México volverá a trazar la relación de la guerra contra las drogas con los EE.UU. después del arresto del general mexicano

Los Estados Unidos no advirtieron a México sobre la inminente detención de uno de sus principales generales después de que el Fiscal General Bill Barr no proporcionara al gobierno mexicano información sobre los cárteles de drogas estadounidenses.

by Raul Diego

El arresto del general mexicano Salvador Cienfuegos Zepeda en el aeropuerto de Los Ángeles en octubre fue la culminación de una operación secreta llevada a cabo por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y la DEA. La operación no fue revelada al gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) antes de la captura de su general.

En uno de sus discursos matutinos diarios después del hecho, AMLO admitió que la noticia le cogió por sorpresa – una declaración de la que se retractó más tarde en un esfuerzo por salvar las apariencias y evitar el escrutinio de la falta de cualquier disposición en la ley mexicana, o en los acuerdos bilaterales de guerra contra las drogas firmados con los EE.UU., para obligar a su poderoso vecino del norte a revelar detalles específicos de las operaciones en curso.

Un ataque tan audaz a la soberanía de otra nación no es un comportamiento excepcional para la única superpotencia del bloque, que históricamente ha intimidado, chantajeado y asesinado a líderes de todo el mundo. No obstante, la detención unilateral de un oficial militar extranjero para que se enfrente a un proceso penal en un tribunal de los Estados Unidos es un momento decisivo en los cuarenta años de la llamada «guerra contra las drogas».

Desde el principio de la desastrosa política, el juicio de los extranjeros en los tribunales americanos ha sido una característica permanente. La extradición ha figurado de manera prominente en las tácticas de la guerra contra las drogas. Los EE.UU. la exige como condición para todos sus socios en la aparente lucha contra los organizados y multimillonarios cárteles de la droga, que desde finales de los 90 ha sido dirigida por el Comando Sur de los EE.UU.

El tema casi derrumbó al gobierno colombiano durante los violentos enfrentamientos de los años de Pablo Escobar, ya que el capo de la droga hizo de la extradición el centro de su cruzada contra sus perseguidores estatales. La invasión de Panamá sólo unos años antes señaló las agresivas intenciones de Washington hacia el resto de América Latina cuando desplegó Navy SEALS y otras fuerzas especiales para capturar uno de sus activos encubiertos más antiguos en Manuel Noriega.

El caso del General Cienfuegos, que fue detenido en un aeropuerto sin ningún acuerdo previo con el gobierno mexicano, revela el flagrante desprecio que las agencias federales de aplicación de la ley de América tienen por las leyes de otras naciones. Al mismo tiempo, la ausencia de una solicitud formal de extradición por parte de los EE.UU. podría ser una pista sobre la verdadera motivación detrás del arresto de alto perfil, que tiene a AMLO pensando dos veces sobre su relación con los EE.UU. en torno a la política de la guerra contra las drogas.

En una entrevista reciente con Proceso, el Secretario de Estado de México, Marcelo Ebrard, confirmó que se ha tomado la decisión de revisar todos los acuerdos de cooperación con la DEA como resultado del arresto del General. «Todo tendrá que cambiar», dijo Ebrard y advirtió que aunque habría cooperación, sería «en términos diferentes».

Operación Padrino

Seis días después de que la DEA anunciara los resultados de una gran operación multi-agencia contra el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) llamada Proyecto Pitón (que logró más de 700 arrestos y millones en efectivo, armas y narcóticos) el gobierno mexicano solicitó información al Departamento de Justicia de los Estados Unidos sobre los cárteles de drogas americanos en una carta dirigida al Fiscal General de los Estados Unidos Bill Barr en marzo.

A través de la misiva oficial, AMLO y su ministro de relaciones exteriores pidieron al Departamento de Justicia que proporcionara más detalles procesables sobre los cárteles de droga americanos. Entre los mencionados en la carta a Barr están los Ángeles del Infierno, los Bandidos, los Discípulos Gángster y Calle 18, cuyos extensos vínculos con los cárteles mexicanos como el CJNG exigen que cualquier información relevante sobre estas organizaciones sea compartida con México.

La solicitud se basa en las revelaciones hechas un mes antes por el agente especial encargado de la DEA en Arizona, Polo Ruiz, quien admitió en una entrevista con Proceso citada en la carta, que los cárteles de la droga estadounidenses han establecido sus propios territorios en los Estados Unidos y, aunque trabajan con los cárteles mexicanos, operan de manera independiente.

La admisión del agente marca la primera vez que un funcionario activo de la DEA ha reconocido la existencia de estos grupos, lo que incita al gobierno mexicano a mencionarlo directamente en la correspondencia oficial de estado a estado después de que la agencia publicara una lista de corporaciones identificadas en el Proyecto Python como grupos de lavado de dinero. Todas las empresas nombradas a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro eran mexicanas y omitieron toda mención de empresas estadounidenses.

La respuesta de Barr llegó un mes después, a mediados de abril. El principal policía de EE.UU. aseguró a AMLO que había instruido a los representantes de la DEA en la Embajada de EE.UU. para reunirse con sus socios y contrapartes mexicanas tan pronto como la crisis de COVID-19 lo permitiera. En cuanto a las preguntas sobre las empresas estadounidenses, Barr no extendió nada más que rumores de agentes de la DEA que afirmaban estar trabajando en el asunto con el Tesoro mexicano.

La Operación «Padrino», como se llamó el plan para capturar Cienfuegos, fue ejecutada sin el conocimiento de ninguna de las múltiples agencias antinarcóticos mexicanas que supuestamente trabajaban en concierto con la DEA y llegó meses después del silencio ensordecedor de Barr sobre el asunto de la inteligencia compartida con México.

El ex Secretario de Defensa Nacional mexicano se enfrenta a tres cargos de tráfico de drogas y uno de lavado de dinero en un tribunal de distrito de los Estados Unidos en Brooklyn, NY. Su abogado defensor -también el abogado de Bill Cosby- fue el fiscal principal en el caso más grande de lavado de dinero en la historia de los Estados Unidos, conocido como Operación Casablanca, que tuvo como objetivo varios bancos mexicanos y funcionarios bancarios mexicanos en 1998, justo antes de que México levantara la prohibición a los bancos extranjeros, que fueron expulsados del país por el Presidente López Portillo más de una década antes -un punto crucial que precedió al crecimiento exponencial de los cárteles de la droga en México y que cubrí ampliamente en la segunda parte de mi serie documental, «Borderline»: La Verdad Incondicional sobre la Guerra contra las Drogas».

La suave invasión

Según el artículo de J. Jesús Esquivel en Proceso, México tiene 54 agentes de la DEA operando en gran parte a su propia discreción dentro del territorio nacional mexicano. Douglas Valentine, entrevistado por MintPress para este informe, sugiere que es probable que haya cientos de agentes encubiertos adicionales recorriendo el país.

Valentine desentrañó la historia secreta de la aplicación de la ley federal de drogas en los Estados Unidos en dos libros recientemente publicados que rastrean la participación de personal de agencias de inteligencia, militares y de aplicación de la ley federal estadounidenses en la facilitación de operaciones de tráfico de drogas en todo el mundo. Su trabajo anterior en el Programa Fénix estableció a Valentine como un destacado periodista de investigación que trabaja para arrojar luz sobre algunas de las actividades más oscuras del gobierno de los Estados Unidos.

Sobre el arresto del General Cienfuegos, Valentine afirma que «es exactamente lo que parece», lo que significa que la descarada afrenta a la soberanía nacional de México fue un mensaje a sus dirigentes para desalentar cualquier otra investigación (como la realizada en la carta a Barr) que buscara información sobre los cárteles de la droga estadounidenses con el fin de identificar las verdaderas redes de distribución y el flujo de ganancias ilícitas a través del sistema bancario estadounidense e internacional, que en última instancia hacen posible el comercio de drogas.

«Un mexicano no puede traer drogas a los Estados Unidos, digamos 500 kg de drogas, y hacer algo con ellas», explica Valentine. «Tiene que haber una infraestructura y gente esperando para recibirla. Pandillas de motociclistas como los Hells Angels, Bandidos y otros grupos conocidos colectivamente como la «Dixie Mafia», mencionados en la solicitud de México de marzo, son utilizados como «testaferros» por poderosos grupos de delincuencia organizada estadounidense, dice Valentine. Pero, señala que los grandes mercados como Nueva York, L.A., y otros están controlados por la mafia.

«Los Hells Angels no van a poder llegar a la ciudad de Nueva York y distribuirla», dice Valentine, y «para tener esos sistemas establecidos, se necesita la mafia, que tiene protección policial, protección política». Tales son las redes que Bill Barr parece estar protegiendo al desestimar la petición de México y tirar de un Don de la mafia sobre su vecino del sur colgando sus trapos sucios para que el mundo los vea.

«La CIA sabe por su vigilancia de las comunicaciones y sus agentes dentro del ejército mexicano quiénes son todos los altos mandos», y pueden arrastrarlos a la luz del sol cuando quieran preservar la pretensión de hacer cumplir la ley, justificar aumentos de presupuesto o enviar advertencias veladas a otros jefes de estado cuando están haciendo demasiadas preguntas.

El increíble alcance de la inteligencia estadounidense y de agencias como la DEA, el FBI y el ICE, por nombrar sólo algunas, en el establecimiento militar y policial de México es una realidad que comenzó a tomar forma en la década de 1940 a través de una floreciente relación entre las fuerzas del orden mexicanas y la inteligencia estadounidense. Estos lazos han crecido exponencialmente desde que Reagan hizo de la guerra contra las drogas un asunto de seguridad nacional y abrió la puerta para que el Departamento de Defensa entrara en acción a través de tratados bilaterales de guerra contra las drogas, como la Iniciativa Mérida firmada por George W. Bush y su entonces homólogo mexicano, Felipe Calderón en 2008.

Existen acuerdos bilaterales similares en toda América Latina y han dado a los Estados Unidos una posición privilegiada dentro de las operaciones policiales y militares de muchos países de la región. En el curso de la guerra contra las drogas, la influencia de los Estados Unidos en la creciente militarización de la policía en México, Colombia y otros países les ha permitido configurar en gran medida la política de seguridad.

Los resultados para México han sido catastróficos. El número de muertos suele superar al de las guerras del Oriente Medio y de todo el mundo. Un incidente especialmente espantoso en 2011, cubierto expertamente por Ginger Thompson, expuso el absoluto desdén de agencias como la DEA y el FBI por las vidas de personas inocentes, quienes – en este caso particular – quedaron a merced de un líder de cártel notoriamente asesino después del dudoso manejo de la inteligencia sensible por parte de la agencia antidrogas.

La promesa de AMLO de tomar un rumbo diferente para enfrentar el problema del cártel en México reduciendo su dependencia de la violencia estatal podría estar levantando campanas de alarma en Washington, motivando acciones como la Operación Padrino para poner el miedo a Dios en el liderazgo del mayor socio comercial de América.

Un disparo en la oscuridad

Si el deseo de AMLO de reformar la relación bilateral entre los Estados Unidos y México es sincero, entonces podríamos estar viendo un verdadero punto de inflexión en las relaciones entre los Estados Unidos y México y un retorno a una época en la que la clase política de México consideraba a su «vecino lejano» – por tomar prestada una frase – con mucha más sospecha.

Por todas las apariencias, el presidente de México parece querer ayudar a su propio pueblo, que es más de lo que generaciones de mexicanos pueden decir de la mayoría de los ex presidentes. Comparado con mega estafadores como el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, que robó millones directamente a los pensionistas y preparó el escenario para la reintroducción en el país de grupos extranjeros de lavado de dinero como HSBC, AMLO es el Rey Salomón.

Barr, izquierda, habla con AMLO en la Ciudad de México, el 5 de diciembre de 2019 después de que Trump sugiriera que EE.UU. clasificaría a los cárteles como organizaciones terroristas. Foto | MPPO vía AP

Desde que asumió el cargo en 2018, el presidente mexicano ha recibido muchas críticas de los sectores de clase media y alta sobre lo que consideran sus políticas de izquierda radical. Grandes manifestaciones han tenido lugar en la Ciudad de México en las últimas semanas pidiendo su renuncia. Pero, la mayoría de los mexicanos, que no son parte de estos grupos económicos, apoyan su presidencia y aprecian su retórica populista.

Como mínimo, AMLO ha declarado inequívocamente que el gobierno mexicano no tiene planes de pagar los honorarios legales del general Cienfuegos, que podrían oscilar entre los 800 y los 1.000 dólares por hora facturable, según los informes. La sugerencia de que México debería utilizar el presupuesto federal para pagar el alto precio del equipo de defensa del general vino del líder del partido de la oposición (PRI), que presentó una propuesta para proteger a las fuerzas armadas mexicanas de las agencias extranjeras de aplicación de la ley.

La naturaleza de esa legislación bien podría estar en el centro de la cuestión que rodea a la detención unilateral de un general militar y llega al corazón del sistema de justicia transnacional, que los Estados Unidos han estado aplicando informalmente mediante sus políticas de guerra contra las drogas y que plantea una amenaza fatal a la soberanía y la autodeterminación de cualquier nación independiente de América Latina y más allá.

Parálisis de México

No es ningún secreto que miembros de alto rango del ejército mexicano han sido engranajes vitales en las operaciones de narcotráfico llevadas a cabo en suelo mexicano. Es la única entidad del país con capacidad para trasladar los narcóticos «clandestinamente desde los puertos de entrada en México hasta la frontera con Estados Unidos», según Valentine. Los líderes de los cárteles suelen responder ante uno u otro funcionario de algún nivel del gobierno federal mexicano, desde el jefe de la policía federal hasta el presidente de la propia república mexicana.

La corrupción de las instituciones de México es legendaria entre su propia gente, que rara vez concede a los políticos -o a alguien en posición de autoridad- el beneficio de la duda. El desprecio al poder es una idiosincrasia cultural y nadie que pretenda ocupar algún tipo de cargo o rango en México está por encima de todo reproche en un país donde la impunidad reina.

Sin embargo, en los Estados Unidos, la vasta red de agentes militares, policiales y de inteligencia que se arrastran por todo el oscuro vientre del comercio mundial de drogas está exenta de escrutinio. Sus principales funciones en el movimiento de drogas ilícitas en todo el mundo son contrarias a las narraciones cuidadosamente elaboradas de bienhechores que ha venido produciendo Hollywood desde el colapso de la conciencia sociopolítica estadounidense.

La corrupción e impunidad en América se esconde detrás de su propio código legal y se guarda celosamente detrás de un barniz retórico de excepcionalismo que el comité de la Iglesia, Vietnam y la cadena de asesinatos políticos casi habían destrozado en la década de 1960. Más recientemente, el trabajo fundamental del periodista Gary Webb expuso el nexo entre el comercio mundial de drogas y el establishment estadounidense, que se ha recuperado de manera notable para ocultar el alcance de la corrupción y la impunidad, una vez más.

William Barr, él mismo, fue una de las personas directamente involucradas en barrer bajo la alfombra el sórdido pasado y las atroces actividades de programas como MKULTRA, COINTELPRO, e Irán-Contra. Como Fiscal General de los Estados Unidos, continúa haciendo lo mismo cuando surgen preguntas incómodas sobre el papel que los traficantes de drogas, las corporaciones y los bancos americanos están realmente jugando en la aparente lucha contra las drogas.


Foto principal | El entonces Secretario de Defensa Salvador Cienfuegos Zepeda, a la derecha, y el Subsecretario Noe Sandoval Alcázar, a la izquierda, hacen un gesto de indicación a los soldados que pasan, durante una revisión de las tropas que participarán en el desfile del Día de la Independencia, en la Ciudad de México, el 14 de septiembre de 2016. Rebecca Blackwell | AP

Raúl Diego es escritor de noticias de MintPress, fotoperiodista independiente, investigador, escritor y documentalista.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.