Cuenta atrás para el desastroso acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur

Que la Comisión se mantenga firme en su apoyo a este acuerdo, mientras que simultáneamente defiende un aumento del objetivo climático de la UE para 2030, es totalmente contradictorio.

by Hannah Robinson

El mundo está al borde del precipicio. Nos acercamos a muchos puntos de inflexión irreversibles para el clima y para la biodiversidad. De alcanzarse, aumentarán el número de crisis a las que nos enfrentaremos y acelerarán la extinción de la vida en este planeta. A pesar de la pandemia y de los llamamientos a favor de un nuevo orden social y económico que la acompañan, la retórica política no ha estado a la altura de la realidad.

En el Amazonas, la deforestación ha aumentado en un 30% desde la elección de Bolsonaro en 2018, y en un 34% más en el último año, donde aumentaron los incendios para despejar la tierra para la expansión de la agricultura.

La Red de Acción Climática (CAN) Europa ha demostrado que Europa es cómplice, ya que una quinta parte de las exportaciones de carne de vacuno y de soja del Brasil a la Unión Europea (UE) ha contribuido a la destrucción del Amazonas. De hecho, cada 3 minutos la UE importa el equivalente al valor de la superficie de un campo de fútbol en deforestación. Y el acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur sólo empeorará las cosas.

Tras 20 años de negociaciones, la Comisión Europea ha concluido recientemente el acuerdo que, de ser ratificado, eliminaría las barreras fiscales y aumentaría las cuotas en el 90% de los bienes comercializados entre la UE y el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). La UE conseguirá el acceso al mercado para servicios financieros, bebidas, automóviles y piezas de recambio, empresas de energía, entre otros, a cambio de permitir a los países del Mercosur el acceso al mercado de productos que incluyen los principales factores de deforestación: la carne de vacuno, la soja y el etanol obtenido de la caña de azúcar para biocombustible.

El Amazonas es un almacén vital de carbono, que reduce drásticamente el ritmo del calentamiento global. Pero la deforestación lo está acercando a un umbral peligroso, que transformaría la exuberante selva tropical actual en una sabana árida, liberando miles de millones de toneladas de CO2 en el proceso. Esto causaría grandes cambios en el clima global. La destrucción de este hábitat natural alteraría las precipitaciones y devastaría la agricultura de la región, causaría una pérdida catastrófica de biodiversidad y desarraigaría los medios de vida de quienes dependen de él, además de aumentar la probabilidad de futuras pandemias.

La destrucción de este hábitat natural alteraría las precipitaciones y devastaría la agricultura de la región, causaría una pérdida catastrófica de biodiversidad y desarraigaría los medios de vida de quienes dependen de él, además de aumentar la probabilidad de futuras pandemias.

El acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur externalizará aún más la demanda europea de carne de vacuno a Sudamérica, vertiendo más combustible en una selva ya en llamas. La producción agrícola intensiva para despejar la tierra ya ha representado el 80% de la deforestación mundial.

No hay capacidad para hacer cumplir las normas de sostenibilidad fijadas en el acuerdo, y la falta de mecanismos para rastrear el origen de los productos básicos empeorará la deforestación. Un nuevo informe ha advertido que la deforestación aumentará por lo menos en un 25% anual si se aprueba el acuerdo, el equivalente al tamaño de los Países Bajos cada año.

El resultado de investigaciones presentadas al gobierno francés pone de relieve el hecho de que el acuerdo tendrá un impacto mínimo en los ingresos reales de los ciudadanos europeos. Los principales beneficios se limitarán a un beneficio a corto plazo para unas pocas grandes empresas. Esto se verá contrarrestado por los daños sociales y medioambientales, ya que un acuerdo comercial socavará directamente el Nuevo Acuerdo Verde Europeo y no cumplirá con el Acuerdo de París.

El acuerdo exacerbará las emisiones de carbono en un momento en que la economía necesita urgentemente una descarbonización. Que la Comisión se mantenga firme en su apoyo a este acuerdo, mientras que simultáneamente representa un aumento del objetivo climático de la UE para 2030 (de un 40% por debajo de los niveles de 1990 a por lo menos un 55%), es totalmente contradictorio.

El acuerdo UE-Mercosur no sólo tendrá un impacto perjudicial para el clima, sino que condona y exacerba los abusos de los derechos humanos del gobierno de Bolsonaro, incluyendo la violencia contra las comunidades indígenas, las minorías y la sociedad civil. El acuerdo no incluye la protección de las comunidades locales y, según las investigaciones, pasa por alto los marcos internacionales, como la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNDRIP), en la redacción del acuerdo.

Una prueba para las democracias

En una era de creciente nacionalismo y populismo, es necesario que las democracias liberales sanas se ocupen de la crisis climática. La Unión Europea tiene la responsabilidad histórica de hacer frente al cambio climático y debería estar a la cabeza en la protección del mundo vivo. En cambio, este acuerdo comercial socava la credibilidad de la Unión Europea y sienta un precedente para que otros países ignoren sus obligaciones.

Tres de cada cuatro europeos se oponen al acuerdo si contribuye a la deforestación y al daño del medio ambiente, según una encuesta de YouGov publicada a principios de septiembre. Si la UE sigue adelante, no tendría el apoyo de la mayoría de sus ciudadanos.

Sin embargo, todavía hay motivos para la esperanza. Este año ha demostrado que pueden producirse cambios inesperados y sísmicos. Las recientes protestas han demostrado que la oposición pública es fuerte, sembrando el principio de la duda en la mente de Angela Merkel. Después de reunirse con los activistas en agosto, expresó una gran preocupación por el acuerdo.

Austria, Irlanda, Francia, Luxemburgo, los Países Bajos y la región belga de Valonia también han indicado que se oponen al acuerdo en su forma actual. Como el pacto debe ser aprobado por los 27 estados miembros de la UE, su ratificación no está garantizada de ninguna manera. La UE está realizando una investigación para determinar por qué la Comisión no finalizó una evaluación actualizada de los efectos en la sostenibilidad antes de concertar el acuerdo. Las conclusiones podrían ser decisivas.

Como el pacto debe ser aprobado por los 27 Estados miembros de la UE, su ratificación no es en absoluto segura. La UE está realizando una investigación para evaluar por qué la Comisión no finalizó una evaluación actualizada de los efectos en la sostenibilidad antes de concertar el acuerdo. Las conclusiones podrían ser decisivas.

En la actualidad, la UE y el mundo están muy lejos de cumplir con el Acuerdo de París. Según una investigación dirigida por Laura Kehoe, de la universidad de Oxford, entre un cuarto y dos tercios de todas las emisiones de gases de efecto invernadero y de la deforestación están incorporadas en los flujos comerciales mundiales.

Los acuerdos comerciales pueden alimentar los abusos de los derechos humanos, la pérdida de biodiversidad, el desplazamiento y los cambios en el clima. El acuerdo de la UE con el Mercosur seguiría esta trayectoria. Pero Laura sostiene que esa no es la única manera. Los acuerdos comerciales también podrían tener como objetivo subyacente el desarrollo sostenible, supeditado a los compromisos con los Acuerdos de París. los mecanismos y garantías para proteger a los defensores de los derechos humanos y del medio ambiente podrían reforzarse con una mayor transparencia en el proceso de negociación y el apoyo de los diferentes sectores de la sociedad.

El respeto al medio ambiente y a los derechos humanos, incluidos los de las comunidades indígenas, debería ser la base de los acuerdos, y no añadirse como algo posterior. Como segundo mayor socio comercial de Brasil, la UE tiene la responsabilidad y la capacidad de negociación para hacer frente a estas injusticias. Es hora de que Europa elija si desea incentivar la destrucción del planeta o, por el contrario, apuesta por detenerla.


Hannah Robinson estudió su maestría en Desarrollo Internacional, y está interesada en una transición justa a una economía de nueva circulación. Desde el Reino Unido, ahora está basada en Amberes. Escribe por cuenta propia en su tiempo libre. Siga en @HannahRob97

Éste art{iculo fue publicado originalmente en Open Democracy


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .