La desarticulación de la propaganda de la guerra pandémica

Un análisis de investigación desmonta una pieza de propaganda trillada autoría de una camarilla internacional de alt-right con vínculos con el Pentágono.

by Raul Diego

Una hoja informativa publicada por el Departamento de Estado de EE.UU. el 15 de enero de 2021 afirmaba que, durante más de un año, “el Partido Comunista Chino (PCC) ha impedido sistemáticamente una investigación transparente y exhaustiva del origen de la pandemia de COVID-19”. La publicación oficial de esa hoja informativa se centra en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV); un controvertido laboratorio de investigación de la provincia china de Hubei que ha sido objeto de merecidas sospechas por su trabajo sobre enfermedades zoonóticas transmitidas por murciélagos como el SARS-CoV-2, más conocido como coronavirus COVID-19.

En la misiva del Departamento de Estado se echa en falta el íntimo vínculo que tiene este laboratorio en particular con las instituciones científicas estadounidenses y con un grupo muy unido de individuos con vínculos directos con el aparato de inteligencia de Estados Unidos y el establecimiento de la biodefensa. La financiación por parte del director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), Anthony Fauci, de la investigación de ganancia de función (GoF) en 2014 en el laboratorio chino es solo un ejemplo. Los estudios de ganancia de función, altamente polarizantes, que implican la turboalimentación de la virulencia de un patógeno mediante la “generación de virus con propiedades que no existen en la naturaleza”, presentan considerables riesgos de bioseguridad, lo que llevó a la administración Obama a emitir una moratoria federal sobre la investigación de ganancia de función. El estudio que Fauci financió en el WIV en 2014 se hizo contraviniendo la moratoria entonces vigente.

Periodistas independientes como Same Husseini y otros han cubierto lazos más profundos y perturbadores con entidades como la Alianza Ecosaludable, financiada por la USAID, revelando la estrecha relación del WIV con personas como David R. Franz, ex comandante de Fort Detrick, la instalación preeminente de guerra biológica y biodefensa en los Estados Unidos y la fuente de las esporas de ántrax utilizadas en los infames ataques con ántrax de 2001. En julio de 2020, este autor llevó a cabo una investigación sobre el nexo entre la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), la USAID y la investigación de enfermedades zoonóticas en Asia.

Recientemente, algunos de estos hechos se han filtrado en los principales medios de comunicación como la hipótesis de la “fuga de laboratorio”, que sugiere que el patógeno del SARS-CoV-2 se escapó de un laboratorio en China. Con la intención de evitar que se destaquen los vínculos entre las instituciones científicas estadounidenses y sus homólogas chinas, la idea de un “encubrimiento” por parte de las autoridades chinas está cobrando fuerza en los programas de televisión de máxima audiencia, como “60 Minutes”, que publicó un reportaje en el que se promovía la idea de que China está “armando” la pandemia. La narrativa no es nueva y ha estado en segundo plano desde que se declaró la pandemia.

Pero, a medida que avanza la administración Biden, hay un renovado impulso para vilipendiar a China y ponerla directamente en el punto de mira como el próximo gran enemigo de Estados Unidos, al estilo de la Unión Soviética, que dominó la política exterior estadounidense y la intervención del capital global durante medio siglo. Desde informes de que China está intentando “robar” el ADN de los estadounidenses a través de empresas vinculadas al ejército chino hasta tropos racistas al límite sobre los mercados húmedos chinos, se están urdiendo tramas predecibles para dar paso a un nuevo orden mundial basado en el concepto del llamado “capitalismo de las partes interesadas”. Esta reimaginación de la explotación capitalista se basará en sistemas de identificación biométrica vinculados a los mercados financieros a través del floreciente Internet de las Cosas (IoT), las ciudades “inteligentes” y las tecnologías de cadena de bloques.

La cosecha de sangre de dragón en los albores de los mercados de capital humano

En este análisis de investigación en varias partes, diseccionaremos una atrevida pieza de propaganda titulada “The Chinese Communist Party’s Global Lockdown Fraud” (El fraude del bloqueo global del Partido Comunista Chino) publicada en Medium, que ha estado circulando por las redes sociales y que pretende demostrar que el Partido Comunista Chino (PCC) está detrás de los bloqueos globales y, por implicación, de la propia pandemia. La “carta abierta”, con muchas anotaciones, está dirigida al FBI y pide una “investigación federal acelerada sobre el fraude científico en las políticas de salud pública de COVID-19”.

El documento de 10 puntos se aprovecha de los temores generalizados y de las dificultades económicas que muchos están sufriendo como resultado de los omnipresentes cierres y políticas relacionadas adoptadas por los gobiernos de todo el mundo a raíz de la crisis pandémica. MintPress diseccionará cada punto para revelar los argumentos falaces que los sustentan y examinará los antecedentes de los múltiples autores para descubrir sus agendas ideológicas y sus vínculos directos con el establishment militar estadounidense, así como otros factores que hacen que sus argumentos contra China sean, como mínimo, sospechosos.


La segunda parte de la serie se centrará en cómo los cierres y la campaña para demonizar a Xi Jinping y a China están, en realidad, diseñados para servir a los objetivos del estado de seguridad nacional de Estados Unidos y sus socios en la carrera hacia la “supremacía” de la IA. El Estado de seguridad nacional de Estados Unidos y sus socios en la carrera hacia la “supremacía” de la IA, proporcionando el telón de fondo perfecto para la rápida ampliación de la 5G y otros elementos de la Infraestructura de Tecnología de la Información (ITS), como los sensores y los centros de agregación de datos que son necesarios para dar lugar a la llamada “Cuarta Revolución Industrial” e implementar la dinámica del capitalismo de las partes interesadas que sustentará su economía.

La investigadora y activista pionera Alison McDowell, que ha puesto al descubierto a las empresas y personas que están sentando las bases de esta nueva modalidad de acumulación y explotación del capital en su blog Wrench in the Gears, habló con MintPress sobre los escalofriantes programas que ya están en marcha y que se están preparando para producir los primeros modelos a gran escala de un floreciente mercado de capital humano que hará que las plantaciones de esclavos de la América del siglo XVIII parezcan pintorescas en comparación.

CFR para dummies

Una carta abierta publicada en la web a principios de enero pedía a “las autoridades federales de Australia, Canadá, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos” y al FBI, en concreto, que investigaran la afirmación de los autores de que los cierres mundiales que han diezmado a las pequeñas empresas y han dejado a millones de personas sin empleo, pero que han llenado los bolsillos de los más ricos y han hecho que los mercados bursátiles se disparen, han sido “inspirados” por el Partido Comunista Chino (PCC).

Su “caso” comienza con el argumento de que, como resultado de la aplicación de un bloqueo en la ciudad de Wuhan después de que el nuevo coronavirus fuera considerado una amenaza para la salud pública por las autoridades chinas, y el ostensible control de hierro que la nación comunista tiene sobre la Organización Mundial de la Salud, fue capaz de transponer sigilosamente sus medidas draconianas en el resto del mundo.

Basándose en una cita del representante de la OMS en China tomada de una conferencia de prensa dada en Wuhan el mismo día en que se emitió la orden de bloqueo, la acción tomada por el gobierno central de China se postula como “sin precedentes” en la historia de Estados Unidos. La posición de los autores es incontrovertible y obvia, ya que poner en cuarentena “una ciudad de 11 millones de habitantes” tampoco se había hecho nunca en ningún otro lugar del mundo.

Citando extensamente la decisión de un juez federal de Pensilvania que invalidó las restricciones de Covid en ese estado por motivos constitucionales, los autores son capaces de ponerse del lado de un sentimiento creciente entre los estadounidenses y, de hecho, con muchas personas en todo el mundo que ven los cierres y otras medidas de salud pública intrusivas como un puente demasiado lejos. Si se hubieran centrado en los límites reales impuestos a los poderes constitucionales por el propio sistema de justicia estadounidense, y en cómo se han podido implantar y aplicar estas medidas aquí en primer lugar, los autores de este artículo podrían tener más credibilidad.

En lugar de ello, el montaje se utiliza para dar paso a una condena enrevesada y políticamente cargada de Xi Jinping y su supuesto lacayo, el Secretario General de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom, que juntos fueron capaces de engañar a todos los países occidentales para que aplicaran medidas de bloqueo a sus propias poblaciones. Los autores atribuyen el ascenso de Adhanom a la cúpula de la OMS a la influencia de China; una narrativa que también se alinea convenientemente con la impulsada por los portavoces del establishment, como la revista “Foreign Affairs” del CFR, que contribuyó a sentar las bases de esta trama en el verano de 2020 en un artículo titulado “China’s Troubling Vision for the Future of Public Health”.

Pintar a China como el villano en lo que respecta a las iniciativas de salud pública mundial es una imagen que se ha estado preparando desde hace tiempo. El impulso para instituir un régimen de bioseguridad mundial que sostenga los próximos mercados de capital humano previstos por personas como el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, y compañía, necesita un antihéroe para lograrlo. Esta carta es sólo uno de los muchos ejercicios destinados a un público crédulo que está más impresionado por el volumen de notas a pie de página que por el contenido real.

Las notas a pie de página no lo hacen real

Tras una introducción mal ejecutada, los demás argumentos se vuelven aún más transparentes. Quizás ninguno más que el que sigue inmediatamente a la salva de apertura, donde una visita de Xi Jinping al Imperial College de Londres en 2015 para anunciar un proyecto de investigación en colaboración que implica “nanotecnología, bioingeniería… y salud pública” entre el Reino Unido y China presagia ostensiblemente otro golpe de la superpotencia asiática en materia de salud pública.

Citando la publicación de un estudio cinco años más tarde que informaba de la eficacia “inicial” del distanciamiento social en la lucha contra la enfermedad, los autores insinúan que, una vez más, China ha superado a Occidente al introducir la idea del distanciamiento social.

Sin embargo, la administración Bush ya discutía en la Casa Blanca el distanciamiento social y otras medidas pertinentes de control de la salud pública desde 2003. El Dr. Rajeev Venkayya, ex asistente especial del presidente George W. Bush y director principal de biodefensa en el Consejo de Seguridad Nacional, afirma haber ideado él mismo el concepto en esta reunión informativa virtual de los directores generales de las grandes farmacéuticas en marzo de 2020.

En sus esfuerzos por presentar a Neil Ferguson, el epidemiólogo del Imperial College plagado de escándalos que dio forma a gran parte de la respuesta inicial del Reino Unido al Covid, como un títere de Xi Jinping, los autores citan un artículo de Business Insider que hace referencia a afirmaciones hechas por la “comunidad de inteligencia de Estados Unidos” que contradicen directamente los resultados del estudio mencionado. Una mirada más cercana a la cita muestra que el artículo se refiere a un artículo de Bloomberg, que a su vez reveló que la identidad del funcionario de inteligencia detrás de la afirmación no es otra que Mike Pompeo, todavía director de la CIA en ese momento y posiblemente el mayor halcón de China en la administración Trump.

Añadiendo un insulto intelectual a la herida, la queja de Pompeo giraba en torno a la exclusión de los casos asintomáticos con el propósito de bajar el número de casos reportados. Un hecho que no se menciona en la carta, ya que no sólo socava la afirmación anterior, sino también otra acusación más abajo en el escrito; a saber, que el PCC fue la fuerza impulsora detrás del furor asintomático que justificó el frenesí de las máscaras en curso, que Anthony Fauci ha seguido respaldando plenamente, incluso por partida doble.

Entra el dragón

Gran parte de la tesis de la carta gira en torno a la audaz suposición de que la Organización Mundial de la Salud no es más que un apéndice del PCC. Una vez que se acepta esta premisa, el resto del brebaje tóxico resulta bastante sencillo. Desde la carrera por producir suficientes ventiladores para tratar a los pacientes de los hospitales hasta la controversia sobre los protocolos de las pruebas PCR y la idea de la propagación asintomática, todo ello, según los autores, salió de las entrañas del leviatán de cola roja del Este.

En cuanto a la cuestión de los ventiladores, los autores proclaman que las orientaciones de la OMS de marzo de 2020 para el personal sanitario, en las que se recomienda “pasar rápidamente a la ventilación mecánica como intervención temprana para tratar a los pacientes con COVID-19”, se basan en una investigación china que pide “ventilación mecánica invasiva” como “primera opción” para las personas con dificultad respiratoria de moderada a grave”.

Las omisiones son reveladoras, ya que el documento citado en referencia a las orientaciones de la OMS se refiere claramente a los pacientes que padecen el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), que no se menciona en la carta ni una sola vez, lo que hace suponer al lector que se refiere a cualquier persona infectada por el Covid.

Un extracto de “Gestión y tratamiento de COVID-19: La experiencia china”

Además, el documento distingue entre las directrices chinas existentes, que recomiendan una técnica conocida como cánula nasal de alto flujo (HFNC) u otros métodos de ventilación no invasiva, y la recomendación de la OMS de “escalar a ventilación mecánica invasiva [si falla la terapia de oxígeno estándar]”.

En lo que respecta al reciente escándalo del umbral del ciclo de la prueba PCR, la guía de la OMS sirve una vez más como punto de partida. Pero, de los tres estudios chinos supuestamente “citados” por la OMS, sólo uno trata de los ciclos de pruebas de PCR. En contra de sus afirmaciones, fue el propio estudio el que se basó en las orientaciones de la OMS para realizar las pruebas de laboratorio que dieron lugar al umbral de 37 a 40. Los otros dos estudios se refieren a las características clínicas del virus y a la investigación molecular y serológica de los pacientes con el virus, respectivamente.

Los autores se encuentran con algunas aguas turbias de las que saben que deben mantenerse alejados. El primero, en particular, representa una caja de Pandora que no hará más que desencadenar un aluvión de conexiones con la mafia mundial de la guerra biológica de la que fui coautor en la serie Engineering Contagion, que se remonta a décadas atrás y que arroja luz sobre algunos de los rincones más oscuros del emergente estado de la bioseguridad. El enfoque de la carta en el Protocolo Corman-Drosten utilizado en la prueba de PCR más común disponible fue desarrollado con “secuencias genómicas in silico (teóricas) utilizadas para crear su protocolo de PCR por científicos chinos, incluyendo a Yong-Zhen Zhang y Shi Zhengli, Director en el Instituto de Virología de Wuhan”.

Los mejores amigos de Wuhan

La mención de pasada de una de las figuras y laboratorios de investigación centrales en toda la narrativa de Covid revela una reticencia a hurgar más en el WIV y sus estrechas conexiones con los círculos sanitarios, científicos y de inteligencia estadounidenses, incluida la financiación directa del NIAID de Fauci, como se mencionó en la introducción de esta serie. Sin embargo, estos vínculos van mucho más allá de unos pocos contratos de investigación y se remontan al trabajo real de laboratorio realizado sobre los coronavirus transmitidos por murciélagos durante décadas en colaboración con agencias como los NIH, DARPA y USAID. La propia Shi Zhengl, también conocida como “la mujer murciélago”, fue protagonista tanto del descubrimiento inicial del virus como de la primera en ofrecer su laboratorio (y su gobierno, por inferencia) como fuente del mismo cuando admitió públicamente la posibilidad de que el patógeno se escapara del laboratorio WIV por accidente.

El científico de DARPA Michael Callahan. Foto | Michael Callahan vía Sciencemag

Lo que es más significativo, prácticamente toda la investigación sobre coronavirus llevada a cabo en el WIV está vinculada a la USAID y a EcoHealth Alliance, una organización sin ánimo de lucro que se asoció con la agencia estadounidense para recoger decenas de miles de muestras de coronavirus en lugares del sudeste asiático a través de un programa llamado PREDICT. Como su nombre indica, el programa de 10 años que finaliza en 2019 formaba parte de una iniciativa para desarrollar métodos de alerta temprana para detectar patógenos virales, un proyecto que seguía de cerca los pasos de un programa similar creado por Michael Callahan en la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) llamado PROPHECY. Callahan también estuvo íntimamente involucrado en la investigación del coronavirus en el sudeste asiático en la misma época.

Un reciente editorial del Washington Post reveló que el WIV posee la base de datos de coronavirus de murciélagos más importante de China, con 22.000 muestras de virus que incluyen más de 100 secuencias inéditas. EcoHealth Alliance, tanto a través de PREDICT como trabajando directamente con el WIV, ayudó a reunir la mayoría de los patógenos contenidos en la base de datos de coronavirus. Según la información facilitada por DRASTIC, un equipo independiente de investigadores y científicos que ha estudiado la base de datos del VIM, EcoHealth Alliance participó en la gran mayoría de las muestras de coronavirus recogidas para el laboratorio, y su presidente, Peter Daszak, ha participado en numerosos estudios sobre coronavirus de murciélagos financiados por Estados Unidos junto con el VIM.

El papel de Daszak en la narrativa emergente con respecto a China y la pandemia es problemático, por decir lo menos, dado el hecho de que forma parte del equipo de investigación del origen del Covid-19 de la OMS, que comenzó su trabajo en China el 6 de febrero, y también preside el Grupo de Trabajo sobre los orígenes del Covid-19 de The Lancet.

Los autores de la carta no mencionan ninguno de estos destacados conflictos de intereses en sus deshonestas invectivas contra el PCC, ya que ello debilitaría gravemente sus argumentos. Después de todo, ¿cómo explicarían el hecho de que las instituciones estadounidenses no sólo desempeñaron un papel destacado en la recogida de 10.000 coronavirus de murciélagos a través de PREDICT, sino que también financiaron gran parte de la investigación, incluidos los estudios del GF por parte del NIAID de Fauci? La respuesta a estas preguntas no puede sino arrojar una incómoda luz sobre los amplios vínculos entre el WIV y las altas esferas del establishment científico occidental.

Síntomas de un cuento chino

Los autores se basan en una cita de un informe científico de julio de 2020 para afirmar que la noción de propagación asintomática procede de China: “Los primeros datos de China sugerían que las personas sin síntomas podían infectar a otras”. Los datos en cuestión procedían de una misión conjunta OMS-China que “estaba formada por 25 expertos nacionales e internacionales de China, Alemania, Japón, Corea, Nigeria, Rusia, Singapur, los Estados Unidos de América y la Organización Mundial de la Salud (OMS). La misión conjunta estaba dirigida por el Dr. Bruce Aylward, de la OMS, y el Dr. Wannian Liang, de la República Popular China”, según el informe de la misión citado en el documento citado en la carta.

Además, en el mismo escrito de julio, se citaban múltiples informes de fuentes occidentales como prueba de la propagación asintomática, entre ellos un estudio realizado por científicos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades COVID-19 Emergency Response de Atlanta, GA, y un estudio realizado en Singapur, que hace referencia al documento de Atlanta.

La carta cita una serie de estudios occidentales que también concluyeron que se estaba produciendo una propagación asintomática, pero los autores inexplicablemente los excusan como “dudosos” o juzgan que sus hallazgos están “considerablemente debilitados” y por alguna razón, no contribuyen a la justificación de los cierres en Occidente, que insisten en que es culpa de China.

La verdadera propagación asintomática confirmada por laboratorio, definida como “una persona infectada con COVID-19 que no desarrolla síntomas” fue prácticamente descartada por la OMS en un informe de situación que la organización publicó en abril de 2020, en el que admite que, a pesar de que “se han notificado casos asintomáticos como parte de los esfuerzos de rastreo de contactos en algunos países”, no ha habido “ningún [caso de] transmisión asintomática documentado”.

Un informe de la OMS de abril de 2020 prácticamente descarta la posibilidad de una verdadera propagación asintomática confirmada por laboratorio

Por último, la narrativa de la propagación asintomática fue puesta a descansar por un estudio chino en diciembre de 2020, en el que un cribado masivo de 10 millones de personas concluyó que las personas asintomáticas no son infecciosas.

Los autores

Basta con echar un vistazo a los antecedentes de los autores para discernir los verdaderos intereses que se esconden detrás del documento que ataca a China. El abogado fiscal estadounidense Michael P. Senger encabeza la lista de autores del propio documento. Senger afirma haber asesorado a Estados Unidos sobre las “disposiciones nacionales e internacionales” del regalo corporativo de Trump, conocido como Tax Cuts and Jobs Act de 2017, en su biografía de Alston & Bird, el bufete fiscal que dejó en abril de 2020, según su página de Linked In.

Entre los clientes del bufete se encuentran Amazon, Microsoft y una serie de otras empresas transnacionales con considerables intereses en China, especialmente en el ámbito de la competencia principal de Alston & Bird, la propiedad intelectual; en particular, también en el centro de la “guerra comercial” de Trump con China.

Desde que dejó Alston & Bird, Senger se ha dedicado a montar la propaganda antichina de Covid, que ha estado vendiendo desde septiembre de 2020. En una aparición en Sky News ese mes, Senger declara que la base de su teoría de que China está liderando el “fraude” del bloqueo mundial es un “enorme anillo de tuits” descubierto por una empresa israelí no identificada. Fueron estos “miles y miles de tuits, utilizando un lenguaje esencialmente idéntico, denigrando a todos estos otros gobiernos”, lo que aparentemente convenció a Senger de embarcarse en esta cruzada. Senger ha sido el más visible de los autores del documento y ha utilizado su propia cuenta personal de Twitter para difundirlo.

Michael P. Senger aparece en Sky News para promover las “conspiraciones de cierre chino

Junto a él, en los créditos del documento se encuentra otra ex abogada, Stacey A. Rudin, cuyas prolíficas publicaciones en el blog del Instituto Americano de Investigación Económica (AIER), financiado por Koch, forman gran parte de la base para denigrar al Secretario General de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom, pintándolo como una marioneta de Xi Jinping. Rudin también mantiene una página en Medium, donde también despotrica contra China y los bloqueos que, según ella, son el “nuevo concepto de arma de la superpotencia asiática en la era post-nuclear”, lo que se alinea perfectamente con el revivalismo de la Guerra Fría de los chinos estadounidenses.

Bajando en la lista encontramos a la Dra. Clare Craig, ex jefa de patología de una empresa llamada Panakeia. Cabe destacar que la Dra. Craig también dejó su puesto recientemente para embarcarse en esta misión antichina. Su antiguo empleador se especializa en la distribución de “productos, servicios y modalidades médicas innovadoras al Sistema de Salud Militar en todo el mundo para hombres y mujeres en servicio activo”, además de abrir la puerta a empresas que buscan “entrar en los mercados del Gobierno Federal, la VA, el Departamento de Defensa y las Fuerzas Armadas”. En noviembre del año pasado, el Dr. Craig apareció en lockdownsceptics.org, un sitio web contra el bloqueo dirigido por un editor asociado de la revista online libertaria/de extrema derecha Quillette, Toby Young. En la entrevista, Craig discrepa de la literatura científica relativa a la transmisión asintomática, que “se publicó toda en China”, según ella.

Las asociaciones de la derecha libertaria de los autores del artículo son irrefutables y continúan en la línea de individuos que han mostrado inquietantes tendencias xenófobas, como el político canadiense Randy Hillier, que se vio envuelto en dos ocasiones en escándalos de racismo muy públicos mientras ejercía en la legislatura de Ontario. Hillier también contribuyó a una revista online libertaria bilingüe llamada Le Québécois Libre entre 2003 y 2010. En 2019, Hillier fue expulsado del caucus de su propio partido -dirigido por el tristemente célebre Doug Ford- por los comentarios insensibles que hizo a los padres de un niño autista, entre otros asuntos de incompetencia.

El activista y presentador de radio británico Maajid Nawaz es el penúltimo de la lista. El controvertido fundador de un grupo de reflexión contra el extremismo llamado Quilliam se dio a conocer gracias a una “transformación” de un antiguo extremista que pasó de abrazar la militancia islamista a asesorar a David Cameron y George W. Bush sobre el extremismo musulmán y hacer carrera en los medios de comunicación. La familia y los antiguos amigos de Nawaz le acusan de embellecer y mentir sobre su pasado, y uno de ellos afirma que Nawaz es un oportunista que “es lo que cree que tiene que ser” y “ni islamista ni liberal”. Los investigadores descubrieron recientemente los vínculos de Nawaz con el “dinero oscuro” republicano que canalizó 3 millones de dólares a la Fundación Quilliam.

A continuación, encontramos al economista indio Sanjeev Sabhlok, PhD, que ha estado escribiendo sobre el “uso de la histeria de la guerra” por parte de Xi Jinping en The Times of India, llamando abiertamente a los cierres un “Caballo de Troya”, a pesar de admitir en la siguiente frase que “no hay pruebas, sin embargo, que sugieran que Xi Jinping haya planeado los cierres”. Sabhlok es otro de los autores que ha dejado recientemente su trabajo en el gobierno de Australia, el país que convirtió en su hogar adoptivo tras dejar su India natal por desacuerdos políticos en ese país. Otro defensor de la economía libertaria, Sabhlok comparte regularmente sus ideas sobre Covid y los cierres, así como su amor por Hayek en su blog personal.

Al igual que sus coautores. Stacey Rudin utiliza regularmente los medios de comunicación en línea para advertir de una amenaza china

Siguiendo con el tema, Francis Hoar es un abogado especializado en derecho mercantil y contribuye a Brexit Central, un sitio web pro-Brexit dirigido por Matthew Elliot, que fue el director general de Vote Leave, la organización que creó la campaña para salir de la Unión Europea en primer lugar y que se considera el “cerebro” detrás del Brexit. Estos vínculos con la cúpula del poder del Reino Unido y el aspecto comercial que rodea al Brexit, en particular, deben tenerse en cuenta a medida que aumentan las tensiones entre el gobierno del chico del cartel del Brexit, Boris Johnson, y China.

