Los nacionalistas cristianos y los sionistas cristianos marchan a paso de hombre para asegurar otros cuatro años de triunfo

Los nacionalistas cristianos y sus primos, los sionistas cristianos, se han abierto camino en los pasillos del poder y pueden ser la clave para otro mandato de cuatro años para el que posiblemente sea el presidente más catastrófico de la historia de los Estados Unidos.

by Kathryn Shihadah

Hace dos mil años, Jesús enseñó a un pueblo oprimido y ocupado los caminos de la misericordia y la resistencia no violenta. En los siglos intermedios, algunas cepas del cristianismo se han transformado de estas humildes raíces en fuerzas imperiales dominantes.

Sus voces “cristianas” hablan el lenguaje de la Biblia, pero sus ideologías tienen poco que ver con el mensaje de la Biblia. Sus seguidores, consciente o inconscientemente, fomentan el autoritarismo y el racismo con un sello de aprobación de Dios.

Estos grupos – los nacionalistas cristianos y sus primos, los sionistas cristianos – se han abierto camino en los pasillos del poder, y pueden ser la clave para otro mandato de cuatro años para el que posiblemente sea el presidente más catastrófico de la historia.

Las ideologías

El nacionalismo, según el Diccionario de Oxford e “Ideologías Políticas“, es “la identificación con la propia nación y el apoyo a sus intereses, especialmente con exclusión o en detrimento de los intereses de otras naciones”, que “tiene por objeto construir y mantener una única identidad nacional”.

El nacionalismo cristiano, por lo tanto, promueve los intereses (y tal vez, las doctrinas) de una cepa particular de cristianos, y tiene por objeto construir una única identidad nacional cristiana, con exclusión de los intereses de otros grupos cristianos de la nación y los intereses de otras naciones.

Cristianos contra el Nacionalismo Cristiano, una amplia coalición de grupos religiosos, añade:

El Nacionalismo Cristiano exige que el Cristianismo sea privilegiado por el Estado e implica que para ser un buen Americano, uno debe ser Cristiano. A menudo se superpone y proporciona cobertura a la supremacía blanca y la subyugación racial.

El Sionismo Cristiano es un movimiento cristiano que promueve de manera similar los intereses de ciertos tipos de judíos en Israel, con el objetivo de apoyarlos mientras construyen una identidad nacional judía única y privilegiada, con exclusión de los intereses de otros grupos en Israel y de los intereses de otras naciones.

El senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, habla en la Cumbre de Washington de los Cristianos Unidos por Israel, el 23 de julio de 2013. Charles Dharapak | AP

Amigos de Sabeel Norteamérica (FOSNA), un movimiento internacional que busca una paz justa para los palestinos, se opone al sionismo cristiano. Jonathan Brenneman, el coordinador de comunicaciones de FOSNA, describió el sionismo cristiano a MintPress como:

“Una ideología que utiliza el cristianismo en nombre del odio. Su misión es aumentar su influencia “cristiana” en la política de EE.UU… …manteniendo la supremacía estadounidense y cristiana en su apoyo a las peores prácticas de Israel”.

Los sionistas cristianos se ven a sí mismos como las únicas personas que entienden el plan de Dios, y tienen el deber de implementarlo a cualquier costo.”

¿Suena loco? Estos grupos no son marginales. Son abundantes y poderosos, hasta el punto de que pueden haber ganado la elección de Trump en 2016, y pueden volver a hacerlo en 2020.

Como informó Pew Research en marzo de 2020, la mitad de los estadounidenses sostienen la creencia nacionalista cristiana de que la Biblia debería tener “mucha” o “alguna” influencia sobre las leyes de los Estados Unidos (aunque no la etiqueten como tal). Alrededor del 28 por ciento cree que “si y cuando la Biblia esté en conflicto con la voluntad del pueblo americano, la Biblia debería tener más influencia en las leyes del país”.

Además, alrededor de 70 millones de estadounidenses profesan las creencias sionistas cristianas de que “la promesa de Dios a Abraham y sus descendientes fue para siempre”, y que la creación del Israel moderno es un cumplimiento de la profecía que conduce al retorno de Jesucristo.

MAGA e Israel

A medida que los EE.UU. se ha vuelto más diverso y secular, el número relativo de cristianos – especialmente los cristianos blancos – ha ido disminuyendo. Los cristianos blancos han “perdido su percepción de ser los que toman las decisiones en el país en medio de su decadencia”, lo que ha llevado a muchos al nacionalismo cristiano como un camino de regreso al poder.

Muchos de estos Nacionalistas Cristianos escucharon en el eslogan del Candidato Trump MAGA una promesa de devolver a América a su antigua grandeza – los buenos viejos tiempos cuando “no necesitábamos ningún estado de bienestar, todo el mundo hacía su trabajo”.

Trump también prometió trasladar la Embajada Americana en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, retirarse del tratado con Irán y apoyar los asentamientos israelíes en tierra palestina – todo ello muy popular entre los sionistas cristianos.

Alrededor del 80 por ciento de los evangélicos votaron por Trump – ya sea para salvar a América o para iniciar la segunda venida de Cristo.

El incómodo tema del pecado de (Trump)

El club de fans evangélicos de Trump tenía un dilema en sus manos mientras sus esqueletos salían del armario. Era un desastre, pero lo necesitaban.

En un artículo para Salon, Paul Rosenberg llega a sugerir que un candidato justo habría sido una mala idea, escribiendo que “A la hora de la verdad, cuanto más vicioso sea el líder, mejor”. Las restricciones morales de los más piadosos son lo último que quieres para el trabajo”.

Cada día trajo una nueva crisis – y una nueva racionalización: “Sólo Dios sabe lo que hay en el corazón de Trump”. “Los demócratas también tienen equipaje”. “Él es el espíritu de Cyrus“. “Todos somos pecadores”.

Bajo el nuevo cristianismo inspirado en Trump, algunos líderes lo retrataron como “la elección de Dios”, e instruyeron a sus seguidores a estar con él sin importar lo que pasara. Robert Jeffress, el pastor de la megaiglesia más antigua de los EE.UU., demostró esto justo antes de las elecciones de 2016 cuando contradijo literalmente las palabras de Jesús en defensa de Trump:

“No quiero un líder manso y suave o alguien que ponga la otra mejilla. He dicho que quiero al hijo de puta más malo y duro que pueda encontrar para proteger a esta nación.”

De la Biblia a la política

La campaña de Trump, y luego la administración, siempre ha incluido un gran número de líderes evangélicos – incluyendo sionistas cristianos. No estaban allí sólo para orar, sino que según el asesor de Trump, Mike Evans, para tener “un asiento en la mesa”. Los sionistas cristianos del círculo íntimo de Trump usan su acceso para presentar su interpretación de las escrituras como una potencial política exterior. Y aparentemente Trump escucha.

El asesor de Evangelical Trump, Mike Evans, izquierda, posa con el Presidente. Foto | Casa Blanca

Evans ha sido parte de ese círculo interno. Estuvo en reuniones privadas con el presidente antes de la presentación del llamado “Trato del Siglo” – el “plan de paz” de Trump para Israel y Palestina, que favorece mucho a Israel. “Israel acaba de ser besado por Dios”, dijo Evans sobre el plan. “No me estoy refiriendo a Donald Trump como Dios, pero digo que tiene inspiración divina.”

Las acciones de Trump en nombre de Israel, que a menudo son imprudentes y violatorias del derecho internacional y los derechos humanos, se entienden como una obediencia a Génesis 12:3, “Bendeciré a los que te bendigan [Abraham], y a los que te maldigan los maldeciré”.

Conoce a CUFI

El invitado más poderoso de la mesa tiene que ser el CUFI – Cristianos Unidos por Israel – una organización que cuenta con ocho millones de miembros, y el mecanismo por excelencia del sionismo cristiano.

Al timón del CUFI está John Hagee, quien enseña como hecho su interpretación dispensacionalista de la situación en Israel y Palestina. Como dice Hagee, “Israel existe gracias a un pacto que Dios hizo con Abraham, Isaac y Jacob hace 3.500 años, y ese pacto sigue en pie”, y “Desde una perspectiva bíblica, histórica y legal, Israel posee, y no ocupa, la Tierra Santa”. Y no se puede ser un ocupante en la tierra que posee”. (La comunidad mundial está casi unánimemente en desacuerdo con la segunda declaración, basada en el derecho internacional).

El Vicepresidente Mike Pence y el Secretario de Estado Mike Pompeo se autoidentifican como Cristianos Sionistas y Pence incluso ha visitado Israel a cuenta del CUFI. Ambos han hablado en la cumbre anual del CUFI. Al menos otros tres miembros de alto nivel de la administración Trump asistieron también.

La organización es efectiva. The Hill enumeró al menos cinco escaños en el Congreso y un gobernador que el CUFI ayudó a pasar del azul al rojo en 2018. Sus millones de miembros están listos para “presentarse en las urnas y votar por el candidato que sea mejor para el estado judío”.

¿Cómo? Según Sandy Hagee Parker del Fondo de Acción del CUFI, “Con aproximadamente 50 eventos a nivel nacional por mes, el personal de campo del CUFI está en modo de educación constante…”

“Los miembros del CUFI no ven a Israel como un asunto político, sino como un ejercicio de su fe, y eso nunca cambiará”, presume Hagee Parker.

Los miembros del CUFI pueden movilizarse según sea necesario para apoyar la acción legislativa, visitar a un miembro del Congreso, asistir a una reunión del ayuntamiento – lo que sea necesario para mantener la agenda en marcha. En resumen, en las propias palabras de John Hagee:

“No somos otro grupo de cristianos que aplauden con las manos y el papel… Somos 4,5 millones de personas organizadas en cada estado, cada ciudad, cada distrito electoral”.

Guerra con Irán

Irán es el enemigo público número uno de los sionistas cristianos, que creen que el fin de los tiempos debe ir precedido de guerra y derramamiento de sangre. Irán es más que un simple enemigo geopolítico – es, como explica la historiadora religiosa Diana Butler Bass, “una especie de silbato de perro profético para los evangélicos… están ansiosos de que Cristo regrese y piensan que esta guerra con Irán e Israel tiene que ocurrir para que su mayor esperanza pase”.

Y así John Hagee – un pastor, claro está – ha pedido repetidamente que Irán sea golpeado con una “campaña de máxima presión”, incluyendo en un momento dado un ataque preventivo.

El vicepresidente Pence, izquierda, saluda a Hagee en la cumbre anual del CUFI, el 8 de julio de 2019, en Washington. Patrick Semansky | AP

En 2017, los sionistas cristianos molestaron a Trump para que trasladara la embajada americana de Tel Aviv a Jerusalén. Según el sitio web de Cristianos Unidos por Israel:

CUFI ha hecho del traslado de la embajada a Jerusalén un foco central de su agenda para 2017… El pastor John Hagee, ha utilizado las audiencias de la Casa Blanca con el Pres. Trump y el Vice Pres. Mike Pence para instarles a trasladar la embajada.

Días antes de la toma de posesión del presidente Trump, el Fondo de Acción del CUFI realizó un vuelo a Washington durante el cual más de 260 líderes en representación de 49 estados instaron a que se trasladara la embajada. Y los miembros del CUFI han enviado más de 137.000 correos electrónicos a la Casa Blanca para apoyar el traslado de la embajada a Jerusalén.

El traslado de la embajada tuvo lugar en mayo de 2018 en medio de protestas pacíficas que resultaron en docenas de muertes de palestinos por disparos de francotiradores israelíes.

¿El único lado de la historia?

Sólo el 40 por ciento de los judíos que viven en Israel creen que Dios les dio la tierra, mientras que el 82 por ciento de los evangélicos blancos americanos lo creen. ¿Cómo es posible?

Brenneman explicó que debido a que no hay ningún contraargumento visible contra la dañina narrativa del sionismo cristiano, “La mayoría de la gente ni siquiera se da cuenta de que tiene una perspectiva sionista cristiana”.

Como todas las ideologías extremistas, se construye sobre la ignorancia y la insularidad para perpetuar una perspectiva distorsionada sobre los palestinos y lo que está sucediendo en Palestina…

La gente mantiene pasivamente estos puntos de vista porque están protegidos de ver las devastadoras consecuencias humanitarias y ambientales de sus creencias.

El sionismo cristiano [presenta una construcción binaria en la que] los israelíes son buenos y los bárbaros palestinos son malos, [y] coloca a los buenos israelíes “occidentales” contra los malvados musulmanes “orientales”.

La verdad oculta

Aunque los medios de comunicación nunca darán una imagen completamente exacta de los acontecimientos mundiales, se las arreglan para contradecir a Trump de manera regular. Trata estas verdades inconvenientes deslegitimándolas como “noticias falsas” y, como Kellyanne Conway nos dio la famosa frase “hechos alternativos”. Su rebaño sigue el ejemplo.

En el ámbito de las noticias precisas sobre Israel y Palestina, muchas fuentes comprometidas con la información rigurosa y la educación son denunciadas habitualmente como “antisemitas” por atreverse a mostrar los abusos de los derechos humanos de Israel contra los palestinos. Así pues, la mayoría de los estadounidenses no están expuestos a la verdad sobre la injusticia que el sionismo cristiano está infligiendo a los palestinos por su apoyo a Israel.

¿Qué hay del 2020?

Por más decididos que estén los progresistas a hacer de Trump un presidente de un solo mandato, los evangélicos y los conservadores están decididos a ganarlo cuatro años más. También están bien organizados y financiados.

Los analistas de datos están recorriendo las estadísticas a nivel nacional, buscando nuevos votantes conservadores para registrar y reclutar. Miles de conservadores, y también a menudo las estaciones de radio evangélicas, cantan las alabanzas de Trump; decenas de millones de feligreses le son fieles.

Mike Evans, un asesor de Trump, señaló que el bloque evangélico “le dio” la presidencia a Trump por su postura pro-vida y su apoyo a Israel – y ese mismo grupo tiene el poder de “despedirlo” si no continúa acatando la línea. La prueba actual será si Trump apoya la anexión prevista por Israel de partes de la Ribera Occidental palestina, una medida considerada ilegal por el derecho internacional.

Cuando se le preguntó sobre las perspectivas de reelección de Trump, Evans explica cómo la política pro-israelí se traduce en votos:

Tengo 68 millones de seguidores en Facebook. Cuando el presidente bendice a Israel, sienten fuertemente que Dios nos va a bendecir – no obtendrá el 90 por ciento; obtendrá el 100 por ciento de esta base”.

De hecho, según una encuesta del Instituto Público de Investigación Religiosa de 2019 de los partidarios de Trump, el 31 por ciento de los evangélicos blancos dijeron que esencialmente no hay nada que él pueda hacer para perder su voto.

¿”Pararse en el medio de la 5ª Avenida y disparar a alguien”? Aparentemente no puede hacer nada malo.


Foto principal | Los asistentes cantan canciones de alabanza durante un evento de la campaña del Presidente Donald Trump cortejando a devotos conservadores combinando alabanza, oración y patriotismo, el 23 de julio de 2020, en Alpharetta, Ga. John Amis | AP

Kathryn Shihadah escribe para MintPress News y If Americans Knew. Ella habla regularmente sobre la injusticia y la demonización que los palestinos enfrentan a manos de Israel con la complicidad de los Estados Unidos, especialmente a las audiencias cristianas. Kathryn ha vivido en Oriente Medio durante diez años y ha viajado mucho. Tiene un blog en PalestineHome.org.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


No te dejes engañar: Las elecciones del 2020 ya han sido decididas

Las cabinas de votación ya han sido secuestradas por una élite política compuesta por republicanos y demócratas que están decididos a conservar el poder a toda costa. El resultado es una conclusión previsible: el Deep State ganará y “nosotros el pueblo” perderá. by John Whitehead

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .