Bolivia: El nuevo gobierno trabaja para deshacer los daños causados por el régimen de Añez apoyado por los EE.UU.

El partido Movimiento al Socialismo ya está promulgando cambios generalizados en Bolivia en un intento de deshacer el daño de un año de austeridad y gobierno militar respaldado por los Estados Unidos.

by Alan Macleod

Apenas unas semanas después de su aplastante victoria, el partido de izquierda Movimiento al Socialismo (MAS) ya está promulgando cambios generalizados en Bolivia en un intento de deshacer el daño de un año de gobierno militar. En noviembre pasado, un golpe de estado respaldado por Estados Unidos sacó del poder al presidente democráticamente elegido Evo Morales, colocando en el poder a la política autoritaria de extrema derecha Jeanine Añez.

Internamente, el nuevo gobierno, encabezado por Luis Arce, se enfrenta a muchas preocupaciones apremiantes, mientras el país trata de hacer frente a las consecuencias de la pandemia COVID-19 que ha matado a más de 9.000 bolivianos, convirtiéndolo en uno de los países más afectados del mundo per cápita.

Arce, el ministro de economía de Morales hasta el golpe, ha hecho de la erradicación de la pobreza y la extrema pobreza su principal prioridad. Bajo la dirección de Morales (2006-2019), Bolivia vio su tasa de pobreza reducida en un 42% y la pobreza extrema en un 60%. El gobierno ya ha comenzado a emitir lo que llama “bonos de hambre”, es decir, sumas de dinero en efectivo para todos los adultos que no reciben un salario. Se trata de una transferencia financiera muy necesaria, ya que muchos sectores, incluido el turismo, se han hundido prácticamente gracias a la pandemia. Como parte de un programa económico más amplio, Arce anunció cambios en el gasto público que espera que “optimicen los gastos y reactiven la inversión pública para generar empleos”.

Parte del trabajo de Arce implica deshacer el daño hecho por la administración de Añez durante el año pasado. El gobierno está reiniciando proyectos de transporte público cancelados bajo el breve mandato de Añez, como el proyecto de tranvía para la ciudad de Cochabamba, y reabriendo su Ministerio de Culturas, que Añez cerró, calificándolo de “gasto absurdo”. El Ministerio de Culturas promovió la identidad indígena boliviana y ahora estará dirigido por un indígena quechua campesino. También se ha permitido que las redes de televisión y radio que fueron cerradas durante la administración anterior vuelvan a emitir. A finales del mes pasado, la cadena de noticias latinoamericana TeleSur comenzó a operar en Bolivia después de un año de silencio.|

A nivel internacional, los cambios han sido quizás más pronunciados. Bolivia se ha reincorporado a una serie de alianzas y organizaciones progresistas de América Latina, incluyendo la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) – un bloque comercial y político de izquierda destinado a promover la unidad latinoamericana. El ex presidente Morales también viajó a Venezuela, observando las recientes elecciones y abrazando a los funcionarios del gobierno allí, también posando bajo un retrato del revolucionario cubano Che Guevara.

Mientras que el ministro del interior de Añez, Arturo Murillo, invitó a las fuerzas de seguridad israelíes al país para ayudar a sofocar la disidencia y aplastar cualquier resistencia a su gobierno, la nueva ministra de la presidencia, María Nela Prada, lleva de forma puntual un Keffiyeh (pañuelo) palestino en misión oficial. Bajo el mandato de Morales, Bolivia se ha convertido en un campeón de los derechos de los palestinos en el escenario mundial, llegando incluso a declarar a Israel como “estado terrorista” en 2014. La posición de Bolivia formaba parte de un cambio de relaciones en todo el continente; en 2005, ningún país de América del Sur reconocía oficialmente a Palestina, pero en 2018 todos habían cambiado de posición.

Bajo la dictadura de Añez, Bolivia invitó a la policía secreta israelí al país para ayudarles a reprimir a los manifestantes.
Hoy su Ministro de la Presidencia lleva casualmente y el palestino Keffiyeh en misión oficial.

Añez fue elegido por los militares después de que intervinieran en las elecciones presidenciales de 2019, alegando fraude y exigiendo la dimisión de Morales. Morales huyó a México, luego a Argentina, y se enfrentó a pasar el resto de su vida en prisión si volvía a su patria.

Añez y Murillo impulsaron un programa de privatización radical, reprimiendo la oposición a su gobierno. Llamándose a sí mismo un “presidente interino”, prometió celebrar inmediatamente elecciones. Sin embargo, las pospuso tres veces. Por temor a un gobierno militar permanente, los bolivianos organizaron una huelga general en todo el país que paralizó el país y la obligó a ceder en las elecciones de octubre. Aunque se prohibió a Morales presentarse a las elecciones, Arce y el MAS ganaron de forma aplastante, casi duplicando el total de votos de sus rivales más cercanos. Morales volvió a la bienvenida de héroe el mes pasado, acompañado por Ollie Vargas de MintPress.

Añez, por su parte, intentaba ir en sentido contrario, pero se le impidió huir del país en un avión a Brasil. Se quejó de que estaba siendo “perseguida” por “pensar de forma diferente”. Otros pensaban que se le pedía cuentas por sus crímenes, que incluían la supervisión de dos masacres de indígenas partidarios del MAS. Murillo, por otra parte, logró volar a Panamá y actualmente se encuentra en los Estados Unidos. Dado el fuerte apoyo de los Estados Unidos al golpe, es poco probable que se vea obligado a regresar.

Sin embargo, tal vez un problema más grande para los EE.UU. que la caída de su gobierno cliente, es la elección democrática de un político marxista como jefe de estado. En 1973, los Estados Unidos organizaron el derrocamiento del marxista elegido democráticamente Salvador Allende en Chile. Con un apoyo tan amplio a Arce y sus políticas, hacer lo mismo en Bolivia podría resultar mucho más difícil esta vez.


Foto principal | Gráfico de Antonio Cabrera para MintPress News

Alan MacLeod es un escritor del personal de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publicó dos libros: Malas noticias de Venezuela: Veinte años de noticias falsas y de mala información y propaganda en la era de la información: Aún fabricando el consentimiento. También ha contribuido a Fairness and Accuracy in Reporting, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine, Common Dreams the American Herald Tribune y The Canary.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .