Chile, 11 de septiembre de 1973: La inauguración del neoliberalismo, el “tratamiento de choque” y los instrumentos de represión económica: La mortal “Medicina Económica” de la Junta

Salvador Allende fue asesinado por orden de Henry Kissinger

By Prof Michel Chossudovsky

“Trabajadores de mi país, tengo fe en Chile y su destino.

Otros hombres superarán este oscuro y amargo momento en que la traición busca prevalecer.

Tened en cuenta que, mucho más pronto que tarde, se abrirán de nuevo las grandes avenidas por las que pasarán los hombres libres para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile!

¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!” El discurso de despedida del Presidente Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973.

“Es difícil encontrar a alguien con el espíritu de lucha, el coraje y la historia de Allende. Fue un hombre que realmente tuvo la marca de la historia: democráticamente la izquierda llegó al poder, y por las bombas fue removido del gobierno.” El Senador Pedro Simón

Chile: El “tratamiento de choque” y los mecanismos de represión económica

Inmediatamente después de la elección de Allende en septiembre de 1970 y antes de su toma de posesión en noviembre de 1970:

“Kissinger inició una discusión telefónica con el director de la CIA Richard Helm’s sobre un golpe preventivo en Chile. “No dejaremos que Chile se vaya por el desagüe”, declaró Kissinger. “Estoy contigo”, respondió Helms. Su conversación tuvo lugar tres días antes de que el presidente Nixon, en una reunión de 15 minutos que incluía a Kissinger, ordenara a la CIA “hacer gritar la economía”, y nombrara a Kissinger como supervisor de los esfuerzos encubiertos para evitar que Allende fuera inaugurado. (Archivo de Seguridad Nacional)

La CIA fue la organización principal detrás de la imposición de una agenda económica neoliberal en Chile. En agosto de 1972, un año antes del golpe, la CIA financió un plan económico de 300 páginas que se aplicaría tras el derrocamiento del gobierno de Allende.

El objetivo final del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 en Chile fue la imposición de la agenda neoliberal (también conocida como “medicina económica”) que llevó al empobrecimiento de toda una nación.

Wall Street estaba detrás del golpe, trabajando mano a mano con la CIA, el Departamento de Estado de EE.UU. y las elites económicas de Chile. Henry Kissinger fue el intermediario.

Después de la elección de Allende en noviembre, los principales bancos comerciales de Wall Street (incluyendo Chase Manhattan, Chemical, First National City, Manufacturers Hanover, y Morgan Guaranty), cancelaron los créditos a Chile. A su vez, en 1972, la Kennecott Corporation “inmovilizó las exportaciones de cobre chileno con demandas en Francia, Suecia, Italia y Alemania”. (Véase John M. Swomley, Jr. “The Political Power of Multinational Corporations”, Christian Century, 91 (25 de septiembre de 1974), pág. 881.

El “cambio de régimen” se llevó a cabo mediante una operación encubierta de inteligencia militar de la CIA, que sentó las bases para la toma de posesión militar, el asesinato del presidente Allende y las reformas macroeconómicas que se adoptarían tras el golpe militar.

En el momento del golpe militar del 11 de septiembre de 1973, yo era Profesor Visitante de Economía en la Universidad Católica de Chile. En las horas siguientes al bombardeo del Palacio Presidencial de La Moneda, los nuevos gobernantes militares impusieron un toque de queda de 72 horas.

Salvador Allende en la defensa del Palacio de la Moneda, 11 de septiembre de 1973 (izquierda)

Cuando la universidad reabrió varios días después, empecé a remendar la historia del golpe a partir de notas escritas. Había vivido el golpe del 11 de septiembre de 1973 así como el fallido golpe del 29 de junio. Varios de mis estudiantes de la Universidad Católica habían sido arrestados por la Junta Militar.

Economía de Chicago, al estilo chileno

A principios de octubre de 1973 se aplicaron amplias reformas macroeconómicas (incluidas la privatización, la liberalización de los precios y la congelación de los salarios).

Apenas unas semanas después de la toma de posesión militar, la Junta Militar encabezada por el General Augusto Pinochet ordenó un aumento del precio del pan de 11 a 40 escudos, un fuerte incremento de un día para otro del 264%. Este “tratamiento de choque económico” había sido diseñado por un grupo de economistas llamados los “Chicago Boys”, muchos de los cuales eran mis colegas del Instituto de Economía de la Universidad Católica.

Estas mortales reformas macroeconómicas fueron dictadas en gran medida por Wall Street en colaboración con la CIA, con la “Economía de Chicago” proporcionando un paradigma y justificación ideológica de “libre mercado”. Los profesores Milton Friedman y Arnold Harberger de la Universidad de Chicago no fueron de ninguna manera la fuerza impulsora de estas reformas.

Mientras que los precios de los alimentos se habían disparado, los salarios habían sido congelados para asegurar “la estabilidad económica y evitar las presiones inflacionarias”. De un día para otro, un país entero se había precipitado en una pobreza abismal; en menos de un año el precio del pan en Chile se multiplicó por treinta y seis (3700%). El 85% de la población chilena había sido llevada por debajo del umbral de pobreza.

En noviembre de 1973, tras las dramáticas subidas del precio de los alimentos, redacté en español una primera evaluación “técnica” de las mortíferas reformas macroeconómicas de la Junta.

Junto con un médico, colega y amigo de toda la vida que enseñaba en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, estimé los efectos de las reformas económicas en los niveles de subnutrición, que habían resultado del colapso del nivel de vida.

Tras el golpe militar y el aumento artificial de los precios de los alimentos, calculé que aproximadamente el 85% de la población chilena no cumplía los requisitos mínimos de calorías y proteínas definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En octubre de 1973, el índice “oficial” de precios de los alimentos había aumentado en un 82,3 por ciento (en relación con septiembre), según el Instituto Nacional de Estadística, que había sido asumido por la Junta.

Sin embargo, las cifras del INE sobre el precio de los productos alimenticios habían sido falsificadas. En noviembre, procedí a recopilar y tabular la tasa real de aumento de los precios de los alimentos a partir de los precios observados directamente en el área metropolitana de Santiago. Descubrí una discrepancia sustancial en relación con las estadísticas oficiales.

Los precios de los alimentos habían aumentado un 211,1 por ciento en octubre y noviembre de 1973 en relación con septiembre, según mis estimaciones de 31 categorías de alimentos. (Las cifras oficiales de noviembre apuntaban a un aumento del 88,6 por ciento en relación con septiembre). Y a partir de entonces, fue sobre la base de estas estadísticas oficiales (falsas) que se estimó el movimiento del poder adquisitivo real y se aplicaron los ajustes salariales oficiales.

Temiendo la censura de la Junta liderada por el General Augusto Pinochet, limité mi análisis al colapso del nivel de vida a raíz de las reformas de la Junta, resultado de las subidas de precios de los alimentos y el combustible, centrándome en las estimaciones estadísticas, sin hacer ningún tipo de análisis político.

El Instituto de Economía de la Universidad Católica fue inicialmente reacio a publicar el informe. Lo enviaron a la Junta Militar antes de su publicación.

Las opiniones expresadas en el presente informe son las del autor. Por lo tanto, son responsabilidad del autor y no comprometen al Instituto de Economía
(Esta fue la primera vez que el Instituto eligió publicar un descargo de responsabilidad)

Salí de Chile hacia el Perú en diciembre de 1973. El informe fue publicado como un documento de trabajo (200 copias) por la Universidad Católica unos días antes de mi partida. En Perú, donde me incorporé al Departamento de Economía de la Universidad Católica del Perú, pude redactar un estudio más detallado de las reformas neoliberales de la Junta y sus fundamentos ideológicos. Este estudio fue publicado en 1974-75 en inglés y español.

La represión económica

En marzo de 1974, los precios de los alimentos en Chile (según mis estimaciones) habían aumentado un 505,5 por ciento (desde septiembre de 1973). Los salarios reales se habían derrumbado.

Chile: El movimiento de los salarios reales (1970-77) basado en las estadísticas oficiales
Fuente: Rudiger Dornbusch, Sebastian Edwards. Populismo macroeconómico en América Latina http://www.nber.org/papers/w2986 (p20)

El gráfico anterior (basado en estadísticas oficiales) muestra que los salarios reales se derrumbaron cerca del 70 por ciento en relación con el período base (1970), lo que también corresponde al inicio del gobierno de la Unidad Popular (UP) de Salvador Allende. El colapso de los salarios reales fue mayor que el indicado por las estadísticas oficiales.

Cabe destacar que en 1971 el gobierno de Allende aumentó los salarios reales en un 20%. El colapso desde su nivel de 1971 hasta principios de 1974 fue del orden del 75% según las estadísticas oficiales del costo de la vida. La Junta implementó un aumento de salarios a principios de marzo de 1974 (ver gráfico anterior).

La destrucción de la vida económica

Los acontecimientos del 11 de septiembre de 1973 me marcaron profundamente en mi trabajo como economista. A través de la manipulación de los precios, salarios y tasas de interés, la vida de las personas había sido destruida; toda una economía nacional había sido desestabilizada. La reforma macroeconómica no era ni “neutral” -como afirmaba la corriente principal académica- ni estaba separada del proceso más amplio de transformación social y política.

También empecé a comprender el papel de las operaciones de inteligencia militar en apoyo de lo que suele describirse como un proceso de “reestructuración económica”. En mis escritos anteriores sobre la Junta Militar chilena, consideré las llamadas reformas de “libre mercado” como instrumentos bien organizados de “represión económica”.

La macroeconomía y la geopolítica están entrelazadas. Las dimensiones económicas de las guerras dirigidas por los EE.UU. deben ser entendidas. La destrucción de la vida económica en Afganistán, Iraq, Siria y Libia constituye un crimen contra la humanidad, es decir, un “Genocidio económico” que consiste en desestabilizar y sabotear deliberadamente una economía nacional.

  • Hoy en día, se están librando guerras en el Oriente Medio. Varios países de América Latina son objeto de trucos sucios por parte de los Estados Unidos con el fin de llevar a cabo un cambio de régimen.
  • La pobreza está diseñada por las condicionalidades de la deuda del FMI.
  • Los precios de los alimentos y la energía son deliberadamente manipulados a través del comercio especulativo, por ejemplo, en las bolsas mercantiles de Chicago y Nueva York.
  • Las devaluaciones de las monedas se maquinan mediante operaciones especulativas en los mercados de divisas.


Si bien los mecanismos contemporáneos de intervención (“revoluciones de colores”, “guerra contra el terrorismo”, desestabilización económica, sanciones, etc.) son diferentes de los de los años setenta, el objetivo final es la derogación de la soberanía nacional y la imposición del neoliberalismo:

  • el control corporativo, la privatización,
  • el pillaje de los recursos naturales en el “mercado libre”,
  • medicina económica mortal, medidas de austeridad,
  • la derogación de los programas sociales,
  • la desregulación del comercio
  • el colapso de los salarios,
  • la instauración de una economía de mano de obra barata,
  • la transformación de los países en territorios.

Recuerdo que en los meses anteriores al golpe de septiembre de 1973 en Chile, la distribución de bienes de consumo básico y alimentos se había interrumpido deliberadamente mediante la manipulación del mercado. No había pan, ni leche, ni azúcar a precios regulados por el gobierno. El escudo de Chile no tenía ningún valor. El mercado negro prevaleció.

Una situación similar se está desarrollando ahora en Venezuela, donde la moneda nacional se ha derrumbado. Los precios del mercado negro de alimentos y productos básicos se han disparado. Recordando a Chile en 1973, la manipulación del mercado de divisas (Forex) en Venezuela junto con el sabotaje desencadena la escasez de alimentos, la pobreza y la inestabilidad política. Al mismo tiempo que el colapso del Bolívar, el poder adquisitivo real se ha desplomado. (véase más abajo)

Source: Los Angeles Times, May 31, 2016 

Michel Chossudovsky, September 17, 2016


Fuentes:

Michel Chossudovsky, La medicion del ingreso minimo de subsistencia y la politica de ingresos para 1974, Documentos de Trabajo no. 18, Noviembre de 1973.

Michel Chossudovsky, The Neo-liberal Model and the Mechanisms of Economic Repression, The Chilean Case, Research Paper No. 7411, Department of Economics, University of Ottawa, 1974, published in Co-Existence, Vol 12, 1975

Michel Chossudovsky, Hacia el nuevo modelo economico chileno : inflación y redistribución del ingreso,  El trimestre económico.  Mexico, Vol. 42. 1975, 2, p. 311-347.

Los videos a continuación describen la preparación del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 y sus consecuencias.

Vídeo: CIA, Chile y Allende
Chile: La primera salida. La inauguración del neoliberalismo

The original source of this article is Global Research

Copyright © Prof Michel Chossudovsky, Global Research, 2019


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Bolivia: La primera elección desde el golpe de estado respaldado por EE.UU. enfrenta a la derecha contra la izquierda, a los ricos contra los pobres y a los blancos contra todos los demás.

El próximo domingo representa la mejor oportunidad de Bolivia para asegurar una paz duradera, con una esperada victoria del MAS que se espera sea un repudio al golpe militar apoyado por los Estados Unidos en noviembre pasado. by Oliver Vargas and Alan Macleod

Tu voto:

Existe la compasión

El poder real que domina actualmente el mundo, ha decidido borrar todo significado y práctica de la compasión. Dentro de una sociedad materialista algo que es intrínseco en la vida misma ha ido desapareciendo lentamente. by Jucanomo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .