El Gran reseteo Distópico y el Contraataque: Reducción de la población y esperanza para los hijos de los hombres

Génesis 11:5 – Y el Señor bajó a ver la ciudad y la torre que los hijos de los hombres construyeron.

by Joaquin Flores

El Gran Reseteo, la 4ª Revolución Industrial, el 4º Giro, el Gran Despertar y la Inteligencia Artificial. Estos son los temas reales que están dando forma al paisaje socio-político, cultural e ideológico de nuestras vidas en 2020.

El empuje para el cierre y la cuarentena hacia un Gran Reseteo es cada vez más entendido por los críticos como un programa de esclavitud masiva y castigo colectivo, reducción de la población, presentado dentro de los puntos de discusión progresivos de la trampa. En nuestro último artículo sobre el Gran Reseteo, «¿El Gran Reseteo de quién? La lucha por nuestro futuro – Tecnocracia vs. República», confrontamos la naturaleza orwelliana del término mismo, mostrando que la nueva propuesta aparentemente tecnocrática se estaba haciendo de una manera que parece acortar los procesos de toma de decisiones de los estados soberanos así como los procesos democráticos dentro de las repúblicas.

En las eternas palabras del autor irlandés, Oscar Wilde, «La vida imita al arte mucho más que el arte imita a la vida».

«Que vivamos en una época en la que los planes de la élite se exponen de forma más abierta y descarada, en la ficción, en la mitología pública, en la cultura, y se fabrican de una forma totalmente fuera de las manos de la gran mayoría de las personas cuyas vidas cambiarán para siempre, probablemente para peor, es sin duda la verdadera catástrofe de nuestro tiempo».

Hay un hecho extraño, aunque poco conocido, sobre la vida de los prisioneros. Ahora que la humanidad se enfrenta a la desalentadora probabilidad de un régimen de encierro con el endeble pretexto de un virus con una tasa de supervivencia del 99,9%, tenemos que entender algo sobre los prisioneros y el Gran Despertar. El Gran Despertar es el producto de cómo las personas encarceladas responden al encarcelamiento. Así como una persona privada de la visión desarrolla un sentido del olfato y del oído sobresaliente, una persona privada de la libertad física desarrolla una profunda y reificada libertad espiritual o sobrenatural, que es el despertar. En un extraño giro del destino, cuanto más se encierra a la gente, más despierta.

Estamos atrapados entre dos aparentes contradicciones que de hecho se reconcilian. Por una parte, comprendemos que todo sucede por una razón y que la justicia siempre prevalece al final, y por otra parte, sabemos que el posible destino que podemos tener sólo viene a costa de una tremenda lucha, autodisciplina, fortaleza moral y sacrificio. Esta es la mentalidad del despierto, del soldado político, en el curso de la lucha contra el Gran Despertar y dentro de la era del 4º Giro.

Censurar los hechos, cosificar la ficción

El mes pasado, el padre del Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, Stanley Johnson, fue sorprendido por segunda vez en público, sin llevar máscara. ¿Ignoraba que hay una pandemia altamente contagiosa, que afecta a su grupo de edad en particular? ¿No sabe lo que está pasando en el Reino Unido y en todo el mundo?

¿O sabe algo que el resto de nosotros no sabemos? La locura que puede ser, se supo que fue Stanley Johnson quien escribió la novela de ficción distópica, El virus, que describe mucho de lo que estamos viviendo hoy en día. También es el autor de La población mundial y las Naciones Unidas: Desafío y Respuesta, un libro de no ficción sobre el tema descrito en su título. En El virus,

Tanto en el arco narrativo de la novela, como en su propia introducción, Stanley Johnson expone la necesidad de un virus a los ojos de una élite insidiosa para frenar el crecimiento de la población. Esta coincidencia con el actual Programa 21/2030 de las Naciones Unidas sobre control de la población, y el compromiso del promotor de la vacuna y beneficiario de la OMS, Bill Gates, de disminuir la población mundial, es absolutamente desconcertante y plantea interrogantes sobre otras coincidencias que han surgido desde entonces. Esto, por supuesto, incluye la misma posición que Boris Johnson tiene hoy en día en la gestión de la versión de la vida real del virus en la Gran Bretaña actual.

