John Pilger: Testigo ocular de la agonía de Julian Assange

John Pilger ha visto el juicio de extradicion de Julian Assange desde la galeria publica en el Old Bailey de Londres. Recientemente hablo sobre lo que vio.

by John Pilger

John Pilger ha visto el juicio de extradicion de Julian Assange desde la galeria publica en el Old Bailey de Londres. Hablo con Timothy Erik Ström de la revista Arena, Australia:

Q: Habiendo visto el juicio de Julian Assange de primera mano, ¿puede describir la atmosfera que prevalece en la corte?

La atmosfera prevaleciente ha sido impactante. Digo esto sin dudarlo; he estado en muchos tribunales y rara vez he conocido tal corrupción del debido proceso; esto es una venganza debida. Dejando de lado el ritual asociado con la «justicia británica», a veces ha sido evocador de un juicio espectáculo estalinista. Una diferencia es que en los juicios espectáculo, el acusado se presentó en el tribunal propiamente dicho. En el juicio de Assange, el acusado estaba enjaulado detrás de un grueso vidrio, y tuvo que arrastrarse de rodillas a una rendija en el vidrio, supervisado por su guardia, para hacer contacto con sus abogados. Su mensaje, susurrado apenas audible a traves de mascaras faciales, fue entonces pasado por post-it la longitud de la corte a donde sus abogados estaban argumentando el caso contra su extradicion a un infierno americano.

Considere esta rutina diaria de Julian Assange, un australiano en el juicio por el periodismo de la verdad. Fue despertado a las cinco en su celda en la prision de Belmarsh en el sombrio sur de Londres. La primera vez que vi a Julian en Belmarsh, después de haber pasado por media hora de controles de «seguridad», incluyendo el hocico de un perro en mi trasero, me encontré con una figura dolorosamente delgada sentada sola con un brazalete amarillo. Había perdido más de 10 kilos en cuestión de meses; sus brazos no tenían ningún músculo. Sus primeras palabras fueron: «Creo que estoy perdiendo la cabeza».

Traté de asegurarle que no lo estaba. Su resistencia y coraje son formidables, pero hay un límite. Eso fue hace más de un año. En las últimas tres semanas, antes del amanecer, fue registrado sin ropa, encadenado y preparado para ser transportado al Tribunal Penal Central, el Old Bailey, en un camión que su compañera, Stella Moris, describió como un ataúd volcado. Tenía una pequeña ventana; tenía que pararse precariamente para mirar hacia afuera. El camión y sus guardias eran operados por Serco, una de las muchas compañías políticamente conectadas que dirigen gran parte de la Gran Bretaña de Boris Johnson.

El viaje al Old Bailey duró al menos una hora y media. Eso es un mínimo de tres horas siendo sacudido por el tráfico como un caracol todos los días. Fue llevado a su estrecha jaula en la parte trasera de la corte, luego miró hacia arriba, parpadeando, tratando de ver las caras en la galería pública a través del reflejo del cristal. Vio la figura cortesana de su padre, John Shipton, y yo, y nuestros puños se elevaron. A través del vidrio, extendió la mano para tocar los dedos de Stella, que es abogada y está sentada en el cuerpo del tribunal.

Estábamos aquí para lo último de lo que el filósofo Guy Debord llamó La Sociedad del Espectáculo: un hombre luchando por su vida. Sin embargo, su crimen es haber realizado un servicio público épico: revelar lo que tenemos derecho a saber: las mentiras de nuestros gobiernos y los crímenes que cometen en nuestro nombre. Su creación de WikiLeaks y su protección a prueba de fallos de las fuentes revolucionó el periodismo, devolviéndolo a la visión de sus idealistas. La nocion de Edmund Burke del periodismo libre como un cuarto estado es ahora un quinto estado que arroja luz sobre aquellos que disminuyen el significado mismo de la democracia con su secreto criminal. Por eso su castigo es tan extremo.

La absoluta parcialidad de los tribunales en los que me he sentado este año y el pasado, con Julián en el banquillo, arruina cualquier noción de justicia británica. Cuando la policia matona lo arrastro desde su asilo en la embajada ecuatoriana – mira de cerca la foto y veras que esta agarrando un libro de Gore Vidal; Assange tiene un humor politico similar al de Vidal – un juez le dio una escandalosa sentencia de 50 semanas en una prision de maxima seguridad por mera violacion de la libertad bajo fianza.

Durante meses, se le negó el ejercicio y se le mantuvo en confinamiento solitario disfrazado de «cuidado de la salud». Una vez me dijo que recorrió la longitud de su celda, de un lado a otro, de un lado a otro, para su propio medio maratón. En la siguiente celda, el ocupante gritó durante toda la noche. Al principio se le negaron sus gafas de leer, y fue abandonado en la brutalidad de la embajada. Se le negaron los documentos legales con los que preparar su caso, y el acceso a la biblioteca de la prisión y el uso de un ordenador portátil básico. Los libros que le envió un amigo, el periodista Charles Glass, superviviente de una toma de rehenes en Beirut, fueron devueltos. No pudo llamar a sus abogados americanos. Ha sido constantemente medicado por las autoridades de la prisión. Cuando le pregunté qué le daban, no pudo decirlo. El gobernador de Belmarsh ha sido condecorado con la Orden del Imperio Británico.

En el Old Bailey, uno de los testigos médicos expertos, la Dra. Kate Humphrey, una neuropsicóloga clínica del Imperial College de Londres, describió los daños: El intelecto de Julián había pasado de estar «en un rango superior, o más probablemente muy superior» a estar «significativamente por debajo» de este nivel óptimo, hasta el punto de que estaba luchando por absorber información y «desempeñarse en el rango promedio bajo».

Esto es lo que el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, el profesor Nils Melzer, llama «tortura psicológica», el resultado de un «acoso» de tipo pandillero por parte de los gobiernos y sus cómplices en los medios de comunicación. Algunas de las pruebas médicas de los expertos son tan impactantes que no tengo intención de repetirlas aquí. Baste decir que Assange ha sido diagnosticado con autismo y sindrome de Asperger y, segun el profesor Michael Kopelman, uno de los principales neuropsiquiatras del mundo, sufre de ‘preocupaciones suicidas’ y es probable que encuentre la manera de quitarse la vida si es extraditado a Estados Unidos.

James Lewis QC, el fiscal británico de Estados Unidos, pasó la mayor parte de su interrogatorio al profesor Kopelman desestimando la enfermedad mental y sus peligros como «malingering». Nunca había oído en un entorno moderno una visión tan primitiva de la fragilidad y vulnerabilidad humanas.

Mi propia opinion es que si Assange es liberado, es probable que recupere una parte sustancial de su vida. Tiene una pareja amorosa, amigos y aliados devotos y la fuerza innata de un prisionero politico con principios. Tambien tiene un malvado sentido del humor.

Pero eso está muy lejos. Los momentos de connivencia entre el juez – un magistrado de aspecto gótico llamado Vanessa Baraitser, sobre el que se sabe poco – y la fiscalía que actúa en nombre del régimen de Trump han sido descarados. Hasta los últimos días, los argumentos de la defensa han sido rutinariamente desestimados. El fiscal principal, James Lewis QC, ex SAS y actualmente Presidente de la Corte Suprema de las Malvinas, en general consigue lo que quiere, en particular hasta cuatro horas para denigrar a los testigos expertos, mientras que el interrogatorio de la defensa es guillotinado en media hora. No tengo ninguna duda de que si hubiera un jurado, su libertad estaría asegurada.

El artista disidente Ai Weiwei vino a unirse a nosotros una mañana en la galería pública. Señaló que en China la decisión del juez ya se habría tomado. Esto causó una oscura e irónica diversión. Mi compañero en la galería, el astuto diarista y ex-embajador británico Craig Murray escribió:

Me temo que en todo Londres está cayendo una lluvia muy fuerte sobre aquellos que durante toda su vida han trabajado dentro de instituciones de la democracia liberal que, al menos en general, solían operar dentro del gobierno de sus propios principios profesados. Desde el primer día he visto claramente que estoy viendo una farsa. No me sorprende en absoluto que Baraitser no piense que nada más allá de los argumentos iniciales escritos tenga algún efecto. Le he informado una y otra vez de que, cuando hay que tomar decisiones, ella las ha llevado al tribunal antes de escuchar los argumentos.

Espero que la decisión final se haya tomado en este caso incluso antes de recibir los argumentos iniciales.

El plan del Gobierno de los EE.UU. en todo momento ha sido limitar la información disponible al público y limitar el acceso efectivo a un público más amplio de la información disponible. Por lo tanto, hemos visto las restricciones extremas en el acceso físico y de video. Un cómplice de los medios de comunicación ha asegurado que aquellos de nosotros que sabemos lo que está pasando somos muy pocos en la población en general.

Hay pocos registros de los procedimientos. Son el blog personal de Craig Murray, el reportaje en vivo de Joe Lauria en Consortium News, y el sitio web socialista mundial. El blog del periodista americano Kevin Gosztola, Shadowproof, financiado en su mayoría por él mismo, ha informado más sobre el juicio que la mayor parte de la prensa y la televisión de EE.UU., incluida la CNN, juntas.

En Australia, la patria de Assange, la «cobertura» sigue una formula familiar establecida en el extranjero. El corresponsal de Londres del Sydney Morning Herald, Latika Bourke, escribio esto recientemente:

El tribunal escuchó que Assange se deprimió durante los siete años que pasó en la embajada ecuatoriana, donde solicitó asilo político para escapar de la extradición a Suecia para responder a los cargos de violación y agresión sexual.

No había «cargos por violación y asalto sexual» en Suecia. La falsedad perezosa de Bourke no es rara. Si el juicio de Assange es el juicio politico del siglo, como creo que es, su resultado no solo sellara el destino de un periodista por hacer su trabajo, sino que intimidara a los principios del periodismo libre y la libertad de expresion. La ausencia de informacion seria de los procedimientos es, como minimo, autodestructiva. Los periodistas deben preguntarse: ¿quién es el siguiente?

Qué vergonzoso es todo esto. Hace una decada, el Guardian exploto el trabajo de Assange, reclamando sus beneficios y premios, asi como un lucrativo acuerdo de Hollywood, y luego se volvio contra el con veneno. A lo largo del juicio de Old Bailey, dos nombres han sido citados por la fiscalia, el de David Leigh del Guardian, ahora retirado como ‘editor de investigaciones’ y Luke Harding, el rusófobo y autor de una ‘primicia’ ficticia del Guardian que afirmaba que el asesor de Trump, Paul Manafort, y un grupo de rusos visitaron a Assange en la embajada de Ecuador. Esto nunca sucedio, y el Guardian aun no se ha disculpado. El libro de Harding y Leigh sobre Assange, escrito a espaldas de su sujeto, revelo una contrasena secreta de un archivo de WikiLeaks que Assange habia confiado a Leigh durante la ‘asociacion’ del Guardian. Por que la defensa no ha llamado a esta pareja es dificil de entender.

Assange se cita en su libro declarando durante una cena en un restaurante de Londres que no le importaba si los informantes nombrados en las filtraciones fueron perjudicados. Ni Harding ni Leigh estaba en la cena. John Goetz, un reportero de investigacion con Der Spiegel, estaba en la cena y testifico que Assange no dijo nada de eso. Increiblemente, el juez Baraitser detuvo Goetz realmente decir esto en la corte.

Sin embargo, la defensa ha logrado demostrar la medida en que Assange trató de proteger y redactar los nombres en los archivos publicados por WikiLeaks y que no existían pruebas creíbles de las personas perjudicadas por las filtraciones. El gran denunciante Daniel Ellsberg dijo que Assange habia redactado personalmente 15.000 archivos. El renombrado periodista de investigacion de Nueva Zelanda, Nicky Hager, que trabajo con Assange en las filtraciones de la guerra de Afganistan e Irak, describio como Assange tomo «precauciones extraordinarias al redactar los nombres de los informantes».

P: ¿Cuáles son las implicaciones de este juicio para el periodismo en general, es un presagio de lo que vendrá?

El «efecto Assange» ya se siente en todo el mundo. Si no le gustan al régimen de Washington, los periodistas de investigación pueden ser enjuiciados en virtud de la Ley de Espionaje de EE.UU. de 1917; el precedente es claro. No importa donde estes. Para Washington, la nacionalidad y la soberanía de los demás raramente importaban; ahora no existe. Gran Bretaña ha cedido efectivamente su jurisdicción al corrupto Departamento de Justicia de Trump. En Australia, una Ley de Información de Seguridad Nacional promete juicios kafkianos para los transgresores. La Corporación Australiana de Radiodifusión ha sido objeto de una redada de la policía y se han llevado las computadoras de los periodistas. El gobierno ha otorgado poderes sin precedentes a los funcionarios de inteligencia, lo que hace casi imposible la denuncia periodística. El primer ministro Scott Morrison dice que Assange «debe enfrentarse a la música». La pérfida crueldad de su declaración se ve reforzada por su banalidad.

El mal, escribio Hannah Arendt, proviene de la falta de pensamiento. Desafía al pensamiento, ya que tan pronto como el pensamiento trata de involucrarse con el mal y examinar las premisas y principios de los que se origina, se frustra porque no encuentra nada allí. Esa es la banalidad del mal».

P: Habiendo seguido de cerca la historia de WikiLeaks durante una decada, ¿como ha cambiado esta experiencia de testigo ocular su comprension de lo que esta en juego con el juicio de Assange?

He sido durante mucho tiempo un critico del periodismo como un eco de poder irresponsable y un defensor de los que son faros. Asi que, para mi, la llegada de WikiLeaks fue emocionante; admiraba la forma en que Assange miraba al publico con respeto, que estaba dispuesto a compartir su trabajo con la «corriente principal» pero no unirse a su club colusorio. Esto, y los celos desnudos, le hizo enemigos entre los excesivamente pagados y sin talento, inseguro en sus pretensiones de independencia e imparcialidad.

Admiraba la dimension moral de WikiLeaks. Assange rara vez se le pregunto acerca de esto, sin embargo, gran parte de su notable energia proviene de un poderoso sentido moral de que los gobiernos y otros intereses creados no deben operar tras los muros del secreto. Es un demócrata. Explico esto en una de nuestras primeras entrevistas en mi casa en 2010.

Lo que está en juego para el resto de nosotros hace tiempo que está en juego: la libertad de pedir cuentas a la autoridad, la libertad de desafiar, de llamar a la hipocresía, de disentir. La diferencia hoy en día es que la potencia imperial del mundo, los Estados Unidos, nunca ha estado tan insegura de su autoridad metastásica como lo está hoy en día. Como un pícaro agitado, nos está llevando a una guerra mundial si se lo permitimos. Poco de esta amenaza se refleja en los medios de comunicación.

Wikileaks, por otro lado, nos ha permitido vislumbrar una marcha imperial desenfrenada a través de sociedades enteras, pensando en la carnicería en Irak, Afganistán, Libia, Siria, Yemen, por nombrar algunos, el despojo de 37 millones de personas y la muerte de 12 millones de hombres, mujeres y niños en la «guerra contra el terrorismo», la mayoría detrás de una fachada de engaño.

Julian Assange es una amenaza para estos horrores recurrentes, por eso es perseguido, por eso un tribunal se ha convertido en un instrumento de opresión, por eso debe ser nuestra conciencia colectiva: por eso todos debemos ser la amenaza.

La decisión del juez se conocerá el 4 de enero.


Foto principal | John Pilger, escritor, periodista y partidario del fundador de WikiLeaks Julian Assange habla a la gente cuando llega al Tribunal Penal Central, el Old Bailey, en Londres, el 14 de septiembre de 2020. Matt Dunham | AP

John Pilger, periodista, autor y director de cine, ha ganado muchas distinciones por su trabajo, incluyendo el más alto premio británico de periodismo en dos ocasiones, un ‘Emmy’ americano y un Premio de la Academia Británica. Su archivo completo se encuentra en la Biblioteca Británica. Vive en Londres y en Sídney. www.johnpilger.com


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.