El ganador del premio Pulitzer Chris Hedges: El Imperio no perdona

Los estadounidenses, como los británicos y los soviéticos antes que ellos, cavaron su propio cementerio en Afganistán.

by Chris Hedges

PRINCETON, NUEVA JERSEY (Scheerpost) – El general cartaginés Aníbal, que estuvo a punto de derrotar a la República Romana en la Segunda Guerra Púnica, se suicidó en el año 181 a.C. en el exilio, mientras los soldados romanos cercaban su residencia en la aldea bitinia de Libyssa, actual Turquía. Habían pasado más de treinta años desde que condujo a su ejército a través de los Alpes y aniquiló a las legiones romanas en la batalla de Trebia, el lago Trasimeno y Cannae, considerada una de las victorias tácticas más brillantes de la guerra, que siglos después inspiró los planes del mando del ejército alemán en la Primera Guerra Mundial cuando invadieron Bélgica y Francia. Roma sólo pudo salvarse finalmente de la derrota reproduciendo las tácticas militares de Aníbal.

No importaba en el año 181 a.C. que hubiera habido más de 20 cónsules romanos (con poder casi imperial) desde la invasión de Aníbal. No importaba que Aníbal hubiera sido perseguido durante décadas y obligado a huir perpetuamente, siempre fuera del alcance de las autoridades romanas. Había humillado a Roma. Había perforado su mito de omnipotencia. Y él pagaría. Con su vida. Años después de que Aníbal se fuera, los romanos aún no estaban satisfechos. Terminaron su obra de venganza apocalíptica en el 146 a.C. arrasando Cartago y vendiendo a su población restante como esclavos. Catón el Censor resumió los sentimientos del imperio: Carthāgō dēlenda est (Cartago debe ser destruida). Nada del imperio, desde entonces hasta ahora, ha cambiado.

Los poderes imperiales no perdonan a quienes exponen sus debilidades o hacen público el sórdido e inmoral funcionamiento interno del imperio. Los imperios son construcciones frágiles. Su poder es tanto de percepción como de fuerza militar. Las virtudes que dicen defender, generalmente en nombre de su civilización superior, son una máscara para el saqueo, la explotación de la mano de obra barata, la violencia indiscriminada y el terror de Estado.

El actual imperio estadounidense, dañado y humillado por los trozos de documentos internos publicados por WikiLeaks, perseguirá, por esta razón, a Julian Assange durante el resto de su vida. No importa quién sea el presidente o qué partido político esté en el poder. Los imperialistas hablan con una sola voz. El asesinato de trece soldados estadounidenses por un terrorista suicida en el aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul el jueves evocó de Joe Biden el grito de todos los imperialistas: “A los que llevaron a cabo este ataque… no perdonaremos, no olvidaremos, os cazaremos y os haremos pagar”. A esto le siguieron rápidamente dos ataques con drones en Kabul contra presuntos miembros del Estado Islámico en la Provincia de Jorasán, ISKP (ISIS-K), que se atribuyó el atentado suicida que dejó unos 170 muertos, entre ellos 28 miembros de los talibanes.

Los talibanes, que derrotaron a las fuerzas estadounidenses y de la coalición en una guerra de 20 años, están a punto de enfrentarse a la ira de un imperio herido. Los gobiernos cubano, vietnamita, iraní, venezolano y haitiano saben lo que viene. Los fantasmas de Toussaint Louverture, Emilio Aguinaldo, Mohammad Mossadegh, Jacobo Arbenz, Omar Torrijos, Gamal Abdul Nasser, Juan Velasco, Salvador Allende, Andreas Papandreou, Juan Bosh, Patrice Lumumba y Hugo Chávez saben lo que viene después. No es bonito. Lo pagarán los afganos más pobres y vulnerables.

La falsa compasión por el pueblo afgano, que ha definido la cobertura de los desesperados colaboradores de las fuerzas de ocupación estadounidenses y de la coalición y de las élites educadas que huyen al aeropuerto de Kabul, comienza y termina con la difícil situación de los evacuados. Hubo pocas lágrimas derramadas por las familias rutinariamente aterrorizadas por las fuerzas de la coalición o por los cerca de 70.000 civiles que fueron arrasados por los ataques aéreos de Estados Unidos, los ataques de aviones no tripulados, los misiles y la artillería, o abatidos por las nerviosas fuerzas de ocupación que veían a todos los afganos, con cierta justificación, como el enemigo durante la guerra. Y habrá pocas lágrimas por la catástrofe humanitaria que el imperio está orquestando sobre los 38 millones de afganos, que viven en uno de los países más pobres y dependientes de la ayuda del mundo.

Desde la invasión de 2001, Estados Unidos ha desplegado unos 775.000 efectivos militares para someter a Afganistán y ha invertido 143.000 millones de dólares en el país; el 60% del dinero se destina a apuntalar al corrupto ejército afgano y el resto a financiar proyectos de desarrollo económico, programas de ayuda e iniciativas antidroga, y la mayor parte de esos fondos es desviada por grupos de ayuda extranjera, contratistas privados y consultores externos.

Las subvenciones de Estados Unidos y otros países representaban el 75% del presupuesto del gobierno afgano. Esa ayuda se ha evaporado. Las reservas y otras cuentas financieras de Afganistán han sido congeladas, lo que significa que el nuevo gobierno no puede acceder a unos 9.500 millones de dólares en activos pertenecientes al banco central afgano. Se han interrumpido los envíos de dinero en efectivo a Afganistán. El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció que Afganistán ya no podrá acceder a los recursos del prestamista.

La situación ya es grave. Hay unos 14 millones de afganos, uno de cada tres, que carecen de alimentos suficientes. Hay dos millones de niños afganos desnutridos. Hay 3,5 millones de personas en Afganistán que han sido desplazadas de sus hogares. La guerra ha destrozado las infraestructuras. Una sequía destruyó el 40% de las cosechas del país el año pasado. El asalto a la economía afgana ya está haciendo que los precios de los alimentos se disparen. Las sanciones y la interrupción de la ayuda obligarán a los funcionarios a quedarse sin sueldo y el servicio de salud, que ya sufre una escasez crónica de medicamentos y equipos, se colapsará. El sufrimiento orquestado por el imperio será de proporciones bíblicas. Y esto es lo que quiere el imperio.

UNICEF estima que 500.000 niños murieron como resultado directo de las sanciones a Irak. Esperen que las muertes de niños en Afganistán se disparen por encima de esa horrible cifra. Y esperen la misma desvergüenza imperial que exhibió Madeline Albright, entonces embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, cuando dijo a la corresponsal de “60 Minutes” Lesley Stahl que la muerte de medio millón de niños iraquíes a causa de las sanciones “valía la pena”. O la crueldad de Hillary Clinton, que bromeó: “Vinimos, vimos, murió”, cuando se le informó de la brutal muerte del líder libio Muamar Gadafi. O la exigencia del senador demócrata Zell Miller, de Georgia, que tras los atentados del 11-S declaró: “Yo digo, bombardeadles hasta el fondo. Si hay daños colaterales, que así sea”. No importa que el imperio haya convertido desde entonces a Libia junto con Afganistán, Irak, Siria y Yemen en calderas de violencia, caos y miseria. El poder de destruir es una droga embriagadora que es su propia justificación.

Al igual que Catón el Censor, las agencias militares y de inteligencia de Estados Unidos están, si la historia sirve de guía, en este momento planeando desestabilizar Afganistán financiando, armando y apoyando a cualquier milicia, señor de la guerra u organización terrorista dispuesta a golpear a los talibanes. La CIA, que debería dedicarse exclusivamente a la recopilación de información, es una organización paramilitar sin escrúpulos que supervisa los secuestros secretos, los interrogatorios en lugares negros, las torturas, las persecuciones y los asesinatos selectivos en todo el mundo. Llevó a cabo incursiones de comandos en Afganistán que mataron a un gran número de civiles afganos, lo que envió repetidamente a familiares y aldeanos enfurecidos a los brazos de los talibanes. Supongo que está tendiendo la mano a Amrullah Saleh, que fue vicepresidente de Ashraf Ghani y que se ha autoproclamado “presidente interino legítimo” de Afganistán. Saleh está refugiado en el valle de Panjashir. Él, junto con los señores de la guerra Afgand Massoud, Mohammad Atta Noor y Abdul Rashid Dostum, claman por ser armados y apoyados para perpetuar el conflicto en Afganistán.

“Hoy escribo desde el valle de Panjshir, dispuesto a seguir los pasos de mi padre, con combatientes muyahidines que están preparados para enfrentarse de nuevo a los talibanes”, escribió Ahmad Massoud en un artículo de opinión en The Washington Post. “Estados Unidos y sus aliados han abandonado el campo de batalla, pero Estados Unidos puede seguir siendo un ‘gran arsenal de la democracia’, como dijo Franklin D. Roosevelt al acudir en ayuda de los asediados británicos antes de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial”, prosiguió, añadiendo que él y sus combatientes necesitan “más armas, más municiones y más suministros”.

Estos señores de la guerra ya han hecho antes la oferta de los estadounidenses. Volverán a hacer lo mismo. Y como la arrogancia del imperio no se ve afectada por la realidad, el imperio continuará sembrando dientes de dragón en Afganistán, como lo ha hecho desde que gastó 9.000 millones de dólares -algunos estiman el doble de esa cifra- para respaldar a los muyahidines que lucharon contra los soviéticos, lo que condujo a una sangrienta guerra civil entre señores de la guerra rivales una vez que los soviéticos se retiraron en 1989 y al ascenso en 1996 de los talibanes.

El cinismo de armar y financiar a los muyahidines contra los soviéticos expone la mentira de las preocupaciones humanitarias de Estados Unidos en Afganistán. Un millón de civiles afganos murieron en los nueve años de conflicto con los soviéticos, junto con 90.000 combatientes muyahidines, 18.000 tropas afganas y 14.500 soldados soviéticos. Pero estas muertes, junto con la destrucción de Afganistán, “valieron la pena” para paralizar a los soviéticos.

El asesor de seguridad nacional de Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, junto con la agencia pakistaní Inter-Services Intelligence (ISI), supervisó el armamento de los grupos muyahidines islámicos más radicales que luchaban contra las fuerzas de ocupación soviéticas, lo que llevó a la extinción de la oposición afgana secular y democrática. Brzezinski detalló la estrategia, diseñada según él para dar a la Unión Soviética su Vietnam, adoptada por la administración Carter tras la invasión soviética de 1979 para apuntalar el régimen marxista de Hafizullah Amin en Kabul:

Cuando nos enteramos de que los soviéticos habían entrado en Afganistán, pusimos en marcha inmediatamente un doble proceso. El primero implicaba reacciones directas y sanciones centradas en la Unión Soviética, y tanto el Departamento de Estado como la Agencia de Seguridad Nacional prepararon largas listas de sanciones a adoptar, de medidas a tomar para aumentar los costes internacionales de las acciones de la Unión Soviética. Y el segundo curso de acción me llevó a ir a Pakistán un mes más o menos después de la invasión soviética de Afganistán, con el propósito de coordinar con los pakistaníes una respuesta conjunta, cuyo objetivo sería hacer sangrar a los soviéticos tanto y durante tanto tiempo como fuera posible; y nos comprometimos en ese esfuerzo en un sentido de colaboración con los saudíes, los egipcios, los británicos, los chinos, y empezamos a proporcionar armas a los muyahidines, de varias fuentes de nuevo – por ejemplo, algunas armas soviéticas de los egipcios y los chinos. Incluso conseguimos armas soviéticas del gobierno comunista checoslovaco, ya que obviamente era susceptible de recibir incentivos materiales; y en algún momento empezamos a comprar armas para los muyahidines al ejército soviético en Afganistán, porque ese ejército era cada vez más corrupto.

La campaña clandestina para desestabilizar a la Unión Soviética haciéndola “sangrar tanto y tanto tiempo como sea posible” se llevó a cabo, al igual que el armamento de las fuerzas de la contra en Nicaragua, en gran medida fuera de los libros. No existía, en lo que respecta al Washington oficial, una forma de evitar el indeseado escrutinio de las operaciones encubiertas realizado por las audiencias del Comité Church en los años 70, que hicieron públicas las tres décadas de golpes de estado, asesinatos, chantajes, intimidaciones, propaganda oscura y torturas respaldadas por la CIA. El gobierno saudí accedió a igualar la financiación estadounidense de los insurgentes afganos. La participación saudí dio lugar a Osama bin Laden y a Al Qaeda, que luchó con los muyahidines. La operación, dirigida por Brzezinski, organizó unidades secretas de equipos de asesinos y escuadrones paramilitares que llevaron a cabo ataques letales contra los enemigos percibidos en todo el mundo. Entrenó a muyahidines afganos en Pakistán y en la provincia china de Xinjiang. Desplazó el comercio de heroína, utilizado para financiar la insurgencia, desde el sudeste asiático hasta la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Este patrón de comportamiento, que desestabilizó a Afganistán y a la región, es un reflejo en el ejército y la comunidad de inteligencia. Sin duda, se repetirá ahora en Afganistán, con los mismos resultados catastróficos. El caos que crean estas agencias de inteligencia se convierte en el caos que justifica su existencia y en el caos que les hace exigir más recursos y niveles de violencia cada vez mayores.

Todos los imperios mueren. El final suele ser desagradable. El imperio estadounidense, humillado en Afganistán, como lo fue en Siria, Irak y Libia, como lo fue en Bahía de Cochinos y en Vietnam, está ciego a su propia fuerza decreciente, su ineptitud y su salvajismo. Toda su economía, un “keynesianismo militar”, gira en torno a la industria bélica. El gasto militar y la guerra son el motor de la supervivencia económica y la identidad de la nación. No importa que con cada nueva debacle Estados Unidos ponga a partes cada vez más grandes del mundo en contra de él y de todo lo que dice representar. No tiene ningún mecanismo para impedir que, a pesar de sus numerosas derrotas, fiascos, desatinos y disminución de poder, golpee irracionalmente como un animal herido. Los mandarines que supervisan nuestro suicidio colectivo, a pesar de los repetidos fracasos, insisten tenazmente en que podemos remodelar el mundo a nuestra imagen y semejanza. Esta miopía crea las mismas condiciones que aceleran la desaparición del imperio.

La Unión Soviética se derrumbó, como todos los imperios, a causa de sus gobernantes osificados y fuera de control, su extralimitación imperial y su incapacidad para criticarse y reformarse. Nosotros no somos inmunes a estas enfermedades mortales. Silenciamos a nuestros críticos más clarividentes del imperio, como Noam Chomsky, Angela Davis, Andrew Bacevich, Alfred McCoy y Ralph Nader, y perseguimos a quienes exponen las verdades sobre el imperio, como Julian Assange, Edward Snowden, Daniel Hale y John Kiriakou. Al mismo tiempo, unos medios de comunicación en bancarrota, ya sea en MSNBC, CNN o FOX, leonizan y amplifican las voces de la inepta y corrupta clase política, militar y de inteligencia, incluyendo a John Bolton, Leon Panetta, Karl Rove, H.R. McMaster y David Petraeus, que conducen ciegamente a la nación al marasmo.

Chalmers Johnson, en su trilogía sobre la caída del imperio estadounidense – “Blowback”, “The Sorrows of Empire” y “Nemesis”- recuerda a los lectores que la diosa griega Némesis es “el espíritu de la retribución, un correctivo a la avaricia y la estupidez que a veces rige las relaciones entre las personas”. Ella representa la “ira justa”, una deidad que “castiga la transgresión humana del orden natural y correcto de las cosas y la arrogancia que la provoca”. Advierte que si seguimos aferrados a nuestro imperio, como hizo la República Romana, “perderemos sin duda nuestra democracia y esperaremos con tristeza el eventual retroceso que genera el imperialismo.”

“Creo que mantener nuestro imperio en el extranjero requiere recursos y compromisos que inevitablemente socavarán nuestra democracia interna y, al final, producirán una dictadura militar o su equivalente civil”, escribe Johnson. “Los fundadores de nuestra nación comprendieron bien esto y trataron de crear una forma de gobierno -una república- que evitara que esto ocurriera. Pero la combinación de enormes ejércitos permanentes, guerras casi continuas, keynesianismo militar y gastos militares ruinosos han destruido nuestra estructura republicana en favor de una presidencia imperial. Estamos a punto de perder nuestra democracia en aras de mantener nuestro imperio. Una vez que una nación se inicia en ese camino, entra en juego la dinámica que se aplica a todos los imperios: el aislamiento, la sobrecarga, la unión de las fuerzas opuestas al imperialismo y la bancarrota. Némesis acecha nuestra vida como nación libre”.

Si el imperio fuera capaz de introspección y perdón, podría liberarse de su espiral de muerte. Si el imperio se disolviera, como lo hizo el imperio británico, y se retirara para centrarse en los males que aquejan a Estados Unidos, podría liberarse de su espiral de muerte. Pero los que manipulan las palancas del imperio no rinden cuentas. Están ocultos a la vista del público y más allá del escrutinio público. Están decididos a seguir jugando el gran juego, tirando los dados con las vidas y el tesoro nacional. Supongo que presidirán alegremente la muerte de aún más afganos, asegurándose a sí mismos que vale la pena, sin darse cuenta de que las horcas que erigen son para ellos mismos.


Foto principal | Ilustración original de Mr. Fish

Chris Hedges es un periodista ganador del Premio Pulitzer que fue corresponsal en el extranjero durante quince años para The New York Times, donde ejerció como Jefe de la Oficina de Oriente Medio y Jefe de la Oficina de los Balcanes del periódico. Anteriormente trabajó en el extranjero para The Dallas Morning News, The Christian Science Monitor y NPR. Es el presentador del programa On Contact de RT America, nominado a los premios Emmy.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .