El tweet de Pompeo sobre las elecciones en Tanzania. Las irregularidades en las elecciones podrían haber sido fácilmente en los EE.UU.

El Secretario de Estado Mike Pompeo señaló su disgusto por los resultados de las elecciones democráticas en la nación de África Oriental de Tanzania en un tweet el lunes, cuando los retumbos del panafricanismo empiezan a moverse de nuevo.

by Raul Diego

Cuando los Estados Unidos deciden llevar la democracia a otras naciones, la mayor parte del mundo lo entiende como un eufemismo para la intervención extranjera en nombre de cualquier número de intereses corporativos y geopolíticos. El nivel de participación podría ir desde unas pocas ONG vinculadas a la USAID que prestan servicios de «consultoría» a organismos gubernamentales receptivos, hasta aviones teledirigidos y bombas que caen sobre civiles inocentes en nombre de la libertad.

En vísperas del tan cacareado ritual de votación de los Estados Unidos, propagado incesantemente como modelo para los países del Sur, su principal diplomático está proyectando el caos electoral que se está desatando en los Estados Unidos sobre los procesos democráticos de otros países. El Secretario de Estado Mike Pompeo tweeteó sobre sus preocupaciones en relación con lo que denominó «arrestos y violencia por motivos políticos» que tuvieron lugar en la nación de África occidental de Tanzanía.

Dada la proximidad de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, la diplomacia humilde y flexible de Pompeo en la plataforma de los medios de comunicación social fue malinterpretada por algunos como una referencia a las propias «irregularidades electorales» y «arrestos por motivos políticos» de los Estados Unidos. Un error comprensible para cualquiera que siga el ciclo de noticias de las elecciones de EE.UU. o que esté armado con una comprensión respetable de la historia de EE.UU., para el caso.

Desde la controversia del voto por correo y otras tácticas de supresión de votantes hasta los encarcelamientos políticos por excelencia de Julian Assange y el todopoderoso activista de los derechos civiles de los nativos americanos, Leonard Peltier, -que lleva décadas languideciendo en una prisión federal- los contornos de las elecciones estadounidenses de 2020 se están desangrando en las elecciones de todo el mundo.

Tanzanía, el país que Pompeo estaba realmente castigando en su tweet, tiene vínculos con el establecimiento de los Estados Unidos que se remontan al decenio de 1960, antes incluso de que existiera, como tal. Cuando la Guerra Fría alcanzó su punto álgido, Frank Carlucci -futuro asesor de seguridad nacional y secretario de defensa de Reagan- era el cónsul de los Estados Unidos en Zanzíbar, que se consideraba un punto caliente comunista después de que la revolución derrocara al Sultanato en 1964.

La estratagema para socavar el gobierno independiente de Zanzíbar implicaba hacerla parte de un nuevo país llamado Tanzania explotando las sensibilidades panafricanas, que eran fuertes en ese momento, para convencer a la vecina República de Tanganyika de que uniera sus fuerzas. Mientras tanto, fantasmas como Carlucci susurraban al oído de los dirigentes de ambos países en nombre del eje Estados Unidos/Reino Unido, que querían frustrar la capacidad de autodeterminación de Zanzíbar.

Tal vez por coincidencia, el actual embajador de los Estados Unidos en Tanzanía también estaba en Zanzíbar justo después de que el nuevo país se formara como médico voluntario en un hospital público. El Dr. Donald J. Wright fue nombrado por el Presidente Trump en septiembre de 2019 y prestó juramento como decimosexto Embajador de los Estados Unidos en la República Unida de Tanzanía el 2 de abril de 2020.

La diplomacia de los blogs

Wright, un médico que comenzó su carrera de funcionario público en la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), fue contratado por la administración Trump mientras ocupaba el cargo de Subsecretario Adjunto de Salud en el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). En su declaración ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado en su audiencia de confirmación, menciona específicamente las elecciones de 2020 en Tanzania, prometiendo continuar «la labor de nuestra embajada para fomentar una elección justa, libre, transparente e inclusiva».

Instalado en su nuevo puesto para cuando se celebraron las elecciones, el embajador Wright puso en marcha el proceso una semana antes de la votación del 28 de octubre al cuestionar la democracia de la nación africana, afirmando en un artículo de opinión publicado en el sitio web de la embajada que corría el riesgo de perder «credibilidad a los ojos de la comunidad internacional» por las denuncias de interferencia gubernamental y violencia política.

En los comunicados de la Embajada de los Estados Unidos después de las elecciones se afirmaba que se habían producido «importantes fraudes e intimidaciones relacionados con las elecciones» durante las elecciones presidenciales del miércoles, que dieron lugar a la reelección del Presidente John Pombe Magufuli, que es miembro del partido gobernante. Según se informa, los líderes de la oposición de Tanzanía fueron arrestados y detenidos después de haber pedido la repetición de las elecciones y de haber planificado protestas generalizadas por los votos impugnados.

Un estadista problemático

El enfoque del subordinado departamental de Pompeo sobre la integridad de las elecciones de Tanzanía se expresó también a principios de octubre, cuando en realidad amenazó con consecuencias «para los responsables de la violencia o la frustración del proceso democrático», según el diario de Tanzanía The Citizen. En una declaración emitida por el puesto diplomático estadounidense el 1 de octubre, los Estados Unidos advirtieron que las elecciones de Tanzanía tenían consecuencias para toda la región del África oriental.

Esta narración, siempre redactada con las habituales declaraciones de imparcialidad en consonancia con la pretensión de los valores democráticos, se ha fomentado durante meses a través de poderosos canales de política internacional como el Consejo de Relaciones Exteriores. En agosto, el poderoso centro de estudios de Washington, D.C. publicó un escrito en el que se señalaba que el presidente Magufuli se estaba volviendo «cada vez más problemático» a los ojos de John Campbell, investigador principal de Estudios de Política sobre África y autor de la entrada en el blog.

Campell reprendió la reticencia de Magufuli a «compartir» información con las agencias internacionales de salud con respecto a COVID-19 y lo calificó de autoritario por rechazar los «protocolos habituales» considerados necesarios para contener la enfermedad.

Está claro que los pecados percibidos de Magufuli están afectando a ciertas relaciones de larga duración entre las organizaciones sanitarias de EE.UU. y Tanzania. Como «principal donante» para «el desarrollo de los servicios de salud» en el país africano, el llamamiento de los medios de comunicación social de Pompeo para «abordar plenamente las preocupaciones de las irregularidades» es un código de calderilla para dar cobertura a otros motivos menos transparentes.

Cada truco del libro

En mayo, la cuenta oficial de Twitter de la Embajada de los Estados Unidos en Tanzania afirmó que los casos de COVID-19 en su ciudad más grande, Dar es Salaam, eran «extremadamente altos» a pesar de no ofrecer ninguna prueba. Un artículo de la CNN repite muchos de los mismos tropos atribuidos a Magufuli como resultado de su negativa a encerrar a su país, como las afirmaciones de que sugirió a la gente que «rezara para que el virus se alejara», lo cual también fue mencionado por Campbell en su artículo de CFR meses después.

El repentino aumento de la presión del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre los resultados de las elecciones de Tanzanía es un claro indicio de que Washington no logró el resultado deseado. Más allá de las creencias personales que Magufuli pueda o no tener sobre cómo combatir mejor la crisis de la pandemia, el triunfo del miércoles también fue acompañado por una victoria aplastante de su partido, que obtuvo el 97% de los escaños en el parlamento. Esa cifra es más que suficiente para cambiar la constitución de la nación, que fue creada en 1977 tras la creación de la actual Tanzanía mediante la fusión de la República Popular de Zanzíbar y la República de Tanganica a mediados de los años sesenta.

Esta unión, en gran medida inesperada en una región de África muy conflictiva en el punto álgido de la Guerra Fría, fue fomentada por los Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania Occidental, que trataban de proscribir toda influencia de Zanzíbar, que había derrocado con éxito al Sultán de Zanzíbar en la revolución de 1964 y era considerado un «sustituto» de la Rusia soviética y otras potencias comunistas, al subsumir al país recién independizado bajo un gobierno conjunto con el más maleable Primer Ministro de Tanganica, Julius Nyerere, a la cabeza.

La CIA y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, a través de Dean Rusk, ejercieron una enorme presión sobre Nyerere para que controlara a los líderes de la revolución de Zanzíbar una vez que la unión fuera ejecutada. Nyereye demostró estar a la altura de las circunstancias, encarcelando a una de las figuras más prominentes de la revolución en 1972, Abdulrahman Mohamed Babu, que era uno de los ministros de Nyerere bajo el nuevo régimen sancionado por los Estados Unidos.

Casi cincuenta años después, los intereses estadounidenses en la región siguen siendo fuertes y, con el resurgimiento de la retórica macartista que emana de Washington, parece que los acuerdos artificialmente impuestos por las potencias atlantistas al pueblo de Tanzanía han empezado a deshilacharse.

A diferencia de sus predecesores, Pompeo puede proyectar sus directrices políticas a través de puestos de carácter limitado en las plataformas de los medios de comunicación social, que durante mucho tiempo se han revelado como instrumentos de la política exterior de los Estados Unidos. No obstante, no está claro si este tipo de diplomacia digital instantánea puede evitar el colapso inevitable de un sistema creado para servir a los intereses de las potencias extranjeras o frenar el auge de un verdadero nacionalismo panafricano, tal como lo concibieron Babu, Fanon y otros enemigos del monstruo colonial que, desde los tiempos de Cecil Rhodes, han recurrido a todos los trucos del libro para mantener a todo el continente bajo su dominio hipnótico.


Foto principal | El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, camina para abordar un avión con destino a las Maldivas, en Colombo, Sri Lanka, el 28 de octubre de 2020. Eranga Jayawardena | AP

Raúl Diego es escritor de noticias de MintPress, fotoperiodista independiente, investigador, escritor y documentalista.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.