Ante la investigación de la CPI, el apartheid israelí afirma su superioridad moral sobre las víctimas de su terror

Habiendo creado enemigos por su propio comportamiento criminal, Israel reclama entonces el derecho a protegerse de los mismos pueblos que alienó con estos actos criminales.

by Miko Peled

TEL AVIV, ISRAEL – El jefe del Estado Mayor del Ejército de Israel, el general Aviv Kochavi, comentó recientemente la decisión de la Corte Penal Internacional (CPI) de investigar a Israel por crímenes de guerra. En su discurso, el general Kochavi dijo

“Existe un abismo moral entre nosotros y nuestros enemigos. Ellos hacen todo lo posible para atacar a los civiles; nosotros hacemos todo lo posible para evitar herir a sus civiles. Ellos se alegran cuando matan a nuestros civiles; nosotros investigamos cuando matan a los suyos”.

Suena como una buena declaración de apertura para su defensa una vez que comience el juicio en La Haya. El único problema es que nada de lo que ha dicho es cierto.

Mientras se escriben estas palabras, Israel está en proceso de conocer los resultados de sus cuartas elecciones en dos años. Estas elecciones marcan lo que podría ser el paso final de una estrategia política que enorgullecería a Maquiavelo. Se trata de una estrategia planificada y ejecutada brillantemente por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que ha provocado la desintegración total de su oposición.

Todo lo que queda de los que se presentaron contra él son pequeños fragmentos. Los políticos hambrientos que lideran estos fragmentos no pueden competir con la perspicacia política interna de Netanyahu.

Del mismo modo, ningún político israelí es capaz de competir con la seriedad de Netanyahu en el ámbito internacional. Esto es algo que quedó claramente demostrado en la reciente visita a Tel-Aviv de la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, y del canciller austriaco, Sebastian Kurz, para discutir la cooperación entre los tres países.

“Un abismo moral”

El discurso del jefe del ejército israelí representa una justa indignación típica de los funcionarios israelíes. Dice que existe “un abismo moral” entre Israel y sus enemigos, y esa es una elección de palabras muy interesante. Uno podría pensar que es contraproducente que los oficiales militares y políticos israelíes saquen a relucir la moralidad. Y, sin embargo, aquí está otro general que hizo carrera matando civiles y manteniendo un régimen militar brutal reclamando superioridad moral.

En realidad, existe un abismo moral entre Israel y el pueblo palestino. Una rápida comparación muestra lo siguiente: Desde su fundación, Israel ha invertido miles de millones de dólares en el desarrollo y mantenimiento de su ejército; los palestinos nunca han tenido ni un tanque, y mucho menos una fuerza militar.

Durante décadas, los palestinos han buscado formas de hacer que Palestina vuelva a ser pacífica. Los palestinos habían sugerido establecer una democracia secular con igualdad de derechos. Cuando eso fue rechazado, aceptaron poner fin a su resistencia y reconocieron al Estado de Israel. Entonces, la Organización para la Liberación de Palestina entabló negociaciones con Israel y aceptó que todo lo que recibiría sería un pequeño Estado palestino en menos de una cuarta parte de la Palestina histórica.

Cuando esto resultó imposible, los palestinos iniciaron una campaña pacífica, dedicada y moralmente justa de boicot, desinversión y sanción contra el Estado de Israel. Todas las demandas que se plantean en este llamamiento son reparadoras y están arraigadas en el derecho internacional.

Durante estas mismas décadas, Israel se ha dedicado al despojo, al robo de tierras y a la violencia. Los palestinos son el objetivo de Israel independientemente de su estatus o ubicación geográfica. Ya sean ciudadanos de Israel, residentes en Cisjordania o Gaza, desplazados internos o refugiados en campos fuera de Palestina, los palestinos viven sin derechos, expulsados de sus tierras, sin acceso a recursos básicos como agua, carreteras y atención sanitaria, y son asesinados a diario.

Israel ni siquiera proporciona a los palestinos la vacuna Covid. Así que sí, el general Kochavi tiene razón sobre el abismo moral. Sin embargo, él y su ejército no tienen nada de qué enorgullecerse.

“Nuestros enemigos”

Constantemente se oye decir que Israel está rodeado de enemigos y que, por tanto, no tiene más remedio que mantener una fuerte fuerza militar y atacar cuando y donde vea una amenaza.

Esto no es diferente de los delincuentes que roban y luego tienen miedo de las represalias de sus víctimas o de las autoridades. Los delincuentes necesitan constantemente más armas, más reclutas, y siempre deben golpear primero para infundir miedo a sus potenciales enemigos.

El Estado de Israel se estableció mediante actos que constituyen crímenes. Asesinatos, desplazamientos masivos de población civil, robo de propiedades y dinero, y la creación de un régimen de apartheid. A continuación, Israel construyó una fuerza militar que hasta el día de hoy sigue aterrorizando a los palestinos y, en ocasiones, a sus países vecinos, refiriéndose a todos ellos como “enemigos”.

Se podría argumentar, y de hecho se debería argumentar, que Israel creó enemigos por su propio comportamiento criminal. Entonces Israel se siente con el derecho de protegerse de los mismos pueblos que alienó con sus actos criminales.

Se regocijan

Conduciendo hacia el sur desde Jerusalén hacia Gaza, se llega a una intersección justo al norte del primer punto de entrada a Gaza, llamado Erez. Luego se conduce por una carretera que bordea la Franja de Gaza justo al este. En una intersección hay una gasolinera y un camino de tierra que serpentea desde detrás de la gasolinera y sube una colina de arena.

En la cima de la colina hay unos cuantos árboles; desde allí se puede ver el Mediterráneo y también la ciudad de Gaza. Cuando Israel lanza bombas sobre Gaza se puede ver el humo y oír las explosiones desde ese lugar. Alguien arrastró un sofá y unas cuantas sillas, convirtiendo este lugar en el favorito de los israelíes que disfrutan del espectáculo.

Un reportaje danés muestra a los israelíes viendo el bombardeo de Gaza en 2009. TV2 Dinamarca | YouTube

De hecho, un artículo del periódico británico The Guardian describe el lugar y la escena durante el asalto a Gaza de 2014: “La gente bebe, merienda y posa para selfies con un fondo de explosiones mientras el número de muertos palestinos aumenta en la ofensiva en curso”.

Continúa, describiendo lo que yo también presencié personalmente:

“Un grupo de hombres se apiña alrededor de una pipa de shisha. Casi todos sostienen sus teléfonos inteligentes para grabar las explosiones o para posar sonrientes, quizás con los pulgares hacia arriba, para hacerse selfies con un telón de fondo de humo negro… Algunos llevan a sus hijos”.

“Investigamos”

Kochavi afirmó que el ejército investiga, aunque es evidente que las investigaciones de Israel sobre sus propios crímenes son escasas, distantes entre sí, y rara vez terminan con los infractores rindiendo cuentas.

“Hacemos todo lo posible para evitar que se mate a sus civiles”, dice, lo que debería hacernos preguntar en qué mundo vive el general Kochavi. Israel no sólo no hace nada para evitar la muerte de civiles, sino que lleva décadas atacando a civiles tanto en Palestina como en Líbano. Esto es obvio porque, como se ha dicho antes, los palestinos nunca han tenido un ejército.

Mientras el mundo se pregunta cómo será el próximo gobierno de Netanyahu, está claro que los palestinos seguirán viviendo con miedo al terrorismo israelí. Hay que preguntarse en qué momento es probable que el mundo ponga fin a la destrucción de Palestina y su pueblo por parte de Israel.


Foto de portada | Los palestinos bloquean a los soldados israelíes que atacan a los manifestantes pacíficos cerca de un asentamiento judío Beqa’ot en el Valle del Jordán en Cisjordania, 29 de febrero de 2020. Majdi Mohammed | AP

Miko Peled es escritor colaborador de MintPress News, autor publicado y activista de los derechos humanos nacido en Jerusalén. Sus últimos libros son “The General’s Son. Viaje de un israelí en Palestina” y “Injusticia, la historia de los cinco de la Fundación Tierra Santa”.


Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Vida Latinoamericana

vidalatinoamericana.home.blog contiene material protegido por derechos de autor cuyo uso no siempre ha sido autorizado específicamente por el propietario de los derechos de autor. Estamos poniendo a disposición de nuestros lectores ese material bajo las disposiciones de “fair use” en un esfuerzo por promover una mejor comprensión de las cuestiones políticas, económicas y sociales. El material de este sitio se distribuye sin fines de lucro a quienes han expresado un interés previo en recibirlo con fines de investigación y educación. Si desea utilizar el material protegido por derechos de autor para fines distintos del “fair use” debe solicitar la autorización del titular de los derechos de autor.

Para consultas de los medios de comunicación: vidalatinoamericana@gmail.com


Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .