He estudiado a las personas que piensan que el ocio es una pérdida de tiempo: esto es lo que he encontrado

by Selin Malkoc

La primera vez que llevé a mi ahora marido a Turquía, intenté prepararme para cualquier cosa que pudiera salir mal: retrasos en los vuelos, dificultades con el idioma, problemas de digestión.

Pero no estaba preparada cuando, al entrar en un precioso club de playa en la costa del Egeo, él refunfuñó: «¿Qué vamos a hacer?».

«¿Qué quieres decir?» le dije. «Tumbarse, disfrutar del sol y del mar».

«Pero, ¿y las cosas que hay que hacer: voleibol de playa, frisbees, deportes acuáticos?».

«No hay nada de eso. Sólo estamos aquí para relajarnos».

Esta fue la primera vez que percibí nuestras diferencias culturales. Él es americano y yo turca. Él necesitaba «hacer cosas». Yo quería relajarme. Con el paso de los años, él mejoró su capacidad de relajación, más turca, por así decirlo.

Pero empecé a notar todas las formas en que el imperativo de «hacer cosas» seguía marchando en Estados Unidos.

Se transformó y migró en eslóganes concisos como YOLO – «sólo se vive una vez»- y «rise and grind». Lo vi en la forma en que la gente se jactaba de lo ocupada que estaba, como si fuera una insignia de honor. Y me di cuenta de ello en el aumento de la «cultura del ajetreo», o el impulso colectivo de hacer lo máximo posible en el menor tiempo posible, sin perder de vista la siguiente oportunidad.

En todo ello subyace la creencia de que descansar o relajarse es una pérdida de tiempo.

Me pregunté: ¿Cómo pueden influir estas actitudes en el bienestar de las personas? ¿Y son algunas culturas más propensas que otras a promover estas creencias?

Arruinar toda la diversión

En una serie de nuevos estudios que realicé con mis colegas profesores de marketing Gabbie Tonietto, Rebecca Reczek y Mike Norton, intentamos encontrar algunas respuestas.

En un estudio, 141 estudiantes universitarios participaron en nuestro laboratorio de comportamiento de la Universidad Estatal de Ohio. Llegaron para completar una serie de encuestas en las que les preguntamos hasta qué punto estaban de acuerdo con ciertas afirmaciones – «El tiempo dedicado a actividades de ocio suele ser tiempo perdido», «La mayoría de las actividades de ocio son una forma de quemar tiempo»- que medían si apoyaban la idea de que el ocio no tiene sentido.

Durante estos estudios, por lo demás monótonos y tediosos, los participantes vieron cuatro vídeos divertidos y populares de YouTube que fueron calificados como entretenidos por un conjunto diferente de participantes. Después de ver los cuatro vídeos, los participantes indicaron cuánto los habían disfrutado.

Descubrimos que los participantes que creían que el ocio era un derroche no disfrutaban tanto de los vídeos.

En un estudio de seguimiento, pedimos a los participantes que indicaran cuánto disfrutaban realizando una serie de experiencias de ocio: algunas activas, como hacer ejercicio, y otras pasivas, como ver la televisión. Otras eran sociales, como salir con los amigos, o solitarias, como meditar.

Descubrimos que los que consideraban el ocio como un derroche tendían a disfrutar menos de todos los tipos de actividades. Además, estas personas también eran más propensas a estar estresadas, ansiosas y deprimidas.

Una actitud difícil de superar

En otro estudio, queríamos comprobar hasta qué punto se trataba de un fenómeno exclusivamente estadounidense. Así que reclutamos a participantes de Francia, EE.UU. e India, países elegidos por ser bajos, medios y altos, respectivamente, en la dimensión de indulgencia industrial de Hofstede, que capta hasta qué punto una determinada cultura está orientada al trabajo y valora la autosuficiencia.

Les pedimos que indicaran el grado en que estaban de acuerdo con la idea de que el ocio es un derroche. En consonancia con los estereotipos predominantes, había muchos menos participantes franceses que creían que el ocio era un despilfarro en comparación con los estadounidenses y, sobre todo, con los indios.

Pero los franceses que tenían una visión negativa del ocio tenían la misma probabilidad de estar estresados, ansiosos y deprimidos que sus homólogos estadounidenses e indios. Así pues, aunque los estadounidenses y los indios crean más fácilmente que el ocio es un despilfarro, las consecuencias de mantener esta creencia son universales.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un efecto pronunciado en la forma en que vivimos, trabajamos y socializamos. Durante este periodo, muchas personas han dado un paso atrás y han reevaluado sus prioridades.

Nos preguntamos si la actitud de la gente hacia el ocio había cambiado. Como teníamos datos de estudios anteriores y posteriores a la pandemia, pudimos comparar ambos.

Para nuestra sorpresa, no encontramos ninguna prueba de que estas creencias disminuyeran después de la pandemia.

Para nosotros, esto reveló lo arraigada que puede estar la creencia de que el ocio es un despilfarro.

Otro estudio lo confirmó. En éste, los participantes leyeron un artículo que hablaba de la eficacia de las cafeteras o describía el ocio de una de las tres formas posibles: derrochador, improductivo o productivo. A continuación, los participantes jugaron al videojuego Tetris durante cinco minutos y nos contaron lo agradable que les resultó. Descubrimos que los que leyeron un artículo que describía el ocio como derrochador e improductivo no disfrutaron tanto del juego como los que leyeron que el ocio era productivo o leyeron sobre cafeteras.

Sin embargo, describir el ocio como productivo no aumentó el disfrute más allá de sus niveles de referencia. Así que parece que enmarcar el ocio como productivo -por ejemplo, como una buena forma de controlar el estrés o de recargar las pilas- no aumenta el disfrute del ocio.

No todo el ocio es igual

En los estudios que he descrito anteriormente, nos centramos exclusivamente en lo que los psicólogos denominan «ocio terminal», es decir, el ocio que se lleva a cabo exclusivamente para disfrutar.

Esto difiere del «ocio instrumental», es decir, el ocio que puede servir a un propósito mayor, como hacer amigos o mantenerse sano, y que por tanto se siente más productivo.

Así que exploramos si las actitudes negativas hacia el ocio serían menos perjudiciales para las actividades de ocio instrumental.

En 2019, el lunes después de Halloween, pedimos a los participantes que recordaran lo que habían hecho y nos dijeran cuánto lo habían disfrutado. Encontramos que la creencia de que el ocio era un despilfarro era particularmente perjudicial para el disfrute de actividades terminales como ir a una fiesta. En cambio, aumentaba el disfrute de las actividades instrumentales, como llevar a los niños a pedir caramelos, lo que podría considerarse una experiencia de unión.

¿La buena noticia? Que una actividad concreta sea ocio terminal o instrumental es relativo y depende de la persona y de la situación. Por ejemplo, la gente puede hacer ejercicio por diversión (una motivación terminal) o para perder peso (una motivación instrumental). El marco siempre puede cambiarse.

Puede que no sea fácil cambiar lo que se cree sobre el ocio. Pero al replantear las actividades de ocio como instrumentales, es de esperar que más personas puedan obtener sus verdaderos beneficios: satisfacción, recuperación, mejora de la salud mental y, sí, relajarse en la playa por el mero hecho de hacerlo.


Selin Malkoc es Profesora Asociada de Marketing, The Ohio State University

Foto principal: Bettmann via Getty Images

Éste artículo se publico en The conversation


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.