Sí, el fraude electoral es real. Y es una tradición de larga data en ambos lados del pasillo

A medida que las acusaciones de fraude electoral siguen arremolinándose casi dos semanas después de las elecciones de 2020, los contornos de una galvanizada clase dirigente bipartidista en América empiezan a emerger a raíz de la desaparición de la democracia
by Raul Diego

La democracia americana está en el limbo después de que la tan esperada y disputada elección finalmente se haya realizado. A más de una semana del 3 de noviembre, demócratas y republicanos venden su propia versión de los acontecimientos mientras una campaña de los medios corporativos intenta fabricar el consentimiento de Joe Biden como presidente electo al verdadero estilo Guaidó. Trump hace de villano, instalado en el Despacho Oval, mientras que los funcionarios de su gabinete plantean débiles desafíos legales que no abordan cuestiones sustantivas de fraude electoral y sirven simplemente para prolongar el estancamiento y aumentar la tensión para la gran final.

A pesar de las pruebas de las vulnerabilidades fatales que subyacen en la infraestructura de votación electrónica de los Estados Unidos y que dejan a los sistemas en el centro mismo del proceso democrático abiertos a la manipulación de las elecciones a escala masiva, gran parte del público estadounidense no es consciente de la magnitud del problema ni de la facilidad con que se pueden manipular los resultados de las elecciones sin dejar rastro.

La torpe incompetencia de la administración Trump da cobertura a las maquinaciones del establishment estadounidense, que una cobertura independiente más matizada ha revelado con gran detalle. Teniendo en cuenta los preparativos deliberados realizados para esta eventualidad particular, con ejercicios de mesa y la creación de nuevos organismos y programas federales desde el comienzo de la carrera presidencial de 2016, está claro que las elecciones de 2020 se plantearon como una oportunidad para transformar fundamentalmente el monstruo político estadounidense, en paralelo con el actual reajuste económico mundial.

Una declaración publicada el jueves pasado por el director de una de las agencias más recientes, a cargo de la supervisión de la infraestructura de ciberseguridad en los Estados Unidos, afirmaba que no había «ninguna prueba […] de que ningún sistema de votación haya borrado o perdido votos, cambiado votos, o esté de alguna manera comprometido». Chris Krebs, el jefe de la Agencia de Seguridad Cibernética y de Infraestructura (CISA), contradijo directamente al presidente de la Comisión Federal de Elecciones (FEC), nombrado por Trump, quien la semana pasada dijo al medio conservador Newsmax que definitivamente se estaba produciendo un fraude electoral.

Ciberacosadores

Parte de la misión de la Agencia de Seguridad Cibernética e Infraestructura se centra en asegurar el cumplimiento de los dictados del DHS sobre los protocolos de seguridad de las elecciones. La agencia federal autónoma con la supervisión del Departamento de Seguridad Nacional se formó dos años después de un vergonzoso incidente que involucró al DHS durante las elecciones generales de 2016, cuando el entonces secretario de estado de Georgia, – ahora gobernador – Brian Kemp, anunció que los ciberataques a sus sistemas de votación habían sido rastreados hasta la agencia federal de aplicación de la ley.

En 2020, con el CISA firmemente establecido, la división de ciberseguridad del DHS implementó una «sala de guerra 24/7» para protegerse ostensiblemente contra la piratería electoral. Krebs de CISA, un ex director de políticas de ciberseguridad de Microsoft, lideró el esfuerzo para «monitorear una red de cada sistema electoral de cada estado simultáneamente hasta que cada voto sea contado», según News Nation, a la que se le permitió traer un equipo de cámaras a la operación en Fort Meade, Maryland.

En el período previo a las elecciones de 2020, las advertencias sobre los ciberguerreros rusos e iraníes que se burlaban de la contienda electoral estaban por todas partes en los medios de comunicación estadounidenses. Las graves advertencias de una amenaza existencial a la democracia por parte de actores extranjeros que nunca se materializaron se aprovecharon para aplicar nuevas medidas de seguridad en asociación con el sector privado. Krebs presentó la excusa de una horda de piratas informáticos euroasiáticos notoriamente ausente, de que los enemigos de Estados Unidos eligieron «no participar en estas elecciones» en un reciente artículo del New York Times.

El hecho es que ni Rusia ni Irán tienen ni de lejos el nivel de acceso al sistema electoral de Estados Unidos como el puñado de empresas privadas que forman parte de un cártel de máquinas de votación electrónica, que actualmente controla más del 92% del mercado de las elecciones en Estados Unidos.

Usted no tiene realmente la opción de HAVA

En una época prolífica de excesos draconianos del gobierno, una de las piezas legislativas menos conocidas propuestas por la administración Bush fue la Ley de Ayuda a América a Votar (HAVA), aprobada por una Cámara controlada por los republicanos y un voto unánime de un Senado dirigido por los demócratas en diciembre de 2001. El proyecto de ley se convirtió en ley 11 meses después y «aceleró enormemente la informatización completa de las elecciones de los Estados Unidos», según Jonathan Simon, un defensor de la integridad electoral y autor de «Code Red, Computerized Election Theft and The New American Century», en una entrevista con MintPress.

Simon describe el enfoque de «zanahoria y palo» de la legislación para incitar a los estados a adoptar tecnologías como los sistemas de votación con pantalla táctil conocidos como DREs, que más tarde fueron sustituidos por sistemas de código de barras o BMDs, que «carecían por completo de disposiciones de ciberseguridad para proteger el proceso cada vez más oculto que promovía». Entre los autores del proyecto de ley se encuentra nada menos que el actual líder del Senado y hacedor de reyes republicano, Mitch McConnell, quien ha defendido el derecho de Trump a impugnar los resultados de las elecciones sin comprometerse a un resultado en particular.

«Si, como se afirmó», continúa Simon, «la HAVA facilitaría la votación y por lo tanto aumentaría la participación, como podemos ver claramente hoy, eso no era decididamente un objetivo del Partido Republicano, ciertamente no de un táctico como McConnell». Las motivaciones partidistas que Simon atribuye a la HAVA son bastante claras, y, como señala, deberían haber sido claras también para los demócratas. Pero, el argumento de que el establecimiento liberal americano no tenía ni idea de las ramificaciones no explica las propias incursiones de los demócratas en el estrecho universo de los sistemas de votación electrónica.

Las máquinas de votación llenan el piso para la votación anticipada en el State Farm Arena en Atlanta, el 12 de octubre de 2020. Brynn Anderson | AP

Hace una semana, la presentadora de la FOX Maria Bartiromo, casualmente dejó escapar que el jefe de personal de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, Sidney Powell, se había convertido en un cabildero de Dominion Voting Systems, una de las pocas empresas que mantienen un estrecho cártel de sistemas electrónicos de votación, que juntos controlan el 92% del mercado electoral. Sin embargo, la cuota de mercado de Dominion se ve empequeñecida por ES&S; la mayor empresa de máquinas de votación electoral de los Estados Unidos y cuyos «subcontratistas que [hacen] la programación, el mantenimiento y la distribución reales» están controlados por aliados políticos del GOP, según Simon.

Las disputas que estas empresas mantienen para robarse los mercados electorales entre sí y los inseparables problemas políticos que esa dinámica puede causar, se pusieron de manifiesto en Luisiana justo antes de las elecciones de mitad de período de 2018 cuando su gobernador demócrata, John Bel Edwards, canceló un contrato de 95 millones de dólares que había sido adjudicado a Dominion después de que su competidora ES&S presentara una queja sobre el proceso de contratación. Edwards fue acusado por su secretario de estado republicano de ponerse del lado de «sus compañeros políticos en materia de seguridad electoral», lo que contradice las nociones prevalecientes de una división puramente partidista a lo largo de este asunto.

Vulnerabilidades fatales

Los expertos de ambos lados de la línea divisoria política admiten que tanto el fraude electoral como el fraude en las elecciones se producen con una frecuencia considerable desde la llegada de las máquinas de votación electrónicas. Además de Dominion y ES&S, sólo otras cinco empresas dominan este espacio: Tenex, SGO/Smartmatic, Hart InterCivic, Demtech y Premier (antes Diebold).

Prácticamente todas han sido acusadas de manipulación del recuento de votos u otras irregularidades asociadas a sus sistemas. Hart, por ejemplo, fue acusado de «vote flipping» (la práctica de cambiar los votos de un candidato a su oponente) en Texas. Dominion también se encontró con problemas en el estado de la Estrella Solitaria cuando sus sistemas fallaron en la certificación por problemas de accesibilidad.

«Gran parte del equipo que se utiliza para registrar y contar los votos», explica Jonathan Simon, «está equipado con un módem, lo que lo hace muy vulnerable a las interferencias a distancia, o está programado con el uso de otras computadoras que no están conectadas a Internet, lo que permite la alteración de las tarjetas de memoria y el código que se ejecuta en máquinas de nivel de recinto (como BMD, DREs o escáneres ópticos) o en tabuladores centrales».

Ejemplos de estas peligrosas debilidades fueron exploradas en un reciente video publicado por un autodenominado profesional de seguridad nacional, L. Todd Wood, donde el experto en seguridad electoral conservadora, Russ Ramsland, desglosa sus hallazgos de un análisis forense de un registro de más de 1000 páginas de votantes sacado del centro de tabulación central del condado de Dallas tras las elecciones de mitad de período de 2018.

Ramsland identificó casos de sustitución de votos en 96 distritos electorales, un número desmesurado de «actualizaciones» de la base de datos y otras graves irregularidades que apuntan a la manipulación del recuento de votos y equivalen a un fraude electoral. Su acusación más explosiva se centró en las afirmaciones sobre el intercambio de votos en tiempo real en las elecciones para gobernador de 2019 en Kentucky, donde Ramsland afirma que miles de votos originalmente dados al candidato republicano fueron intercambiados en directo en una emisión de la CNN y añadidos al recuento del candidato demócrata, Andy Beshear, que acabaría ganando las elecciones.

Ramsland también alegó que los datos electorales de esa carrera se almacenaban en un servidor en Frankfurt, Alemania, antes de ser pasados por la base de datos de tabulación central, que se sincroniza automáticamente con los números mostrados a los televidentes. Este servidor ha sido atacado por los partidarios de Trump en los últimos días y repetido por Rudy Giuliani en su podcast del viernes, cuando también afirmó tener pruebas directas de fraude electoral.

Aunque es prácticamente imposible para el lego en la materia desentrañar las complejidades que subyacen a las tecnologías de encriptación y de nube que subyacen al actual sistema electoral de los Estados Unidos, pocos pueden dudar de que el paso a un sistema de votación digital elimina los últimos vestigios de control que tenía el ciudadano estadounidense normal en un ejercicio otrora participativo de la democracia.

Cuando se le pregunta si la democracia puede existir incluso en esas condiciones, Simon se refiere a una predicción que hizo en «CODIGO ROJO», en la que augura «una inexorable progresión hasta donde estamos ahora: la confianza pública erosionada, los perdedores haciendo acusaciones descabelladas, nadie capaz de probar nada, [y] todos como que se despiertan para darse cuenta de que nuestro oculto proceso computarizado de conteo de votos no produce resultados basados en la evidencia».

Charada de fantasía

Las promesas de Giuliani de que los denunciantes se presentarían para salvar el día para la multitud del MAGA y cancelar las elecciones no es probable que produzcan nada de consecuencia ya que esta farsa sólo sirve para allanar el camino para las clases dominantes, que están consolidando su dominio sobre el poder y la riqueza a velocidades alucinantes gracias a las peculiares ventajas que les otorgan los protocolos de la pandemia. Las pruebas reales de la farsa electoral están demasiado extendidas como para afrontarlas en el marco de un debate nacional, ya que eso amenazaría la posición de los políticos que dependen de un sistema amañado y de los poderosos intereses que los controlan.

Con los extremos del espectro político estadounidense iluminados en profundos rojos y azules, lo que surja de las cenizas no se parecerá mucho a lo que hubo antes, e independientemente de los resultados de las elecciones, la inexorable marcha de Estados Unidos hacia el tecno-fascismo está avanzando.

El fraude electoral y electoral real tiene lugar en todas las elecciones nacionales estadounidenses y es igual de frecuente en las elecciones estatales y municipales. Desde la división de los votos hasta las tácticas de supresión de los votantes y la manipulación directa de los resultados electorales, ambos partidos políticos han usurpado los procesos electorales para mentir y hacer trampas para llegar al poder más de una vez.

Pero con la llegada de los sistemas de votación digital, incluso los escándalos de los que siempre parece oírse hablar demasiado tarde desaparecerán también. El aspecto más sencillo de la democracia, la votación, está desapareciendo tras una cortina de unos y ceros que sólo los lacayos tecnocráticos podrán retirar. Trump, que fue arrancado de la pantalla de un reality show como Jeff Daniels en «La Rosa Púrpura de El Cairo» e insertado en el concurso nacional para el más alto cargo del país, no hará nada para cambiar eso.

Documentos del FBI disponibles públicamente muestran que el presidente en ejercicio ha sido un informante del FBI desde principios de los ochenta y su ascenso al cargo más alto del país no fue el caso de un billonario independiente y descarado que decidió presentarse a la presidencia para «Hacer a América grande de nuevo». Después de todo, los lazos de larga data de Donald Trump con el «Deep State» que muchos de sus más acérrimos partidarios están convencidos de que está desmantelando, en realidad revela una guerra de facciones entre la clase dirigente entre bastidores.

Con un presidente que es el estado más profundo que existe, si hay algo que podemos quitar de los últimos cuatro años y estos últimos días desde las elecciones, es que el excesivo partidismo del establishment americano ha sido una artimaña emprendida para ocultar el hecho de que están unidos para librar una guerra de clases como nunca antes.


Foto de fondo | Gráfico de Antonio Cabrera para MintPress News

Raúl Diego es escritor de noticias de MintPress, fotoperiodista independiente, investigador, escritor y documentalista.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


¿Qué hay detrás de la negación de Washington del programa de armas biológicas en Ucrania?

El intercambio de la subsecretaria del Departamento de Estado, Victoria Nuland, con el senador Marco Rubio durante las audiencias del martes en el Senado desencadenó un acalorado debate, dado que Washington había negado previamente con vehemencia la presencia de cualquier laboratorio biológico dirigido por Estados Unidos en Ucrania. Ekaterina Blinova | … Seguir leyendo ¿Qué hay detrás de la negación de Washington del programa de armas biológicas en Ucrania?

Tu voto:

Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.