Una administración Biden estará dominada por más agresión de los EE.UU.

by Finian Cunningham

En la siguiente entrevista para la Strategic Culture Foundation, el autor y abogado internacional Christopher Black evalúa que el mundo verá más intensificado el militarismo y la agresión de los Estados Unidos bajo la presidencia de Joe Biden que bajo la administración saliente de Trump. Black señala el largo historial de Biden en el Senado y como ex vicepresidente, lo que demuestra su leal apoyo a las guerras ilegales de Estados Unidos. Otro indicador ominoso es la elección de Biden para su nuevo gabinete, que cuenta con figuras reaccionarias de la administración de Obama que fueron grandes defensores del intervencionismo militar en Libia y Siria. En tercer lugar, como Black concluye de manera convincente, la guerra y la agresión son una función indispensable de la economía capitalista de los Estados Unidos. Con los crecientes problemas sociales internos, los imperativos del militarismo se han hecho más fuertes para la clase dirigente estadounidense como medio de desviar el colapso interno. En Biden, los belicistas encontrarán un instrumento dispuesto. Durante los debates presidenciales, Biden expresó una hostilidad desquiciada hacia China y Rusia demostrando una mente completamente propagandizada.

Christopher Black es un renombrado abogado defensor internacional con sede en Canadá, especializado en crímenes de guerra. Se desempeñó como asesor jurídico del presidente serbio Slobodan Milosevic antes de su muerte en 2006 en una celda de la prisión de La Haya durante el juicio. Black también fue el principal abogado defensor en un juicio por crímenes de guerra en Rwanda, donde logró la absolución al exponer el caso de la fiscalía como una trampa. Ha sido un crítico incisivo de la criminalización de la justicia por parte de las potencias de la OTAN, que utilizan las acusaciones de los líderes extranjeros como arma política. Christopher Black ha escrito extensamente sobre asuntos internacionales, incluyendo las relaciones entre los Estados Unidos, Rusia y China.

Entrevista

Pregunta: ¿Cuáles son sus expectativas de una nueva administración de EE.UU. bajo el presidente Joe Biden en lo que respecta a las relaciones internacionales? ¿Cree que las tensiones internacionales se aliviarán bajo el presidente demócrata?

Christopher Black: Yo espero que la administración Biden, si asume el cargo, continúe con las mismas políticas agresivas que los EE.UU. ha llevado a cabo durante generaciones dondequiera que vea sus intereses, es decir, su acceso a los mercados y recursos, desafiados por la competencia con otras naciones, en particular contra Rusia y China y sus aliados. Los Estados Unidos están siempre dispuestos a usar la fuerza y no les importa nada el derecho internacional o la moralidad. Fueron los demócratas quienes se involucraron y persiguieron la guerra contra Vietnam, contra Cuba y fueron ellos, bajo Clinton, quienes atacaron Yugoslavia y la destruyeron para avanzar en su guerra contra el socialismo y para avanzar en su cerco a Rusia, que aunque ya no es socialista, se niega a renunciar a su independencia o a vender a su pueblo en la servidumbre bajo la hegemonía americana. Fue Obama quien inició el «pivote hacia el Pacífico», su eufemismo de agresión contra China cuya economía en ascenso no puede tolerar, quien inició la guerra contra Siria, atacó y destruyó Libia. Los estadounidenses proclaman que están a favor de la competencia, pero sabemos que eso significa sólo cuando los pone en una posición superior; y para mantener su posición están dispuestos a amenazar y atacar al mundo si es necesario; y hay una miríada de problemas internos en los Estados Unidos de los que no tienen salida, ya que los dos partidos gobernantes no tienen soluciones que ofrecer, excepto la guerra.

Pregunta: Bajo Trump, las relaciones de EE.UU. con China cayeron en picada. ¿Cree que la tendencia a la baja continuará bajo Biden?

Christopher Black: La administración Biden estará empeñada en la guerra. Si Biden estuviera preocupado por la paz estaría denunciando al nuevo ministro de defensa de Trump, el coronel Christoper Miller, y las políticas agresivas de Trump hacia Rusia y China; Biden estaría elaborando una iniciativa de paz global por parte de la nueva administración. En cambio, está sembrando su administración con las sobras más reaccionarias de los años de Obama. Todos los criminales de guerra. La retórica de Biden contra China es aún más hostil que la de Trump. Pero no importa quién está en el poder en los EE.UU., ya que ambos partidos están controlados por facciones del complejo corporativo-militar que busca continuar y expandir la hegemonía estadounidense. Por lo tanto, podemos esperar que las provocaciones de EE.UU. contra China se aceleren y, como los chinos han advertido varias veces durante los últimos meses, la guerra es una posibilidad muy real, incluso una probabilidad, y Taiwán será el punto de ignición.

Las guerras americanas siempre están precedidas por una campaña de propaganda de miedo y odio que espera que sus aliados asuman y corroboren. Vemos que esta campaña se lleva a cabo en todos los países de la OTAN y de Five Eyes (EE.UU., Canadá, Gran Bretaña, Australia, Nueva Zelanda) y es en gran medida exitosa en la manipulación de los ciudadanos de esos países para que apoyen la guerra contra China, contra Rusia, contra el enemigo du jour.

Estos aliados de EE.UU. se están alineando con los nuevos planes de guerra de Biden. Por ejemplo, el británico Boris Johnson está comprometiendo un récord de miles de millones de libras para armamento. Canadá también. Australia ha desatado un aluvión de propaganda hostil contra China.

Pregunta: ¿Cómo prevé usted las relaciones de EE.UU. con Rusia bajo Biden. Ha hablado de extender el nuevo tratado START que restringe las armas nucleares estratégicas. ¿Podría esto ser un presagio de una mejora en las relaciones entre Washington y Moscú?

Christopher Black: Es una pequeña señal positiva pero sabemos por la historia pasada que los EE.UU. siempre tratarán de debilitar las defensas rusas mientras que fortalecen las suyas. Así que hay que cuestionar la buena fe de las declaraciones de Biden en ese sentido. Se trata de un hombre que dirige un partido que pasó los últimos cuatro años condenando a Trump como agente ruso y afirmando que Rusia ha atacado a los Estados Unidos interfiriendo en sus elecciones. Y sabemos que no se puede confiar en los americanos. Su palabra no es su vínculo. Entran y salen de los tratados internacionales como les plazca. Uno puede tener esperanza, pero también debemos enfrentar la realidad.

Pregunta: Joe Biden ha hablado de volver a comprometerse con los aliados de la OTAN a los que Trump antagonizó con su intimidación, su estilo transaccional sobre el gasto militar y otros asuntos. ¿Ve usted la conducta americana cada vez más intervencionista y militarista como resultado de una OTAN más realineada bajo Biden?

Christopher Black: Trump sólo los antagonizó exigiendo que pagaran más por su estatus de vasallo en la maquinaria de guerra de la OTAN y para acelerar la planificación militar y los preparativos de guerra contra Rusia que todos acordaron hacer. Pero, en general, los aliados de la OTAN comparten los objetivos americanos de acabar con la independencia de Rusia, en particular Gran Bretaña y Alemania, la primera de las cuales sueña con su antiguo imperio y la segunda nunca ha abandonado su búsqueda de dividir a Rusia en pedazos que Hitler no logró. La máquina de EE.UU.-OTAN está expandiendo rápidamente sus fuerzas en Europa del Este, su logística, depósitos de armas, ejercicios militares. Los alemanes acaban de realizar un ejercicio militar con las fuerzas de EE.UU. practicando un ataque nuclear a Rusia. Ese impulso se acelerará bajo Biden como lo habría hecho bajo Trump si hubiera sido reelegido.

Pregunta: ¿Por qué es que la conducta de las relaciones internacionales de EE.UU. parece permanecer constante sin importar quién es la Casa Blanca como presidente?

Christopher Black: Está en la naturaleza de una nación imperialista, por la fuerza del sistema económico, aumentar los beneficios a toda costa. Los EE.UU. son el epítome del estado capitalista, en esencia un estado corporativo armado hasta los dientes, despiadado, despectivo de todos, del derecho internacional, y dispuesto a destruir cualquier nación que se interponga en su camino. Además, el relativamente buen nivel de vida de su pueblo, que ha ido disminuyendo desde el final de la guerra de Vietnam, depende del mantenimiento de la hegemonía estadounidense.

Pregunta: Rusia y China han estado consolidando una alianza estratégica para el desarrollo económico y la seguridad mundial. ¿Considera que esta alianza es un contrapeso crucial para las desestabilizadoras ambiciones estadounidenses de hegemonía?

Christopher Black: Sí, pero esa alianza no ha tomado la forma de una alianza militar, aunque los líderes de China y Rusia no lo han descartado. Pero ven lo que el resto de nosotros puede ver, que los EE.UU. ven a Eurasia, desde Rusia, pasando por Irán, Afganistán hasta China, como un bloque económico, como un vasto almacén de recursos, mano de obra y mercados y que tiene un potencial industrial ilimitado. Por lo tanto, es natural que los objetivos comunes de los estadounidenses se alien para aumentar su seguridad militar y económica conjunta para mejorar su seguridad individual.

Pregunta: ¿Qué es lo que, en su opinión, hay que cambiar para que la conducta exterior de los Estados Unidos se ajuste al derecho internacional y, por lo tanto, mejore las perspectivas de paz mundial?

Christopher Black: Para ello se necesitará una revolución en los Estados Unidos, un derrocamiento de las potencias económicas que controlan la maquinaria del Estado, pero no hay perspectivas de que eso ocurra. En realidad no hay una oposición efectiva a estas políticas en los Estados Unidos. El movimiento pacifista es débil y fragmentado, dominado por los «liberales de los misiles de crucero». Las voces de la razón no tienen ningún poder, ninguna influencia real entre las masas del pueblo que están dominadas por una sofisticada máquina de propaganda conocida como los «medios de comunicación». La censura aumenta y las pocas voces críticas que existen están siendo silenciadas.

Se necesitará, en mi opinión, una derrota militar de los Estados Unidos para crear las condiciones necesarias para los cambios requeridos. Y, tal vez eso suceda, como China ha declarado una y otra vez, que si Washington decide tomar el control directo de su isla de Taiwán y los americanos interfieren o si son atacados en el Mar de la China Meridional, derrotarán a los EE.UU. Pero tal guerra tendría consecuencias mundiales y causaría reajustes de poder no sólo en los EE.UU., si todos sobrevivimos a ella.


FINIAN CUNNINGHAM, Ex editor y escritor de las principales organizaciones de medios de comunicación. Ha escrito extensamente sobre asuntos internacionales, con artículos publicados en varios idiomas

Este artículo fue publicado originalmente en Strategic Culture Foundation


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de «fair use» en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del «fair use» debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

John Pilger: Afganistán, el gran juego de aplastar países

En 2010, estuve en Washington y concerté una entrevista con el cerebro de la era moderna de sufrimiento de Afganistán, Zbigniew Brzezinski. Le cité su autobiografía en la que admitía que su gran plan para atraer a los soviéticos a Afganistán había creado «unos cuantos musulmanes agitados».«¿Se arrepiente de algo?», le pregunté. «¡Arrepentimientos! Arrepentimientos. ¿De … Seguir leyendo John Pilger: Afganistán, el gran juego de aplastar países

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.