Dieciséis años después, un helicóptero regresa al sitio de la “Fotografía de Desigualdad más famosa del mundo”

Mientras recreábamos su legendaria toma aérea de Sao Paulo, me conecté con el fotógrafo brasileño Tuca Vieira en torno a nuestra pasión compartida por crear imágenes provocativas de la desigualdad espacial

by Johnny Miller

Como fotógrafo que trabaja en el campo de la imagen aérea y los entornos urbanos, a menudo necesito distanciarme de mi sujeto, ya sea a través de un avión teledirigido o un helicóptero. Lo que este enfoque aéreo me ha dado es una visión sin igual de la desigualdad que revela la tierra como una “superficie de inscripción humana”, como dice Eyal Weizman, y sirve como mi contribución a un problema cada vez más grave.

Escenas Desiguales es un proyecto fotográfico y una plataforma para la narración de historias multimedia que lancé en 2016 y que me ha permitido capturar vistas reveladoras de los centros urbanos desde Mumbai a Minneapolis y de Dar es-Salaam a Detroit. No habría tenido tanto éxito si hubiera empezado a tomar fotos desde el nivel del suelo.

Por eso me emocionó conocer a Tuca Vieira, el fotógrafo brasileño que en 2004 fotografió lo que se conoció como la fotografía más famosa del mundo sobre la desigualdad. No sólo trabaja en el mismo medio de la fotografía aérea que yo, sino que también experimentó una extraña especie de “fama” de su fotografía, que yo vi como una especie de historia paralela, con 16 años de diferencia, a lo que me pasó a mí.

Fotógrafos aéreos Johnny Miller (centro) y Tuca Vieira (derecha), Brasil 2020.

Vieira trabajaba como fotoperiodista para el diario Folha de São Paulo cuando fotografió la imagen icónica de la favela paulista de Paraisópolis junto a su rico vecino Morumbi, desde un helicóptero (con película, nada menos). Me dijo que aunque la imagen fue publicada en el periódico, no fue un éxito inmediato – sólo más tarde, una vez que una revista europea publicó la imagen, logró una especie de viralidad en los primeros días de Internet.

Vieira tuvo éxito con la imagen, ganando premios, exhibiendo la obra y siendo publicada en muchos puntos de venta, pero con ese éxito vino una comprensión distorsionada de la desigualdad en Brasil. La imagen se convirtió, y sigue siendo, un símbolo de exceso, divorciada no sólo de su autor (Vieira), sino en parte, de São Paulo y Brasil también.

Vieira escribe en su sitio web: “En este edificio con las piscinas no están los más ricos, que a su vez no viven cerca de los más pobres, que a su vez no son residentes de Paraisópolis… Tal vez este sea el gran mérito de la foto. Se liberó del autor y del contexto original para enriquecer un debate sobre el Brasil, sobre América Latina, sobre la desigualdad. Para el hijo de un socialista, criado en un ambiente de indignación y deseo de transformación social, nada más gratificante”.

Desde que llegué a Brasil, he perdido la cuenta de las veces que alguien me ha dicho que la fotografía de Vieira de Paraisópolis “no representa la verdadera sociedad brasileña”. Y es verdad – Paraisópolis está bien situada para ser una favela. Está cerca de la riqueza, del transporte y de los trabajos en las comunidades más prósperas que la rodean. La mayoría de las favelas de São Paulo están ubicadas en la periferia, lejos de los lujosos edificios de apartamentos del tipo que aparece en la foto de Vieira. Esas favelas son olvidadas, desconocidas para los fotógrafos extranjeros en los helicópteros y los editores de los periódicos. En este sentido, los críticos tienen toda la razón.

Acercándonos al lugar de la toma de 2004 que se conoció como “la fotografía de la desigualdad más famosa del mundo”. Fotografía: Johnny Miller, 2020.

Pero espera. ¿No sigue siendo una “imagen verdadera”? ¿No sigue siendo una fotografía legítima de la sociedad brasileña? No ha sido photoshopeada. No ha sido ideada como “noticias falsas”. Este lugar, esta vista, existe. Y, además, ¿cómo podría una fotografía ser más matizada de lo que ya es? Es nuestra comprensión de la imagen la que puede ser más matizada, pero no la imagen en sí misma.

Esta narrativa, que a menudo (pero no sólo) proviene de aquellos involucrados en los datos y la academia, gira en torno a la idea de que la fotografía del tipo que presento en Escenas Desiguales es poco matizada, reduccionista e injusta, y sirve para fomentar una fijación enfermiza en el espectáculo a expensas de la “realidad”.

¿No podría, tal vez, centrarme en las urbanizaciones que el gobierno ha construido, o en las prometedoras estadísticas sobre la electrificación? ¿No mostraría eso una visión más equilibrada de la sociedad? Pero críticas como ésta pasan por alto el aspecto calculado y planificado de la fotografía activista – y también reconfirman la importancia de escribir (y leer) los pies de foto. Como escribí en el sitio web de Escenas Desiguales, “Si las imágenes provocan sentimientos incómodos de miedo, desesperación, o una inquietante realización de complicidad – bien. Se tiene la intención de hacerlo”.

Hace unas dos semanas conocí a Tuca en persona en São Paulo, y acordamos recrear su famoso vuelo en helicóptero de 2004 sobre Paraisópolis. No es de extrañar que la división todavía estuviera allí, y el espeluznante bloque de apartamentos de lujo de aspecto algo abandonado todavía se cierne sobre las casas de ladrillo okupadas de abajo. Lo que no esperaba era el cambio radical de 2004 en el entorno construido. Las casas de la favela han sido reemplazadas, o modificadas completamente. La carretera está oscurecida por el nuevo desarrollo, los árboles están ahora completamente crecidos, e incluso el muro parece menos imponente. Las dos fotos, con 16 años de diferencia, son reconocibles como hermanos pero también claramente diferentes. Me hizo reflexionar que tal vez esto es parte de la importancia de la fotografía aérea – no el hecho de que una sola imagen puede resumir “la verdad”, o tiene matices, o no los tiene, sino que al congelar un momento de tiempo podemos crear comparaciones, puntos de datos propios.

Dos vistas aéreas de la favela paulista de Paraisópolis y su rico vecino Morumbi, con 16 años de diferencia. Arriba: Tuca Vieira, 2004 (c). https://en.tucavieira.com.br. Abajo: Johnny Miller, 2020.

Para mí, las conversaciones que tengo en São Paulo, Ciudad del Cabo, Detroit, y muchas otras ciudades del mundo son el punto entero – el fin en sí mismo.

Si queremos crear un mundo más sano y equitativo, tenemos que entender el contexto del que partimos, y para ello necesitamos saber cómo es. Es como pulsar el botón de “tara” en una balanza digital. Si quieres obtener un peso exacto, tienes que saber dónde está el cero – o, para decirlo de otra manera, para entender un fenómeno complejo (la sociedad) necesitas datos. Y en nuestra cultura visual – donde en nuestra vida diaria vemos tantas imágenes de las narrativas dominantes que llenan nuestras pantallas y nos bombardean con la forma en que el mundo “es” – necesitamos una fotografía que sea incómoda, y real, y que actúe como esos datos. No se supone que sea cómoda, o fácil, pero es necesaria.


Johnny Miller es un fotoperiodista y activista nacido en Estados Unidos y radicado en Sudáfrica, fundador del premiado proyecto Escenas Desiguales. Sus imágenes de desigualdad espacial con ayuda de drones han aparecido en la portada de Time y en exposiciones de todo el mundo. Es miembro de la Asociación Atlántica para la Equidad Social y Económica. Síganlo en @UnequalScenes.

Este artículo se publicó originalmente en Inequality.org


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .