¿Quién está luchando contra las mareas de la democracia en América Latina?

by Martin Sieff

México, Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador, Argentina y Bolivia: siempre que los pueblos de América Latina han tenido verdadera libertad de voto, en los últimos 20 años han votado con mucha frecuencia a los socialdemócratas por goleada.

Argentina, uno de los dos gigantes demográficos y económicos de Sudamérica, ha elegido gobiernos peronistas de centro-izquierda cuatro de cada cinco veces en los últimos 16 años. El actual presidente Alfredo Fernández ha sido un modelo de políticas sociales responsables en su país, al tiempo que ha provocado la indignación de la administración Trump en Washington por defender a los líderes socialdemócratas de Bolivia, Ecuador y, sobre todo, al presidente Nicolás Maduro en Venezuela.

En México, el popular presidente Andrés Manuel López Obrador, rutinariamente «acusado» de ser de izquierdas» y «populista», ha desafiado valientemente a Wall Street y ha descrito abiertamente el neoliberalismo como «un desastre» y «una calamidad» para su país.

El gigantesco Brasil, con más de 200 millones de habitantes, el peso demográfico de América Latina, ha tenido dos presidentes populares socialdemócratas sucesivos, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, en cuatro elecciones seguidas, de 2003 a 2014.

Rousseff fue derrocada por un proceso de impeachment en 2016 y sustituida por el supuestamente corrupto y ciertamente totalmente incompetente y ampliamente despreciado Michel Termer hasta 2019, cuando el represivo y aún más inepto gobernante actual de derecha dura Jair Bolsonaro asumió el poder. Desde entonces ha demostrado ser un monumento a la ineptitud desastrosa.

El mismo patrón continúa tanto en las naciones pequeñas como en las enormes. Ecuador, con 18 millones de habitantes, eligió dos veces al popular presidente Rafael Correa en 2007 y 2013. Hizo hincapié en un aumento drástico del gasto en educación y sanidad. Ahora, tras años de reacción de la derecha bajo el irónico nombre de Lenin Moreni, el sucesor elegido por Correa, el ex ministro de Economía Andrés Arauz, parece que va a derrotar con contundencia al banquero de la derecha más dura, Guillermo Lasso, que sólo obtuvo un irrisorio 19,74% en la primera ronda de votaciones. Sin embargo, esto supone que Ecuador no se verá sometido al tipo de trucos sucios y golpes militares respaldados por Estados Unidos que afectaron a Brasil y Bolivia.

El año pasado, Bolivia se deshizo de los siniestros grilletes de la represión militar que resurgió bajo la presidencia interina de la atractiva presidenta interina Jeanine Anez en 2019, después de que el popular presidente dos veces elegido Evo Morales, líder del Movimiento por el Sociaismo (MAS) fuera derrocado. Ahora Morales ha sido sucedido tardíamente por su ex ministro de Economía Luis Arce, que asumió el cargo en noviembre de 2020.

Asimismo, el presidente democráticamente elegido Nicolás Maduro sigue sobreviviendo en Venezuela a pesar del enorme esfuerzo de Estados Unidos, respaldado por ambos partidos, para derrocarlo. Comenzó con Barack Obama, se amplió con Donald Trump y continúa sin cesar con el actual presidente Joe Biden.

Es necesario señalar aquí varios puntos que nunca, jamás, se mencionan en los risibles medios de comunicación estadounidenses (MSM).

En primer lugar, ninguno de estos gobiernos socialdemócratas actuales y recientes en ninguno de estos países intentó invadir o desestabilizar o derrocar a ninguno de sus vecinos.

En segundo lugar, ninguno de los líderes socialdemócratas, repetidamente reelegidos, que fueron desestabilizados y finalmente derrocados por golpes militares respaldados por Estados Unidos en Brasil o Bolivia, apoyó nunca a ningún grupo terrorista que operara en cualquier lugar del hemisferio. El presidente Fernández ha sido ejemplar a la hora de perseguir y desenmascarar tanto a los antiguos violadores de los derechos humanos de la extrema derecha y a los partidarios de los escuadrones de la muerte en su propio país en los oscuros años setenta y principios de los ochenta como a los grupos de extrema izquierda que operaron también en décadas posteriores.

El verdadero delito de estos líderes reformistas nada extremistas fue, por supuesto, que siguieron desafiando al gobierno de Estados Unidos, a los intereses financieros de Wall Street y al Fondo Monetario Internacional y antepusieron las necesidades de sus propios pueblos.

En tercer lugar, es sencillamente imposible encontrar en los principales medios de comunicación en lengua inglesa de Estados Unidos ningún reconocimiento de esta enorme marea política continental que en los últimos 15 años, al menos, ha barrido desde la frontera terrestre del Río Grande entre Estados Unidos y México hasta la remota Patagonia en el extremo sur de Argentina.

En el mejor de los casos, los medios financieros como «The Economist» y el «Financial Times» de Londres o «Forbes» y el «Wall Street Journal» de Nueva York desecharán esta dinámica política continua como inconvenientes temporales que reflejan el supuesto analfabetismo y la estupidez de las poblaciones mayoritarias, especialmente de los indígenas americanos. La British Broadcasting Corporation de Londres y el Public Broadcasting System de Washington saben, por supuesto, que no deben cuestionar a sus amos.

Exactamente los mismos argumentos, por supuesto, se utilizan en los Estados Unidos para despreciar, marginar y humillar a los llamados «Deplorables» – las poblaciones de la clase trabajadora blanca, negra e hispana del corazón de los Estados Unidos que han sido devastadas por las políticas de fronteras abiertas, el libre comercio mundial no regulado y la retirada de la ayuda y el apoyo del gobierno para ellos.

El patrón de la política y la marea de la historia en todas las vastas tierras de América Latina en el siglo XXI son inconfundibles: Los pueblos del hemisferio buscan y atesoran las libertades democráticas, las elecciones abiertas y justas y las políticas económicas y sociales internas pacíficas.

¿Y qué nación y qué fuerzas están interfiriendo en los asuntos internos, los procesos electorales y las libertades democráticas de todas estas naciones? No son ni Rusia ni China.

Pero, ¿durante cuánto tiempo se puede frenar a estas mareas de la historia que exigen democracia y políticas socialmente responsables? ¿Y qué ocurrirá cuando finalmente se abran paso?


Martin SIEFF. Durante sus 24 años como corresponsal senior en el extranjero para The Washington Times y United Press International, Martin Sieff informó desde más de 70 naciones y cubrió 12 guerras. Se ha especializado en temas económicos de Estados Unidos y del mundo.

Este artículo fue publicado originalmente en Strategic Culture Foundation


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.