La prohibición de la tecnología en China refleja los intentos de los años 80 de destruir la competencia japonesa

En los años 80, los Estados Unidos impusieron un arancel del 100% a prácticamente toda la electrónica japonesa y obligaron a Tokio a firmar un acuerdo comercial unilateral que reservaba gran parte de su sector nacional de semiconductores a las empresas estadounidenses.

by Alan Macleod

A pocos días del inicio de su mandato, la administración Trump ha puesto en la lista negra a otras nueve empresas chinas, añadiéndolas a una larga lista de firmas en la lista negra militar de los Estados Unidos y aumentando la guerra comercial contra Pekín mientras los Estados Unidos intentan suprimir el ascenso económico de China.

El Departamento de Defensa afirmó que las empresas de su lista son propiedad o están controladas secretamente por el ejército chino y que estaba «decidido a destacar y contrarrestar» amenazas que «parecen ser entidades civiles» pero no lo son. Es probable que esas empresas estén ahora parcialmente bloqueadas en el mercado de los Estados Unidos y que no puedan hacer negocios con empresas estadounidenses.

El jefe de la lista es el gigante de la electrónica Xiaomi, cuyas acciones se desplomaron un 11% esta mañana y no se han recuperado. Aunque todavía es relativamente desconocido en los EE.UU., Xiaomi es un gigante global, que fabrica televisores, relojes inteligentes, tabletas y todo tipo de electrodomésticos. Sin embargo, seguramente son más conocidos como fabricantes de teléfonos inteligentes. En el tercer trimestre del año pasado, Xiaomi pasó por delante de Apple para convertirse en el tercer mayor fabricante de teléfonos inteligentes del planeta, sólo por detrás de Samsung y el gigante chino Huawei. Xiaomi vendió 46,5 millones de unidades, lo que supone un aumento del 42% con respecto al tercer trimestre del año pasado, un salto impresionante, sobre todo teniendo en cuenta la ralentización económica causada por la pandemia del coronavirus. El fabricante de aviones Comac, el gigante petrolero CNOOOC y el fabricante de chips chino SMIC también se añadieron a la lista.

Desarrollando rápidamente una base de clientes leales, Xiaomi es cada vez más vista en todo el planeta como un importante competidor de Apple, vendiendo unidades de especificaciones similares por una fracción del precio de un iPhone. En cambio, tanto las ventas de teléfonos inteligentes de Apple como su cuota de mercado han disminuido drásticamente, lo que sugiere que, por improbable que parezca, Apple podría tomar el camino de Nokia o Motorola antes que ellos.

El movimiento del gobierno es el último episodio de la siempre intensificada guerra comercial contra Beijing. La administración Trump ha sancionado anteriormente a otros gigantes de la tecnología china como el fabricante de teléfonos inteligentes y el proveedor de 5G Huawei y la aplicación de medios sociales de intercambio de video TikTok, alegando que son apéndices peligrosos del Ejército Rojo. En 2020, el presidente amenazó con cerrar TikTok, a menos que fuera vendido a una corporación americana. Otros países pro-estadounidenses, como la India, fueron más lejos, instituyendo una prohibición total de la plataforma popular.

«Pivote a Asia»

No está claro quién, aparte de las empresas tecnológicas estadounidenses, ha sido el beneficiario de esta guerra comercial. Un estudio recientemente publicado encontró que las decisiones de Trump sobre China han costado ya cerca de un cuarto de millón de empleos americanos y probablemente llevarán a la pérdida de 145.000 más para el 2025.

La administración de Trump también se ha basado en el «Pivote a Asia» militar del presidente Obama, intentando rodear a Rusia y China con bases militares estadounidenses, y construyendo alianzas con los vecinos de Pekín para hacerlo. Los buques de guerra y aviones de EE.UU. han estado sondeando la costa china durante meses, tratando de obtener más conocimientos sobre sus sistemas de defensa. En julio, el U.S.S. Rafael Peralta se acercó a 41 millas náuticas de la mega ciudad costera de Shangai. El mes pasado, el ejército también voló bombarderos nucleares sobre barcos chinos cerca de la provincia de la isla de Hainan.

La prohibición de la tecnología en China es un reflejo de las medidas adoptadas en el decenio de 1980 para destruir la industria japonesa de semiconductores, que se había elevado rápidamente y había superado a su competidora estadounidense. Si no se hacía nada, Japón habría superado fácilmente a Silicon Valley para convertirse en la capital mundial de la electrónica y las comunicaciones. Los Estados Unidos impusieron un arancel del 100% a prácticamente toda la electrónica japonesa y obligaron a Tokio a firmar un acuerdo comercial unilateral que reservaba gran parte de su sector nacional de semiconductores a las empresas estadounidenses y abría el país a la agroindustria estadounidense. En gran parte debido a las acciones de los Estados Unidos, gran parte del sector de alta tecnología se derrumbó, y Japón ha sufrido más de 30 años de recesión económica desde entonces. Xiaomi también fabrica semiconductores.

La respuesta de China a la noticia fue señalar con el dedo a los EE.UU. Zhao Lijian, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, dijo que los Estados Unidos tienen una larga historia de asociaciones tecnológicas civiles y militares y acusó a la administración Trump de dobles estándares y de intimidación.

Lijian no se equivoca; prácticamente todas las grandes empresas tecnológicas estadounidenses tienen vínculos estrechos con el gobierno o el ejército. En noviembre, por ejemplo, Microsoft, Google, Oracle, IBM y Amazon Web Services firmaron un acuerdo de 15 años para proveer a la CIA y a otras 16 agencias de inteligencia con computación en nube y otros servicios digitales. En su libro titulado «La nueva era digital»: Reshaping the Future of People, Nations and Business», Eric Schmidt y su colega ejecutivo de Google Jared Cohen escribieron, «Lo que Lockheed Martin fue para el siglo XX… la tecnología y las empresas de seguridad cibernética serán para el siglo XXI», sugiriendo que veían el papel de la gran tecnología como la punta de la lanza americana.

Durante los debates presidenciales, Trump y Biden parecían estar tratando de superarse en su actitud halconada hacia China, presentándose cada uno como una marioneta del Primer Ministro chino Xi Jinping. Aunque Biden podría no haber optado por una prohibición de las empresas chinas como lo ha hecho Trump, los analistas sugieren que es poco probable que revierta esta decisión, ni que cambie la dirección de la política estadounidense. Por lo tanto, es poco probable que las restricciones a Xiaomi sean los últimos disparos en la creciente guerra comercial contra Beijing.


Foto principal | Una mujer se hace una foto con un teléfono que tiene una cubierta temática de la bandera de los Estados Unidos fuera del Consulado de los Estados Unidos en Chengdu en la provincia de Sichuan en el suroeste de China el 26 de julio de 2020. Ng Han Guan | AP

Alan MacLeod es un escritor del personal de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publicó dos libros: Malas noticias de Venezuela: Veinte años de noticias falsas y de mala información y propaganda en la era de la información: Aún fabricando el consentimiento. También ha contribuido a Fairness and Accuracy in Reporting, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine, Common Dreams the American Herald Tribune y The Canary.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

¿Quién ha pulsado el botón del GRAN reinicio?

¿Qué es este «Gran Reinicio» del que estamos escuchando ahora? En pocas palabras, el Gran Reinicio se refiere a una agenda global para monitorear y controlar el mundo a través de la vigilancia digital. by Dr. Joseph Mercola

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.