Pero, ¿es esto una mera cuestión de coincidencia, o no? Esa cuestión se ha convertido en objeto de un vigoroso debate, en el que una de las partes argumenta que no es una coincidencia que esté tremendamente censurada por los medios de comunicación social y que se le prohíba efectivamente dar su versión, y la otra parte es la única voz que se oye y se ve a través de los medios de comunicación social y de legado.

El hecho de esta censura sobre esta cuestión por sí sola parece dar crédito a los que están siendo censurados, como es a menudo la consecuencia no deseada de la censura, y tal vez la última esperanza del hombre.

Este es un ejemplo asombroso de la vida imitando al arte, y ahora con una creciente conciencia pública sobre la relación entre las vacunas y la infertilidad, llegamos al predicado de la película «Hijos de los hombres».

Hijos de los Hombres representa un mundo en caos global, guerra, conflictos, batallas callejeras abiertas entre miembros de fuerzas cuasi gubernamentales y varios cultos radicales y religiosos, un empuje militar yihadista por las calles de París, una junta paramilitar, los efectos de la migración masiva, prisiones al aire libre y cosas peores. Esto se ha apoderado de la mayor parte de Europa y presumiblemente del mundo. Este colapso parece haber sido el producto de una pandemia global de infertilidad de origen desconocido. En una película de 2008, cualquiera que la viera hoy reconocería instantáneamente las escenas como una aproximación a las imágenes de la vida real vistas en las noticias del mundo de 2020.

La crisis mundial de infertilidad crea una sensación generalizada de inseguridad, la imposibilidad de un mercado de valores, y una sensación consciente de una inminente condena y una respuesta nihilista por parte de las élites.

Tomado junto con «El virus» de Johnson, podemos hacer una conjetura bastante educada de cómo se manifestaría tal resultado en una realidad en la que la vida está imitando el arte: el virus o la vacuna creada para curar el virus, de hecho se presta a la infertilidad.

No es difícil hacer tal suposición, por la razón de que, día a día, vemos esta distopía convertirse en nuestra realidad cotidiana. Se ha convertido en una cuestión de hecho mucho más que de ficción.

Esto nos obliga a abordar, con sobriedad, una reevaluación del concepto de progreso y a dónde conduce

Los temas de un virus utilizado como predicado tanto para el control de la población como para una transformación social total, como escribimos en ‘Whose Great Reset‘, es uno que refleja los efectos de la guerra: tanto en términos de un evento de bajas masivas como en la necesidad de ‘reconstruir mejor’ después de un aparente colapso socioeconómico inducido ya sea por la calamidad o por la respuesta torpe del gobierno.

El aparato estatal ideológico de la modernidad tardía tecnocrática

Durante muchos años, los críticos sociales y los filósofos públicos han expresado su preocupación por el interminable aumento del culto tecnocrático y futurista de la modernidad tardía. En muchos sentidos, esto está atrapado en todo el proyecto ideológico de nuestra época, ya que una fachada de izquierdas sobre un pensamiento tecnocrático-policía-estado se ha convertido en lo que Louis Althusser había llamado el Aparato Ideológico del Estado (ISA) en su texto de referencia del mismo nombre, «Idéologie et appareils idéologiques d’État (Notes pour une recherche)«.

El hecho de que vivamos en una época en la que los planes de la élite se exponen de forma más abierta y descarada, en la ficción, en la mitología pública, en la cultura, y se fabrican de forma totalmente ajena a las manos de la gran mayoría de las personas cuya vida cambiará para siempre, probablemente para peor, es sin duda la verdadera catástrofe de nuestro tiempo.

Durante generaciones, los ciudadanos fueron bombardeados con motivos futuristas y tecnocráticos, donde se alentaba a la gente a proyectar ingenuamente su propia bondad en los objetivos de los líderes políticos y corporativos, y de los científicos, incluso cuando esta bondad no había sido probada o establecida. La bata de laboratorio blanca se había convertido en sinónimo no sólo de confianza, sino también de buenas intenciones, y en ese sentido reemplazó el vestido de sacerdote y la túnica negra. Esto ha cultivado un suelo fértil para los gustos del Dr. Anthony Fauci y los de su clase. Esto ha culminado en la ahora abierta implementación de la llamada «4ª Revolución Industrial», un marco progresista envuelto en la sociología de Marx pero ausente de sus componentes humanistas y emancipadores – un «marxismo tecnocrático de elites».

La iglesia del mito del progreso ha caracterizado gran parte del discurso sociopolítico del último siglo. Ha preparado a varias generaciones para aceptar los «desafíos del cambio» como una necesidad prevista, para forjar un «mundo feliz». Ha servido como el supuesto subyacente de las tres ideologías más impactantes del siglo XX: liberalismo, fascismo y comunismo. Tantas carretas de manzanas han sido volcadas a lo largo del camino hacia alguna combinación de esos fines, que hoy en día hay cientos de millones de personas que nunca han visto una carreta de manzanas con sus propios ojos.

El Aparato Ideológico del Estado ha proscrito que las críticas a las políticas, planes y compromisos reales existentes a nivel de la ONU, como la Agenda 21 y la Agenda 2030, sean censuradas a través de los medios de comunicación social. La censura en sí misma da crédito al lado de la «no coincidencia» del debate actual, porque el objetivo de la reducción de la población mundial no sólo es explícito, sino central. El aparato ideológico establecido proscribe que cuestionar el programa es una «negación de la ciencia» y una «conspiración de extrema derecha», que son los dobles y no buenos delitos de pensamiento de nuestros días. En el centro del aparato ideológico se encuentran los tropos culturales y políticos que coinciden temáticamente con la globalización cultural y de la línea de suministro en el marco de las economías basadas en los servicios del primer mundo, fundadas a su vez en la premisa de la obsolescencia planificada.

La reducción de la población, sin embargo, es un objetivo abierto de las elites y sus instituciones de gobierno mundial, y lo único que es discutible es la idea de que los mismos gobiernos que mintieron sobre los pretextos de las guerras en el Iraq y el Viet Nam, que luego llegaron a asesinar a millones de personas inocentes, puedan estar mintiendo hoy de nuevo sobre los métodos que pueden utilizar con ese fin.

Y sin embargo, los métodos pasados de control de la población, como la guerra de tipo total, son inaceptables para las élites de hoy en día debido al espectro de un holocausto nuclear que también contaminaría la vida de las propias élites. Johnson no sólo es consciente de esto, sino que es explícito en su introducción a ‘El Virus’. También podemos incluir que la guerra dará lugar a que se culpe a uno u otro lado en un momento de gran colusión entre las potencias mundiales, pero aún así una pandemia mundial parece ser un acto de dios – cuando en realidad tal vez es el resultado del hombre jugando a ser dios.

El Aparato Ideológico del Estado comenzó a mutar a finales de los años 70, absorbiendo, deformando y luego proyectando de nuevo en una sociedad una forma mutada del mismo radicalismo de protesta que anteriormente desafiaba al antiguo Aparato Ideológico del Estado. Esta nueva ISA se caracterizó por una nueva moralidad social, que entregó el ahora omnipresente culto a la corrección política. Este autoritarismo ideológico es uno en el que la esclavitud y la autolesión son señales de virtud, y este cambio cultural hacia la flagelación pública hizo posible la idea de que el encierro, la cuarentena y el uso de máscaras era una señal de virtud más que de salud. Sin este cambio en la ISA en las últimas décadas, nunca podría haber habido una nueva normalidad.

Conclusión

A medida que hemos expuesto la superficie del problema y comenzado a insinuar el curso necesario de soluciones, en la Parte II profundizaremos en el problema y desarrollaremos lo que sería un orden justo. En la Parte II, veremos los orígenes del contrato social y el problema de los hombres libres frente a la creciente forma burocrática, en la historia. Esto nos llevará a ver por qué a nivel filosófico nuestras actuales élites han aterrizado en la misantropía y el genocidio como un programa de reducción de la población humana, como la mejor solución posible. Finalmente explicaremos que aunque una cuarta revolución industrial vendrá en cualquier dirección, que la reducción de la población y la esclavitud no es un componente necesario de la misma. Más bien, que depende de los hombres libres el determinar cómo será eso y esbozaremos sus funciones reales.


Joaquín FLORES, educado en el campo de IR y IPE en la Universidad Estatal de California en Los Ángeles; anteriormente sirvió como agente de negocios y organizador para el sindicato SEIU; ha publicado internacionalmente sobre temas de geopolítica, guerra y diplomacia; sirve como director del Centro de Estudios Sincréticos con sede en Belgrado, y es Editor Jefe en Fort Russ News. Puedes contactarte con él en FindMeFlores@gmail.com

Este artículo fue publicado originalmente en Strategic Culture Foundation


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Un comentario en “El Gran reseteo Distópico y el Contraataque: Reducción de la población y esperanza para los hijos de los hombres”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.