Completa la conexión británica Simon Dolan, un hombre de negocios, empresario y fundador del movimiento anti-máscara Keep Britain Free (KBF). Irónicamente, uno de los negocios paralelos de Dolan, sobre el que ejerce un importante control como director y secretario de la compañía, es una aerolínea chárter llamada Jota Aviation, que ha estado entregando equipos de protección personal (EPP), como mascarillas al NHS, y las mascarillas son obligatorias para todos los pasajeros de los vuelos de Jota Aviation. La hipocresía no parece demasiado sorprendente, ya que Dolan admite que “el único político británico que admiraba era Margaret Thatcher”.

La lista de autores de la propaganda antichina de bloqueo la encabeza nada menos que el general de brigada retirado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y actual miembro principal del Instituto Hudson, Robert S. Spalding III. Un verdadero Chinahawk, el área de interés de Spalding son las relaciones entre Estados Unidos y China, la economía y la seguridad nacional. El general escupe un nivel de retórica antichina que incluso haría sonrojar a su nuevo colega del Hudson, Mike Pompeo, culpando de todo, desde la destrucción de la clase trabajadora en Estados Unidos hasta los problemas de las elecciones presidenciales de 2020, a China. El libro de Spalding de 2019 “Stealth War: How China Took Over While America’s Elite Slept”, pretende detallar las “estratagemas más brillantes” de China, que incluyen la inculcación de insidiosas narrativas comunistas entre “estudiantes estadounidenses desprevenidos” y la canalización de tecnología estadounidense a China. Spalding ha estado a la vanguardia de los avances tecnológicos en el ejército estadounidense, desarrollando un programa de recogida de datos biométricos en el DoD ya en 2006, según su perfil de Linked In.

Un caso clásico de proyección

El resto de puntos son notables por varios motivos. Uno de ellos es el aumento de la frecuencia de la ya copiosa cantidad de referencias y el otro es la pura mendacidad, ya que los autores incurren en el cansino y familiar patrón visto en 2016, cuando se alegó que Rusia había llevado a cabo una campaña masiva en las redes sociales que arrojó las elecciones a favor de Donald Trump.

Además, los autores no sólo acusan a China del mismo tipo de bombardeo de memes capaz de convertir el agua en vino, sino que también tienen la audacia de retratar a los gigantescos medios de comunicación convencionales -desde el New York Times hasta el Washington Post- como víctimas indefensas de una vasta maquinaria de propaganda estatal china.

En general, el documento concluye con una lista de científicos, políticos y algunos defensores, a los que consideran cómplices involuntarios de la amenaza asiática o partidarios directos del Partido Comunista Chino en su macabra empresa de gobernar el mundo mediante una dictadura sanitaria totalitaria.

Un escándalo de última hora en Alemania muestra hasta dónde han llegado los líderes occidentales, totalmente libres de la influencia china, para justificar los cierres y otras restricciones. Correos electrónicos obtenidos en una demanda judicial revelaron que científicos del centro de control de enfermedades del país y varias instituciones académicas recibieron el encargo del ministro del Interior alemán, Markus Kerber, de “desarrollar un modelo en base al cual se pudieran planificar medidas preventivas y represivas” al inicio de la pandemia en marzo. Los científicos trabajaron estrechamente con el ministerio y en sólo cuatro días elaboraron un documento distribuido en secreto a otros miembros del gobierno, que contenía un “peor escenario” de un millón de muertos si no se frenaba drásticamente la actividad social.

Los cierres, el distanciamiento social y los mandatos de enmascaramiento han tenido graves consecuencias socioeconómicas para millones de personas que están asistiendo a la erosión de sus libertades civiles, sus derechos humanos e incluso su salud mental. Pero sugerir que el gobierno de China ha orquestado lo que evidentemente ha sido una respuesta coordinada por prácticamente todas las naciones del mundo es, en el mejor de los casos, engañoso.

Teniendo en cuenta que el Pentágono se ha alejado de los esfuerzos de contrainsurgencia en lugares como Afganistán y se está “preparando para un conflicto de alta intensidad” contra China y otras naciones-estado, nos corresponde prepararnos contra la avalancha de propaganda que se dirige hacia nosotros para justificar otro siglo de guerra perpetua.


Foto principal | Gráfico de Antonio Cabrera

Raúl Diego es redactor de MintPress News, fotoperiodista independiente, investigador, escritor y documentalista.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .