Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la intervención estadounidense.

by Alan Macleod

LA HABANA – “Un levantamiento negro está sacudiendo el régimen comunista de Cuba”, decía el titular de The Washington Post sobre los recientes disturbios en la isla caribeña. “Los afrocubanos salen en masa a protestar contra el gobierno”, escribió NPR. Por su parte, The Wall Street Journal tituló “Las comunidades negras de Cuba soportan el peso de la represión del régimen”.

Estos fueron ejemplos de una serie de coberturas en los principales medios de comunicación del país, que presentaron lo que fue un día de protestas respaldadas por Estados Unidos en julio como una insurrección nacional dirigida por la población negra del país – en efecto, el momento de Black Lives Matter de Cuba.

Aparte de exagerar el tamaño y el alcance de las manifestaciones, la cobertura tendía a basarse en los emigrantes cubanos o en otras fuentes igualmente sesgadas. Un ejemplo digno de mención fue Slate, que entrevistó a una exiliada política convertida en profesora de la Ivy League que se presentaba como portavoz de los jóvenes cubanos de clase trabajadora. La profesora Amalia Dache vinculó explícitamente las luchas de la gente en Ferguson, Missouri, con la de los grupos negros cubanos. “Nos silencian y nos borran en ambos frentes, en Cuba y en Estados Unidos, a través de líneas raciales, a través de líneas políticas”, dijo.

El trabajo académico de Dache, que incluye “¡Levántate! Activism as Education” y “Ferguson’s Black radical imagination and the cyborgs of community-student resistance”, muestra cómo un trabajo académico aparentemente radical puede encajar con el imperialismo estadounidense. Por sus publicaciones en las redes sociales, Dache parece creer que hay un genocidio inminente en Cuba. Slate incluso tuvo el descaro de titular el artículo “Fear of a Black Cuban Planet” (Miedo a un planeta negro cubano), una referencia a la banda de hip-hop militante Public Enemy, a pesar de que su líder, Chuck D, ha hecho muchas declaraciones críticas con la intervención estadounidense en Cuba.

Totalitarismo 2.0 en el hemisferio occidental: Cuba. #SOSCuba #PatriaYVida #CubaLibre pic.twitter.com/PwrOszO788

Tal vez sea más preocupante que la línea de vender una revolución de color respaldada por Estados Unidos como un evento progresista haya calado incluso en las publicaciones de la izquierda más radical. NACLA -el Congreso Norteamericano sobre América Latina, una revista académica dedicada, según sus propias palabras, a asegurar que “las naciones y los pueblos de América Latina y el Caribe estén libres de opresión e injusticia, y disfruten de una relación con Estados Unidos basada en el respeto mutuo, libre de subordinación económica y política”- publicó una serie de artículos muy cuestionables sobre el tema.

Uno de ellos, escrito por Bryan Campbell Romero, se titulaba “¿Has oído, camarada? La revolución socialista también es racista”, y describía las protestas como “la ira, el descontento legítimo y el grito de libertad de muchos en Cuba”, contra un gobierno “racista y homófobo” que es, sin duda, “la fuerza más conservadora de la sociedad cubana”.

Campbell Romero describió la respuesta del gobierno como una “despiadada … represión” que “mostró un desprecio poco común por la vida el 11 de julio”. La única prueba que dio de lo que calificó de “represión brutal” fue un enlace a una filial de la CBS con sede en Miami, que se limitó a afirmar que “la policía cubana detuvo por la fuerza a docenas de manifestantes. Un vídeo captó a la policía golpeando a los manifestantes”, aunque, de nuevo, no aportó pruebas de ello.

Campbell Romero excorrió a las organizaciones estadounidenses de justicia racial como Black Lives Matter y The Black Alliance for Peace que simpatizan con el gobierno cubano, exigiendo que apoyen a “la gente en Cuba que está luchando por las mismas cosas por las que están luchando en los Estados Unidos.”

“Aquellos de nosotros que somos la clase trabajadora oprimida en el actual Sur Global -gente colonizada que construye el proyecto socialista del que a otros les gusta presumir- nos sentimos solos cuando nuestros aliados naturales priorizan las luchas políticas domésticas en lugar de mostrar un apoyo moral básico”, añadió. Campbell Romero es un analista de riesgo e investigación de mercado que trabaja para The Economist. Además, este cubano de clase trabajadora oprimida señala con orgullo que el desarrollo de su carrera ha sido patrocinado económicamente por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

El crítico del gobierno cubano Bryan Campbell Romero se enorgullece de su educación financiada por el Departamento de Estado de EE.UU.

Desgraciadamente, la flagrante gasificación de los progresistas estadounidenses no terminó ahí. La revista también tradujo e imprimió el ensayo de un académico residente en México que lamentaba que la todopoderosa “maquinaria mediática cubana” había contribuido a “la continua ceguera voluntaria de la izquierda”. Al ensalzar a los grupos financiados por Estados Unidos, como el movimiento de San Isidro, y al restar importancia explícitamente al bloqueo estadounidense, la autora volvió a nombrarse a sí misma portavoz de su isla, señalando que “nosotros, como cubanos”, estamos gobernados por una “burguesía militar” que ha “criminalizado la disidencia”. Una retórica tan radical, incluso marxista, resulta extraña para alguien que quizá sea más conocido por su papel como consultor de una escuela danesa para emprendedores.

El reportaje de NACLA recibió duras críticas de algunos. “Esta absurda propaganda del sitio web golpista NACLA muestra cómo los imperialistas utilizan cínicamente la política de identidad contra la izquierda”, reaccionó el periodista nicaragüense Ben Norton. “Esta desinformación anti-Cuba fue escrita por un consultor corporativo de derecha que hace ‘investigaciones de mercado’ para corporaciones y fue cultivada por ONGs estadounidenses”, continuó, señalando el historial menos que estelar de la revista de oponerse a los recientes golpes de estado y a las operaciones de cambio de régimen estadounidenses en la región. Para ser justos con NACLA, también publicó opiniones mucho más matizadas sobre Cuba -incluyendo algunas que criticaban abiertamente artículos anteriores- y tiene un largo historial de publicación de investigaciones valiosas.

Los académicos radlib de @NACLA apoyaron el violento intento de golpe de estado de la derecha respaldado por Estados Unidos en Nicaragua en 2018, numerosos intentos de golpe de estado de Estados Unidos en Venezuela, y ahora una operación de cambio de régimen de Estados Unidos en Cuba.
NACLA es básicamente un brazo del Departamento de Estado de EEUUhttps://t.co/xxFvxMemxo

BLM se niega a jugar a la pelota

El encuadre de las protestas como un levantamiento negro contra un gobierno conservador, autoritario y racista recibió un duro golpe por parte de la propia organización Black Lives Matter, que no tardó en publicar un comunicado en solidaridad con Cuba, presentando las manifestaciones como una consecuencia de la agresión estadounidense. Como escribió la organización

El pueblo de Cuba está siendo castigado por el gobierno de Estados Unidos porque el país ha mantenido su compromiso con la soberanía y la autodeterminación. Los dirigentes de Estados Unidos han intentado aplastar esta Revolución durante décadas.

El hecho de que una organización tan grande e importante saliera en defensa incondicional del gobierno cubano socavó seriamente el caso que se estaba montando, y el hecho de que Black Lives Matter no se plegara a la línea de Washington provocó la indignación de la élite estadounidense, lo que llevó a una tormenta de condenas en los medios corporativos. “Los cubanos tampoco pueden respirar. Las vidas de los cubanos negros también importan; la libertad de todos los cubanos debería importar”, se quejó The Atlantic. Mientras tanto, el colaborador de Fox News y ex escritor de discursos para George W. Bush, Marc A. Thiessen, afirmó en The Washington Post que “Black Lives Matter está apoyando la explotación de los trabajadores cubanos” al apoyar un “régimen brutal” que esclaviza a su población, repitiendo la dudosa afirmación de la administración Trump de que los médicos cubanos que viajan por el mundo son en realidad esclavos que están siendo traficados.

A pesar de la luz de gas, BLM se mantuvo firme, y otras organizaciones negras se unieron a ellos, terminando efectivamente cualquier esperanza de un tiro creíble en la intervención imperialista interseccional. “La hipocresía moral y la miopía histórica de los liberales y conservadores estadounidenses, que han atacado injustamente la declaración de BLM sobre Cuba, es impresionante”, se lee en un comunicado de la Alianza Negra por la Paz.

Intentando crear un BLM cubano

Lo que ninguno de los artículos que elogian a los afrocubanos antigubernamentales menciona es que durante décadas el gobierno de Estados Unidos ha estado alimentando activamente el resentimiento racial en la isla, vertiendo decenas de millones de dólares en organizaciones astroturfizadas que promueven el cambio de régimen bajo la bandera de la justicia racial.

Al leer las bases de datos de subvenciones para Cuba de organizaciones del gobierno de Estados Unidos como la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y la USAID, queda claro de inmediato que Washington ha optado durante años por dirigirse a los jóvenes, en particular a los afrocubanos, y explotar las desigualdades raciales reales en la isla, convirtiéndolas en una cuestión de cuña para provocar el malestar y, en última instancia, una insurrección.

Por ejemplo, un proyecto de la NED de 2020, titulado “Promoción de la inclusión de las poblaciones marginadas en Cuba”, señala que Estados Unidos está intentando “fortalecer una red de socios en la isla” y ayudarles a interactuar y organizarse entre sí.

Una segunda misión, esta vez de 2016, se llamaba “promover la integración racial”. Pero incluso por el breve comunicado que anunciaba públicamente lo que hacía, está claro que la intención era la contraria. La NED pretendía “promover un mayor debate sobre los desafíos que enfrentan las minorías en Cuba” y publicar en los medios de comunicación los problemas que afectan a los jóvenes, a los afrocubanos y a la comunidad LGBTI en un intento de fomentar el malestar.

Los objetivos de una subvención de la NED de 2016 esconden objetivos de política estadounidense de corte belicista detrás de un lenguaje altruista como “promover la integración racial”

Mientras tanto, en el momento de las protestas, la USAID ofrecía 2 millones de dólares de financiación a las organizaciones que pudieran “fortalecer y facilitar la creación de redes temáticas e intersectoriales para apoyar a las poblaciones marginadas y vulnerables, incluyendo pero no limitándose a los jóvenes, las mujeres, los LGBTQI+, los líderes religiosos, los artistas, los músicos y los individuos de ascendencia afrocubana”. El documento afirma con orgullo que Estados Unidos está con “los afrocubanos que exigen mejores condiciones de vida en sus comunidades” y deja claro que ve su futuro sin un gobierno comunista.

El documento también hace referencia explícita a la canción “Patria y Vida”, del movimiento San Isidro y del rapero cubano emigrado Yotuel, como una piedra de toque que le gustaría ver más. Aunque Estados Unidos nunca revela a quién financia exactamente y qué hace con el dinero, parece muy probable que San Isidro y Yotuel estén en su nómina.

Una mirada muy interesante a la nueva generación de jóvenes en #Cuba y cómo están luchando contra la represión del gobierno. Un grupo de artistas canalizó sus frustraciones en una nueva canción muy popular que el gobierno está ahora desesperado por suprimir. https://t.co/47RGc9ORuR

Sólo unos días después del lanzamiento de “Patria y Vida”, parecía haber un esfuerzo concertado entre los altos funcionarios estadounidenses para promover el tema, con figuras poderosas como la jefa de USAID, Samantha Power, compartiéndolo en las redes sociales. Yotuel participa en llamadas públicas de Zoom con funcionarios del gobierno de Estados Unidos, mientras que los miembros de San Isidro vuelan a Washington para saludar a los políticos de alto nivel o posar para las fotos con los marines estadounidenses dentro de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. Un miembro de San Isidro dijo que “daría la vida por Trump” y le suplicó que reforzara el bloqueo de su isla, una acción ilegal que ya ha costado a Cuba más de un billón de dólares, según las Naciones Unidas. Casi inmediatamente después de que comenzaran las protestas, San Isidro y Yotuel se autodesignaron líderes de las manifestaciones, este último encabezando una gran manifestación de simpatía en Miami.

“El objetivo del movimiento de San Isidro y de los artistas que lo rodean es reformular esas protestas como un grito de libertad y hacer incursiones en los círculos progresistas de Estados Unidos”, dijo Max Blumenthal, un periodista que ha investigado los antecedentes del grupo.

El rap como arma

Desde sus orígenes en la década de 1970, el hip hop siempre fue un medio político. Algunos de los primeros grupos, como Afrika Bambaataa y la Nación Zulú, KRS One y Public Enemy, hablaban del efecto de las drogas en las comunidades negras, de la violencia policial y de la creación de movimientos para desafiar al poder.

A finales de la década de 1990, el hip hop como forma de arte fue ganando terreno también en Cuba, ya que los artistas negros locales ayudaron a sacar a la luz muchos temas que antes no se discutían, como el racismo estructural.

Los afrocubanos se encuentran ciertamente en desventaja económica. Como la gran mayoría de los cubanos que han abandonado la isla son blancos, los que reciben divisas en forma de remesas también son blancos, lo que significa que disfrutan de un poder adquisitivo mucho mayor. Además, los afrocubanos no suelen ser tenidos en cuenta para los puestos de trabajo en la lucrativa industria del turismo, ya que existe la creencia de que los extranjeros prefieren relacionarse con los de piel más clara. Esto significa que su acceso a las divisas en la nación caribeña, pobre en efectivo, se ve gravemente obstaculizado. Los negros también están infrarrepresentados en los puestos influyentes de las empresas o la educación y tienen más probabilidades de estar desempleados que sus homólogos blancos. En los últimos tiempos, el gobierno ha intentado adoptar una posición activista, aprobando una serie de leyes contra el racismo. Sin embargo, las actitudes comunes sobre lo que constituye la belleza y las relaciones interraciales demuestran que la sociedad está lejos de ser una sociedad racialmente igualitaria en la que los negros sufren poca o ninguna discriminación.

Cubanos asisten a una manifestación progubernamental en muestra de apoyo a la revolución cubana, en La Habana, el 17 de julio de 2021. Eliana Aponte | AP

El nuevo bloqueo de las remesas, unido al desplome del turismo inducido por la pandemia, ha golpeado duramente la economía local, con un desempleo especialmente elevado y una nueva escasez de algunos productos básicos. Por lo tanto, es ciertamente plausible que las manifestaciones a nivel nacional que comenzaron en un pequeño pueblo del lado oeste de la isla fueran totalmente orgánicas para empezar. Sin embargo, también es indudable que fueron impulsadas por expatriados cubanos, celebridades y políticos en Estados Unidos, que animaron a la gente a salir a la calle, insistiendo en que gozaban del pleno apoyo de la única superpotencia del mundo.

Sin embargo, hay que recordar que Cuba, como nación, fue crucial para lograr el fin del apartheid en Sudáfrica, enviando decenas de miles de tropas a África para derrotar a las fuerzas racistas del apartheid, una medida que supuso el fin del sistema. Hasta el último día, el gobierno estadounidense apoyó al gobierno blanco.

Washington vio en las mordaces críticas de los raperos locales a la desigualdad una cuña que podía explotar, e intentó reclutarlos en sus filas, aunque no está nada claro hasta dónde llegaron en este empeño, ya que su idea de cambio rara vez se alineaba con lo que los raperos querían para su país.

Sujatha Fernandes, socióloga de la Universidad de Sidney y experta en el hip hop cubano, declaró a MintPress:

“Durante muchos años, bajo la bandera del cambio de régimen, organizaciones como la USAID han intentado infiltrarse en los grupos de rap cubanos y financiar operaciones encubiertas para provocar protestas entre los jóvenes. Estos programas han implicado un nivel aterrador de manipulación de los artistas cubanos, han puesto a los cubanos en peligro y han amenazado con cerrar los espacios críticos de diálogo artístico que muchos trabajaron duro para construir”.

En 2009, el gobierno de Estados Unidos pagó un proyecto por el que envió a la isla al promotor musical y experto en revolución de color Rajko Bozic. Bozic se dedicó a establecer contactos con raperos locales, intentando sobornarlos para que se unieran a su proyecto. El serbio encontró un puñado de artistas dispuestos a participar en el proyecto e inmediatamente empezó a promocionarlos de forma agresiva, utilizando la influencia de sus empleadores para que su música sonara en las emisoras de radio. También pagó a grandes estrellas de la música latina para que permitieran a los raperos ser sus teloneros en sus conciertos, con lo que ganaban credibilidad y exposición. El proyecto no terminó hasta que se descubrió que un funcionario de la USAID había sido capturado y encarcelado en Cuba.

A pesar de la mala publicidad y de los muchos pasos en falso, la infiltración estadounidense en el hip hop cubano continúa hasta hoy. Un proyecto de la NED de 2020 titulado “Empoderamiento de los artistas de hip-hop cubanos como líderes de la sociedad” afirma que su objetivo es “promover la participación ciudadana y el cambio social” y “concienciar sobre el papel que tienen los artistas de hip-hop en el fortalecimiento de la democracia en la región”. Muchos otros se dirigen a la comunidad artística en general. Por ejemplo, un plan reciente llamado “Promover la libertad de expresión de los artistas independientes de Cuba” afirmaba que estaba “empoderando a los artistas independientes cubanos para promover los valores democráticos”.

Por supuesto, para el gobierno estadounidense, “democracia” en Cuba es sinónimo de cambio de régimen. El último proyecto de ley de apropiaciones de la Cámara de Representantes asigna 20 millones de dólares a la isla, pero estipula explícitamente que “ninguno de los fondos puestos a disposición en virtud de dicho párrafo puede ser utilizado para la asistencia al Gobierno de Cuba.” La Agencia de Estados Unidos para los Medios Globales también ha asignado entre 20 y 25 millones de dólares para proyectos de medios de comunicación este año dirigidos a los cubanos.

BLM para ti, no para mí

Lo que resulta especialmente irónico de la situación es que muchas de las mismas organizaciones que promueven las protestas en Cuba como una expresión popular de descontento mostraron una profunda hostilidad hacia el movimiento Black Lives Matter en Estados Unidos, intentando difamar a los auténticos activistas de la justicia racial como peones de una potencia extranjera, concretamente del Kremlin.

Comparte con tus amigos de Twitter

En 2017, por ejemplo, la CNN publicó una historia en la que se afirmaba que Rusia había comprado anuncios en Facebook dirigidos a Ferguson y Baltimore, insinuando que el alboroto por los asesinatos policiales de hombres negros estaba alimentado en gran medida por Moscú, y que no era una expresión genuina de ira. La emisora WABE, afiliada a NPR, difamó a la activista negra Anoa Changa por su mera aparición en una emisora de radio de propiedad rusa. Incluso la vicepresidenta Kamala Harris sugirió que el alboroto en torno a la protesta de Colin Kaepernick, que se arrodilló, fue en gran parte cocinado en tierras extranjeras.

Mientras tanto, en el punto álgido de las protestas de George Floyd en 2020, The New York Times pidió al senador republicano Tom Cotton que escribiera un artículo de opinión titulado “Enviar a las tropas”, en el que afirmaba que era necesaria “una abrumadora demostración de fuerza” para sofocar la “anarquía” de los “elementos criminales” en nuestras calles.

Yendo más atrás, los líderes negros de la era de los derechos civiles, como Malcolm X y el Dr. Martin Luther King, fueron continuamente pintados como en la cama con Rusia, en un intento de deslegitimar sus movimientos. En 1961, el fiscal general de Alabama, MacDonald Gallion, dijo: “Son los comunistas los que estaban detrás de este lío de la integración”. Durante su vida, el Dr. King fue constantemente cuestionado sobre la idea de que su movimiento era poco más que un Caballo de Troya comunista. En Meet the Press en 1965, por ejemplo, le preguntaron si “los líderes negros moderados han temido señalar el grado de infiltración comunista en el movimiento de los Derechos Civiles.”

Nicaragua

Estados Unidos también ha intentado aumentar las tensiones entre el gobierno de Nicaragua y la gran población de mískitos que viven principalmente en la costa atlántica del país. En la década de 1980, Estados Unidos reclutó al grupo indígena para ayudar en su guerra sucia contra los sandinistas, que volvieron al poder en 2006. En 2018, el gobierno estadounidense designó a Cuba, Nicaragua y Venezuela como pertenecientes a una “troika de la tiranía”, una clara referencia al pronunciamiento del Eje del Mal de la segunda administración Bush.

Washington ha avivado y exagerado las tensiones entre los sandinistas y los mískitos, y sus agencias han contribuido a crear una falsa histeria sobre la supuesta “carne de conflicto”, un escándalo que ha perjudicado gravemente a la economía nicaragüense.

La NED y la USAID también han estado activas en Nicaragua, intentando animar las tensiones raciales en la nación centroamericana. Por ejemplo, un reciente proyecto de la NED para 2020, titulado “Defensa de los derechos humanos de las comunidades marginadas en Nicaragua”, pretende trabajar con grupos oprimidos (por ejemplo, los miskitos), intentando crear “medios de comunicación independientes” para poner de manifiesto las violaciones de los derechos humanos.

Para entender mejor este fenómeno, MintPress habló con John Perry, periodista afincado en Nicaragua. “Lo que quizás no está claro es el grado de compromiso de Estados Unidos”, dijo, y continuó:

“Definitivamente hay algún compromiso porque han financiado algunos de los llamados organismos de derechos humanos que existen en la costa atlántica [donde viven los mistiko]. Básicamente, ellos -las ONG financiadas por Estados Unidos- están tratando de fomentar esta idea de que las comunidades indígenas de la costa atlántica están sometidas a un genocidio, lo cual es completamente absurdo.”

En 2018, Estados Unidos respaldó una ola de manifestaciones violentas en todo el país con el objetivo de desalojar a los sandinistas del poder. Los líderes de la revolución de color centroamericana intentaron movilizar a la población en torno a cualquier tema que pudieran, incluidos los derechos de raza y género. Sin embargo, desde el principio se vieron perjudicados, como señaló Perry:

“El problema que tuvo la oposición fue que movilizó a jóvenes que habían sido entrenados por estas ONGs respaldadas por Estados Unidos y luego reclutaron a gente más joven desencantada con el gobierno en general. Hasta cierto punto, se movilizaron en torno a los derechos de los homosexuales, a pesar de que éstos no son conflictivos en Nicaragua. Pero estaban comprometidos porque uno de sus principales aliados, de hecho, uno de los principales líderes del movimiento de oposición era la Iglesia Católica, que es muy tradicional aquí”.

Un nicaragüense posa en un evento de USAID sobre temas LGBT en 2018. Fuente | CAI

Las agencias estadounidenses son relativamente abiertas en cuanto a que su objetivo es el cambio de régimen. Las subvenciones de la NED entregadas en 2020 hablan de la necesidad de “promover una mayor libertad de expresión y un pensamiento y análisis estratégicos sobre las perspectivas de Nicaragua para una transición democrática” y de “fortalecer la capacidad de los actores pro-democracia para abogar más eficazmente por una transición democrática” bajo el pretexto de “una mayor promoción de la inclusión y la representación” y “fortalecer la coordinación y el diálogo entre los diferentes grupos pro-democracia”. Mientras tanto, los proyectos de la USAID están dirigidos a conseguir “asistencia humanitaria para las víctimas de la represión política” y a “proporcionar apoyo institucional a los grupos nicaragüenses en el exilio para fortalecer sus esfuerzos a favor de la democracia”. El hecho de que las encuestas muestren que una gran mayoría del país apoya al gobierno sandinista, que se encamina a una histórica victoria en las elecciones de noviembre, no parece amortiguar la convicción estadounidense de que están del lado de la democracia. Perry calcula que Estados Unidos ha entrenado a más de 8.000 nicaragüenses en proyectos destinados a derrocar a los sandinistas.

En Bolivia y Venezuela, sin embargo, el gobierno de Estados Unidos ha optado por la técnica exactamente opuesta: respaldar a la élite blanca tradicional del país. En ambos países, los partidos socialistas en el poder están tan asociados con sus poblaciones indígenas y/o negras y la élite conservadora con el nacionalismo blanco que, al parecer, Washington ha considerado el proyecto condenado desde el principio.

China

Avivar las tensiones raciales y étnicas parece ser una táctica omnipresente de Estados Unidos en las naciones enemigas. En China, el movimiento “Tíbet Libre” se mantiene vivo gracias a un torrente de dinero estadounidense. Ha habido 66 grandes subvenciones de la NED a organizaciones tibetanas solo desde 2016. Los títulos y resúmenes de los proyectos guardan una clara similitud con los emprendimientos cubanos y nicaragüenses, destacando la necesidad de formar a una nueva generación de líderes para que participen en la sociedad y lleven al país hacia una transición democrática, que necesariamente significaría una pérdida de soberanía china.

Del mismo modo, la NED y otras organizaciones han estado vertiendo dinero en grupos separatistas de Hong Kong (generalmente descritos en los medios corporativos como “activistas pro-democracia”). Este dinero fomenta las tensiones entre los hongkoneses y los chinos del continente con el objetivo de debilitar la influencia de Pekín en Asia y en todo el mundo. La NED también ha enviado millones a grupos nacionalistas uigures.

Imperio interseccional

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en los países enemigos no es simplemente promover las tensiones en ellos; es también crear una narrativa que será más probable que convenza a los liberales e izquierdistas en Estados Unidos para apoyar la intervención estadounidense.

Se necesita cierto grado de aceptación, o al menos de silencio, por parte de la mitad estadounidense más contraria a la guerra para que las cosas funcionen bien. Enmarcar las intervenciones como guerras por los derechos de las mujeres y los intentos de golpe de estado como protestas dirigidas por las minorías tiene este efecto. Este nuevo imperialismo interseccional intenta fabricar el consentimiento para el cambio de régimen, la guerra o las sanciones a países extranjeros entre audiencias progresistas que normalmente serían escépticas ante tales prácticas. Esto se hace adoptando el lenguaje de la liberación y de la política de identidad como escaparate para las audiencias nacionales, aunque los objetivos reales -el imperialismo desnudo- siguen siendo los mismos de siempre.

La ironía es que el gobierno de Estados Unidos es escéptico, si no abiertamente hostil, a la liberación negra en casa. La administración Trump no se esforzó en disimular su oposición a Black Lives Matter y a la ola de protestas sin precedentes en 2020. Pero la posición de la administración Biden no es del todo diferente, ofreciendo sólo reformas simbólicas. El propio Biden se limitó a sugerir que los agentes de policía disparen a sus víctimas en la pierna, en lugar de en el pecho.

Así, la política de promoción de los derechos de las minorías en los países enemigos parece ser poco más que un caso de “las vidas negras importan para ti, pero no para mí”. No obstante, Cuba, Nicaragua, China y los demás objetivos de esta propaganda tendrán que hacer más para abordar sus problemas muy reales en estas cuestiones a fin de diluir la eficacia de tales ataques estadounidenses.


Foto principal | Cubanos asisten a una manifestación progubernamental en una muestra de apoyo a la revolución cubana, en La Habana, el 17 de julio de 2021. Ismael Francisco | AP

Alan MacLeod es redactor senior de MintPress News. Tras finalizar su doctorado en 2017 publicó dos libros: Bad News From Venezuela: Twenty Years of Fake News and Misreporting y Propaganda in the Information Age: Still Manufacturing Consent, así como una serie de artículos académicos. También ha colaborado con FAIR.org, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine y Common Dreams.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .