de que la oposición siria estaba dominada por los extremistas», aún así «las armas patrocinadas por la CIA seguían llegando».

Cuando ISIS se separó de Al-Qaeda y formó su propio califato, los EE.UU. continuaron bombeando dinero y armas a la insurgencia, a pesar de que se sabía que esta ayuda iba a ir a las manos de ISIS y otros yihadistas. Los aliados de EE.UU. apoyaron directamente a ISIS.

Un hombre trabaja en una primitiva refinería que convierte el petróleo crudo en diesel en una aldea kurda respaldada por los Estados Unidos en Rmeilan, Siria, el 6 de abril de 2018. Hussein Malla | AP

Fuentes citadas por el Observatorio de Derechos Humanos de Siria afirmaron que el ISIS prefería ver los campos en manos de los Estados Unidos y los kurdos antes que del gobierno sirio.

La justificación de esta ocupación fue mejor descrita por el experto sirio Joshua Landis, quien escribió que las zonas del norte de Siria bajo el control de los kurdos son el «principal instrumento de los Estados Unidos para obtener influencia» sobre el gobierno. Al «negar a Damasco el acceso al norte de Siria» y «controlar la mitad de los recursos energéticos de Siria» «los Estados Unidos podrán mantener a Siria en la pobreza y la falta de recursos». Así, al «promover el nacionalismo kurdo en Siria» los EE.UU. «esperan negar a Irán y a Rusia los frutos de su victoria», mientras «mantienen a Damasco débil y dividido», lo cual no sirve «para nada más que para detener el comercio» y para «mendigar a Assad y mantener a Siria dividida, débil y pobre».

O, en palabras de Jim Jeffrey, el representante especial de la administración Trump para Siria, encargado de supervisar la política de los EE.UU., la intención es «hacer la vida lo más miserable posible para ese cadáver fracasado de un régimen y dejar que los rusos e iraníes, que hicieron este lío, salgan de él».

Anclar las tropas americanas en Siria

Esta es la historia por la que una empresa americana pudo asegurarse un contrato para extraer petróleo en Siria. Y aunque los recursos reales obtenidos no tendrán mucho valor (Siria sólo tiene el 0,1% de las reservas mundiales de petróleo), la presencia de una empresa americana probablemente servirá de justificación para mantener una presencia militar estadounidense en la región. «Es una maniobra diabólicamente inteligente destinada a anclar las tropas estadounidenses en Siria durante mucho tiempo», explica Stephen Kinzer, que ayudará a los responsables políticos que sostienen «la opinión de que Estados Unidos debe seguir siendo militarmente dominante en Oriente Medio».

Este análisis corrobora la amplia erudición de personas como Mason Gaffney, profesor de economía emérito de la Universidad de California, quien, al escribir en el American Journal of Economics and Sociology, resume su tesis de que a lo largo de su historia «el gasto militar de los Estados Unidos se ha dedicado en gran medida a proteger los activos en el extranjero de las empresas multinacionales con sede en los Estados Unidos… El ejército de los Estados Unidos presta sus servicios apoyando a los dirigentes políticos obedientes de los países en desarrollo y castigando o deponiendo a los regímenes que amenazan los intereses de las empresas con sede en los Estados Unidos».

En esencia, al proteger esta «expansión global de las empresas de extracción» el Departamento de Defensa de los Estados Unidos «proporciona un subsidio gigante a las empresas que operan en el extranjero», uno que es pagado por el contribuyente, no por los beneficiarios corporativos. Es difícil estimar la cantidad exacta de dinero que los Estados Unidos han invertido en el esfuerzo de Siria, aunque es probable que esté cerca de la cifra de un trillón de dólares. El contribuyente estadounidense no saca nada de eso, pero las empresas que se adjudican contratos petroleros sí lo hacen.

Sin embargo, lo más importante de esta lección es que se trata de un ejemplo singular de un hecho común que ocurre en todo el mundo. Una función principal de la política exterior de los Estados Unidos es «hacer del mundo un lugar seguro para las empresas estadounidenses», y las más de mil bases militares que los Estados Unidos han estacionado en todo el mundo están establecidas para ayudar a proteger esas inversiones corporativas. Si bien esta historia es única de Siria, otros tipos de historias similares son responsables de las actividades extractivas de las empresas estadounidenses en otros ámbitos mundiales.

Así que, la próxima vez que vea los titulares sobre Exxon en algún tipo de disputa legal con, digamos, Venezuela, pregúntese cómo fue que esas compañías se involucraron con los recursos de esa parte del mundo. La mayoría de las veces, la respuesta será similar a cómo esta compañía estadounidense se involucró en Siria.

Teniendo en cuenta todo esto, tal vez podría parecer una crítica demasiado suave decir simplemente que esta empresa de Siria se remonta a épocas imperiales más antiguas en las que los conquistadores simplemente tomaban lo que deseaban: la sofisticación del colonialismo ha mejorado a pasos agigantados desde entonces.


Foto principal | Un convoy militar estadounidense conduce a la ciudad de Qamishli, al norte de Siria, por un cartel que muestra al presidente de Siria, Bashar Aassad, el 26 de octubre. 2019.Baderkhan Ahmad | AP

Steven Chovanec es un periodista independiente con sede en Chicago, IL. Sus escritos han aparecido en medios como The Hill, teleSUR, Truthout, MintPress News, Insurge-Intelligence, y otros. Sígalo en Twitter @stevechovanec

Éste artículo fue publicado originalmente en MintPress


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Arce, Copa y Ponchos Rojos unidos ante embestida ultraderechista en Bolivia

por Verónica Zapata Ante una nueva embestida de la ultraderecha boliviana, el presidente Luis Arce y la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, se reunieron por primera vez en un acto, tras la expulsión de la alcaldesa del Movimiento Al Socialismo (MAS) y de su posterior triunfo electoral con el 70% de votos, consolidándose en … Seguir leyendo Arce, Copa y Ponchos Rojos unidos ante embestida ultraderechista en Bolivia

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.