Cuando el pueblo se levantó: cómo la Intifada cambió el discurso político en torno a Palestina

Muy pocos movimientos populares en todo el mundo, y a lo largo de la historia moderna, pueden compararse con la Primera Intifada, que sigue siendo tan relevante hoy como cuando comenzó hace treinta y tres años.

by Ramzy Baroud

El 8 de diciembre vino y se fue como si fuera un día normal. Para los grupos políticos palestinos, era otro aniversario que se conmemoraba, aunque fuera apresuradamente. Fue en este día, hace treinta y tres años, que estalló la Primera Intifada Palestina (levantamiento), y no hubo nada ordinario en este evento histórico.

Hoy en día, el levantamiento se considera simplemente desde un punto de vista histórico, otra oportunidad para reflexionar y, tal vez, aprender de un pasado aparentemente lejano. Sea cual sea el contexto político de la Intifada, se ha evaporado con el tiempo.

La simple explicación de la Intifada es la siguiente: Los palestinos comunes de entonces estaban hartos del status quo y deseaban “sacudirse” la ocupación militar de Israel y hacer oír su voz.

Como era de esperar, la Organización de Liberación de Palestina (OLP) se movilizó rápidamente para cosechar el fruto de los sacrificios del pueblo y traducirlos en beneficios políticos tangibles, como si el liderazgo palestino tradicional representara verdadera y democráticamente la voluntad del pueblo palestino. El resultado fue un desastre total, ya que la Intifada se utilizó para resucitar las carreras de algunos “líderes” palestinos, que afirmaron tener el mandato de los palestinos de hablar en su nombre, lo que dio lugar a las conversaciones de Madrid en 1991, los Acuerdos de Oslo en 1993 y todos los demás “compromisos” desde entonces.

Pero hay más en la historia.

Miles de palestinos, en su mayoría jóvenes, fueron asesinados por el ejército israelí durante los siete años de Intifada, en los que Israel trató a los manifestantes no violentos y a los niños que lanzaban piedras, que exigían su libertad, como si fueran combatientes enemigos. Fue durante esos horribles años cuando se introdujeron términos como “disparar a matar” y “políticas de huesos rotos” y muchas más estratagemas militares en un discurso ya de por sí violento.

Sin embargo, en realidad, la Intifada no fue un mandato para que Yasser Arafat, Mahmoud Abbas o cualquier otro funcionario o facción palestina negociara en nombre del pueblo palestino, y ciertamente no fue un llamamiento del pueblo a sus dirigentes para que ofrecieran compromisos políticos no correspondidos.

Para comprender el significado de la Intifada y su relevancia actual, hay que considerarla como un acontecimiento político activo, que genera constantemente nuevos significados, en contraposición a un acontecimiento histórico de poca relevancia para las realidades actuales.

Históricamente, el pueblo palestino ha luchado con la cuestión de la representación política. Ya a mediados del siglo XX, varios regímenes árabes han afirmado hablar en nombre del pueblo palestino, por lo que inevitablemente utilizan a Palestina como un tema de sus propios programas de política interna y externa.

El uso y el mal uso de Palestina como un tema de alguna agenda colectiva árabe imaginaria llegó a un relativo final después de la humillante derrota de varios ejércitos árabes en la guerra de 1967, conocida en árabe como la “Naksa”, o la “decepción”. La crisis de legitimidad se resolvió rápidamente cuando el mayor partido político palestino, Fatah, asumió el liderazgo de la OLP. Esta última fue reconocida en 1974 durante la Cumbre Árabe en Rabat, como el “único representante legítimo del pueblo palestino”.

La declaración anterior fue la única fórmula que resolvió la crisis de representación, ahogando así todas las demás reivindicaciones de los gobiernos árabes. Esa estrategia funcionó, pero no por mucho tiempo. A pesar de la hegemonía de Arafat y de Fatah sobre la OLP, esta última gozaba, de hecho, de cierto grado de legitimidad entre los palestinos. En ese momento, Palestina era parte integrante de un movimiento mundial de liberación nacional y los gobiernos árabes, a pesar de las profundas heridas de la guerra, se vieron obligados a dar cabida a las aspiraciones del pueblo árabe, manteniendo a Palestina como tema central entre las masas árabes también.

Sin embargo, en la década de 1980, las cosas comenzaron a cambiar rápidamente. La invasión del Líbano por parte de Israel en 1982 dio lugar al exilio forzoso de decenas de miles de combatientes palestinos, junto con los dirigentes de todos los grupos palestinos, lo que dio lugar a sucesivas y sangrientas masacres contra los refugiados palestinos en el Líbano.

Los años siguientes acentuaron dos graves realidades. En primer lugar, el liderazgo palestino cambió su enfoque de la lucha armada a simplemente seguir siendo relevante como actor político. Ahora con base en Túnez, Arafat, Abbas y otros estaban emitiendo declaraciones, enviando todo tipo de señales de que estaban dispuestos a “transigir”, según las definiciones estadounidenses de este término. En segundo lugar, los gobiernos árabes también avanzaron, ya que la creciente marginación de la dirección palestina estaba disminuyendo la presión de las masas árabes para actuar como un frente unido contra la ocupación militar israelí y el colonialismo en Palestina.

Fue en este preciso momento de la historia que los palestinos se levantaron y, de hecho, fue un movimiento espontáneo que, en sus inicios, no involucró a ninguno de los líderes tradicionales palestinos, a los regímenes árabes, ni a ninguno de los lemas familiares. Yo era un adolescente en un campo de refugiados de Gaza cuando todo esto tuvo lugar, una verdadera revolución popular que se formó de la forma más orgánica y pura. El uso de una honda para contrarrestar los helicópteros militares israelíes; el uso de mantas para desactivar las cadenas de los tanques del ejército israelí; el uso de cebollas crudas para aliviar el dolor de inhalar gases lacrimógenos; y, lo que es más importante, la creación de un lenguaje para responder a cada estrategia violenta empleada por el ejército israelí, y para articular la resistencia de los palestinos sobre el terreno en lemas sencillos pero profundos, escritos en los muros en descomposición de cada campo, pueblo o ciudad de refugiados palestinos.

Aunque la Intifada no atacó abiertamente al liderazgo tradicional, estaba claro que los palestinos buscaban un liderazgo alternativo. El liderazgo local de base surgió rápidamente de todos los barrios, todas las universidades e incluso de las prisiones, y ninguna cantidad de violencia israelí fue capaz de frustrar la formación natural de este liderazgo.

Era inequívocamente claro que el pueblo palestino había elegido un camino diferente, uno que no pasaba por ninguna capital árabe – y ciertamente no por Túnez. No es que los palestinos en ese momento dejaran de buscar la solidaridad de sus hermanos árabes, o del mundo en general. En cambio, buscaron la solidaridad que no resta al pueblo palestino de su propia búsqueda de libertad y justicia.

Años de implacable violencia israelí, junto con la falta de una estrategia política por parte de los dirigentes palestinos, el agotamiento total, el creciente faccionalismo y la extrema pobreza pusieron fin a la Intifada.

Desde entonces, incluso los logros de la Intifada se han visto empañados, ya que los dirigentes palestinos la han utilizado para revivir política y financieramente, hasta el punto de argumentar que los funestos Acuerdos de Oslo y el inútil proceso de paz fueron, en sí mismos, “logros” directos de la Intifada.

El verdadero logro de la Intifada es el hecho de que cambió casi por completo la naturaleza de la ecuación política relativa a Palestina, imponiendo al “pueblo palestino”, no como un cliché utilizado por los dirigentes palestinos y los gobiernos árabes para asegurarse cierto grado de legitimidad política, sino como un verdadero actor político.

Gracias a la Intifada, el pueblo palestino ha demostrado su propia capacidad para desafiar a Israel sin tener su propio ejército, desafiar a los dirigentes palestinos generando orgánicamente sus propios líderes, enfrentarse a los árabes y, de hecho, al mundo entero, en lo que respecta a sus propias responsabilidades morales y legales hacia Palestina y el pueblo palestino.

Muy pocos movimientos populares en todo el mundo, y a lo largo de la historia moderna, pueden compararse con la Primera Intifada, que sigue siendo tan relevante hoy como lo fue cuando comenzó hace treinta y tres años.


Foto principal | Musa Alsha’er

Ramzy Baroud es periodista y editor de The Palestine Chronicle. Es autor de cinco libros. El último es “Estas cadenas se romperán”: Historias palestinas de lucha y desafío en las prisiones israelíes” (Clarity Press). El Dr. Baroud es un Investigador Principal no residente en el Centro para el Islam y Asuntos Globales (CIGA) y también en el Centro Afro-Mediterráneo (AMEC). Su sitio web es www.ramzybaroud.net


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .