La intervención estratégica de Rusia en Siria cinco años después – Un «golpe imperdonable» al imperio de EE.UU.

by Strategic Culture Foundation

Hace cinco años, este mes, Rusia comenzó a llevar a cabo fatídicas operaciones militares en Siria a petición del gobierno de Damasco. Fue un «punto de inflexión» trascendental, como señaló el Presidente de Siria, Assad, esta semana, cuya nación está resurgiendo lentamente de las cenizas de la guerra.

Más que salvar a Siria de una guerra de casi un decenio de duración -aunque eso fue de vital importancia- la intervención fundamental de Rusia también marcó el revés estratégico de una campaña respaldada por Occidente de cambio de régimen y de una guerra ilegal gratuita en todo el Oriente Medio y el norte de África.

Ese golpe decisivo contra la presunta hegemonía de los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN es, sin duda, un factor en los aparentes esfuerzos incesantes de Occidente por aislar y difamar a Rusia con sanciones y otras provocaciones, esfuerzos que continúan hasta el día de hoy.

La intervención de Rusia fue una respuesta de principios para ayudar a un aliado histórico, la República Árabe Siria. En ese momento, la nación levantina ya había sido asaltada durante cuatro años por una serie de grupos militantes ilegalmente armados que amenazaban con invadir el país. Esos grupos estaban integrados por cientos de miles de mercenarios procedentes de docenas de países y los medios de comunicación occidentales los calificaron de «rebeldes» en una engañosa cobertura propagandística por el hecho de que en realidad eran terroristas de gran calado que estaban masacrando a su paso por Damasco. Estos «rebeldes» amados por los gobiernos y medios de comunicación occidentales llevaron a cabo decapitaciones y otras atrocidades indecibles contra civiles.

Lo que los medios de comunicación occidentales también denominaron «guerra civil» de Siria es otra cínica artimaña propagandística para ocultar el hecho de que el conflicto era en realidad una guerra de agresión patrocinada por el extranjero. La trama para derrocar al Estado árabe fue elaborada durante años por las potencias occidentales, que consideraban su alianza con Rusia y el Irán como una resistencia inaceptable a sus dictados y objetivos imperialistas.

El liderazgo ruso no se hacía ilusiones. El presidente Vladimir Putin y el Kremlin sabían lo que estaba en juego. Las potencias occidentales estaban tratando de convertir a Siria en un Estado fallido, de quebrar la nación con un asalto brutal por medio de macabros apoderados, y de esa manera allanar el camino para el cambio de régimen para crear un Estado-cliente en Damasco que en adelante haría la voluntad de Occidente en términos de geopolítica de Oriente Medio. El nefasto plan vendría al precio de destruir Siria y su antigua civilización multiétnica y multirreligiosa junto con cientos de miles de vidas perdidas y millones de personas convertidas en refugiados.

La intervención militar de Rusia puso fin a ese plan criminal. Para diciembre de 2016, poco más de un año después, los aliados rusos y sirios habían liberado toda la ciudad septentrional de Alepo, que anteriormente había sido la plataforma de lanzamiento de la guerra por procuración respaldada por Occidente. Otras victorias espectaculares seguirían.

Cinco años después, Siria se libera en gran medida de las redes militantes. Queda un pequeño foco de resistencia en la provincia norteña de Idlib que el gobierno sirio del presidente Bashar al-Assad está decidido a derrotar en breve para restaurar la integridad territorial de todo el país.

Incongruente, pero reveladoramente, partes del este de Siria siguen bajo el control de las fuerzas terrestres del ejército de los Estados Unidos. Las fuerzas americanas, a diferencia de las rusas, nunca fueron solicitadas por el gobierno sirio. Están ocupando ilegalmente el territorio sirio, y por supuesto ese hecho habla de la verdadera naturaleza de la agenda criminal de Washington con respecto a Siria. Las afirmaciones estadounidenses sobre la «derrota del terrorismo» son un encubrimiento absurdo de su objetivo de promover el cambio de régimen, objetivo que ha implicado a Washington armando encubiertamente a los representantes terroristas, no derrotándolos.

El compromiso de Rusia de defender a la nación siria fue heroico y contra todo pronóstico. El país estaba infestado de innumerables grupos militantes que estaban armados, dirigidos y financiados por una formidable gama de potencias, entre ellas los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Turquía, Arabia Saudita y otros regímenes del Golfo ricos en petróleo, así como Israel.

Como se ha señalado anteriormente, antes de la intervención de Rusia, los enemigos con respaldo extranjero estaban a las puertas de Damasco. El bárbaro terrorismo y la destrucción infligidos a Siria casi habían alcanzado un punto de inflexión. Afortunadamente, sin embargo, el poder de fuego ruso cambió la marea terrorista. El logro es comparable a la victoria en la Segunda Guerra Mundial del Ejército Rojo Soviético en Stalingrado.

Hoy en día, la guerra de Siria apenas se menciona en los medios de comunicación occidentales. La aparente pérdida de interés refleja la admisión tácita de que Rusia y su aliado sirio derrotaron la guerra encubierta respaldada por Occidente.

Uno podría imaginar el resultado alternativo si Rusia no hubiera intervenido. Sin duda, Siria sería hoy un páramo invadido por señores de la guerra terroristas. Las implicaciones de ese escenario de pesadilla para la seguridad de la región de Oriente Medio y más allá son casi demasiado para contemplar. Fueron los esfuerzos de Rusia los que evitaron ese resultado infernal.

Siria no fue más que una víctima en una serie de guerras criminales lanzadas por los EE.UU. a través de Oriente Medio y el norte de África, guerras que fueron apoyadas o facilitadas por los aliados europeos y de la OTAN. La destrucción occidental del Iraq, el Afganistán y Libia dio lugar al terrorismo que a su vez fue explotado por las potencias occidentales para el cambio de régimen en Siria. La intervención de Rusia en Siria se asemejó a la de un bombero cuyas acciones extinguieron las llamas del caos y la barbarie.

La alianza militar de Rusia puede haber salvado a Siria de la derrota, pero la nación árabe sigue enfrentándose a arduos desafíos en el futuro, entre otras cosas debido a las sanciones occidentales que impiden la reconstrucción de la guerra. La capacidad de recuperación del pueblo sirio es inspiradora y, con suerte, con la ayuda estratégica de Rusia, China, el Irán y otros países, la nación se restaurará con el tiempo a pesar de la cruel venganza de las potencias occidentales.

Pero la importancia de la intervención militar de Rusia va mucho más allá de Siria. Fue una derrota histórica y fundamental sobre la criminalidad del cambio de régimen occidental y la complicidad con los apoderados terroristas.

Sin embargo, las brasas y los piromaníacos no han sido completamente derrotados. Podemos ver el actual conflicto en Nagorno-Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán. Esa guerra amenaza con estallar en una guerra regional en el vecino sur del Cáucaso de Rusia. Un factor premonitorio es la participación de Turquía, miembro de la OTAN, en su apoyo militar a Azerbaiyán, que incluye el despliegue encubierto de militantes terroristas en la región del Cáucaso desde el norte de Siria.

También podemos discernir la continua y provocadora expansión de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia como una forma de que Washington y sus aliados traten de reequilibrar el poder. Lo mismo se puede discernir de los pretextos actuales para imponer sanciones a Rusia, como el extraño caso de Navalny.

De hecho, tal fue la monumental derrota de la intriga occidental en Siria por parte de Rusia, parece plausible que Washington y sus aliados busquen la venganza contra Moscú en busca de cualquier oportunidad perniciosa para recuperar su pérdida del derecho de señor imperial.

Para Washington y su imperio de secuaces, la pérdida de poder ejercer la violencia con impunidad fue un «golpe imperdonable» de Rusia.


Este artículo fue publicado originalmente como editorial de Strategic Culture Foundation


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.