Conozca al neonazi que asesora a la policía colombiana sobre cómo romper el paro nacional

Dan Cohen, de Behind The Headlines, examina el paro nacional que se está llevando a cabo en Colombia y cómo el presidente Duque se apoya en una ideología neofascista para doblegarlo.

by Dan Cohen

CALI, COLOMBIA (Transcripción) – Colombia está en huelga. Y la policía y el ejército están aterrorizando a la población para aplastarla.

Se inició cuando el presidente de extrema derecha, Iván Duque, anunció una reforma fiscal tremendamente impopular que imponía aplastantes medidas de austeridad a la clase media y a los colombianos pobres. La propuesta de Duque pretendía pagar la deuda para proyectar estabilidad y satisfacer a los inversores internacionales. Pero esa estabilidad para el capital internacional significa más inestabilidad para las decenas de millones de colombianos que luchan por llevar comida a la mesa.

El país ya se encuentra en una situación económica desesperada -el 43% de los colombianos se encuentra en la pobreza y el 15% en la pobreza extrema-, todo ello agravado durante la pandemia del COVID-19.

Pero la propuesta de reforma tributaria es el detonante de un profundo descontento.

La injusticia por los 6.402 civiles inocentes asesinados por los militares y paramilitares, luego encubiertos. Lo que se conoce como el escándalo de los falsos positivos.

Los ataques del gobierno de Duque al acuerdo de paz de 2016 que puso fin a la guerra civil con la guerrilla de izquierda conocida como las FARC.

El exterminio de líderes sociales, indígenas, defensores de derechos humanos y excombatientes de las FARC.

El mal manejo de la pandemia de COVID 19. Pura corrupción e impunidad.

Un neonazi asesora a las fuerzas colombianas

Toda esta frustración bullía bajo la superficie, y la propuesta de austeridad de Duque hizo hervir a la sociedad.

Frente a este malestar, el gobierno colombiano -una supuesta democracia- está actuando mucho más como una dictadura de extrema derecha, incluso fascista. No es una hipérbole.

Esta es la cifra que ha proporcionado el marco intelectual para la comprensión de las protestas por parte de la policía colombiana.

Su nombre es Alexis López Tapia. Es un antiguo líder de un partido neofascista chileno, ahora disuelto, llamado Sociedad de la Nueva Patria.

En febrero, fue invitado por los militares colombianos a dar una presentación sobre cómo derrotar un levantamiento. Describe un marco pseudo-intelectual llamado “Revolución Molecular Disipada”.

Describe una conspiración comunista intercontinental que ha tenido lugar durante las últimas tres décadas o más para apoderarse de América Latina en un marco posmoderno.

Agrupa a manifestantes, movimientos sociales e indígenas dispares, grupos armados, ONG de derechos humanos, sociedad civil -cualquiera que disienta de la política del Estado- como parte de una conspiración subversiva para la que los militares no están en absoluto preparados.

Si bien esto puede sonar como una teoría conspirativa chiflada para el espectador promedio, resonó con la figura más poderosa de Colombia: el ex presidente Álvaro Uribe.

Uribe hizo referencia a la teoría de la “Revolución Molecular Disipada” del neofascista Alexis López en Twitter.

Uribe es el cerebro detrás del baño de sangre en Colombia. Es ampliamente conocido por ser un títere del actual presidente, Iván Duque, la figura que da las órdenes de golpear y matar a los manifestantes.

La ultraviolencia policial colombiana

Aquí un policía persigue a un manifestante y le dispara a bocajarro.

Tras un día de protestas iniciales, Uribe envió un tuit en el que pedía a policías y soldados que usaran sus armas para “defender su integridad”.

Horas más tarde, tras una campaña masiva en Internet, Twitter borró su tuit porque era una clara incitación a la violencia.

Pero ya era demasiado tarde. Las fuerzas colombianas entendieron claramente el tuit de Uribe como una luz verde, una licencia para matar. Y eso es exactamente lo que hicieron. La policía masacró a 7 personas en la ciudad de Cali, un foco de protestas.

Imágenes gráficas: La policía colombiana acaba de asesinar al menos a 5 personas en la ciudad de Cali, centro de las protestas contra el aumento de impuestos de @IvanDuque. Otras fuentes dicen que fueron 7 los muertos. Más sangre en las manos del narco-régimen apoyado por EEUU.
Aquí está un policía antidisturbios colombiano disparando a quemarropa a un manifestante. Me pregunto si sobrevivió.
El gobierno colombiano militariza la ciudad de Cúcuta en lo que parece ser la preparación de una guerra contra las movilizaciones desarmadas.
Las fuerzas colombianas despliegan un helicóptero Blackhawk sobre Buga, Valle de Cauca.
Estados Unidos entregó ese helicóptero a Colombia aparentemente para “combatir el narcotráfico”. Mientras tanto, los cárteles de la droga controlan el país y el helicóptero se utiliza para reprimir las protestas populares.

Duque, Uribe y el narcoestado

Estados Unidos entregó estos helicópteros, de forma gratuita, a Colombia como parte de lo que se conoce como el Plan Colombia, un paquete masivo de ayuda militar que aparentemente era para luchar contra los narcotraficantes, pero que en realidad era para derrotar a la contrainsurgencia izquierdista de las FARC y castigar su base de apoyo entre los campesinos de las zonas rurales.

En 2016, las FARC y el gobierno llegaron a un acuerdo de paz, por lo que, aparte de unos pocos resistentes, las FARC no existen.

Mientras tanto, hay más cocaína saliendo de Colombia que nunca, y los cárteles internacionales de la droga son más poderosos que nunca.

Controlan casi todos los aspectos del Estado, la policía y el ejército. ¿Cómo sabemos esto?

Un poderoso narcotraficante llamado José Hernández Aponte, alias “El Ñeñe”, coordinó una campaña de compra de votos para el presidente Duque con dinero robado.

Esto fue ordenado por Álvaro Uribe. Y el sistema legal nunca ha presentado cargos contra Duque por esto porque está bajo su control y el de Uribe.

Ñeñe era cercano a las altas figuras del ejército y la policía también. Las mismas fuerzas del Estado que supuestamente luchan contra los cárteles de la droga. Esta información es de dominio público, por lo que el gobierno de Estados Unidos la conoce, aunque los medios de comunicación de propiedad corporativa la ignoren.

Duque ordena la militarización total

Colombia es un narcoestado que se hace pasar por una democracia. Pero con la represión ultraviolenta de las protestas, se está despojando de la fachada “democrática”.

Tras cuatro días de movilizaciones masivas en todo el país, Duque anunció la retirada de la propuesta pero dijo que se anunciaría otra en los próximos días, un claro intento de aplacar a los manifestantes que fracasó.

Horas después del anuncio, Duque declaró que va a enviar a los militares a las calles.

“Nuestras fuerzas militares, entrenadas para actuar en entornos urbanos, están apoyando la labor de la Policía Nacional”, declaró.

Al lado de Duque estaba el comandante del ejército Enrique Zapateiro, un duro que ha estado involucrado en el asesinato y encubrimiento de civiles inocentes, conocido por ser uno de los elementos de la derecha más extrema del ejército y un instrumento de Uribe.

“Un amigo mío que es psiquiatra y tuvo que entrevistar a Zapateiro me dijo una vez que es un psicótico, que tiene problemas mentales”, comentó el periodista Abeldaro Gómez Molina. “Y la verdad es que se ven algunos desequilibrios en su forma de pensar, lo cual es preocupante porque es un instrumento de Uribe, así que sólo podemos esperar lo peor de él”.

Poco después, policías y militares mataron a otros dos manifestantes.

En la ciudad de Cali -donde las protestas han sido las mayores- la policía disparó en la cabeza a un joven manifestante llamado Nicolás Guerrero. Un popular DJ colombiano retransmitía en directo desde la protesta, por lo que unas 70.000 personas vieron cómo Guerrero se desangraba. Ese DJ dijo que sus cuentas de teléfono, Instagram y Facebook habían sido hackeadas, y sus amigos y familiares están recibiendo extrañas llamadas preguntando por su ubicación, lo que le obligó a huir de Cali.

Los paramilitares atacan a los manifestantes

Mientras los manifestantes eran masacrados En la ciudad de Pereira, otro centro de protestas, el alcalde Carlos Maya llamó a la seguridad privada a colaborar con los militares y la policía.

“Vamos a convocar a todos los grupos empresariales y a la seguridad privada para que hagan un frente común con la policía y el ejército para restablecer el orden y la seguridad ciudadana”, anunció Maya.

Se trata de un llamamiento implícito para que los paramilitares salgan a la calle, explica Lina María Montilla Díaz, funcionaria de la Central de Trabajadores. “Tenemos el problema del paramilitarismo y con este tipo de declaraciones están invitando a estos grupos paramilitares a empezar a trabajar y a fortalecer sus filas”, me dijo.

Mientras tanto, empezaron a aparecer vehículos con matrículas ocultas y hombres con botas de goma altas, signos reveladores de la actividad paramilitar.

Se dejaron pollos muertos ante la sede del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo, una inequívoca amenaza de muerte.

Grupos oscuros empezaron a hacer circular amenazas explícitas contra los manifestantes.

Pocos días después de que el alcalde de Periera pidiera que la seguridad privada tomara el control de la ciudad, unos pistoleros vestidos de civil se presentaron en un coche y abrieron fuego contra Lucas Villa, estudiante universitario y profesor de yoga.

Lucas Villa ha sido una figura muy visible en las protestas y, al parecer, era el objetivo por su activismo.

“Es un déficit fiscal que se le quita a los ricos, a la clase media y a los pobres. Ahora vamos a tener que pagar más por el agua, internet, el café y el teléfono porque hemos sido ingenuos”, explicó a un grupo de personas en un autobús público.

En el momento de realizar esta grabación, se ha informado de la muerte de 34 personas. Pero sin duda es una cifra muy inferior a la real. Según la periodista colombiana Laura Sofía Mejía, el gobierno está encubriendo la cifra real.

“Algo importante es que nos pusimos en contacto con una de las instituciones para tratar de obtener información sobre cuántos fueron asesinados en una determinada noche y un funcionario nos dijo extraoficialmente que la orden es no revelar ninguna información a la prensa”, dijo.

La policía facilita a los paramilitares

A lo largo de la huelga, el gobierno de Duque ha insistido en que está permitiendo la protesta pacífica y que la militarización es necesaria para combatir a vándalos y terroristas. Generar miedo y presentar su mano dura como la respuesta parece ser la única oportunidad del gobierno para someter la huelga. Aunque estaba claro que la narrativa de “vándalos y terroristas” era una mentira desde el principio, todo se vino abajo el jueves cuando un grupo de hombres vestidos de civil se bajó de un vehículo en Cali y abrió fuego contra una manifestación.

Otros manifestantes que se encontraban en las inmediaciones consiguieron registrar el vehículo y encontraron material policial en su interior.

La policía, sorprendida in fraganti, se vio obligada a admitir que el vehículo les pertenecía.

Con el fracaso de sus tácticas de miedo, y con la mano de hierro asesina de Duque y Uribe, que no ha logrado romper la huelga, no se sabe a dónde va esto. Cualquier cosa puede pasar.


Foto principal | Gráfico de Antonio Cabrera

Dan Cohen es el corresponsal en Washington DC de Behind The Headlines. Ha producido reportajes de vídeo y despachos impresos de gran difusión en todo Israel-Palestina. Tuitea en @DanCohen3000

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .