Un día en la muerte de la justicia británica

“Lo que no se ha discutido hoy es por qué temí por mi seguridad y la de nuestros hijos y por la vida de Julian”. – Stella Moris, pareja de Julian Assange

by John Pilger

Ayer me senté en el Tribunal 4 de los Royal Courts of Justice de Londres con Stella Moris, la pareja de Julian Assange. Conozco a Stella desde que conozco a Julian. Ella también es una voz de la libertad, que proviene de una familia que luchó contra el fascismo del Apartheid. Hoy, su nombre ha sido pronunciado en el tribunal por un abogado y un juez, personas olvidables si no fuera por el poder de sus privilegios.

La abogada, Clair Dobbin, está a sueldo del régimen de Washington, primero de Trump y luego de Biden. Es la sicaria de Estados Unidos, o “seda”, como ella prefiere. Su objetivo es Julian Assange, que no ha cometido ningún delito y ha realizado un servicio público histórico al exponer las acciones criminales y los secretos en los que los gobiernos, especialmente los que dicen ser democracias, basan su autoridad.

Para aquellos que lo hayan olvidado, WikiLeaks, del que Assange es fundador y editor, expuso los secretos y mentiras que llevaron a la invasión de Irak, Siria y Yemen, el papel asesino del Pentágono en docenas de países, el proyecto de la catástrofe de 20 años en Afganistán, los intentos de Washington de derrocar gobiernos elegidos, como el de Venezuela, la connivencia entre opositores políticos nominales (Bush y Obama) para sofocar una investigación sobre torturas y la campaña Vault 7 de la CIA que convirtió tu teléfono móvil, incluso tu televisor, en un espía en tu entorno.

WikiLeaks publicó casi un millón de documentos de Rusia que permitieron a los ciudadanos rusos defender sus derechos. Reveló que el gobierno australiano se había confabulado con Estados Unidos contra su propio ciudadano, Assange. Nombró a los políticos australianos que han “informado” para Estados Unidos. Hizo la conexión entre la Fundación Clinton y el aumento del yihadismo en los estados armados por Estados Unidos en el Golfo.

Hay más: WikiLeaks reveló la campaña de EE.UU. para suprimir los salarios en los países de explotación como Haití, la campaña de tortura de la India en Cachemira, el acuerdo secreto del gobierno británico para proteger los “intereses de EE.UU.” en su investigación oficial sobre Irak y el plan del Ministerio de Asuntos Exteriores británico para crear una falsa “zona de protección marina” en el Océano Índico para engañar a los isleños de Chagos en su derecho de retorno.

En otras palabras, WikiLeaks nos ha dado noticias reales sobre los que nos gobiernan y nos llevan a la guerra, no el giro preestablecido y repetitivo que llena los periódicos y las pantallas de televisión. Esto es periodismo real; y por el delito de periodismo real, Assange ha pasado la mayor parte de la última década en una u otra forma de encarcelamiento, incluyendo la prisión de Belmarsh, un lugar horrible.

Diagnosticado con el síndrome de Asperger, es un gentil e intelectual visionario impulsado por su creencia de que una democracia no es una democracia a menos que sea transparente, y que rinda cuentas.

Ayer, Estados Unidos solicitó la aprobación del Tribunal Superior de Justicia de Gran Bretaña para ampliar los términos de su apelación contra la decisión de una jueza de distrito, Vanessa Baraitser, en enero de prohibir la extradición de Assange. Baraitser aceptó la evidencia profundamente perturbadora de una serie de expertos de que Assange correría un gran riesgo si fuera encarcelado en el infame sistema penitenciario de Estados Unidos.

El profesor Michael Kopelman, una autoridad mundial en neuropsiquiatría, había dicho que Assange encontraría la manera de quitarse la vida, resultado directo de lo que el profesor Nils Melzer, relator de las Naciones Unidas sobre la tortura, describió como el cobarde “mobbing” de Assange por parte de los gobiernos, y sus ecos mediáticos.

Los que estuvimos en Old Bailey el pasado mes de septiembre para escuchar las declaraciones de Kopelman nos quedamos sorprendidos y conmovidos. Me senté con el padre de Julian, John Shipton, que tenía la cabeza en las manos. También se informó al tribunal del descubrimiento de una cuchilla de afeitar en la celda de Belmarsh de Julian y de que éste había hecho llamadas desesperadas a los Samaritanos y había escrito notas y muchas otras cosas que nos llenaron de algo más que tristeza.

Al ver cómo el abogado principal que actúa en nombre de Washington, James Lewis -un hombre de origen militar que utiliza una fórmula teatral y desgarradora con los testigos de la defensa-, reduce estos hechos a la “malversación” y al desprestigio de los testigos, especialmente de Kopelman, nos sentimos alentados por la respuesta reveladora de Kopelman de que el abuso de Lewis era “un poco rico”, ya que el propio Lewis había tratado de contratar la experiencia de Kopelman en otro caso.

La compañera de Lewis es Clair Dobbin, y ayer fue su día. Completar el desprestigio del profesor Kopelman le correspondió a ella. Un estadounidense con cierta autoridad se sentó detrás de ella en el tribunal.

Dobbin dijo que Kopelman había “engañado” al juez Baraister en septiembre porque no había revelado que Julian Assange y Stella Moris eran pareja, y que sus dos hijos pequeños, Gabriel y Max, fueron concebidos durante el período en que Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres.

Stella Moris tras asistir a la primera vista del recurso de extradición de Assange en Londres, el 11 de agosto de 2021. Matt Dunham | AP

La implicación era que esto disminuía de algún modo el diagnóstico médico de Kopelman: que Julian, encerrado en solitario en la prisión de Belmarsh y enfrentándose a la extradición a EE.UU. por falsos cargos de “espionaje”, había sufrido una grave depresión psicótica y había planeado, si no lo había intentado ya, quitarse la vida.

Por su parte, la juez Baraitser no vio ninguna contradicción. La naturaleza completa de la relación entre Stella y Julian le había sido explicada en marzo de 2020, y el profesor Kopelman había hecho plena referencia a ella en su informe de agosto de 2020. Así que la jueza y el tribunal lo sabían todo antes de la audiencia principal de extradición del pasado septiembre. En su sentencia de enero, Baraitser dijo lo siguiente

[El profesor Kopelman] evaluó al Sr. Assange durante el período de mayo a diciembre de 2019 y fue el mejor situado para considerar de primera mano sus síntomas. Ha tenido mucho cuidado de proporcionar una relación informada de los antecedentes y la historia psiquiátrica del Sr. Assange. Ha prestado mucha atención a las notas médicas de la prisión y ha proporcionado un resumen detallado anexo a su informe de diciembre. Es un clínico con experiencia y era muy consciente de la posibilidad de exageración y malinterpretación. No tenía motivos para dudar de su opinión clínica.

Añadió que “no se había dejado engañar” por la exclusión en el primer informe de Kopelman de la relación entre Stella y Julian y que entendía que Kopelman estaba protegiendo la intimidad de Stella y sus dos hijos pequeños.

De hecho, como bien sé, la seguridad de la familia estuvo bajo constante amenaza hasta el punto de que un guardia de seguridad de la embajada confesó que le habían dicho que robara uno de los pañales del bebé para que una empresa contratada por la CIA pudiera analizar su ADN. Ha habido una serie de amenazas no publicadas contra Stella y sus hijos.

Para EE.UU. y sus empleados legales en Londres, dañar la credibilidad de un experto de renombre sugiriendo que ocultó esta información era una manera, sin duda, de rescatar su caso en ruinas contra Assange. En junio, el periódico islandés Stundin informó de que un testigo clave de la acusación contra Assange había admitido haber fabricado sus pruebas. El único cargo de “piratería” que los estadounidenses esperaban presentar contra Assange si conseguían ponerle las manos encima dependía de esta fuente y testigo, Sigurdur Thordarson, un informante del FBI.

Thordarson había trabajado como voluntario para WikiLeaks en Islandia entre 2010 y 2011. En 2011, cuando se presentaron varios cargos penales contra él, se puso en contacto con el FBI y se ofreció a convertirse en informante a cambio de la inmunidad de todo procesamiento. Salió a la luz que era un estafador convicto que malversó 55.000 dólares de WikiLeaks, y cumplió dos años de prisión. En 2015, fue condenado a tres años por delitos sexuales contra adolescentes. El Washington Post describió la credibilidad de Thordarson como el “núcleo” del caso contra Assange.

Ayer, Lord Chief Justice Holroyde no mencionó a este testigo. Su preocupación era que era “discutible” que el juez Baraitser había dado demasiado peso a las pruebas del profesor Kopelman, un hombre venerado en su campo. Dijo que era “muy inusual” que un tribunal de apelación tuviera que reconsiderar la prueba de un experto aceptada por un tribunal inferior, pero estuvo de acuerdo con la Sra. Dobbin en que era “engañosa”, aunque aceptó la “comprensible respuesta humana” de Kopelman para proteger la intimidad de Stella y los niños.

Si usted puede desentrañar la lógica arcana de esto, tiene una mejor comprensión que yo, que he asistido a este caso desde el principio. Está claro que Kopelman no engañó a nadie. La jueza Baraitser -cuya hostilidad hacia Assange personalmente era una presencia en su tribunal- dijo que no fue engañada; no era un problema; no importaba. Entonces, ¿por qué el Lord Chief Justice Holroyde había hecho girar el lenguaje con su comadreja legal y había enviado a Julian de vuelta a su celda y a sus pesadillas? Allí, ahora espera la decisión final del Tribunal Superior en octubre – para Julian Assange, una decisión de vida o muerte.

¿Y por qué Holroyde envió a Stella desde el tribunal temblando de angustia? ¿Por qué este caso es “inusual”? ¿Por qué lanzó a la pandilla de fiscales del Departamento de Justicia en Washington -que tuvo su gran oportunidad bajo Trump, después de haber sido rechazada por Obama- una balsa salvavidas mientras su podrido y corrupto caso contra un periodista de principios se hundía tan seguramente como el Titán?
Esto no significa necesariamente que en octubre el pleno del Alto Tribunal ordene la extradición de Julián. En la cúspide de la masonería que es el poder judicial británico hay, según tengo entendido, todavía quienes creen en el derecho real y en la justicia real de la que el término “justicia británica” toma su santificada reputación en la tierra de la Carta Magna. Ahora depende de sus hombros el que esa historia siga viva o muera.

Me senté con Stella en la columnata del tribunal mientras preparaba las palabras que diría a la multitud de medios de comunicación y simpatizantes que se encontraban fuera, bajo el sol. Llegó Clair Dobbin, arreglada, con la cola de caballo balanceándose, llevando su caja de archivos: una figura de certeza: la que dijo que Julian Assange no estaba “tan enfermo” como para considerar el suicidio. ¿Cómo lo sabe?

¿Se ha abierto la Sra. Dobbin camino a través del laberinto medieval de Belmarsh para sentarse con Julian en su brazalete amarillo, como han hecho los profesores Koppelman y Melzer, y Stella, y yo? No importa. Los estadounidenses han “prometido” ahora no meterlo en un infierno, igual que “prometieron” no torturar a Chelsea Manning, igual que prometieron ……

Un partidario de WikiLeaks entrega folletos a los conductores que pasan, durante la primera audiencia de apelación de la extradición de Assange en Londres, el 11 de agosto de 2021. Matt Dunham | AP

¿Y ha leído la filtración de WikiLeaks de un documento del Pentágono del 15 de marzo de 2009? Esto predijo la actual guerra contra el periodismo. La inteligencia estadounidense, decía, pretendía destruir el “centro de gravedad” de WikiLeaks y de Julian Assange con amenazas y “persecución penal”. Lean las 32 páginas y no les quedará ninguna duda de que silenciar y criminalizar el periodismo independiente era el objetivo, el desprestigio el método.
Intenté captar la mirada de la Sra. Dobbin, pero seguía su camino: trabajo hecho.

Fuera, Stella luchaba por contener su emoción. Esta es una mujer valiente, como su hombre es un ejemplo de coraje. “De lo que no se ha hablado hoy”, dijo Stella, “es de por qué temí por mi seguridad y la de nuestros hijos y por la vida de Julian. Las constantes amenazas e intimidaciones que hemos soportado durante años, que nos han aterrorizado y han aterrorizado a Julian durante 10 años. Tenemos derecho a vivir, tenemos derecho a existir y tenemos derecho a que esta pesadilla termine de una vez por todas”.


Foto de portada | Un partidario del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, sostiene una pancarta después de la primera audiencia en la apelación de extradición de Julian Assange, en el Tribunal Superior de Londres, el 11 de agosto de 2021. Matt Dunham | AP

John Pilger es un periodista galardonado. Sus artículos aparecen en todo el mundo en periódicos como The Guardian, The Independent, The New York Times, Los Angeles Times, Mail & Guardian (Sudáfrica), Aftonbladet (Suecia), Il Manifesto (Italia).


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .