Golpe de Estado americano

by Donald Monaco

A Joseph Biden se le preguntó durante una reciente entrevista en MSNBC si pensaba que se producirían disturbios internos en las calles de los Estados Unidos si no se contaban todos los votos el 3 de noviembre, poniendo en duda el resultado de las próximas elecciones presidenciales.

Él respondió diciendo,

“Ni siquiera me voy a entretener en eso, porque no estoy anticipando que eso vaya a suceder…. Lo último que necesitamos es el equivalente a un golpe de estado. Quiero decir, esto no es lo que somos.”

La historia refuta la afirmación de Biden. Los Estados Unidos perpetran un golpe de estado. Lo hace muy a menudo. Y lo hace sin disculparse.

¿Se cruzó Ucrania por la mente de Biden cuando se le preguntó si la legitimidad de la inminente elección presidencial americana podría ser cuestionada? Fue el hombre clave de Barack Obama después del golpe patrocinado por EE.UU. en 2014 que usó a los neo-nazis para llevar a los aduladores del FMI al poder en Kiev precipitando una guerra civil.

¿Y qué hay de Honduras, donde Obama aceptó pasivamente un golpe contra el gobierno de Zelaya elegido democráticamente en 2009 que fue emprendido por militares graduados de la infame Escuela de las Américas en Fort Benning, Georgia?

¿Exactamente cómo caracterizaría Biden la eliminación de Muammar Gaddafi del poder por parte de los extremistas islámicos y el bombardeo de la OTAN en Libia como algo diseñado por Obama en 2011, una acción que él y la Secretaria Clinton apoyaron plenamente? ¿Un golpe de estado? ¿Un cambio de régimen? Biden tiene un historial de apoyo vocal a este último, mientras que lo llama intervención humanitaria.

Biden abogó plenamente por la guerra sucia de Obama contra Siria que comenzó en 2011, para desalojar del poder al gobierno baasista de Bashar al-Assad. Si es elegido presidente, promete aumentar el gasto militar y mantener las tropas en Siria, Irak y Afganistán como parte de un plan más amplio para presionar a Assad y enfrentar a Rusia e Irán en el Medio Oriente.

Biden es un intervencionista neoliberal que consta que votó a favor de la guerra de Bush Jr. en Irak que derrocó al gobierno baasista de Saddam Hussein del poder en 2003 después de que los planificadores de la guerra encubierta se dieron cuenta de que un golpe de estado no podía eliminar al presidente iraquí debido a las impenetrables medidas de seguridad tomadas por los iraquíes.

¿Sabe Biden algo sobre la historia secreta del intervencionismo encubierto de EE.UU.? ¿Qué hay de los eventos que se desarrollaron en Irán en 1953? ¿Guatemala en 1954? ¿Congo (Zaire) en 1960? ¿Vietnam del Sur en 1963? ¿Indonesia en 1965? ¿República Dominicana en 1961 y 1965? Grecia en 1967? Chile en 1973?

¿Los nombres Mohammed Mossadegh, Jacobo Arbenz, Patrice Lumumba, Ngo Dinh Diem, Sukarno, Rafael Trujillo, Juan Bosch, George Papandreou y Salvador Allende tienen algún significado para Biden?

Biden conoce el destino de estos líderes y la complicidad del gobierno de los Estados Unidos en su desaparición, de la misma manera que John Gotti y su subjefe Sammy Gravano de la familia del crimen Gambino conocían los nombres de las víctimas de su lista de asesinatos.

Biden no es menos mafioso que cualquiera de los subjefes de las cinco familias del crimen de Nueva York, habiendo servido como Vicepresidente de Obama durante ocho años. Por ejemplo, en 2015, se dedicó al chantaje amenazando con retener mil millones de dólares en garantías de préstamos estadounidenses a los líderes de Ucrania a menos que despidieran al principal fiscal del país, Viktor Shokin, que estaba investigando a Burisma, una empresa de energía en cuyo consejo de administración figuraba el hijo del Vicepresidente, Hunter Biden. El fiscal fue despedido y la investigación se detuvo cuando Biden Jr. recaudó 83.000 dólares mensuales para formar parte de la junta de una empresa de gas de la que no sabía nada en un país cuyo idioma no hablaba.

Las tácticas mafiosas son parte de la política exterior americana, como lo demuestra la historia de la intervención de EE.UU. en Cuba. Además de imponer un embargo económico de 60 años en la isla, el gobierno de EE.UU. participó con la mafia italo-americana en varios intentos fallidos de asesinar a Fidel Castro. La mafia tenía vastas propiedades en los casinos de La Habana que intentaba proteger, mientras que la CIA quería salvaguardar las inversiones de las corporaciones y bancos estadounidenses en el Caribe.

Los golpes de estado no sólo están reservados a los líderes de gobiernos extranjeros que desagradan a los gobernantes del imperio.

Más cerca de casa, “Russiagate” y “Ukrainegate” fueron intentos de quitar a Donald Trump del poder por parte de la comunidad de inteligencia liderada por John Brennan de la CIA, James Clapper de la NSA y James Comey del FBI. Actuaron a instancias de Hillary Clinton, miembro, junto con su marido Bill, del famoso sindicato criminal de Clinton de chantajistas y criminales de guerra.

Trump, en lugar de aprender de la ilegalidad del ejercicio, ordenó al Secretario de Estado Mike Pompeo, un caporrígono de facto, que fomentara un golpe de estado en Venezuela sacando al Presidente Nicolás Maduro del poder a favor del títere estadounidense Juan Guaido. El intento de golpe ha fracasado, pero las sanciones económicas de EE.UU. han matado a más de 40.000 venezolanos.

Al examinar la historia del golpe de estado americano, el asesinato de John Kennedy fue el más dramático. Al igual que el asesinato de Robert Kennedy. Los hermanos Kennedy fueron impedimentos para el complejo militar-industrial durante la guerra fría con la Unión Soviética que amenazó con convertirse en nuclear durante la crisis de los misiles en Cuba en 1962 y la guerra caliente en Vietnam que fue tan divisiva durante el año tumultuoso de 1968. Ambos fueron asesinados por actos de estado.

Los Estados Unidos sólo apoyan la democracia de élite cuando las élites sirven a los intereses corporativos y a los de la autocracia de la seguridad nacional. Incluso en este contexto, hay intensas luchas para determinar qué facción de la clase dominante tendrá el poder.

Los ciudadanos americanos deben saber que su elección en las próximas elecciones presidenciales se limita a elegir al líder de los sindicatos del crimen demócratas o republicanos. El sistema bipartidista del imperialismo estadounidense trabaja en nombre de una clase deudora rapaz que utiliza el asesinato, la extorsión, la sanción, el soborno, el fraude electoral, la guerra y la violencia de masas para controlar el mundo.

No debe hacerse la ilusión de que un voto por el demócrata Biden o el republicano Trump, es un voto por la mafia política americana, un equipo despiadado que protege los intereses materiales de la plutocracia corporativa en un mercado global muy poco libre, demostrando que el capitalismo es sinónimo de crimen organizado.


Donald Mónaco es un analista político que vive en Brooklyn, Nueva York. Recibió su Maestría en Educación de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo en 1979 y fue radicalizado por la Guerra de Vietnam. Escribe desde una perspectiva antiimperialista y anticapitalista. Su reciente libro se titula “La política del terrorismo” y está disponible en amazon.com

La fuente original de este artículo es Global Research
Copyright © Donald Monaco, Global Research, 2020


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


¿Quién ha pulsado el botón del GRAN reinicio?

¿Qué es este “Gran Reinicio” del que estamos escuchando ahora? En pocas palabras, el Gran Reinicio se refiere a una agenda global para monitorear y controlar el mundo a través de la vigilancia digital. by Dr. Joseph Mercola

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .