El mito mediático de la «otrora próspera» y democrática Venezuela antes de Chávez

by Joe Emersberger and Justin Podur
Monthly Review Press2021

El siguiente artículo es una adaptación del nuevo libro de los autores, Extraordinary Threat: The US Empire, the Media and 20 Years of Coup Attempts in Venezuela, publicado por Monthly Review Press.

En su discurso sobre el Estado de la Unión del 6 de febrero de 2019, Donald Trump dijo:

Estamos con el pueblo venezolano en su noble búsqueda de la libertad-y condenamos la brutalidad del régimen de Maduro, cuyas políticas socialistas han hecho que esa nación pase de ser la más rica de Sudamérica a un estado de pobreza y desesperación abyecta.

El ridículo comentario de Trump no se consideró polémico, porque los medios de comunicación occidentales, incluidos los medios anti-Trump como el New York Times, han pasado muchos años transmitiendo una mentira: que Venezuela había sido muy próspera y democrática hasta que Hugo Chávez, y luego su sucesor Nicolás Maduro, llegaron y lo arruinaron todo. Si los lectores creen eso, entonces sí que pueden preguntarse: «¿Por qué no debería el gobierno estadounidense ayudar a los venezolanos a volver a ese estado próspero?»

Pero esta actitud es el resultado de los engaños comunes sobre la historia económica de Venezuela, e ignora cómo el ascenso de Chávez realmente trajo la reforma democrática, no la regresión, a Venezuela. La historia que cuentan los medios de comunicación occidentales debería, en cambio, hacer que la gente se pregunte cómo pudo el chavismo convertirse en la fuerza política dominante si antes todo había sido maravilloso en Venezuela.

«Antes era el más rico»

Esta vaga afirmación sobre la historia económica de Venezuela, en diversas formas – «antes era próspera», «antes era la más rica»- se ha convertido en algo omnipresente en los medios de comunicación occidentales. Una búsqueda en Nexis de periódicos en inglés de «Venezuela» y «alguna vez próspera» arrojó 563 resultados entre 2015 y 2019.

La afirmación «alguna vez próspera» no puede referirse a la riqueza natural de Venezuela: Las enormes reservas de petróleo y oro siguen ahí. La clara intención de describir a Venezuela como «alguna vez próspera» es sugerir que las condiciones de vida fueron «alguna vez» las de un país rico.

Entonces, ¿en qué medida fue Venezuela «alguna vez» rica? ¿Cuándo fue eso exactamente? ¿Cuál es el criterio de clasificación que se utiliza para decir que fue uno de los más ricos? ¿Estuvo alguna vez en el 10% más rico (según cualquier medida)? ¿En el 50% más rico?

Siempre se ha insinuado que los días de gloria económica de Venezuela fueron en la época anterior a Chávez, pero el periodista financiero Jason Mitchell ha hecho esta afirmación explícitamente. Escribiendo para el UK Spectator (18/2/17), dijo: «Hace veinte años Venezuela era uno de los países más ricos del mundo». Así que Venezuela supuestamente había disfrutado de su estatus de riqueza en 1997, el año antes de que Hugo Chávez fuera elegido por primera vez. Eso es un completo disparate.

En realidad, cuando Chávez fue elegido por primera vez en 1998, Venezuela tenía una tasa de pobreza del 50%, a pesar de haber sido un importante exportador de petróleo durante varias décadas. Comenzó a exportar petróleo en los años 20, y no fue hasta principios de los 70 cuando los mayores productores de petróleo de Oriente Medio, Arabia Saudí e Irán, superaron a Venezuela en producción. En 1992, el New York Times (2/5/92) informó de que «sólo el 57% de los venezolanos pueden permitirse más de una comida al día». ¿Suena eso a «uno de los países más ricos del mundo»? Obviamente no, pero vale la pena decir algo más sobre las estadísticas que se pueden utilizar para engañar a la gente sobre la historia económica de Venezuela.

Renta y distribución

Los economistas suelen utilizar el PIB per cápita para evaluar la riqueza de un país. Es básicamente una medida de la renta media por persona. Si los periodistas quisieran ser precisos cuando dicen que Venezuela ha sido «rica», entonces citarían esta estadística.

El siguiente gráfico muestra los datos del Banco Mundial para el PIB real (ajustado a la inflación) per cápita de Venezuela desde 1960, y contradice la historia implacablemente insinuada por los medios de comunicación occidentales de que la transición de la prosperidad a la pobreza tuvo lugar debido al chavismo. El PIB real per cápita alcanzó su punto máximo en 1977, cerca del final de un boom petrolero, y luego entró en un declive a largo plazo. Cuando Chávez llegó al poder en 1999, estaba en uno de sus puntos más bajos en décadas. A continuación, bajó aún más debido a los dos primeros intentos de derrocar a Chávez: el golpe de Estado de abril de 2002 y, varios meses después, el cierre de la empresa petrolera estatal, el «paro petrolero». En 2013, el PIB real per cápita se recuperó drásticamente, hasta casi alcanzar su máximo de 1977.

PIB per cápita venezolano (moneda local constante). Gráfico: Amenaza extraordinaria, Emersberger y Podur.

Con Chávez, la tasa de pobreza se redujo a la mitad, por lo que ciertamente existe una correlación entre el PIB per cápita y las condiciones de vida en Venezuela. Pero el PIB per cápita de un país, por sí mismo, no dice nada sobre cómo se distribuye la renta. Y eso también puede hacer que las comparaciones internacionales sean muy engañosas.

Por ejemplo, 1980 fue un año muy cercano al máximo histórico del PIB real per cápita de Venezuela, que ocupó el puesto 32 del mundo ese año cuando se ajustó a la paridad del poder adquisitivo, como recomiendan los economistas para las comparaciones internacionales. Pero su tasa de mortalidad infantil ocupaba el 58º lugar del mundo, muy por debajo de Cuba, cuya tasa de mortalidad infantil era la 28ª ese año. La mortalidad infantil es un indicador básico de salud que ayuda a revelar hasta qué punto la riqueza de un país se utiliza realmente en beneficio de su población. De hecho, la tasa de mortalidad infantil de Venezuela en 1980 era más del doble que la de Cuba.

Otro año revelador es 1989, cuando tuvo lugar la masacre de manifestantes pobres conocida posteriormente como el Caracazo. En términos de PIB per cápita (ajustado a la paridad del poder adquisitivo), Venezuela ocupaba el primer lugar en América Central y del Sur, mientras su gobierno perpetraba la más infame matanza de personas pobres en su historia moderna.

La masacre puso de manifiesto la naturaleza esencialmente fraudulenta de la prosperidad y la democracia de Venezuela. Explica el ascenso de Chávez, y también revela cómo el gobierno y los medios de comunicación estadounidenses ayudaron reflexivamente al gobierno venezolano que perpetró la masacre.

Del Caracazo al Chavismo

Foto del New York Times (2/5/92) de las secuelas del fallido golpe de Estado de Hugo Chávez en 1992.

Comenzó el 27 de febrero de 1989. Las fuerzas de seguridad venezolanas mataron a cientos, y posiblemente miles, de personas pobres durante un periodo de cinco días. Los pobres se habían sublevado contra un programa de «ajuste estructural» impuesto por el FMI que implicaba fuertes subidas de los precios de los combustibles y de las tarifas de los autobuses. El programa fue impuesto por el presidente Carlos Andrés Pérez, un hombre que había hecho campaña diciendo que los programas del FMI eran como una «bomba de neutrones que mataba a la gente pero dejaba los edificios en pie».

El presidente de EEUU, George H. W. Bush, llamó a Pérez el 3 de marzo de 1989, mientras aún se producía la masacre del Caracazo, para compadecerse de Pérez y ofrecerle a Venezuela préstamos. La narrativa de los medios de comunicación estadounidenses sobre Venezuela se ajustaba a la política exterior de Bush. Un artículo del New York Times (11/11/90) sobre Venezuela escrito por Clifford Krauss describía a Pérez como «un carismático socialdemócrata». No se escribió ni una palabra sobre la masacre del Caracazo. El artículo se centraba en la gratitud de Bush hacia Pérez por, entre otras cosas, impulsar la producción de petróleo de Venezuela para ayudar a proteger a Estados Unidos de las consecuencias económicas negativas tras la invasión iraquí de Kuwait.

El 5 de febrero de 1992, el teniente coronel Hugo Chávez se dio a conocer a los venezolanos por primera vez al intentar un golpe militar. El día en que el golpe de Chávez fracasó, un artículo del New York Times (2/5/92) se refería a Venezuela como «uno de los gobiernos democráticos relativamente estables de América Latina», y al propio Pérez como «un demócrata destacado», a pesar de la masacre del Caracazo, ocurrida sólo tres años antes, que no se menciona. El Times también citó al entonces presidente Bush llamando a Pérez «uno de los grandes líderes democráticos de nuestro hemisferio.»

No es otro Pérez

Verso2006

Cuando Chávez asumió por primera vez el cargo tras las elecciones de 1999, el gobierno estadounidense no pasó inmediatamente al ataque. Si se tiene en cuenta la llamativa retórica de la campaña contra el FMI de Carlos Andrés Pérez -el presidente que luego masacró a la gente para aplicar un plan de austeridad del FMI-, no es de extrañar que EE.UU. se sintiera atraído por Chávez durante un tiempo. Tal vez Chávez sería igualmente falso y, por tanto, merecedor del apoyo de Estados Unidos.

En 2001, el gobierno estadounidense se dio cuenta de que Chávez no iba a ser como Pérez, que hizo una broma pesada con su retórica contra el FMI una vez que llegó al poder. Chávez iba a intentar realmente cumplir sus promesas de cambiar el sistema y afirmar la soberanía de su país. Chávez se opuso agresivamente a la invasión de Afganistán por parte de Estados Unidos, e incluso dijo que el embajador de Estados Unidos le llamó y le pidió irrespetuosamente que diera marcha atrás en su posición. Eso provocó que Chávez ordenara al embajador que saliera de la habitación. Este fue un acontecimiento clave en el agriamiento de las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos (Bart Jones, ¡Hugo!, Steerforth Press, 2007, p. 297).

A nivel interno, Chávez también tuvo un breve período de luna de miel con la antigua élite y la clase media de Venezuela. Como dice Gregory Wilpert en Changing Venezuela by Taking Power (Verso, 2006, p. 20)

Cuando Chávez asumió por primera vez el cargo, gozaba de unos índices de aprobación del 90%, lo que sugeriría que el racismo y el clasismo de la eventual oposición de la clase media a Chávez no podían ser un factor importante.

La clase media de Venezuela llevaba dos décadas sumida en la pobreza y apoyó a Chávez en 1998 porque estaba desesperada por un cambio.

Pero muy pronto, la vieja élite política, como el embajador de Estados Unidos, se resintió profundamente de que Chávez hiciera valer su autoridad. Esperaban la deferencia de Chávez. Sus raíces africanas e indígenas, así como su origen obrero, podían pasarse por alto, hasta que evitó a los agentes de poder habituales a la hora de hacer los nombramientos de su gabinete.

El conflicto se intensificó cuando una asamblea constituyente, elegida por los votantes, redactó una nueva constitución que fue aprobada en referéndum. Se nombraron autoridades de transición bajo el nuevo orden democrático. Como describió Wilpert (Changing Venezuela, p. 20)

La vieja élite utilizó entonces su control de los medios de comunicación del país para poner a la clase media en contra de Chávez, creando una campaña que aprovechaba el racismo y el clasismo latentes en la cultura venezolana.

En 2004, como era de esperar, Chávez dependía mucho más del apoyo de los pobres para ganar las elecciones (Changing Venezuela, p. 268-269).

Nueva constitución, nueva era

En su primer año de mandato, Chávez inició un proceso de tres pasos para dotar a Venezuela de una nueva constitución. En abril de 1999, se dirigió a los votantes preguntándoles si querían iniciar el proceso eligiendo una asamblea constitucional, y si aprobaban las normas que especificaban cómo se elegiría la asamblea. Su partido ganó ese referéndum con el 92% de los votos en la primera pregunta, y con el 86% en la segunda (que especificaba las reglas electorales básicas) (Changing Venezuela, p. 21).

En julio se celebraron elecciones para elegir a los miembros de la asamblea. Los partidarios de Chávez obtuvieron 125 de los 131 escaños de la asamblea. La asamblea redactó una constitución y, cuatro meses después, fue aprobada por el 72% de los votantes en otro referéndum.

La asamblea también nombró un órgano de transición, conocido como Congressillo, que designó un nuevo fiscal general, un defensor de los derechos humanos, un contralor general, un consejo electoral nacional y un tribunal supremo.

En julio de 2000, Chávez acudió de nuevo a los votantes para un nuevo mandato presidencial bajo la nueva constitución y se impuso fácilmente con el 59,8% de los votos. Pero fueron unas «megaelecciones», como dice Wilpert (Changing Venezuela, p. 22), que «eliminaron casi por completo a la vieja élite política del país de la cúpula de las instituciones públicas venezolanas»:

Treinta y tres mil candidatos se presentaron a más de 6.000 cargos ese día. Al final, Chávez fue reconfirmado en el cargo con el 59,8% de los votos. Los partidarios de Chávez ganaron 104 de los 165 escaños de la Asamblea Nacional y 17 de las 23 gobernaciones estatales. En el ámbito local, los candidatos de Chávez tuvieron menos éxito, ya que sólo ganaron la mitad de los puestos de alcaldes municipales.

Ominosamente, un editorial del New York Times de agosto de 1999 ya presumía de sermonear a los venezolanos y distorsionar un proceso de reforma muy democrático como una toma de poder:

Deberían ser muy cautelosos con los métodos que está utilizando el Sr. Chávez. Está tomando el poder en sus propias manos, y haciendo un mal uso de una asamblea constitucional especial que se reúne ahora en Caracas y que está compuesta casi en su totalidad por sus partidarios.

Chávez, un antiguo comandante de paracaidistas que dio un golpe de estado militar sin éxito en 1992, ha mostrado hasta ahora poco respeto por los compromisos necesarios en una democracia, que Venezuela ha tenido durante 40 años.

Está claro que cualquier proceso de reforma genuino en América Latina iba a ser vilipendiado por medios liberales como el New York Times.

Las principales mentiras

Las mentiras difundidas sobre el pasado de Venezuela hacen posible la agresión de Estados Unidos contra ella en el presente. Vale la pena resumir algunas de estas mentiras clave:

  • Venezuela fue «una vez próspera» y arruinada por el socialismo. En realidad, Venezuela era un país desigual en el que la mayoría de la gente era pobre a pesar de la riqueza petrolera del país, que había generado enormes ingresos por exportaciones desde la década de 1920.
  • Venezuela era una democracia antes del chavismo. De hecho, la democracia de Venezuela era un sistema gravemente defectuoso en el que los políticos se alternaban en el poder según un acuerdo no democrático, y hacían tragar la austeridad a los pobres de Venezuela cometiendo masacres, como el Caracazo.
  • El chavismo arruinó la democracia de Venezuela. Chávez intentó efectivamente dar un golpe de Estado en 1992, pero llegó al poder a través de unas elecciones en 1998, y después realizó cambios a través de amplios procesos democráticos.

Éste artículo fue publicado originalmente por Fair.org

Joe Emersberger es un escritor afincado en Canadá cuyo trabajo ha aparecido en Telesur English, ZNet y CounterPunch. Es coautor de Extraordinary Threat: The US Empire, the Media and 20 Years of Coup Attempts in Venezuela, publicado por Monthly Review.

Justin Podur


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.