Trump promulga nuevas sanciones contra China, Irán y Venezuela. Biden promete más por venir

Las nuevas sanciones llegan incluso cuando se estima que 100.000 personas han sido asesinadas por las sanciones estadounidenses sólo en Venezuela, ya que se ha bloqueado la entrada en el país de equipo médico vital y de medicamentos que salvan vidas.

by Alan Macleod

Al salir por la puerta, la administración Trump está preparando otra ronda de sanciones agresivas y punitivas contra una gran cantidad de países. El viernes, el Departamento de Estado anunció nuevas sanciones contra Irán, la República Popular China y Venezuela. Y hoy, ha reforzado el bloqueo de décadas contra Cuba y ha aumentado las sanciones contra Nicaragua.

En el caso de Irán, las medidas estaban dirigidas a su industria petrolera y llegaron a sancionar a las empresas vietnamitas que ayudan en el suministro internacional de hidrocarburos iraníes. “Hoy en día, gracias al éxito de nuestras sanciones, Irán está buscando volver a la mesa de negociaciones para obtener alivio”, afirmó el Representante Especial de Trump para Irán y Venezuela, Elliott Abrams, añadiendo (falsamente) que el programa nuclear iraní sigue centrado en el armamento, no en el uso civil.

El Secretario de Estado Mike Pompeo también anunció que 59 entidades chinas que estaban “socavando nuestros intereses de seguridad nacional y política exterior” han sido atacadas. En el caso de Venezuela, la acción se produjo como represalia después de que se celebraran unas elecciones que los Estados Unidos consideraron fraudulentas.

La administración Trump ha incrementado el uso de sanciones, emitiendo alrededor de 3.800 nuevas, en comparación con las 2.350 del segundo mandato del presidente Obama. Las sanciones son un acto de guerra, y cuando se aplican unilateralmente, a menudo se consideran ilegales. La ONU ha denunciado formalmente muchas de las sanciones estadounidenses, señalando que “afectan de manera desproporcionada a las clases pobres y más vulnerables”, y no a los líderes de gobiernos extranjeros como se argumenta a veces.

El efecto sobre el Irán ha sido esencialmente poner a prueba su economía y causar dificultades incalculables a su pueblo. La producción de petróleo se ha disparado. El rial iraní ha perdido la mayor parte de su valor. Los alimentos y los bienes de consumo se han vuelto escasos y mucho más caros, y los viajes internacionales son ahora mucho más difíciles. A lo largo de 2020, los EE.UU. han obstaculizado la importación de ayuda humanitaria y equipo de protección personal, sumándose a la epidemia de COVID-19 dentro del país. El Consejo Nacional Iraní-Americano (no hay amantes de la actual administración en Teherán) describió las acciones de EE.UU. como “despiadadas y sádicas”. Seyed Mohammad Marandi, Profesor de Literatura Inglesa de la Universidad de Teherán estuvo de acuerdo, diciendo a MintPress en octubre que, “Las sanciones apuntan deliberadamente a los iraníes comunes, mujeres y niños… Están diseñadas para matar a los pacientes de los hospitales y crear pobreza”. Han tenido un éxito parcial”.

El efecto en Venezuela ha sido, en todo caso, más agudo. Se estima que las sanciones estadounidenses han matado a unas 100.000 personas (un hecho del que apenas se ha informado en Occidente), ya que se ha bloqueado la entrada al país de equipo médico vital y de medicamentos que salvan vidas. Alfred de Zayas, un relator especial (estadounidense) de las Naciones Unidas visitó Venezuela, comparando la vida allí con la de vivir bajo un asedio medieval y declarando a los Estados Unidos culpables de “crímenes contra la humanidad”.

Parece que hay pocas esperanzas de un cambio importante en las tácticas con la administración entrante. Un grupo de estudio de Washington vinculado a Biden publicó recientemente un informe en el que se pedía un uso más “innovador” de lo que denominaba “arte de Estado económico coercitivo” (es decir, sanciones). El Centro para una Nueva Seguridad Americana fue fundado por Michelle Flournoy, la elección original de Biden para el Secretario de Defensa, y está lleno de funcionarios de la era de Obama como Victoria Nuland. “El uso del poder económico, respaldado por todos los instrumentos jurídicos disponibles, juega a favor de las fortalezas de los Estados Unidos como potencia económica mundial dominante y promete un flujo continuo de beneficios”, argumentan, concluyendo que “aunque inevitablemente va a haber costos, y posiblemente cada vez mayores, asociados al uso de instrumentos económicos coercitivos, los beneficios también van a aumentar con el tiempo”.

La agencia de noticias Reuters también publicó recientemente un informe basado en conversaciones con personas cercanas al ex vicepresidente, de 78 años de edad, en el que se señala que las sanciones “seguirán siendo un instrumento central del poderío estadounidense” bajo su administración, lo que sugiere que probablemente aumentará las sanciones contra Rusia. Lejos de abandonar la práctica, el mayor desafío de Biden, según los citados, será “decidir qué sanciones mantener, cuáles deshacer y cuáles ampliar”. Parece que seguirá a todo vapor el régimen de sanciones de Estados Unidos en 2021.


Foto principal | Una paciente con cáncer cervical se sienta en su cama en el hospital Luis Razetti de Caracas, Venezuela, el 2 de septiembre de 2020. Ariana Cubillos | AP

Alan MacLeod es un escritor del personal de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publicó dos libros: Malas noticias de Venezuela: Veinte años de noticias falsas y de mala información y propaganda en la era de la información: Aún fabricando el consentimiento. También ha contribuido a Fairness and Accuracy in Reporting, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine, Common Dreams the American Herald Tribune y The Canary.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .