Mientras EE.UU. sanciona a un Yemen hambriento, Irán pide a la Interpol que arreste a Trump

La decisión del Departamento de Estado de designar a los rebeldes houthis del Yemen como organización terrorista fue condenada inmediatamente por las organizaciones humanitarias.

by Alan Macleod

El Secretario de Estado saliente, Mike Pompeo, anunció ayer que los Estados Unidos designarán a los rebeldes houthis del Yemen como organización terrorista y aumentarán las sanciones a la ya asediada nación.

“El Departamento de Estado notificará al Congreso mi intención de designar a Ansarallah – a veces llamados los Houthis – como Organización Terrorista Extranjera (FTO), bajo la sección 219 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad”, se lee en una declaración oficial.

Pompeo reconoció que “estas designaciones tendrán repercusiones en la situación humanitaria” pero dio a entender que era un precio que valía la pena pagar para “avanzar en los esfuerzos por lograr un Yemen pacífico, soberano y unido que esté a la vez libre de la injerencia iraní y en paz con sus vecinos”. En otras palabras, estaba señalando la intención de EE.UU. de anular la rebelión Houthi y ganar la Guerra Civil de Yemen en nombre del presidente respaldado por Arabia Saudita, Abdrabbuh Mansur Hadi.

La decisión del Departamento de Estado fue inmediatamente condenada por las organizaciones humanitarias. “La decisión de la administración Trump de designar al movimiento Houthi en el Yemen como Organización Terrorista Extranjera es a la vez imprudente y destructiva”, escribió Refugees International. “A pocos días de que Trump deje el cargo, la designación complicará los esfuerzos diplomáticos para poner fin a la guerra en Yemen e interrumpirá los esfuerzos de ayuda para la peor crisis humanitaria del mundo… es difícil imaginar una decisión más irresponsable”, añadieron.

Los Estados Unidos han desempeñado un papel de gran envergadura en el conflicto, suministrando armas a la coalición liderada por los saudíes. En 2017, la administración Trump anunció que había firmado un acuerdo para vender armas por valor de 350.000 millones de dólares sólo a Arabia Saudita. Además del armamento, los Estados Unidos han entrenado a gran parte de las fuerzas armadas sauditas, proporcionando infraestructura militar esencial y apoyo logístico, e incluso repostando bombarderos sauditas en el aire y suministrando orientación sobre los objetivos en el terreno.

La coalición saudita (que incluye otras monarquías de Oriente Medio como Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos) ha atacado edificios civiles durante años, y Oxfam calcula que se han llevado a cabo 200 incursiones -equivalentes a una cada diez días durante la duración de la guerra- contra la infraestructura médica y de agua.

Pompeo continuó: “Hemos expresado nuestra disposición a trabajar con los funcionarios competentes de las Naciones Unidas, con las organizaciones internacionales y no gubernamentales y con otros donantes internacionales para hacer frente a estas consecuencias”, escribió. Sin embargo, en realidad, el Gobierno de los Estados Unidos pasó todo el año pasado presionando a organismos internacionales como las Naciones Unidas para que redujeran su ayuda al Yemen con el fin de llevar a cabo una campaña para hacer pasar hambre a los Houthis hasta la sumisión. Como resultado, la ayuda internacional al país se redujo a sólo 25 centavos por persona, por día, sólo la mitad de lo que era en 2019.

Esto no es suficiente. El país encabeza la lista de las crisis humanitarias más urgentes del Comité Internacional de Rescate de 2021. Alrededor del 80% de la población necesita asistencia, con 20,5 millones de personas en el interior de Yemen sin acceso a agua limpia y saneamiento.

Entre otras razones, la justificación de Pompeo para las sanciones (aunque ya llevaba meses considerando la idea) fue el ataque terrorista del 30 de diciembre en el Aeropuerto Internacional de Adén que dejó al menos 27 personas muertas y decenas más heridas. El Presidente Hadi y su nuevo gobierno habían regresado de Arabia Saudita, donde habían prestado juramento, sólo para volver a un aeropuerto parecido a una zona de guerra. Los portavoces de Houthi negaron la responsabilidad del incidente. También condenaron el último movimiento del Departamento de Estado. “La política de la administración Trump y su comportamiento es terrorista”, dijo el líder del movimiento Mohammed Ali al-Houthi. “Nos reservamos el derecho de responder a cualquier designación emitida por la administración Trump o cualquier administración”.

Mientras que la administración Trump intenta castigar al Yemen, Irán también intenta apelar al derecho internacional para extraditar a los líderes estadounidenses. La semana pasada, pidió a la Interpol que arrestara a Trump y a otros 47 oficiales del gobierno por su papel en el asesinato del General Qassem Soleimani en enero del año pasado. A diferencia del ataque en Aden, no hay duda sobre la identidad de los asesinos de Soleimani, la administración de Trump parece orgullosa de su trabajo en “eliminar al malo número uno del mundo” como lo describió la CNBC. La Interpol denegó inmediatamente la petición de Irán.

Otro objetivo polémico de la ira de Washington es la fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda. En represalia a la abogada gambiana que investiga los crímenes de guerra de Estados Unidos en Afganistán, la administración Trump ha impuesto sanciones contra ella. “La CPI es corrupta, politizada e incompetente. La fiscal jefe Fatou Bensouda abusó de su autoridad, se involucró en actos de corrupción para su beneficio personal y desperdició millones con el enjuiciamiento malicioso de personal estadounidense”, escribió Pompeo en su Twitter el sábado.

Aunque esta respuesta pueda parecer una reacción exagerada, los Estados Unidos tienen una ley activa apodada “Ley de Invasión de los Países Bajos” que establece que si la CPI alguna vez intenta presentar cargos contra funcionarios estadounidenses, los Estados Unidos invadirán los Países Bajos en represalia. La legislación fue aprobada por la administración Bush poco después de la invasión del Afganistán para protegerse a sí mismo y a sus asociados de cualquier consecuencia jurídica internacional.

Volviendo al presente, Pompeo concluyó afirmando que, “El progreso en la solución de la inestabilidad del Yemen sólo puede hacerse cuando los responsables de obstruir la paz rindan cuentas de sus actos”. Presumiblemente, no se refería a sus propios esfuerzos por prolongar e intensificar el conflicto.


Foto principal | Una mujer sostiene a su niño desnutrido en un centro de alimentación del hospital Al-Sabeen en Sanaa, Yemen. Hani Mohammed | AP

Alan MacLeod es un escritor del personal de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publicó dos libros: Malas noticias de Venezuela: Veinte años de noticias falsas y de mala información y propaganda en la era de la información: Aún fabricando el consentimiento. También ha contribuido a Fairness and Accuracy in Reporting, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine, Common Dreams the American Herald Tribune y The Canary.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

A los ojos de Washington, el objetivo de financiar a los grupos negros, indígenas, LGBT u otros grupos minoritarios en países enemigos no es simplemente promover las tensiones allí; es también crear una narrativa que ayude a convencer a los liberales e izquierdistas de Estados Unidos para que apoyen la … Seguir leyendo Cómo el gobierno estadounidense aviva las tensiones raciales en Cuba y en todo el mundo

Tu voto:

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .