Elecciones en Ecuador: EEUU se asegura otro campeón neoliberal sin intervenir (abiertamente)

Cuando se celebraron las elecciones presidenciales de 2021 en Ecuador, el terreno de juego se había desnivelado de forma tan precipitada que Estados Unidos no tenía mucha necesidad de intervenir abiertamente.

by Roger D. Harris

QUITO, ECUADOR – El papel de Estados Unidos en la derrota del izquierdista Andrés Arauz en la contienda presidencial del 11 de abril no fue manifiesto porque no era necesario, según un alto diplomático latinoamericano. Nos reunimos con este diplomático y con otros miembros de una delegación oficial de observación electoral de CODEPINK. Los nombres de algunas fuentes permanecen en el anonimato debido al ambiente político hostil hacia los progresistas.

Este revés para el movimiento Revolución Ciudadana, fundado por Rafael Correa, tendrá profundas implicaciones para Ecuador y más allá, fortaleciendo el bloque reaccionario aliado de Estados Unidos en América Latina.

El ex presidente Correa dejó su cargo con un índice de aprobación del 60%. Había sido elegido presidente en dos ocasiones en la primera vuelta; algo sin precedentes para Ecuador, que tuvo una rotación de siete presidentes en la década anterior. Su partido Alianza País había ganado 14 elecciones, lo que reflejaba la popularidad de sus programas de redistribución de la riqueza, entre los que se encontraba la reducción de la pobreza extrema a la mitad.

El sucesor elegido por Correa, Lenín Moreno, saldrá el 24 de mayo con un índice de aprobación de un solo dígito. Han pasado muchas cosas en los cuatro años siguientes. Correa pasó de ser el presidente elegido democráticamente más popular de la historia del país a que su partido fuera rechazado por la mayoría electoral.

¿Qué pasó? – ¿Qué pasó?

En 2017, Correa había hecho campaña para que su ex vicepresidente continuara con su Revolución Ciudadana. Sin embargo, una vez en el cargo, el presidente en funciones Moreno se volvió bruscamente a la derecha contra sus antiguos compañeros, empleando la lawfare para decapitar a la dirección de la Revolución Ciudadana. Su propio vicepresidente, Jorge Glas, está ahora en prisión y otros altos cargos se han visto obligados a huir de Ecuador. Correa, acusado de utilizar «influencia psíquica», fue condenado en ausencia en un juicio por corrupción con pocas pruebas que le impidió regresar a Ecuador.

Según el abogado de Correa, Fausto Jarrín, Moreno contó con la ayuda de Estados Unidos en este desmantelamiento legal de su propio partido. Dejando de lado los pretextos, Moreno estuvo en Washington el día de la primera vuelta de las elecciones presidenciales ecuatorianas. Justo antes de la segunda vuelta, Moreno y sus principales funcionarios volaron a las Galápagos para reunirse con el embajador de Estados Unidos.

Moreno entregó la tienda a EE.UU. Revocó la ciudadanía ecuatoriana de Julian Assange, permitiendo que éste fuera detenido en el Reino Unido. Reconoció la falsa pretensión de Juan Guaidó a la presidencia de Venezuela. Después de que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, visitara Ecuador, el FBI fue recibido de nuevo. Incluso una base militar estadounidense en las Galápagos (parte de Ecuador) fue regalada a Washington.

Moreno expulsó a los médicos cubanos de Ecudaor y se retiró de alianzas regionales clave: UNASUR, CELAC y ALBA. En un momento de COVID, estas acciones tuvieron consecuencias letales. Si Ecuador hubiera mantenido su membresía en las organizaciones regionales, su poder colectivo podría haber sido utilizado para obtener vacunas y otros recursos para combatir la pandemia.

Moreno impuso un paquete de austeridad del FMI a Ecuador, que sólo se retiró parcialmente ante una protesta masiva liderada por los indígenas en octubre de 2019. Luego, al amparo de la campaña electoral presidencial y de la pandemia, Moreno restableció las impopulares medidas.

El tránsfuga Moreno adoptó un programa neoliberal en toda regla y se apresura a promulgar «reformas económicas» adicionales antes de que termine su mandato, para evitar que el próximo gobierno «vuelva a poner la pasta de dientes en el tubo». Pero no debe preocuparse. No sólo el presidente entrante Guillermo Lasso persigue el mismo programa neoliberal, sino que miembros del partido político de derecha de Lasso colaboraron con Moreno en la Asamblea Nacional.

Esta ha sido una estrategia brillante para la derecha. Ecuador está en crisis económica, con los impactos de las medidas de austeridad exacerbados por la pandemia. Al poner en marcha un programa neoliberal completo antes de dejar el cargo, Moreno le ahorra a Lasso la carga de las medidas impopulares mientras sirve a las finanzas internacionales representadas por Lasso y los Estados Unidos.

El lawfare utilizado para amañar el campo de juego electoral

La autoridad electoral ecuatoriana, el CNE, no reconoció la campaña de Arauz hasta diciembre para la primera vuelta electoral del 7 de febrero. Arauz, que estaba enfermo de COVID en diciembre, había pasado los últimos cuatro meses luchando por la certificación del partido mientras las otras campañas ganaban impulso.

A diferencia de su rico oponente banquero, la campaña de Arauz carecía de fondos para construir una infraestructura de campaña sobre el terreno. Y lo que es más importante, las medidas legislativas les impidieron incluso utilizar el nombre de su partido, lo que les obligó a improvisar la UNES como su nuevo partido.

Además, a Correa, con su considerable reconocimiento y popularidad, se le prohibió presentarse como vicepresidente de Arauz. Y lo que es peor, se prohibió al partido utilizar la imagen, el nombre o la voz de Correa en sus materiales de campaña. Sin embargo, otros partidos podían invocar a Correa para desprestigiar la campaña de Arauz, acusando falsamente a Correa de corrupción y asociando a Arauz con Correa como también corrupto.

A pesar de todos estos obstáculos, Arauz ganó la primera ronda de las elecciones con un 32% de votos, lo que le dio una ventaja de 13 puntos sobre el segundo clasificado, Lasso, pero no alcanzó el 40% necesario para evitar una segunda ronda. Arauz también lideraba las encuestas, pero eso iba a cambiar con una enorme campaña de desinformación.

Campaña de propaganda de la derecha

La derecha movilizó su casi monopolio de los medios de comunicación para hacer pasar por aliados a los enemigos acérrimos de Moreno y de la Revolución Ciudadana, en lo que un dirigente de la campaña de Arauz calificó de «TikTok y meme-ificación» del discurso político.

Arauz, un enérgico mago de la economía de 36 años, fue retratado como estúpido y letárgico. Por el contrario, el conservador Lasso, de 65 años, se puso un par de zapatos rojos y fue comercializado como moderno.

Una campaña mediática de la derecha de cuatro años retrató a Correa y a sus asociados como corruptos. Un militante de la Revolución Ciudadana explicó que «si se repite una mentira diez veces, se convierte en una verdad». La «izquierda de las ONG«, financiada por Estados Unidos y sus aliados europeos, contribuyó a esta inversión de la realidad.

Lasso, tercero desde la izquierda, su esposa María, segunda desde la izquierda, y el vicepresidente Alfredo Borrero, extremo izquierdo, posan con Moreno en Quito, el 19 de abril de 2021. Dolores Ochoa | AP

Lucha por delante en Ecuador

Guillermo Lasso, propietario del segundo banco más importante de Ecuador, ganó con un margen de 5 puntos. Arauz dijo en su discurso de concesión: «Este es un revés electoral, pero de ninguna manera una derrota política o moral».

Con 49 de los 137 escaños de la Asamblea Nacional, su partido sigue siendo el bloque más numeroso. La tarea de los políticos de la Revolución Ciudadana, según los líderes del partido, será mantener la unidad dentro de sus propias filas mientras forjan coaliciones con potenciales aliados.

Mientras tanto, tendrán que defenderse de los continuos ataques y represión de la derecha. Algunos militantes ya han abandonado el país.

El segundo bloque más numeroso en la Asamblea, con 27 escaños, es el Pachakutik, de ideología diversa e indígena. Las relaciones de la Revolución Ciudadana con la dirección de algunas organizaciones indígenas y, por ende, con ciertos sindicatos, han sido a veces conflictivas.

Correa se opuso al clientelismo del pasado y evitó «vender» ministerios y otros cargos a líderes políticamente influyentes a cambio de su apoyo. En su lugar, Correa se concentró en servir a los intereses de sus electores con proyectos de infraestructura para las regiones indígenas desatendidas, la concesión de derechos de agua y la promoción de políticas de educación y salud multiculturales. Asimismo, los trabajadores obtuvieron mejoras salariales.

En retrospectiva, la Revolución Ciudadana es ahora abiertamente autocrítica por haber atropellado a algunos líderes indígenas y laborales. Habrá que enmendar la plana, según un ex ministro de Correa.

«Promover la democracia» al servicio del imperio estadounidense

Las élites gobernantes celebran elecciones para legitimar su gobierno, no porque crean en la democracia. En el momento de las elecciones presidenciales de 2021 en Ecuador, el campo de juego se había desnivelado tan precipitadamente que Estados Unidos no tenía mucha necesidad de intervenir abiertamente como lo hizo en Bolivia en 2019.

Pero eso no significa que Estados Unidos no esté interviniendo activamente. Los sitios web de USAID, NED, NDI e IRI no ocultan la arrogancia imperial de pretender «promover la democracia» en Ecuador. Estados Unidos sentó las bases, según un diplomático de alto nivel, para unificar a la derecha y amañar la contienda contra la izquierda.

Como reveló William Blum, la inteligencia estadounidense había, antes de Correa y probablemente desde entonces, «infiltrado, a menudo en los niveles más altos, casi todas las organizaciones políticas de importancia, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha… En prácticamente todos los departamentos del gobierno ecuatoriano podían encontrarse hombres que ocupaban puestos altos y bajos que colaboraban con la CIA por dinero».

Al comentar la nueva administración de Biden, el ex embajador de Correa, Ricardo Ulcuango, observó que la política exterior de Estados Unidos es la misma con demócratas y republicanos. Los demócratas, añadió, son más peligrosos porque hablan mejor de cooperación cuando en realidad están interviniendo.


Foto de portada | Un niño pasa frente a los carteles electorales que promueven al candidato presidencial Guillermo Lasso, en representación del partido Creando Oportunidades o CREO, en Quito, Ecuador, el 9 de abril de 2021. Dolores Ochoa | AP

Roger D. Harris trabaja para la organización de derechos humanos Task Force on the Americas.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.