La adicción de la CIA a la guerra de Afganistán

by Finian Cunningham

Es la guerra de ultramar más larga de Estados Unidos y no muestra ninguna señal clara de terminar a pesar del inestable acuerdo de paz que se está llevando a cabo entre la administración Trump y los militantes talibanes. La retirada gradual de las tropas estadounidenses de Afganistán durante el próximo año podría descarrilarse, lo que daría lugar a la continuación de las operaciones militares estadounidenses en el país del sur de Asia, casi dos décadas después de que el presidente GW Bush lanzara la Operación Libertad Duradera en octubre de 2001.

La participación de EE.UU. en Afganistán es el atolladero arquetípico. Cientos de miles de personas muertas o mutiladas, billones de dólares desperdiciados, un Estado fallido -a pesar de las pretensiones estadounidenses de construir una nación- y una insurgencia militante más fuerte que nunca. Los objetivos estratégicos declarados por Washington en Afganistán nunca han sido coherentes o convincentes ni siquiera entre los altos mandos del Pentágono. La justificación inicial de “vengar el terrorismo del 11 de septiembre” suena desgastada.

La ironía es que Washington se involucró por primera vez en Afganistán a finales de los 70 para infligir un “escenario de Vietnam” a las tropas soviéticas que defendían un gobierno aliado en Kabul. Los combatientes Mujahideen patrocinados por los EE.UU. y su brote Talibán han hecho del país un escenario de Vietnam aún peor para Washington que el que pretendía para Moscú.

Afganistán es conocido como el “Cementerio de los Imperios”, donde los británicos sufrieron un golpe en sus proezas imperiales, al igual que los soviéticos y ahora los estadounidenses. La pregunta es: ¿por qué los estadounidenses parecen estar atrapados en Afganistán, incapaces de sacar sus fuerzas? Parte de la razón se debe sin duda a la burocracia de la guerra y a los beneficios fiables del complejo militar-industrial, que ahoga una ruptura limpia de lo que de otro modo es un conflicto inútil, sin fin y sin salida.

Otra razón, quizás más potente, es el inmensamente lucrativo negocio del tráfico mundial de narcóticos. Esta puede ser la razón principal por la que la guerra afgana continúa a pesar de las incongruencias patentes y los votos presidenciales para ponerle fin. Es una fuente vital de financiación para la CIA y otras agencias de inteligencia de los Estados Unidos. La gran ventaja del negocio de la droga es que las finanzas están fuera de los libros, y por lo tanto no están sujetas a la supervisión del Congreso. Esa “oscura” fuente de ingresos permite a los organismos estadounidenses financiar operaciones encubiertas sin que los legisladores entrometidos les pidan cuentas (si es que estos últimos lo hacen).

Altos funcionarios rusos e iraníes han declarado recientemente que los organismos de inteligencia de los Estados Unidos están muy involucrados en el transporte encubierto de estupefacientes fuera del Afganistán.

Según Eskandar Momeni, jefe de la lucha contra los estupefacientes del Irán, la producción de heroína a partir de las cosechas de adormidera en el Afganistán ha aumentado año tras año 50 veces desde que las fuerzas estadounidenses invadieron el país. “Basándose en información fiable, los aviones operados por la OTAN y los Estados Unidos transportan estas drogas ilícitas en nuestro país vecino”, declaró el funcionario esta semana.

El enviado presidencial de Rusia a Afganistán, Zamir Kabulov, es citado diciendo que la complicidad de la CIA en el tráfico de drogas es “un secreto a voces” en el país. “Los oficiales de inteligencia de EE.UU… están involucrados en el tráfico de drogas. Sus aviones de Kandahar, de Bagram [aeródromo cerca de Kabul] están volando a donde quieren, a Alemania, a Rumania, sin ninguna inspección”, dijo Kabulov.

Estas afirmaciones ponen en perspectiva los recientes informes sensacionalistas de los medios de comunicación estadounidenses que citan fuentes de inteligencia estadounidenses anónimas que alegan que personal militar ruso e iraní estaban llevando a cabo planes de “caza recompensas” en Afganistán por los que supuestamente se pagaba a los militantes talibanes para que mataran a las tropas estadounidenses. Los informes de los medios de comunicación de EE.UU. tenían el sello de una operación psicológica de inteligencia. Rusia, Irán y los talibanes desestimaron las acusaciones. Incluso el Pentágono y el Presidente Trump descartaron las historias como no creíbles.

Pero lo que parece haber sido el efecto pretendido es frustrar los vacilantes movimientos de la administración Trump para acabar con la guerra afgana.

El Afganistán es la fuente de más del 90% del suministro mundial de heroína, gran parte del cual se destina a Europa, según las Naciones Unidas. Según algunas estimaciones, el tráfico internacional de drogas es uno de los productos básicos de comercio más lucrativo, a la par del petróleo y el gas. El producto financiero puede lavarse a través de los grandes bancos, como lo ilustra el escándalo del banco británico HSBC.

Para la CIA y otros organismos de inteligencia de los Estados Unidos, Afganistán es una gigantesca prensa de dinero procedente del tráfico ilícito de drogas. Esa fuente fácil de financiación encubierta hace que la guerra afgana sea demasiado adictiva para dejar el hábito. Con su red clandestina mundial, flotas de aviones privados, autorizaciones diplomáticas, licencia de seguridad nacional y cuentas bancarias bizantinas, todas esas características hacen que la CIA sea un conducto perfecto para el tráfico de estupefacientes. Además de los medios, la agencia también tiene poderosos motivos para financiar en secreto sus otras empresas criminales: operaciones de influencia mediática, revoluciones de colores, asesinatos y subversiones de cambio de régimen.

La participación sistemática de la CIA en el tráfico internacional de drogas es tan antigua como la propia agencia, creada en 1947 al comienzo de la Guerra Fría. Su función de operaciones encubiertas es, por definición, ilegal y por lo tanto requiere financiación secreta. La agencia ha sido vinculada con el oro ilícito nazi para financiar sus primeras operaciones. Más tarde, el tráfico de estupefacientes entró como un medio crucial para la financiación de la organización. El Triángulo de Oro en el Asia sudoriental fue fundamental para patrocinar planes anticomunistas en los años sesenta y setenta, al igual que Colombia y América Central para financiar fuerzas de poder como la Contra en Nicaragua durante el decenio de 1980. Afganistán desempeña esta función global para apuntalar las empresas criminales de la CIA.


Finian CUNNINGHAM Ex editor y escritor de las principales organizaciones de medios de comunicación. Ha escrito extensamente sobre asuntos internacionales, con artículos publicados en varios idiomas

Éste artículo fue publicado originalmente en Strategic Culture Foundation

Foto principal: © Photo: REUTERS/Asmaa Waguih


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .